A propósito de algunas (in)compatibilidades

admin (8 de julio, 2010)

El tema de las (in)compatibilidades, en sentido amplio, en el sector público es delicado puesto que confluyen potentes intereses tras ellas y desde el gobierno se debe avanzar en esta materia para pulir algunas situaciones.

En la entrada de hoy tan solo haremos eco de un par de esas situaciones. En primer lugar, la reforma de la ley de cajas que, entre otras novedades, pretende reducir la participación de las administraciones en la gestión al 40%, frente al 50% actual y el 25% propuesto por otros. Y sobre todo la imposibilidad de que los cargos electos -alcaldes, concejales, diputados…- puedan estar a la vez en el consejo de administración de las cajas. Entiendo que esta medida es muy positiva al pivotar esos conductores de las entidades hacia especialistas-técnicos en estas complicadas tareas.

Por otro lado, el caso -como tantos otros- de Magdalena Alvarez, ex-ministra de Fomento, y su nuevo destino en el Banco Europeo de Inversiones en el puesto de vicepresidenta a designar por la península ibérica en ese organismo, finalizado el mandato del vice portugués. Al margen de sus generosas retribuciones -cuentan que unos 20.000 euros al mes, supongamos que el puesto lo vale-, caben al menos dos pequeñas matizaciones. La tributación será europea y, por tanto, muy inferior a la española por ese sueldo; me parece razonable para buena parte de los eurofuncionarios como factor de atracción, pero no en estos casos. Pero lo que me parece más importante es que seguirá percibiendo, por su condición de ex-ministra, de las arcas públicas españolas, la pensión vitalicia estipulada -más de 4.000 euros al mes, ciertamente casi nada comparado con el otro sueldo-. Me pregunto si es de recibo mantener esta prestación sea cual sea la situación del que la percibe, sobremanera si sigue ocupando puestos públicos de designación; no se trata de una medida de ahorro, sino de justicia.

Novedad: progresividad en los impuestos indirectos

admin (7 de julio, 2010)

Asturias acaba de anunciar diversas medidas para recuadar más, algunas ya conocidas desde algún tiempo -como la subida del IRPF a los “ricos”, finalmente parece que por encima de 90.000 euros- y otras novedosas, como la que afecta al impuesto sobre transmisiones patrimoniales y básicamente a la venta de viviendas no nuevas.

Lo que llama la atención es la inclusión de progresividad en esta reforma. Estas transmisiones, gravadas hasta ahora al 7%, lo serán al 8%, previsible para acompasar el tipo al IVA reducido que afecta a las viviendas nuevas recientemente incrementado. El quid de la cuestión está en proponer tipos más altos para ciertas transmisiones. Así, si son superiores a 300.000 euros, el tipo será del 9%, o de 500.000 euros, el 10%. Desde mi punto de vista, un grave error de diseño tributario. Ante la transmisión, el vendedor ya tributará por la ganancia en su ámbito, el impuesto sobre la renta, y allí es donde hay que afinar el gravamen puesto que se tienen sus otras rentas y su situación personal y familiar, y no en la mera transmisión del bien.

En mi modesta opinión, la progresividad es para el IRPF (y el eliminado impuesto de patrimonio y si se quiere el impuesto sobre sucesiones), no para otros impuestos (indirectos como el IVA o este de transmisiones) donde, por su propia definición, no se tiene en cuenta quién paga.

