La contribución otra vez

admin (10 de diciembre, 2009)

El pasado mes de noviembre cumplimos el rito anual de pagar la contribución, o sea, el IBI o Impuesto sobre Bienes Inmuebles, a nuestros ayuntamientos, por lo que merece la pena alguna reflexión rápida sobre este impuesto tan impopular.

En un análisis conjunto de los impuestos en nuestro país, resulta extraño comprobar cómo el Sector Público nos cofinancia la compra de vivienda habitual (importante deducción en el IPRF, subvenciones y ayudas de distinto tipo) y luego nos toca pagar cada año tan sólo por ser propietarios.

Sin entrar en tecnicismos y detalles, una primera medida podría ser dejar exenta la vivienda habitual, y gravar el resto de inmuebles. Evidentemente, esta opción implicaría cortar la principal fuente de financiación de los municipios, pero les podría ser compensada con los mayores ingresos del Estado y las CCAA sin tanto caparazón a la propiedad de la vivienda habitual.

También habrá que analizar la iniciativa de Alicante de instaurar una cuenta tributaria ciudadana para pasar, mes a mes, los actuales recibos anuales como el IBI o la viñeta (Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica), algo así como impuestos en pequeñas dosis, al igual que el IRPF lo pagamos mes a mes con las retenciones en nómina fundamentalmente. Sobre este tema volveremos algún día.