Autor del blog

LA OTRA VERDAD

admin (25 de mayo, 2012)

Juan Benagues y su compañero de piso

Lo que para el cómputo general de personas no pasa de ser un incidente de consecuencias leves para una persona con diversidad funcional que para vivir precisa usar una silla de ruedas puede significarlo todo.

Juan Venagués al que conozco personalmente por ser compañero y amigo en la lucha por los derechos de las personas con diversidad funcional, se encuentra encerrado en su propia vivienda  sin poder salir porque la comunidad donde vive no ha hecho frente al recibo comunitario de suministro eléctrico y la compañía correspondiente ha cortado el suministro como consecuencia de lo cual el ascensor no funciona y con ello se le impide la consecución de los actos más simples pero indispensables para su desenvolvimiento personal como acudir al trabajo.

Vivimos en una sociedad no garantista de los derechos individuales, sometida siempre a la dictadura de las mayorías, de lo estándar. El hecho de nuestro compañero es sangrante pero seguramente en el mismo edificio se viven otros dramas como el de ancianos o personas con otro tipo de dificultad física que por una cadena de circunstancias que nunca se deberían dar, no pueden dar su paseo, salir a relacionarse con los demás, etc…

Precisamos una conciencia social que impida a las compañías eléctricas cortar un servicio comunitario, ejerciendo otras acciones como embargos de propiedades, etc…

Escribir comentario