Ya llega el 1 de Julio

admin (29 de junio, 2010)

Quedan apenas 36 horas para la llegada del anunciado 1 de Julio, fecha de entrada en vigor de la subida del IVA del 16% al 18% en el caso del tipo general, y del 7% al 8% en el tipo reducido. El efecto anuncio ha posibilitado a los consumidores adelantar algunas compras relevantes, como es el caso de los vehículos o las viviendas o incluso las vacaciones veraniegas (a este respecto se pueden consultar algunas dudas en varias páginas). En algunas compras (ropa, calzado… ) esta subida coincide con las rebajas por lo que hasta septiembre no notaremos demasiado el efecto. Y habrá que analizar el caso de la alimentación si esta subida se traslada íntegramente al consumidor o la carga se reparte entre todos los que intervienen en la cadena, proveedores, tiendas o grandes superificies…  

Este incremento del IVA se ha justificado por la necesidad de reducir el déficit público, desbocado allá por encima del 10%. Junto a este criterio de peso, también se añade el hecho de que nuestro país estaba “a la cola” del ranking europeo -el mínimo posible es el 15% y teníamos el 16%- y además estos días otros países han tenido que aprobar medidas similares, como es el caso de Reino Unido (del 17,5 al 20% desde 2011), Grecia (desde el 19 hasta el 21% y luego 23%), Portugal (del 20 al 21%) o el más intenso de Hungría (hasta el 25%, al igual que tienen desde hace tiempo Suecia y Dinamarca). No debemos olvidar que la locomotora europea, Alemania, incrementó el IVA desde el 16% (como España) hasta el 19% hace ya tiempo, cuando la economía estaba animada, momento mucho mejor que el actual para este tipo de decisiones.

Dado que lo que hagan otros países importa, tomemos nota de la medida de Reino Unido que aumenta, 10 puntos, sí, 10, el gravamen de los rendimientos del capital, desde el 18% hasta el 28%. En esta línea nos hemos manifestado anteriormente en este blog, aunque de forma menos drástica, y pone de relieve que la temida fuga de capitales no puede justificar el desequilibrio entre los impuestos del trabajo y del capital, máxime cuando se trata de buscar recursos adicionales. 

Confiemos en que esta medida necesaria para reducir el déficit público no suponga un lastre para la recuperación de nuestra maltrecha economía, el principal argumento que se puede esgrimir en su contra, y pueda contribuir a mejorar la situación de las aún más maltrechas arcas del Estado.

Categoría: General Comentarios Comentarios (0) Etiquetas:

¿Más impuestos? No, gracias

admin (15 de junio, 2010)

Como era previsible, en los últimos días se están anunciando subidas de impuestos, sobre todo a los supuestos “ricos”, por encima de 60.000 euros si son extremeños, de 80.000 si son andaluces, de 100.000 si son asturianos o de Baleares, de 120.000 si son catalanes… No es menos cierto que las rentas por regiones son muy dispares.

Al margen sobre la necesidad de la medida -subir impuestos tras “meter tijera” al gasto, y parece que habrá que volver a cortar-, creo que sería más acertado hacerlo con los impuestos que ya tenemos, con un pequeño hueco para novedades muy meditadas -a la banca, a los movimientos especulativos de capitales tipo tasa Tobin, o a las mayores empresas- pero no me parece adecuado crear impuestos como el anunciado por Andalucía: “impuesto sobre las bolsas de plástico”, de 10 céntimos por bolsa.

Tanto la administración como los contribuyentes ganamos si hay pocos impuestos, dado un nivel de recaudación deseado. Si no es así corremos el riesgo de acabar con un sistema fiscal a la carta donde además de pagar por lo que ganamos (IRPF…) o gastamos (IVA en general, especiales en particular…), que es lo relevante, podríamos acabar pagando por ser altos, morenos, pesados, necios, alegres… En suma, mayores impuestos, tal vez; más impuestos, no gracias.

