Autor del blog

EL CASO ÁNGELA

admin (6 de agosto, 2013)

Angela Bachiller

Angela Bachiller

Es probable que lo que seguidamente diga no guste a muchos pero acostumbro a no ser políticamente correcto ni siguiera entre mi propio colectivo. He luchado toda mi vida por la normalización de las personas con diversidad funcional, me gustaría que ejercieran no solo de políticos, también de actores, o que formaran parte de cualquier otra profesión en igualdad de oportunidades y por méritos propios y no porque la limosna y el clientelismo político lo eleve para utilizarlo posteriormente como voto útil y manso y para satisfacer conciencias de gente que tiene tan poco respeto por la pluralidad como los políticos a los que me refiero en este artículo.

Recientemente, una persona con síndrome down, ha sido investida concejal en el Ayuntamiento de Valladolid por dimisión de su antecesor en la lista. Por este suceso los militantes y simpatizantes del partido popular jalean el acierto de su edil castellano y los socialistas guardan discreción porque abrir la boca no es políticamente correcto. Entre la gente del colectivo sucede algo parecido y en algunas páginas incluso se debate abiertamente.

En mi opinión, se ha hecho un flaco favor al colectivo de los diverso funcionales porque la cosa huele a limosna, favoritismo, clientelismo y facherío católico burgués. Llegado a este punto, me gustaría decir que otro síndrome down, Pablo Pineda, diplomado en magisterio, suele quejarse de que le llaman mucho para hacer entrevistas, de actor y cosas así pero no se le permite ejercer su profesión y eso si sería integración.

Ángela Bachiller, la persona a la que me refiero en el presente artículo, que demuestra con sus palabras más inteligencia que la de su propia madre, dice para un artículo en El País: “El alcalde me eligió porque me tiene amor“. Se refiere a Javier León de la Riva, alcalde popular de Valladolid, ginecólogo de profesión y que la conoce desde niña por haber coincidido profesionalmente con su madre que es enfermera. El edil en cuestión, entre otras lindezas, presume de haber incluido en su larga lista electoral a un Gay, sin embargo, pone reparos para casar homosexuales. También incluyó una persona de étnia gitana y una emigrante, aunque lo hizo en un número muy alto para que no fueran elegidos, es la forma que la gente de derechas tiene para aparentar ser progre. Las circunstancias de haber incluido también en su lista a un corrupto que se ha visto obligado a dimitir, ha dado lugar a este episodio que hoy critico abiertamente.

Y lo critico porque en realidad me gustaría congratularme de que Ángela hubiera llegado a este punto por haberlo deseado. Por haber sido ella la que hubiera luchado para ejercer como tal pero ella estaba de vacaciones en Italia cuando el amigo de su madre que le tiene tanto amor la llamó para anunciarla que iba a ser incluida en su lista de concejales. A ella le hizo mucha ilusión y se entregó a la propaganda electoral, reparto de pins y bolis, etc…, como ella misma afirma, y como supongo hicieron también el resto de los componentes de la lista a los que anteriormente me refería aunque sabían que probablemente nunca ejercerían.

Si los políticos, unos y otros, todos, quieren integrar a las personas con diversidad funcional no tienen que montar circos sino respetar los derechos de estas personas, facilitar su integración en la enseñanza desde la infancia, impulsar su integración laboral, permitir el desarrollo de la ley de dependencia para suplir sus handicap’s y eliminar las barreras físicas y sociales que impiden su normalización.

2 Respuestas a “EL CASO ÁNGELA”

  1. Rafa Escribió:

    Estoy muy de acuerdo con este artículo, yo no lo hubiera expresado mejor.

  2. Ana Escribió:

    Estimado Jesús,

    Gracias por hacer referencia a nuestro blog y la polémica que se ha formado por el tema de Angela y su nombramiento.

    Como ya he comentado en el post, la misma cautela que tienes tú sobre su nombramiento, la tuve yo… el alcalde de Valladolid no es santo de mi devoción. Pero gracias a este hecho (que Angela sea edil), comenzamos a crear conversaciones sobre cómo la sociedad ve a las personas con la discapacidad, cómo hacemos parte de la misma a estos ciudadanos, y como respetamos sus derechos.

    Por ejemplo, ahora comienzan a ver si es necesaria una modificación de la ley electoral, que impide el voto de la mitad de las personas con síndrome de Down. Muchos dirán “para lo que van a votar”, pero ojo, esto es un juicio de valor y espero que la sociedad no entre en estas ideas tan peligrosas.

    Mi hija tiene dos años, una vida por comenzar, y como madre mi deber es cuidar que se respetan sus derechos, sin perder de vista sus deberes con la sociedad. Angela tiene derecho a ser edil si iba en la lista, y si esta ha corrido es porque sus compañeros anteriores han tenido que dejar el cargo.

    Si está capacitada o no para el cargo, entonces todos iguales. Ponemos unos mínimos requisitos para ser concejal, ministro, secretario, etc. y el que no los cumpla, no va.

    Pero totalmente de acuerdo contigo con tus reservas respecto al hecho y con tu último párrafo.

    Gracias por tu visita!

    Ana

Escribir comentario