La contribución otra vez

admin (10 de diciembre, 2009)

El pasado mes de noviembre cumplimos el rito anual de pagar la contribución, o sea, el IBI o Impuesto sobre Bienes Inmuebles, a nuestros ayuntamientos, por lo que merece la pena alguna reflexión rápida sobre este impuesto tan impopular.

En un análisis conjunto de los impuestos en nuestro país, resulta extraño comprobar cómo el Sector Público nos cofinancia la compra de vivienda habitual (importante deducción en el IPRF, subvenciones y ayudas de distinto tipo) y luego nos toca pagar cada año tan sólo por ser propietarios.

Sin entrar en tecnicismos y detalles, una primera medida podría ser dejar exenta la vivienda habitual, y gravar el resto de inmuebles. Evidentemente, esta opción implicaría cortar la principal fuente de financiación de los municipios, pero les podría ser compensada con los mayores ingresos del Estado y las CCAA sin tanto caparazón a la propiedad de la vivienda habitual.

También habrá que analizar la iniciativa de Alicante de instaurar una cuenta tributaria ciudadana para pasar, mes a mes, los actuales recibos anuales como el IBI o la viñeta (Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica), algo así como impuestos en pequeñas dosis, al igual que el IRPF lo pagamos mes a mes con las retenciones en nómina fundamentalmente. Sobre este tema volveremos algún día.

4 Respuestas a “La contribución otra vez”

  1. Roberto Escribió:

    Lo de la cuenta corriente municipal es una idea muy buena. ¿Podríamos incluso compensar una subvención municipal con el pago de un impuesto como el IBI?

    Te seguiremos en la bitácora.

  2. Antonio Arias Escribió:

    Me alegro mucho de que inicies tu actividad blogera, Fran. Los jóvenes profesores deben crear opinión, ejercer la crítica y orientarnos entre tanta información redundante o contradictoria.
    En fin, que te seguiremos con regularidad.
    Un saludo

  3. J. Feito Escribió:

    Aunque la iniciativa de pagar el IBI a lo largo del año creo que facilitará el cuadrar los presupuestos de las familias mes a mes y reducir algún sobresalto a finales de año, creo que puede causar un efecto negativo en cuanto al control que se ejerce sobre los ayuntamientos.

    Me explico. Soy de Oviedo, y nuestro ayuntamiento impone uno de los mayores IBI de España, sino el que más. El sobresalto que nos causa cuando nos pasan el IBI creo que es importante a la hora de valorar la gestión de los ayuntamientos. Se supone que pagamos más por más servicios, pero cuando nuestros primos de Madrid u otras ciudades de España nos cuentan que pagan la mitad o una cuarta parte de ‘contribución’ y nos cuentan los servicios que tienen o vemos sus parques y plazas, nos damos cuenta de que algo falla.

    Ese sobresalto que seguramente obligue a apretar el cinturón de alguna familia, es a mi entender la mejor herramienta de evaluación que tienen los ciudadanos de una ciudad para valorar el trabajo que realizan los políticos. Aunque creo que queda mucho por delante en lo relacionado al control de las cuentas de los ayuntamientos. Poco a poco. Supongo.

  4. frandelgado Escribió:

    A la vuelta de Navidad hablamos de las cifras de los impuestos locales en distintos municipios asturianos y otras ciudades españolas, es un tema “interesante”. Feliz 2010 a todos!

Escribir comentario