Reacciones ante las reformas fiscales anunciadas

admin (29 de diciembre, 2009)

Los impuestos están generalmente (sólo) para recaudar y así poder afrontar los gastos del sector público, pero muchas veces van más allá e intentan cambiar ciertas decisiones o las cambian por el efecto-anuncio.

Un buen ejemplo es el adelanto del pago de dividendos de enero a diciembre para evitar el incremento del 18% al 19% (por los primeros 6.000 euros tras los 1.500 exentos) o 21% (siguientes) en vigor desde el 1 de enero de 2010. La cuestión es que esta medida beneficia tan sólo a los grandes propietarios de acciones, mientras que para la inmensa mayoría el efecto es casi despreciable (tendrán una retención del 18% frente al 19% que será igualmente “devuelta” en la declaración del IRPF). 

Otra muestra es el intento de animar el mercado de la vivienda anunciando con mucha antelación la reforma de la deducción en el IRPF prevista para 2011 y el incremento del IVA reducido del 7 al 8% para julio de 2010. Pero esto es más complejo y depende sobre todo de la corrección de precios en el sector a los que les falta aún un recorte del 20% sobre el máximo de hace meses según la Fundación BBVA. Evidentemente, la disminución del desempleo, el aumento del crédito a las familias y el mantenimiento del euribor en niveles tan bajos serían ingredientes necesarios para devolver a este sector a un escenario más realista que el mercado hiper-inflado del pasado al que no debemos regresar si hemos aprendido algo de esta crisis (aunque algunos pensarán “que nos quiten lo bailao…” la mayoría piensa en los años y las cuantías de las hipotecas).

Educación fiscal

admin (22 de diciembre, 2009)

En una entrada anterior hacíamos referencia a la educación fiscal y ahora toca desarrollar un poco esta cuestión.

La educación ha cambiado mucho en los últimos tiempos, en todos los niveles. Ahora los chavales saben un poco de muchas cosas, mientras que antes se sabía más de menos campos, lo cual creo que es bueno siempre que no se lleve por delante asuntos básicos. Por ejemplo, no es de recibo llegar a la universidad con faltas de ortografía, sin saber calcular un porcentaje o desconocer dónde estalló la primera bomba atómica…

En esta línea, creo que se debería de incluir, ya desde pequeños, alguna asignatura (o parte de ella) relacionada con los temas fiscales, de impuestos y de gastos, para formar a los futuros contribuyentes, al igual que es necesaria la educación vial para los futuros conductores, entre otras. Y por supuesto también en los niveles medios y superiores, para todos los alumnos, sea cual sea su especialidad o carrera. De hecho, en los cursos de verano de la Universidad de Oviedo ofrecemos un curso básico de impuestos para alumnos de ingenierías y similares y el resultado es francamente positivo. 

Y bajo esta premisa desde hace unos años se ha creado el Portal de Educación Civico-Tributaria de la Agencia Tributaria para acercar estos temas a los estudiantes de 5º y 6º de primaria y de la ESO, aunque se requiere la voluntad de los profesores implicados. En el portal se pueden encontrar buenos materiales, tanto para los profesores como para los alumnos, adaptados para las diferentes edades, para transmitir no sólo conocimientos iniciales, sino también valores. Con la vista puesta en Latinoamérica nos encontramos este otro más que interesante Portal de Educación Fiscal. Espero que estas iniciativas sean el comienzo de mi propuesta anterior -además indagaré cómo están funcionando en nuestro país- y culminen con la introducción de la materia fiscal en la educación de todos los alumnos españoles.

Categoría: General Comentarios Comentarios (0) Etiquetas:

Subir impuestos… pero con moderación

admin (18 de diciembre, 2009)

En tiempos de crisis tocan algunos remedios impopulares, y subir (algunos) impuestos (a todos o algunos contribuyentes) puede ser necesario. Pero tampoco hay que ir demasiado lejos.

