Sapos, ranes y sapagueres

admin (30 de junio, 2010)

Estos animales anfibios formen parte de la maxa y les creencies populares nes aldees d’Asturies.
Sapos, ranes y sapagueres, toos ellos son anfibios. El sapu de piel seco y áspero y la rana cola piel más húmedo y más lliso, con aspeutu un poco más agradable, xunto cola sapaguera y otros más, son animales que viven alredor de la quintana, sobre too en llugares húmedos y onde empoza l’agua. Sapos, ranes y sapagueres anque seyan de families distintes, dende’l puntu de vista etnográficu, tienen pa nós, un calter máxicu asemeyáu. Por eso voi referime a ellos pa cuntar delles curiosidaes y creencies populares que se viven nes aldees d’Asturies. Anque cola nueva manera de realizar los llabores na casería, más bien too con maquinaria, nun se tien agora’l mesmu contautu con estos y otros animales. Amás, dende hai unes décades, rexístrase en tol mundu una merma na población de los anfibios, fenómenu que ta documentáu como ún de los amagos más críticos de la biodiversidá global.

El sapu siempre foi consideráu n’aldea como animal velenosu y hai la creencia de que tien dalgo de parte col diañu y les bruxes. Al so alredor aliméntense munches creencies fantástiques. El sapu ye protagonista en munchos rezares pa facer rituales máxicos y curaciones. Esti animal retrepu y siempre sollerte, cola mirada fixa, tien una solombra de misteriu. En dalgunos países, como Chile y Perú dizse «sapu» a los mirones y a los espíes. Nós llamamos «sapu» a quien amuesa torpeza de movimientos. Cuando daquién s’engafa y diz maldiciones y reniegos, dizse «que’echa sapos pola boca» y quien aguanta situaciones inxustes «traga sapos y culiebres».

Ye creencia popular que’l mexu de sapu pue tresmitir el coxíu, una malura que se manifiesta con granos, buéchigues na piel y comiciu y que puen llegar a infestase. N’aldea a too se-y busca una causa. El coxíu tamién lu tresmiten les arañes y les sapagueres. Sicasí pa too hai remedios caseros. El coxíu cúrase untando les buéchigues con ceniza del llar y diciendo nueve veces, nueve díes unes palabres máxiques, recitaes con fe por quien ta en posesión del poder de curar. El primer día nueve veces y vei menguándose, p’acabar l’últimu día recitando’l rezar sólo una vez:

Cuxíu de cuxidar

¿Qué vienes aquí a buscar?

A oler ya llamber

ceniza del l.lar.

Si sos de sapu, veite al furacu.

Si sos de sapaguera, veite a la l.lera.

Si sos de culuobra, veite a la cuova

Si sos de sabandijas, veite a las rendijas.

Alcontrar un sapu muertu ye peligrosu. De neños tábemos alvertíos de que nun lu tocáremos porque podíen tresmitir «les espines», otra malura que tamién pue garrase de les culiebres o sapagueres muertes. Casi siempre suel garrase nos didos, pero si nun se-y pon remediu, estiéndese l’hinchazón a les manes y hasta’l brazu. Ye mui dolorosu y si nun se garra a tiempu, quien tien les espines pue morrer rabiando de dolores.

Pa curar esta gafura que tresmite’l sapu, hai un ritu qu’ entovía se prautica por dalgunes muyeres nos pueblos. «Gárrase un cachu tocín y caliéntase al fou d’una vela prendida, y con cuidáu, vei arimándose’l tocín caliente a la parte infestada, y déxase cayer la grasa, que se vei derritiendo, poco a poco, sobre “les espines”, restregando siempre de dientro pa fuera, al empar que se dicen estes palabres máxiques:

Espina maldita.

¿Qué vienes aquí a buscar?

Toucín del pote ya ceniza del l.lar,

Si sos de culuobra, veite a la cuova

Si sos de sapu, veite al furacu,.

Si sos de sapaguera, veite a la l.lera».

Según se vei diciendo esti rezar, vese cómo van saliendo les espines del deu o de la parte infestada. Salen como si fueren unos filinos, llargos y mui delgadinos, que son los que causen el mal.

Estes palabres hai que repetilu nueve díes, pa quedar bien curáu. Esti ritu tien variantes n’otres partes d’Asturies. Luciano Castañón diznos nel so llibru Supersticiones, «Hai infeiciones de la piel que se cree que son causaes pol orín del sapu. (…) Hai que llavar la zona afeutada con agua que pasara pol rodeznu d’un molín. Otres veces cúrense con ceniza y cuspe y diciendo unes palabres asemeyaes a les anteriores, a les que s’amiesta:

“(…)Con ciscu de llar

Ya cuspe de boca

Santo serás, Amén”.»

