Algunas contradicciones hacendísticas

admin (23 de abril, 2010)

En esta campaña de renta nos alertan de que debemos pagar impuestos por las ayudas o subvenciones recibidas del Sector Público, hasta ahora centradas en la vivienda y a las que se añade la subvención para comprar coches con cargo al Plan 2000E.

Desde mi punto de vista, resulta algo contradictorio usar el dinero público para ayudar a la gente a cambiar de coche, pongamos 1.000 euros si contamos los 500 de Zapatero y los 500 de la región -con la duda de si finalmente se lo ahorra el comprador o es el concesionario el que hace mejor sus cuentas- y luego pedir que se paguen impuestos por esa ayuda. El problema de fondo está en la ayuda, ya que indiscriminadamente se entrega a cualquier individuo con independencia de su renta -con la duda de si el gobierno debe ayudar a ese tipo de compras-.

Pongamos un ejemplo sencillo. En el impuesto sobre la renta esa ayuda debe tributar como una ganancia de patrimonio y lo hará a la tarifa del impuesto, por lo que por esos 1.000 euros el contribuyente tendrá que pagar 0, 240, 280, 370 o hasta 430 euros, según su renta y otras circunstancias. Es decir, el Sector Público entrega 1.000 euros al concesionario que supuestamente se lo descuenta al comprador y luego éste debe pagar esos euros de más en su declaración, con lo que la administración recupera buena parte del gasto vía impuestos, ¿no es demasiado complicado? Sería interesante rastrear todos estos dineros para ver dónde acaban realmente.

En fin, lo mejor es que el Sector Público nos cobre impuestos por lo que ganamos -dejando más renta exenta y sin involucrarse tanto en nuestras decisiones- y los gaste en asuntos de prioridad para el ciudadano porque más bien parece que sobran euros en las arcas públicas en algunas ocasiones.

Categoría: General Comentarios Comentarios (0) Etiquetas: ,