Buen ejemplo a mi juicio de ir más allá de lo debido es el Reino Unido que ha anunciado una subida del impuesto sobre la renta (IRPF) de nada más y nada menos que 10 puntos para los que más ganan, del 40% al 50%, a partir de unos 165.000 euros (¿cuánto?), con la consiguiente fuga de ciertos contribuyentes a otros países de fiscalidad light, o sea, los paraísos fiscales. Cabe recordar que en España el tipo máximo es el 43% pero desde unos 54.000 euros de renta ajustada. Además esta subida se suma a otra medida discutida como el gravamen de las primas de los banqueros que, dicho sea de paso, ya era hora de cierta regulación internacional tras lo vivido estos últimos tiempos, regulación con la que creo sería suficiente y sin ese gravamen.

Quizás el efecto sea el contrario al deseado, aumentar la recaudación con mayor sacrificio de los ricos (pero tampoco mucho porque no hay tantos contribuyentes de esos), veremos las consecuencias en los próximos meses. La medida puede ser popular, o hasta populista, pero puede tener consecuencias no deseadas, como la citada fuga selectiva, mayor incentivo al fraude, etc. Una subida más moderada podría ser más conveniente.

De economía sumergida y fraude fiscal

admin (15 de diciembre, 2009)

La economía sumergida en España se estima entre un 20 y un 25% de la economía declarada (PIB) y esto nos hace los campeones en esta liga, y se concentra en sectores como la construcción, donde el problema no es sólo de pérdida de recaudación sino los efectos para los trabajadores en esa situación en cuanto a las diferentes prestaciones (incapacidad laboral, prestaciones por desempleo, cotizaciones para pensiones, indemnizaciones por despido, etc.). El hecho de que el 30% de los billetes de 500 € de toda la zona euro anden por aquí es un claro síntoma de nuestro liderazgo. En el caso de las profesiones libres la batalla es más difícil de vencer dadas las dificultades de control y la facilidad con la que los consumidores podemos aceptar pagar “sin IVA, por supuesto” en algunas ocasiones (quien esté totalmente libre de “sin iva” que tire la primera piedra).

Sin duda la crisis ha fomentado la economía sumergida, si bien el parón de la construcción ha frenado en parte lo vivido en este sector en la burbuja inmobiliaria de los últimos años. El dilema de un pequeño empresario entre cerrar su negocio o entrar parcialmente en la economía sumergida es más probable que se resuelva con la segunda opción, y seguro que tiene parte de razón. Si la estadística de casi 4 millones de personas desempleadas es correcta, por mucho que se mejoren las prestaciones por desempleo y otras ayudas, creo que la economía informal ha recibido un fuerte impulso. El anuncio de subidas de impuestos en plena recesión económica tampoco contribuye a mejorar la situación. Y por supuesto tampoco los continuos escándalos de corrupción que recorren toda la geografía española.

Para disminuir a largo plazo la extensión de la economía sumergida en nuestro país para no estar a la cabeza de esta clasificación se necesitan, a mi juicio, tres cosas: una, educación fiscal en todos los niveles, desde bien pequeños hasta la universidad, para cambiar la mentalidad; dos, transparencia y austeridad en el Sector Público para que los ciudadanos vean la utilidad de pagar impuestos; y tres, señales adecuadas desde el Sector Público, es decir, lucha en serio contra la economía sumergida mediante más inspección y mayores consecuencias; en suma, prevenir pero también curar.

Pagar menos a Hacienda

admin (14 de diciembre, 2009)

En un blog sobre impuestos y a estas alturas de año no podría faltar una breve entrada sobre qué se puede hacer para rebajar la factura del IRPF en estos últimos días de 2009.

Las opciones, siempre legales por supuesto, son escasas, máxime en tiempos de crisis con los presupuestos familiares tan ajustados, y se reducen básicamente a dos: planes de pensiones y vivienda.

En cuanto a los planes de pensiones, debemos tener en cuenta los (exagerados) límites anuales, 10.000 euros para los menores de 50 años o 12.500 para mayores de esa edad (sin sobrepasar el 30% o 50% de los rendimientos). Además de las aportaciones propias y las empresariales, adicionalmente se puede deducir por las realizadas a favor del cónyuge en ciertas situaciones, así como a patrimonios de discapacitados.

