Autor del blog

GERIÁTRICOS Y RESIDENCIAS

admin (3 de mayo, 2012)

Anciana y cuidadora

Anciana y cuidadora

El año pasado salió a la luz en la prensa algo que aquellos que nos movemos en este mundo de la diversidad funcional ya conocíamos. Me estoy refiriendo a episodios de malos tratos, abandono, y soledades a que se ven abocados los ancianos  y las personas con diversidad funcional  sin capacidad o con poca capacidad de regir sus propias vidas.

Estar convencidos de que en esos “microespacios” de supuesto bienestar, nuestros padres, hermanos e hijos van a estar atendidos como si estuvieran en casa no es más que cerrar los ojos ante la evidencia y con ello quitarnos un problema de encima. Me consta que la vida va deprisa, que las necesidades son muchas pero todos los humanos debemos ejecutar el ejercicio de ponernos en el lugar de esas personas y no querer para ellas lo que no desearíamos para nosotros.

Nuevamente, esta vez en el diario EL MUNDO nos ponen al tanto de una de las tantas realidades que se dan en estas residencias: Uno de cada cinco ancianos residentes en geriátricos asistidos viven siempre atados haciendo alusión a un informe interno al que ha tenido acceso Efe, titulado “Uso racional de las contenciones físicas“.

Las plazas residenciales suponen altos costos para el estado, costos muy superiores al de una atención personalizada en el propio entorno de los individuos. Las residencias sólo deberían ser una opción para aquellos ancianos o personas con diversidad funcional que lo solicitaran pero nunca impuesto por unos estados deseosos de crear grandes empresas, con muchos empleados y mucho gasto, pensando más en términos económicos que en el bienestar de los propios usuarios.

Escribir comentario