Palabres asemeyaes a les que se dicen pa curar el coxíu, como se pue observar. Según la xente ye un rezu mui eficaz.

En dellos pueblos ye creencia popular que los sapos caen de les nubes. Dicen que los llevanta l’aire y que los lleva a otros llugares. Les nubes tán entós cargaes de sapos y cuando llueve fuerte, los sapos caen mezclaos col agua y acaba cayendo una «bastiazu» de sapos. Estes fantasíes formaben parte de los socesos sobre fenómenos atmosféricos y otros socesos máxicos que se cuntaben y s’afirmaben nos filazones.

Cuando hai bon tiempu y atopamos dalgún sapu pel suelu, dizse que traen l’agua.

Onde canta’l sapu/ antes d’abril, /la nieve ta por venir.

Tamién les sapagueres yeren anuncia d’agua. Cuando llovía atopábense en cualquier requexu. Debaxo les piedres, nos furacos, ente la yerba moyada y no mediu’l camín. A veces dos otres xuntes.

Pa nós la sapaguera ye un animal al que se-y tien abondo respetu.Ye creencia que’l so guapu color mariellu ye seña de tol velenu que tien dientro, y completase l’alvertencia col dichu tan esaxeráu «si te muerde una sapaguera garra la pala ya veite a la ilesia». Anuncia d’entierru, por supuestu. La sapaguera ye una especie de monstruu mitolóxicu, un animal resistente a too, inclusive resiste al fou, y que si se-y corta’l rabu vuelve a medrái. Con esta mala sombra, pa los neños d’aldea, estos animalucos siempre nos produxeron mieu y congoxa. Ye dalgo cultural, casi siempre bien difícil de desprendese d’ello.

Otru ritual bien afitáu n’aldea ye’l que se facía pa bendicir les tierres. Na mio zona, en La Degol.lada, facíase’l día San Marcos. Esi día, bendicíense les tierres con un ramín de lloréu,del que se bendixere’l Domingu de Ramos. Diba moyándose n’agua bendito de lo que se tien en casa, bendito’l Sábadu de Gloria. No mediu de cada tierra semada, llantábase un ramu, dempués de moyalu nel agua y bendicir la tierra. Dempués de facer una cruz nel aire, santiguase y dicir una oración. Too pa escorrer la comia de les sementeres:

«Afuera sapos ya ratos

ya toda la maldición

Qu’aquí vos traigo l’augua bendita

ya’l ramu de la pasión».

Otra vez el sapu ta entre los animales malditos que nun se-yos tenía bon aquel.

Al escurecer, podíes velu nel mediu’l camín o nes escaleres de la casa, na corrada y ondequiera. Había que tener cuidáu de nun pisalos, porque yera abondo desagradable. Tengo’l recuerdu d’un día que me descalcé pa xubir a una figal que medraba a la vera la mio casa. Descalcéme como faciemos davezu pa xubir a los árboles, quiciabes porque asina s’agarraben meyor los pies a les canes. Esi día, nuna especie d’asientu qu’había nel tueru la figal, taba aseñoráu un sapu grandón, escucando o dormiendo. Yo nun lu vi y pisélu ensin querer. Los glayíos que di sintiéronse en tol pueblu del noxu que me dio pisar aquel sapu grandón y retrepu.

Los sapos tamién yeren munches veces víctimes de bribonaes que-yos facíen los neños, como da-yos un cigarru a fumar.

Sin embargu, el sapu, magar ser un animal que se-y rellaciona con bruxes y bruxeríes, ye n’Asturies protagonista de cuentos y versos. Nun dexa de ser curiosu qu’apaeza nun cuentu rellacionáu cola raposa, por exemplu.

El sapu ya la raposa

Yera una vez que diba la raposa pol monte ya víu un fou. Alcontróuse con un sapu, ya diz-y el sapu:

-Oye, Marica, vien ahí’l fou

Ya diz-y la raposa:

-Ya tu ¿Cuántas mañas sabes pa l.librate del fou?

Ya diz-y el sapu

-You una sola, ¿ya tu?

Diz ella, you sei mil mañas.

Chegou’l fou, ya’l sapu metéuse debaxo d’una piedra, ya cuando pasóu’l fou, salíu’l sapu, y vio que taba la raposa toda queimada ya díxo-y

-Á, mil mañas ¿riste o regañas?