Respecto a la vivienda habitual, hay pocas inversiones más rentables y seguras que cancelar algo de hipoteca: Hacienda nos devolverá el 15% (o incluso el 20% si la compra fue anterior al 20-1-2006) y lograremos rebajar un poco la cuota o acortar el plazo si es una cantidad relevante para así pagar menos intereses y más principal. Para los que no hayan comprado aún y tengan previsto hacerlo en los próximos años, abrir una cuenta vivienda puede resultar interesante (Hacienda nos devolverá también el 15%). Otra opción equivalente es la rehabilitación. Recordar que el límite anual es de 9.015 euros por declaración.

Para terminar existen otras alternativas como los donativos a ciertas entidades (Hacienda se hará cargo entonces de hasta el 30%), realizar pérdidas puntuales en acciones para compensar ganancias y así no pagar el 18%, recuperar partidas pendientes de años anteriores, etc.

La contribución otra vez

admin (10 de diciembre, 2009)

El pasado mes de noviembre cumplimos el rito anual de pagar la contribución, o sea, el IBI o Impuesto sobre Bienes Inmuebles, a nuestros ayuntamientos, por lo que merece la pena alguna reflexión rápida sobre este impuesto tan impopular.

En un análisis conjunto de los impuestos en nuestro país, resulta extraño comprobar cómo el Sector Público nos cofinancia la compra de vivienda habitual (importante deducción en el IPRF, subvenciones y ayudas de distinto tipo) y luego nos toca pagar cada año tan sólo por ser propietarios.

Sin entrar en tecnicismos y detalles, una primera medida podría ser dejar exenta la vivienda habitual, y gravar el resto de inmuebles. Evidentemente, esta opción implicaría cortar la principal fuente de financiación de los municipios, pero les podría ser compensada con los mayores ingresos del Estado y las CCAA sin tanto caparazón a la propiedad de la vivienda habitual.

También habrá que analizar la iniciativa de Alicante de instaurar una cuenta tributaria ciudadana para pasar, mes a mes, los actuales recibos anuales como el IBI o la viñeta (Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica), algo así como impuestos en pequeñas dosis, al igual que el IRPF lo pagamos mes a mes con las retenciones en nómina fundamentalmente. Sobre este tema volveremos algún día.

La reforma fiscal que se avecina

admin (9 de diciembre, 2009)

Soplan aires de cambios en los impuestos. La severa crisis económica, con tasas de desempleo aproximándose al 20% y los precios en negativo hasta octubre, y un déficit público rondando nada más y nada menos que el 10-12% del PIB, obligan a tomar decisiones en materia fiscal. Pocos meses después de introducir la deducción de los 400 euros en renta, de subir los impuestos especiales sobre tabaco e hidrocarburos, de eliminar el Impuesto sobre el Patrimonio (imagino que habrá arrepentimiento por desterrar en lugar de revisar), toca de nuevo modificar tributos al alza, tras el bajón de la presión fiscal en 2008 como consecuencia de estas medidas y sobre todo de la profunda depresión económica. Pero antes es imprescindible pasar revista al gasto público para ver los ajustes antes de pedir sacrificios a los ciudadanos en estos momentos. Los deberes: depurar el gasto (cuasi-congelación salarial de los funcionarios, recortes de gastos corrientes, revisión de subvenciones a ciertos sectores, etc.) y pelear más y mejor contra la economía sumergida y el fraude fiscal. Y así se conocería la necesidad de recursos adicionales para las necesarias políticas públicas anticrisis. Agotado ya el margen de déficit, sería  hora de discutir qué impuestos subir y a qué contribuyentes para que no suenen tambores de guerra. Eso sí, el aluvión normativo que afecta a la fiscalidad –normativa propia de cada impuesto, reforma de la financiación autonómica, ley de economía sostenible…- exigirá un notable esfuerzo para conocer el alcance de todas las medidas del gobierno.

 

Las rentas del capital

El incremento anunciado del gravamen sobre las rentas del capital, desde el 18% al 19% y 21% si superan los 6.000 euros, me parece una medida acertada, si bien podría llegar más allá, hasta el 20% y 22% respectivamente. Con los bajos rendimientos por intereses y la exención de hasta 1.500 euros de dividendos, el impacto sobre las rentas bajas será muy limitado. Al contrario, los rendimientos asociados a las famosas SICAVs, que tributan al 1% en el impuesto de sociedades, ya no tendrían un gravamen tan reducido tras su protagonismo en los medios en las últimas semanas.