Categoría: General Comentarios Comentarios (0)

Y el aumento de impuestos también se veía venir

admin (20 de mayo, 2010)

El Consejo de Ministros de hoy jueves a las 16:30 horas será histórico como anuncian hoy todos los medios de comunicación: el gobierno da hoy luz verde al mayor recorte social de la democraciael gobierno aprueba hoy el mayor recorte del gasto, etc. Veremos el contenido final del decreto para hacer un análisis sobre medidas y no las especulaciones que podríamos hacer con el goteo de declaraciones y contra-declaraciones públicas de estos días. No es baladí el cómo del ajuste de salarios de los funcionarios: porcentajes de rebaja por niveles, a qué conceptos se aplica -salario base, complementos de destino y específicos, trienios, dietas, otros…-. Una vez raseadas las retribuciones públicas y congeladas las pensiones -lo más fácil- toca ponerse con otros gastos porque habrá que reducir aún más el gasto público. No podemos olvidar que la rebaja funcionarial va a implicar además de menor gasto, también menor ingreso (menores retenciones, por el menor consumo…) y frenará la recuperación, pero el ajuste es necesario -otra cosa es cómo hacerlo-, en el Sector Público se ajustan precios y en el sector privado cantidades, mucho más doloroso (aunque también es necesario supervisar algunas empresas que tras años de importantes beneficios se apresuran demasiado al ajuste de trabajadores). 

Pero como ya adelantábamos en nuestra entrada anterior, este recorte del gasto no será suficiente (a lo mejor ni siquiera el siguiente) sino que se requerirá, más pronto que tarde, subir algunos impuestos como ya anunciado el gobierno a pesar de las declaraciones contrarias en días pasados. Subir impuestos a los que más tienen, a los ricos, parece ser la consigna, pero ¿qué significa esto realmente? Por supuesto la subida del IVA del 16% al 18% ( y del 7% al 8%) de julio no va en esa dirección, eso es otra cosa… Pero volvamos al tema de los ricos, ¿qué es ser rico hoy? Pregunta de difícil respuesta. En el sistema tributario español existen dos o tres impuestos relacionados: el IRPF, el impuesto sobre patrimonio –cancelado en 2008 y susceptible de resucitar- y en menor medida, el impuesto sobre sucesiones –cuasi-eliminado en buen número de regiones-. En el IRPF, las estadísticas tributarias nos dicen cuánto declaramos los españoles por este impuesto. Actualmente las rentas del trabajo se gravan entre el 24% y el 43%, procentaje a partir de unos 54.000 euros ajustados. Mientras que las rentas de capital pagan el 19% (el 21% a partir de 6.000 euros). ¿Dónde está el margen de maniobra? En el trabajo poco, como mucho, crear un nuevo tramo con un tipo mayor del 43% a partir de cierta renta, 90.000, 150.000… pero el efecto recaudatorio es limitado. En el capital se puede subir hasta equiparar el tipo al mínimo del trabajo, el 24%, creando un pequeño mínimo exento de intereses muy reducido si se quiere proteger a las rentas bajas (junto a la actual exención de 1.500 euros de dividendos, aunque quizás se podría reducir algo). De nuevo el efecto en caja no será demasiado importante, pero también hay que contar con la señales. Como hemos comentado en alguna otra ocasión, la deducción por planes de pensiones también debería ser pulida, que no eliminada, estableciendo topes anuales mucho más bajos, pongamos 3.000 euros (no 10.000 o 12.500 como ahora).     

En cuanto al impuesto sobre el patrimonio, todo parece indicar que será resucitado. Lo que hay que pedir es un profunda revisión de su normativa para que realmente lo pague quien más patrimonio total tiene, no como hasta ahora donde la composición y la ubicación eran muy relevantes.

Por supuesto las SICAVs, los paraísos fiscales, el fraude fiscal, etc. también deben entrar en juego, junto a lo más importante, las reformas estructurales y de las reglas financieras internacionales, pero las entradas del blog tienen que ser cortas…

Ajustes que se veían venir

admin (12 de mayo, 2010)

