Autor del blog

EL CASO ÁNGELA

admin (6 de agosto, 2013)

Angela Bachiller

Angela Bachiller

Es probable que lo que seguidamente diga no guste a muchos pero acostumbro a no ser políticamente correcto ni siguiera entre mi propio colectivo. He luchado toda mi vida por la normalización de las personas con diversidad funcional, me gustaría que ejercieran no solo de políticos, también de actores, o que formaran parte de cualquier otra profesión en igualdad de oportunidades y por méritos propios y no porque la limosna y el clientelismo político lo eleve para utilizarlo posteriormente como voto útil y manso y para satisfacer conciencias de gente que tiene tan poco respeto por la pluralidad como los políticos a los que me refiero en este artículo.

Recientemente, una persona con síndrome down, ha sido investida concejal en el Ayuntamiento de Valladolid por dimisión de su antecesor en la lista. Por este suceso los militantes y simpatizantes del partido popular jalean el acierto de su edil castellano y los socialistas guardan discreción porque abrir la boca no es políticamente correcto. Entre la gente del colectivo sucede algo parecido y en algunas páginas incluso se debate abiertamente.

En mi opinión, se ha hecho un flaco favor al colectivo de los diverso funcionales porque la cosa huele a limosna, favoritismo, clientelismo y facherío católico burgués. Llegado a este punto, me gustaría decir que otro síndrome down, Pablo Pineda, diplomado en magisterio, suele quejarse de que le llaman mucho para hacer entrevistas, de actor y cosas así pero no se le permite ejercer su profesión y eso si sería integración.

Ángela Bachiller, la persona a la que me refiero en el presente artículo, que demuestra con sus palabras más inteligencia que la de su propia madre, dice para un artículo en El País: “El alcalde me eligió porque me tiene amor“. Se refiere a Javier León de la Riva, alcalde popular de Valladolid, ginecólogo de profesión y que la conoce desde niña por haber coincidido profesionalmente con su madre que es enfermera. El edil en cuestión, entre otras lindezas, presume de haber incluido en su larga lista electoral a un Gay, sin embargo, pone reparos para casar homosexuales. También incluyó una persona de étnia gitana y una emigrante, aunque lo hizo en un número muy alto para que no fueran elegidos, es la forma que la gente de derechas tiene para aparentar ser progre. Las circunstancias de haber incluido también en su lista a un corrupto que se ha visto obligado a dimitir, ha dado lugar a este episodio que hoy critico abiertamente.

Y lo critico porque en realidad me gustaría congratularme de que Ángela hubiera llegado a este punto por haberlo deseado. Por haber sido ella la que hubiera luchado para ejercer como tal pero ella estaba de vacaciones en Italia cuando el amigo de su madre que le tiene tanto amor la llamó para anunciarla que iba a ser incluida en su lista de concejales. A ella le hizo mucha ilusión y se entregó a la propaganda electoral, reparto de pins y bolis, etc…, como ella misma afirma, y como supongo hicieron también el resto de los componentes de la lista a los que anteriormente me refería aunque sabían que probablemente nunca ejercerían.

Si los políticos, unos y otros, todos, quieren integrar a las personas con diversidad funcional no tienen que montar circos sino respetar los derechos de estas personas, facilitar su integración en la enseñanza desde la infancia, impulsar su integración laboral, permitir el desarrollo de la ley de dependencia para suplir sus handicap’s y eliminar las barreras físicas y sociales que impiden su normalización.

UNA NORMATIVA ADECUADA

admin (23 de septiembre, 2010)

Albergue Municipal Juvenil de Madrid

Albergue Municipal Juvenil de Madrid

Si bien todos estamos convencidos de las dificultades por las que atravesamos las personas con diversidad funcional de cualquier etiología para algo tan sencillo como la propia supervivencia, no es menos cierto que todo sería mucho más sencillo con un poco de voluntad por hacer las cosas mejor de lo que las hacemos.
A la MARCHA POR LA VISIBILIDAD acuden personas con diversidad funcional desde todos los puntos de España y lograr habitaciones adaptadas en Madrid a un precio competitivo es toda una epopeya. Marko, uno de los asistentes nos cuenta sus experiencias en el Albergue Municipal Juvenil de la calle Mejía Lequerica, catalogado como uno de los más modernos y mejor dotados de España.

Hola a todos:
Ayer tuvimos un desagradable incidente en el Albergue juvenil municipal Madrid, sito en la calle Mejía Lequerica nº 21 de Madrid. Llegaron 3 compañeras procedentes de Barcelona para pasar unos días de descanso en Madrid y asistir a la marcha del próximo sábado. Se había hecho una reserva para esos días, informando de la necesidad de adaptación del local, tanto para el acceso como para el cuarto de baño. Yo mismo me acerqué unos días antes para comprobar que cumplía con la necesidad, observando la existencia de una plataforma que fue a la postre el motivo del incidente.

Esta plataforma mecánica salva 5 escalones en la entrada. Mis amigas se desplazan en silla de ruedas eléctrica, asunto que quedó informado durante la reserva. Pues bien, todo comienza cuando llegamos al albergue y la recepcionista, muy agradable, baja con la llave para poner en funcionamiento la plataforma siendo nuestra sorpresa comprobar que no puede subir por soportar un máximo de 150 kgs y, como en la mayoría de los casos, la silla eléctrica más el usuario pesa más.

La situación es desagradable y compleja pues no hay otro acceso válido por el que acceder al edificio. Hablamos con un responsable y nos dice que no nos preocupemos que no vamos a dormir en la calle pero como la situación era imposible de solucionar en ese momento, también nos dijo que la solución inmediata pasaba por reservar una habitación en un hotel adaptado y que el importe debía ser pagado por ellas y luego reclamarlo al ayuntamiento. Ante el temor a luego no ser atendidos, nos mantuvimos en la misma postura exigente de no estar dispuestos a pagar más que lo que hubiese correspondido pagar por la estancia de una noche en el albergue.
Esperando que llegara la respuesta en la puerta del albergue me fijé que junto a nosotros pasaba caminado Dolores de Cospedal, secretaria general del PP, acompañada de un señor. Lo primero que pensé antes de hablar con ella es que al estar en manos del PP tanto el Ayuntamiento como la Comunidad de Madrid, acaso se brindara a ayudarnos. Le contamos el incidente y entró en recepción junto con su acompañante y el encargado.
Al cabo de unos minutos, salieron diciendo que se hacían cargo de esa noche de hotel y por el momento quedó resuelto el problema.
La discriminación que sentimos es difícil de expresar. Es intolerable que un centro perteneciente a un organismo público, no disponga de los medios necesarios para que las personas con diversidad funcional, puedan disfrutar y acceder a todos los servicios como cualquier ciudadano.
Saludos,
Marko

Es evidente que con una buena normativa y la voluntad de cumplirla de modo adecuado estos problemas no sucederían y por ello, como hizo nuestro amigo Marko, debemos luchar en cada momento que nos sintamos discriminados por conseguir que las cosas cambien pues estoy seguro de que ni los responsables del Albergue ni a los políticos que intervinieron, se les olvidará nunca este incidente.