Les ranes yeren pa nós animales un poco más agradables. Prestábanos sentir el so cantu al escurecer. Daquella, sobre too en primavera, tolos escureceres sentíamos el cantu de la rana, en tolos llugares onde había agua empozada. Chocábanos abondo la so mirada sollerte y cómo saltaben d’un llau pa otru pente los xuncos y el mofu.

Cerca de la mio casa formábase una poza, delantre d’una fonte d’iviernu. Al nun ser mui fonda, nosotros podíamos xugar col agua y coles cuyarines, que corríen d’un llau pa otru, moviendo’l rabu. Agarrábemosles cola mano y les metíemosles en frascos pa observar bien cómo se movíen ente l’agua. Yeren pa nós dalgo máxicu qu’alimentaba la nuesa fantasía. Hores y hores estraguayando les manes naquel agua revuelto, onde tamién xugábemos colas «guórgolas» (güevos de rana), que s’esgolaben pente los didos y figuraben formes prestoses. La poza La Fontanica yera’l llugar d’alcuentru, de los nenos y pasábemos ellí les hores xugando y contemplando la guapura de la Naturaleza. Nestes caberes décades, tristemente, colos cambios de clima fueron secando fontes. Güei, La Fontanica ye una poza seca.

Los neños creíemos que la rana yera la moza’l sapu, y prestábanos repetir esti cantar

Taba la rana debaxo d’un sucu.

Chegóu un sapu ya dio-y un chuchu.

Dixo la rana, preñada me quedo.

Dixo’l sapu, de bon caballeru.

Dixo’l sapu,voi pa Madrí.

Dixo la rana, traime un mandil.

Dixo’l sapu , nun tengo dineiru.

Dixo l rana, téngolu you.

Dixo’l sapu, trailo p’aquí

Dixo la rana, mierda pa ti.

Güei, observamos con pesar que la maxa y les creencies al rodiu d’estos animales va esaniciándose, al empar que merma la so presencia nel nuesu entornu.

La culiebra, animal del mieu y alimentu de mitos

admin (1 de junio, 2010)

N’Asturies la culiebra ye un animal al que la xente- y tien mieu y noxu, sobre too nes aldees, onde s’alimenten dellos mitos al so alredor. Sin embargu, de les variaes especies que s’atopen na rexón, la única culiebra venenosa ye la víbora. La so mordedura ye mui dolorosa y pue llegar a ser mortal, sobre too, en xente que yá ta delicao. Non asina nuna persona sana, si s’acude pronto al mélicu, anque tamién puen dexenerar en malformaciones na zona mordida.

Pero pa la picadura de culiebra, hai munchos remedios caseros. El más popular ye la piedra la culiebra, qu’inda güei se conserva en dalgunes cases. Una piedra con una guapa lleenda que se repite nos distintos pueblos:

«Pa formar la piedra xúntense siete culiebres enriba una llábana, entrellacen los sos cuerpos hasta facer una maraña, ondulándose pa un llau y pa otru, la lluz brilla sobre los sos cuerpos fermosos y seis d’elles suelten la baba sobre la cabeza de la más grande, a veces, ante la presencia d’un llargatu. Esta baba solidifica y fórmase una piedra que tien propiedaes curatives escontra la mordedura d’esti reptil». Quien tenga’l privilexu de facese con «la piedra», guárdala na so casa como oru en pañu y bien protexida. La casa na que guarden “la piedra”, yera, munches veces, visitada pola xente que sufría una mordedura, inclusive dende pueblos bien alloñaos. Acevedo Huelves, nel so llibru “Los vaqueiros de alzada en Asturias, refierse a esta piedra y diz que sabe d’un Ayuntamientu que mercó un par d’estes piedres, una d’elles pol preciu de cien ducados de vellón, y diz tamién que ye fácil atopala nos ñeros d’aigles, porque éstes búsquenles pa dar más calor a los güevos cuando los tán gorando. Tamién cita esta piedra l’escritor Aurelio del Llano na so obra Del folclore Asturiano. Esti escritor descríbela como «una piedra porosa y de color azulao», y diz que los vecinos de Vidiago, aseguráron-y qu’una vecina d’esta localidá tenía na so casa la piedra. La muyer tuvo l’amabilidá de mostra-yla y «él vio que yera un cachu pizarra».