Como hemos comentado en varias ocasiones en este rincón sobre impuestos, España debía acometer medidas de calado de reducción del déficit público (un plan de consolidación fiscal en términos más técnicos) y hoy mismo se acaba de anunciar la rebaja del sueldo de los funcionarios, una media del 5%, para este año -aplicable desde julio- y la congelación para 2011. Por tanto no fueron demasiado afortunados con el acuerdo del año pasado para subir un 0,3% las retribuciones públicas en 2010 y recuperación del poder adquisitivo para 2012… Por supuesto la partida de gastos de personal, muy importante en los presupuestos públicos, es una de las variables de ajuste, y obligará a revisar en profundidad el conjunto de salarios públicos: complementos, carrera profesional, cargos de confianza, tasas de reposición de jubilados, etc. Pero también habrá que revisar otros gastos, como ayudas de diferentes tipos y a diversos sectores. También se anuncia la eliminación del cheque-bebé de 2.500 euros para 2011, medida que tampoco fue demasiado acertada para fomentar la natalidad -existen otras más interesantes como las guarderías públicas o la ampliación de las bajas de maternidad, 16 semanas es una miseria-.

Pero no podemos olvidar la parte de ingresos públicos donde se pueden hacer algunas cosas. Con la subida del IVA ya aprobada para julio, el cuadro de impuestos todavía se puede modificar, resucitando al difunto patrimonio por ejemplo, o aligerando la bondadosa reducción por planes de pensiones en el impuesto sobre la renta, o creando un impuesto a lo obama a los beneficios de la banca y otras grandes empresas cuyos anuncios de resultados de millones de euros de beneficios no se corresponden con la situación real de nuestros ciudadanos. Otra fuente de recursos podrían ser las tasas de la universidad, que se podrían determinar en función de la renta y no como ahora, igual para todos (¡es más caro preparar una sola asignatura en una academia que todo un año de facultad!).

En resumen, estos ajustes anunciados hoy se veían venir, lo que debemos pedir a nuestros representantes es que se diseñe un plan global y amplio que evite el goteo diario de medidas.

Las finanzas públicas europeas en el punto de mira

admin (29 de abril, 2010)

La crisis económica ha llevado a muchos países europeos a números rojos en sus cuentas a la espera de tiempos mejores para sanear su saldo. En estas últimas semanas estamos asistiendo a la semi-bancarrota de Grecia y algunos intentos de desestabilizar a otros países como España, cuya situación dista mucho de ser la helena pero que debe ponerse manos a la obra para evitar cualquier atisbo de comparación. Los países más fuertes de la zona euro deben reaccionar en tiempo y forma para acudir al rescate de cualquier país en apuros, hoy Grecia, y así poder apaciguar el revuelto río financiero. Los grandes diferenciales que debe prometer ese país para captar fondos vía deuda pública pueden ser un importante lastre para la salida de esa situación y ya se anuncia un importante ajuste en las cuentas públicas griegas, con un incremento del IVA hasta el 21% y de los impuestos sobre tabaco, alcohol y gasolinas, junto a una poda de los salarios públicos.

La reciente rebaja de la nota de nuestra deuda pública por parte de una conocida agencia de calificación, el importante incremento de la morosidad bancaria, la tardanza en adoptar medidas de calado en el mercado laboral cuando la tasa supera el 20%, o en el sistema de pensiones cuando su superávit se va agotando, ¡hasta los malos augurios mundiales del gurú Roubini!, no son los mejores ingredientes para superar la crisis y por ello debemos exigir de nuestros políticos mucho más que hasta ahora, dejar de un lado la confrontación con réditos electorales y trabajar juntos por un amplio pacto de estado que señale a la comunidad internacional que el caso de España no es comparable a Grecia y que nuestro país sabe actuar en esta delicada situación. A nivel internacional se debe avanzar en la regulación del sistema financiero para evitar ataques especulativos que puedan poner en peligro a la zona euro, si se observa -y analiza- la cotización del euro frente al dólar en los últimos años se pueden extraer interesantes conclusiones.

