Autor del blog

ALGO HABREMOS HECHO MAL

admin (23 de marzo, 2010)

Amparo y Venancio con su hija Emilia, de 38 años.

Amparo y Venancio con su hija Emilia, de 38 años.

Me decía un amigo allá por la primavera pasada cuando comenzaba a ponerse todo cuesta arriba, “espera y verás, al final, la culpa la tendremos nosotros, algo habremos hecho mal para merecer lo que se nos viene encima” y ya está siendo.

En estos momentos que, como consecuencia de una crisis que para no variar siempre ha de pagar el pueblo con más esfuerzo y más penurias, se escucha a algunos gestores de comunidades autónomas apuntar hacía la dependencia como un modo de ahorrar y así la consejera de hacienda gallega, Marta Fernández Currás, decía abiertamente que la Ley de Dependencia “es una auténtica bomba financiera” sugiriendo el aparcamiento de su puesta en funcionamiento hasta que vengan tiempos mejores, mientras tanto el gobierno afirma que no hay marcha atrás pero todo se verá que la cosa se está poniendo cruda y mi experiencia dice que aquí siempre se apunta al más débil por ser más fácil y como si éste no hubiera sufrido bastante ya.

Precisamente son las Comunidades Autónomas regidas por el Partido Popular como la gallega pero también la valenciana o la madrileña donde peor se está aplicando la Ley de Dependencia lo que parece obedecer a una desobediencia soterrada y orquestada. Por eso nos alegramos doblemente de que el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana lo haya visto claro y haya hecho justicia concediendo la ayuda a la dependencia desde el momento de la solicitud.

LA DEPENDENCIA Y LOS CIUDADANOS

admin (14 de marzo, 2010)

Rosa Pérez al abandonar el centro de atención a la Dependencia.

Rosa Pérez al abandonar el centro de atención a la Dependencia.

La Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia se está aplicando de modo distinto de unas comunidades y otras. La pugna política, lamentablemente, se refleja también en lo que los socialistas de modo optimista denominaron ‘cuarto pilar del estado de bienestar‘ y que va a terminar por convertirse en una pugna constante por la exigencia del derecho legislado entre los ciudadanos y el ejecutivo de su comunidad.

Algunos empiezan a ya cansarse. Dice Rosa, una ciudadana madrileña de 70 años que ha sufrido las consecuencias de la polio desde muy niña que hace tres años solicitó la ayuda prevista por la ley y que sigue esperando el dinero. Ha sido valorada dependiente de grado 2 y sólo la hicieron caso cuando su caso saltó a los medios y ahora, aun teniendo concedido el derecho lleva cuatro meses aguardando cobrar.

Pasó por la Consejería de Asuntos Sociales para que le dijeran cuando sería eso y no pudieron facilitarle una respuesta satisfactoria por lo que decidió quedarse sentada en una esquina esperando.

El gobierno dice que ellos abonaron a las comunidades la parte correspondiente, por lo tanto ¿Qué debemos hacer los ciudadanos? A lo mejor seguir el ejemplo de Rosa hasta que los políticos entiendan que no se puede jugar con sus derechos.