A mi, en La Ramera (Castrillón), un paisanu contóme qu’hai unos años, a la so güela picóla una culiebra, enroscóse-y na pierna y quedó-y marcada na piel la forma del reptil. Ensin perder tiempu, fueron a caballu hasta una casa nun pueblu cercanu, que sabíen que teníen la piedra, pa pasa-yla pola mordedura, pa que desapaeciera la marca y saca-y el venenu. Una vez aplicada a la mordedura, la piedra poníase nun xarru cubierta de lleche pa que soltare’l venenu y pa poder utilizala n’otres ocasiones.

Llueu hai otres piedres de distintes procedencies a les que tamién se-yos atribuyen poderes, ente elles, la quiastolita, que ye mui abundante nos montes de la fastera occidental. Tamién hai otros amuletos a los que se-y atribuyen poderes como un cachu de cuernu de venáu. El que tien nel so poder «la piedra», ye como si tuviera un tesoru.

La culiebra ye na cultura popular un animal malditu. Tolos que nos criamos n’aldea tenemos vivos los recuerdos del mieu y perceguera que nos daben les culiebres, los llargatos, sapagueres y demás reptiles.Un dichu popular danos cuenta del mal aquel que se-yos tien a estos animales: «Si ves una sacavera garra la pala ya veite a la ilesia». Cuando yera nena y víamos una culiebra, cola cabeza llevantada, con aquellos güeyos saltones y llanzando bufíes, yera motivu abondo pa fuxir escopetaos; yera como si viéremos al mesmu diañu, personax col que tamién les asociamos, quiciabes pola mor de qu’el diañu en forma de culiebra tentó a Eva y el probe Adán picó, como piquen tolos homes, que nun se resisten a les «armes» de les muyeres, magar ellos crean lo contrario.

Alredor de les culiebres alliméntense n’Asturies abondes lleendes y creencies que se van repitiendo por tola nuesa xeografía.

Dicen les voces populares qu’a les culiebres gústa-yos el lleche. A les muyeres que paríen, facíase necesario alvertiles del cuidáu que debíen tener de qu’una culiebra nun se metiera no bierzu col neñu, onde la llamaba’l golor a lleche. Podíen afogar al rapacín. Atrevíes elles y guiaes pol golor, diben metiéndose-yos pela boca en busca del lleche que’l neñu mamara con prestancia.Tamién yera fácil que se-yos metieren na cama; ye muncha l’astucia d’estos reptiles pa quitar el neñu de la teta y ponese elles a mamar, faciéndolo a xeitín y con tal delicadeza, que les muyeres dormecíen de gustu y nun s’enteraben que tuvieren alimentando a la culubrona. Anque, per otru llau, sepamos que la boca les culiebres nun ta preparada pa chupar el lleche.

Esto mesmo facíen coles vaques hasta que llegaben a dar sangre polos tetos y el xatín arruinábase y taba enganíu de nun comer. Dello repítense testimonios nos distintos llugares d’Asturies:

«Socedió nuna casa en Castrillón. Teníen una vaca parida con un gran xatu. De repente encomenzó a arruinase y a ponese repelón, ensin poder facelu medrar, hasta qu’un día llamaron a una muyer que se dedicaba a quita-yos el “mal del güeyu” a los animales. Lo primero que fixo foi mirá-y l’ubre a la vaca y dixo ella:

– «Esta vaca ta bien mamada, si’l xatu nun medra ye porque nun ye él el que come’l lleche, ye una culiebra’. Ellos echaron les manes a la cabeza y vieron cómo la vaca encomenzó a dar sangre polos tetos, porque la culiebra mamábala ensin tientu.

Tamién en Castrillón me cuntaron lo siguiente: «Nació nuna casa un neñu como un sol y víase-y medrar. Taba guapu, gordín ya nietu como una mantega, pero, d’un día pa otru , encomenzó a dir p’atrás, lloraba día y nueche y nun olecía. Hasta qu’un día la güela vio cómo salía de la cama una culubrona blanca, gorda y bien alimentada y metíase per un furacu nel cuartu. Estes culiebres que mamen a les muyeres y a les vaques, dizse que son blanques pola mor del alimentu, lleche blanco bien calentino.

-“A ti mámate la culiebra’, díxo-y la vieya a la ma. Esti neñu lo que tien ye muncha fame. Nesta casa yá nun ye la primera vez que pasen estes coses. Y mandó-y al paisanu que fuera a segar el bardial qu’había xunta la casa. Ellí atopó una bona niada de güevos de culiebra. Dio-yos cola xada y encomenzaron a salir culubrinos.