Categoría: General Comentarios Comentarios (0) Etiquetas:

Hacienda no cobra siempre

admin (28 de abril, 2010)

Al igual que muchas empresas, proveedores y trabajadores en tiempos de crisis, Hacienda también se ve afectada por los impagos. Entre los que no pagan porque no quieren y los que no pagan porque no pueden el fisco deja de ingresar un buen puñado de euros, magnitud que era previsible sólo en parte dado que finalmente la crisis es más profunda y más larga de lo esperado; el dato del paro conocido estos días es  escalofriante. Pero no hay que olvidar que el Sector Público también es un “grande” de los impagos, con un retraso en el pago bien conocido por sus proveedores, si bien todos asumen al menos que, más tarde o más temprano, siempre acaba pagando.

He aquí un cocktail de las muchas noticias que ilustran las distintas vertientes de lo anterior:

Ojalá la crisis nos deje pronto y vuelvan a reinar los pagos.

Categoría: General Comentarios Comentarios (0)

Algunas contradicciones hacendísticas

admin (23 de abril, 2010)

En esta campaña de renta nos alertan de que debemos pagar impuestos por las ayudas o subvenciones recibidas del Sector Público, hasta ahora centradas en la vivienda y a las que se añade la subvención para comprar coches con cargo al Plan 2000E.

Desde mi punto de vista, resulta algo contradictorio usar el dinero público para ayudar a la gente a cambiar de coche, pongamos 1.000 euros si contamos los 500 de Zapatero y los 500 de la región -con la duda de si finalmente se lo ahorra el comprador o es el concesionario el que hace mejor sus cuentas- y luego pedir que se paguen impuestos por esa ayuda. El problema de fondo está en la ayuda, ya que indiscriminadamente se entrega a cualquier individuo con independencia de su renta -con la duda de si el gobierno debe ayudar a ese tipo de compras-.

Pongamos un ejemplo sencillo. En el impuesto sobre la renta esa ayuda debe tributar como una ganancia de patrimonio y lo hará a la tarifa del impuesto, por lo que por esos 1.000 euros el contribuyente tendrá que pagar 0, 240, 280, 370 o hasta 430 euros, según su renta y otras circunstancias. Es decir, el Sector Público entrega 1.000 euros al concesionario que supuestamente se lo descuenta al comprador y luego éste debe pagar esos euros de más en su declaración, con lo que la administración recupera buena parte del gasto vía impuestos, ¿no es demasiado complicado? Sería interesante rastrear todos estos dineros para ver dónde acaban realmente.

En fin, lo mejor es que el Sector Público nos cobre impuestos por lo que ganamos -dejando más renta exenta y sin involucrarse tanto en nuestras decisiones- y los gaste en asuntos de prioridad para el ciudadano porque más bien parece que sobran euros en las arcas públicas en algunas ocasiones.

Categoría: General Comentarios Comentarios (0) Etiquetas: ,

Nueva cita con Hacienda

admin (14 de abril, 2010)

Comienza una nueva campaña de renta, la correspondiente al año 2009, y nos toca hacer cuentas otra vez con Hacienda. Y cabe hacer algunos breves comentarios al respecto.

Por un lado, en esta declaración no se aplican los cambios sobre la fiscalidad del ahorro, con la subida al 19% (y 21% por encima de 6.000 euros), ya que tuvo efectos desde 2010. Intereses, dividendos y ganancias patrimoniales por venta de acciones, inmuebles, etc. tributan al 18% como último año. Además la deducción de los 400 euros mantiene la redacción inicial, ya que la modificación -eliminación para la mayoría- también es del 2010.

Además, como en ocasiones anteriores, aunque es muy positiva la elaboración de los famosos borradores por parte de la Agencia Tributaria, ojo que suelen tener algún que otro descuido, normalmente a su favor, por lo que se recomienda su revisión aunque procedan de las altas instancias recaudatorias, que para eso están, para recaudar…

De nuevo las estrellas de la rebaja de la factura fiscal serán los planes de pensiones y la adquisición de vivienda, y ésta es precisamente la que convierte muchas declaraciones en “a devolver” con la consiguiente ilusión fiscal veraniega que no viene mal en estos tiempos de crisis.

Categoría: General Comentarios Comentarios (0)

« Entradas Anteriores Entradas Siguientes »