 

Se podría aprovechar el momento para reducir el primer tramo de la tarifa del 24% al 22% y crear asimismo un quinto escalón de renta con un gravamen del 46% para rentas superiores a cierto umbral, digamos 90.000 euros (transitoriamente). Asimismo la deducción por aportaciones a planes de pensiones podría limitarse, los ingresos aumentarían –y la equidad del impuesto también- si el límite superior de deducción, en lugar de 10.000 euros, se establece en un nivel más próximo a las rentas medias, digamos 3.000 euros (la aportación media de los 5 millones de declarantes que la utilizan se sitúa en unos 1.800 euros, y alguien que ahorre 10.000 euros puede dejar de pagar hasta 4.300 euros en la declaración de la renta, en mi opinión excesivo). Y qué decir de la deducción por vivienda, su reforma es necesaria porque se ha comprobado, hace ya mucho tiempo, su ineficacia para lograr su objetivo (el contribuyente-comprador padece la ilusión fiscal de la deducción a cambio de pagar más por su vivienda de lo cual se benefician otros…). Parece ser que desde 2011 la deducción se eliminará para rentas superiores a unos 24.000 euros y se ajusta por renta hasta ese umbral, introduciendo medidas que favorecen el alquiler y la rehabilitación en la pomposamente denominada Ley de Economía Sostenible, que bien merecerá en el futuro una entrada monográfica en este blog.  

 

La eliminación de la deducción de los 400 euros

La poco justificada deducción de 400 euros introducida el año pasado parece tener las horas contadas. Ahora bien, si su inclusión fue vendida como una importante rebaja fiscal, su eliminación no puede sino verse como una importante subida. En la medida que los 400 euros suponen 33 euros al mes para aquellos que la disfrutan plenamente, se podría revisar en función de la renta del ciudadano para no incrementar la factura fiscal de rentas bajas-medias. No olvidemos que muchos pensionistas y asalariados se verán afectados por el recorte. El anuncio de que la eliminación se produce con bases superiores a 12.000 euros conlleva la práctica eliminación de esta deducción puesto que por debajo de ese nivel la mayoría de los contribuyentes o no se benefician de ella o lo hacen sólo de modo parcial.

 

La subida del IVA

Aunque la decisión de incrementar el IVA se tenía que haber tomado hace ya tiempo, cuando las cosas nos iban tan bien y sus efectos serían más llevaderos (quizás la inflación española actuó de freno al contrario de Alemania donde la canciller Merkel elevó el impuesto desde el 16% hasta el 19% de un plumazo nada más llegar al gobierno), ahora se han decantado por subir 2 puntos el tipo general del IVA a partir de julio de 2010. Lo que ocurre es que no sabemos si habremos dejado atrás la crisis, y por tanto no me parece oportuno anunciar la subida nueve meses antes. En mi opinión, podría acordarse ya una subida inicial de un punto a la espera de ver su impacto, retrasando el otro punto hasta ver sus efectos (uno claro e inmediato será poner la inflación en positivo). Con lo que no estoy de acuerdo es con la subida del tipo reducido del 7% al 8%, puesto que los tipos reducidos sobre bienes y servicios esenciales, 4% y 7% actuales, son el mecanismo de protección para las rentas más bajas.    

 

¿Y los impuestos especiales?

En la medida en que nuestros impuestos especiales están a la cola europea, también habría que elevarlos, aunque de forma ligera, dado su gran potencial de recaudación. Con sólo un céntimo por litro de combustible o cajetilla de tabaco se puede recaudar mucho.

 

Categoría: General Comentarios Comentarios (0) Etiquetas: ,

Bienvenidos al blog sobre impuestos

admin (9 de diciembre, 2009)

Bienvenidos al nuevo blog sobre impuestos en lne.es. El objetivo es muy sencillo: acercar toda la información tributaria de una manera amena y accesible para cualquier lector interesado en estos temas, así como intercambiar opiniones sobre los mismos. Confío en lograr esta meta con la participación de todos.

Categoría: General Comentarios Comentarios (0)