Tuvieron que llimpiar tol alredor y tuvieron escucando a ver si yeren quien a matar la culiebra, pero enxamás la vieron. Yera cosa del diañu».

Esta lleenda repítese n’otres zones de la Península Ibérica y n’Italia.

Tamién se diz que les culiebres suerben la voluntá de los humanos, ye como si tuvieren imán. Faen dormise a dalgunes persones, hipnotizándoles.Ta visto que n’Asturies les culiebres nun tienen bon aquel ente la xente.

Na fastera occidental, concretamente na braña de Masenga (Villayón) recoyí un rezar que dicíen pa cuando les vaques daben lleche revuelto a causa d’un embruxamientu Facíen un ritual y evocaben a la culiebra, pol aquello de que tien parte col diañu. Garraben un carbón, una paya y un cachín d’estopa y arrimándolu onde la vaca tenía’l mal, repetíen nueve veces estes palabres:

«La serpintina, la serpintona
fuenon a una apuesta
la primera que se calzaba
la primera que se vistía
la primera que naquel picu
el so cornapín tocaba
La serpintina comu era maldita
Pol sou troncu
Pol sou barroncu
Pol sou rabu de ferino feliz
Séqui-l.ly’l corazón
comu se secóu este carbón
Séqui-l.ly la babaya
comu secóu esta paya
Séqui-l.ly la boca
comu secóu esta estopa».

Dende l’antigüedá, el cambiu de camisa de les culiebres yera dalgo maraviosu pa los filósofos y escritores. Considerábenlu como si la culiebra se desprendiera de la vieyera al mudar la pelleya y renaciera como un animal nuevu. Pal cristianismu un símbolu de la resurreición. Pa los antiguos una encarnación. Quiciabes por esto la escoyeron pa representala na iconografía d’abondos llugares. A esta camisa de la que se desprienden les culiebres tamién se-y atribuyen poderes curativos y utilizábase escontra’l dolor de cabeza.

Per otru llau la culiebra ta presente nel arte tradicional asturianu y tamién forma parte de la iconografía relixosa. Por poner dalgún exemplu cercanu, hai culiebres representaes al rodiu del escudu de la ermita La Lluz d’Avilés y nel escudu de la familia Miranda d’Avilés, onde s’atopen cinco “doncelles” desnudes hasta per debaxo los pechos, que garren coles manes una vieira caúna tapando’l restu’l cuerpu. La orla tien el dibuxu de dos culiebres entrellazaes.

Estes y otres coses formen parte del mundu de les culiebres, per un llau, un animal real que forma parte de la rica fauna asturiana y per otru llau, un ser mitolóxicu con munches lleendes ya hestories fantástiques y que forma parte de la nuesa cultura, que tamién hemos preservar.

Termino con esti haiku del mio llibru Faraguyas, que nos evoca’l branu:

Con muita galbana,
pasa una culuobra
Pa la furaca.

Viérbenes, rates y otros cocos

admin (19 de mayo, 2010)

Bayura de guxanos viven cerca del nuesu entornu en cualquier requexu.
Ellí onde hai materia podre, de xuru qu’atopamos polo menos un viérbene o, más bien, un montón de viérbenes que se retuercen enmarañaos y s’apuren a alimentase.

Estos animalucos a mí siempre me produxeron noxu. Refiérome a ellos como viérbenes, porque ye la palabra que nós emplegamos coloquialmente pa nomar a dellos tipos de guxanos, anque pa dalgún tengamos nome específicu.

Y falando de viérbenes la memoria llévame a la mio infancia n’aldea, onde yeren munchos y de distintos tipos los qu’atopábemos en dixebraos llugares.

Los neños siempre ayudábemos a los pas nos llabores de la casería, Había muncho que facer y los pas bon día víen tener a daquién en quien sofitase. Diz el refrán que «el trabayu del neñu ye poco, pero’l que lu desprecia ye un llocu». Refrán güei poco prestosu, teniendo en cuenta’l respetu y tratamientu del que goza la infancia. Naquella dómina tolos neños ayudábemos en casa, y dalgún día, si había sementera, había que quedar de la escuela. Esto poques veces, porque los pas yá diben concienciándose de la importancia de que los sos fíos nun se quedaren pa burros, como se suel dicir. Llindar y amenar les vaques, dir al güertu a por berces, dir al agua a la fonte y participar nos esfoyones y folixes al rodiu de les llabores del campu yeren grandes momentos de tresmisión de valores, creencies y formes de vida, en sí, tresmisión de cultura.

