Quejas tributarias al Defensor del Pueblo

admin (15 de octubre, 2010)

El Defensor del Pueblo ha presentado ante el Parlamento el preceptivo informe anual 2009 y las quejas ciudadanas en materia de impuestos están a la cabeza, por delante de temas tan delicados como justicia, urbanismo, policía, etc. Aquí se puede leer una noticia al respecto.

Liderar este ranking es preocupante. No obstante, hay que reconocer que son tantos los contribuyentes y tantas las veces que nos relacionamos con Hacienda en la multitud de impuestos vigentes que no es de extrañar tal volumen de reclamaciones, que quedarían relativizadas si se tiene en cuenta lo anterior. Sin embargo, los casos detectados han servido al Defensor para instar a acometer algunas reformas cada año, ojalá las quejas sirvan al menos para evitar que se repitan situaciones como las denunciadas.

En el mencionado informe, el apartado de impuestos destaca “las numerosas quejas por lo que los ciudadanos consideran un aumento exagerado del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI)”, fiel reflejo de la gran impopularidad de la contribución acrecentada en los procesos decenales de revisión catastral. El Defensor insiste en la propuesta de crear una bonificación para mayores de 65 años y personas con rentas mínimas cuyo único patrimonio sea la vivienda habitual, realizada en 2008 y rechazada entonces por el Gobierno.

En suma, las quejas se concentran en el campo de los impuestos y la administración debe tomar buena nota de ello y corregir lo que no funciona adecuadamente.

Categoría: General Comentarios Comentarios (2) Etiquetas: ,

2 Respuestas a “Quejas tributarias al Defensor del Pueblo”

  1. pepe Escribió:

    Estimado Fran,
    lo que el “pueblo llano” quiere, dede el punto de vista fiscal, es que no se le tome el pelo. Te pondré dos ejemplos claros:
    el primero lo hemos vivido este puente de El Pilar. “Alguien” decide subir las tasas sobre los carburantes justo el jueves de esa misma semana. De los millones de españolitos de a pie que se desplazaron la inmensa mayoría decidió llenar el depósito justo antes de salir, encontrándose con esa agradable manera de empezar la mañana.
    el segundo, la contribución anual sobre los bienes inmuebles, como bien comentas en tu artículo (aunque sin mojarte lo suficiente, déjame que te diga). Lo cierto es que, con independencia de ser municipal -que lo es-, regional o estatal, revisiones al alza de impuestos de este tipo (que es una “doble imposición retrospectiva”, y te explicaré el porqué) en época de crisis como la actual (las rentas de los trabajadores no suben ni de lejos en la misma proporción que los tipos impositivos en la mayor parte de las materias que se gravan) es otra bofetada a los trabajadores.
    Y es una doble imposición porque primero, cada año tributamos un IRPF por lo que ganamos. Segundo, esa misma renta sufre los gravámenes de los tipos de intereses de las hipotecas (por los que deducimos fiscalmente más bien poco), y tercero, una vez te has hipotecado, todavía tienes que pagar al ayuntamiento de turno un “no sé qué” por tener tu piso en la ciudad.
    En mi opinión, una vez has contraído una hipoteca, quien se está beneficiando de el mayor valorde tu vivienda no eres tú, si no la entidad finaciera de turno que te “facilita” el crédito hipotecario, gravándote en la misma proporción. Por tanto, en tanto en cuanto un ciudadano tuviera hipoteca, la mayor parte del IBI deberia pagarla aquella entidad que tiene el usufructo económico de la misma, o sea, el banco. A partir de que la vivienda es 100 por 100 mía, entonces el IBI tiene sentido.
    Y , finalmente, viene el remate de que los ciudadanos no vemos el beneficio de la inversión pública que se hace con esos impuestos. Yo estaría gustoso de contribuir si veo que se genera riqueza y empleo de una inversion pública bien hecha con mis impuestos, y no que se levanta la misma calle en obras públicas inútiles una y otra vez cuando se acercan los comicios electorales.

    Como todo, doctores tiene la Santa Madre Iglesia. Y tú y otros estáis más duchos en la meteria fiscal que el resto de los mortales. Pero, amigo mío, hay que bajar a la tierra y llevar el debate fiscal a la realidad económica de la gente. La lógica de los números no siempre responde a la realidad.

    De todas formas, muchas gracias por iniciar un debate y un blog en el que reflexionas sobre cuestiones fiscales, a menudo no de la comprensión de la mayoría. Ten siempre en cuenta que no todos han realizado estudios universitarios para poder opinar y entender. Así llegarás a más gente.

    Saludos y ánimo con el blog.

  2. frandelgado Escribió:

    Hola,

    En primer lugar agradecerte la intervención y los ánimos, es una tarea dífícil escribir sobre impuestos para todos los públicos, pero al menos lo intentamos, no creo que haya muchos blogs de este tipo, a ver si lo conseguimos.

    En cuanto al IBI o contribución puedes ver en esta entrada mi opinión:

    https://blogs.lne.es/frandelgado/2009/12/10/9/

    Y en cuanto a la realidad de los impuestos confío en que este periódico publique en la sección de opinión un artículo que les he enviado titulado “Impuestos y expolios: un claro ejemplo de los segundos”…

Escribir comentario