Nestos llabores teníemos contautu con tou tipu d’animalucos, ente ellos los viérbenes, qu’a mi nun me prestaben ná. Son tan silenciosos que los topábemos per uquier. Nun se me borra la imaxe del güertu les berces, tou comíu de les rates (o gates). Aquellos guxanos verdes y negros, peludos y con un focicu que daba escalafríos. Mandábame mio ma al güertu y yo les más de les veces desobedecíala, escondíame per ellí y facíame la remolona o sinón volvía pa casa ensin les berces, tratando d’esplica-y a ella y a mio güela que yo nun podía entrar nel güertu onde mandaben les rates, porque me daben munchu mieu.

-Sacude les berces, que les rates cayen darréu al suelu, dicíame mio ma, a veces con paciencia y otres veces engafada conmigo porque nun llevaba camín de que-yos perdiera’l mieu a aquellos seres indefensos, que viven de comer berces y que cuasique se confunden cola so color. Hasta dalguna ñalgaduca me cayó por desobediente. Dalguna vez, dempués de pasalo mal nel güertu, sollerte ante la presencia de les rates que s’afanaben a comer y a afuracar el vexetal, cuando diba de vuelta pel camín, dalgo se rebuía pente les berces que llevaba y faltábame tiempu pa tirales al suelu y escapar corriendo, como si les rates fueren dir tres de mi.

Y nun se me pue escaecer aquel día, cuando yera estudiante n’Uviéu y fui a comer a un comedor onde sirvíen menús baratos pa estudiantes. Nel menú de primer platu había pote. Compangu nun pienso que tuviere muncho, pero mantegábenlo con otra carne. Nel mio platadín de pote una rata grande y bien cocida adornaba les berces. Si fuera güei pensaría que taba puesta adrede pa «decorar». Pensé que morría del ascu que me dio. Nun m’atreví a dicir nada y dixi-yos que m’entrara de sópitu mal de barriga y que nun podía comer. Enxamás volví a esti sitiu a xintar.

Los verbenucos atopábemoslos onde quiera. Nun puedo escaecer “el burru” de les cereces, dulce, pequeñucu y rollizu, porque tamién me daba munchu ascu y cuidaba de mirales bien, cuando taben demasiáu madures, pa nun inxerir «un burru» d’aquellos, que, de xuru engulliría delles veces ensin sabelo. Les cereces negres yeren les primeres que los echaben. Una vez que pasaba San Xuan, yá había que mirales, porque en cuanto se pasaben de maduración, enantes de podrecer, echaben «el burru».

Viérbenes en mazanes y peres, en castañes y pataques. Los viérbenes n’aldea son familiares, pero dalgunos nun somos «a poder» cola so presencia. D’otra miente, nun hai qu’escaecer lo guapa que ye una mazana de xuguete con un guxanín de colores asomando la cabeza.

Otros viérbenes que nun me prestaben nada yeren los que cría’l xamón y el tocín cuando ta dulce. Ye creencia ente la xente qu’había que matar el gochu en menguante pa que’l tocín y el xamón nun criare saltones. Si venía tiempu caliente y el xamón taba dalgo dulce, ellí picábalo la mosca. Y, darréu, en pocos díes yá andaben los viérbenes aquellos, gordos y blancos y a veces rosaos, afuracando’l xamón y saltando d’un llau pa otru como si fueren «saltimbanquis», bien fartos d’aquel manxar. Estos causaben un disgustu en casa, pues echaben a perder el xamón y nun podía comese o había qu’espedazalo pa quita-yos lo qu’ellos amastagañaben y otra parte utilizalo pa tostalo na payella. Tenía asina bien poca prestía, y lo más normal yera que nun quedaren munchos xamones nel horru.

Otru llugar onde yo m’alcontraba con dalgún verbenón yera nos animaos esfoyones, onde davezu, pente les panoyes caleyaben viérbenes grandones y rollizos, alimentaos col sabroso maíz. Alcontrar un viérbene podía estrozame l’animada nueche d’esfoyón. Yo taba tol tiempu sollerte, mirando panoya por panoya y cuidando onde me sentaba pa que nun fuera sentir la presencia d’esti guxán que podía xubir peles piernes p’arriba.

Nos díes de branu, la filoxera, que tampoco yera pa mi nada agradable, cruciaba la carretera invadiendo la calzada. Yo diba, a veces, en bicicleta pa la escuela y frenaba en seco pan nun atropellales, pero cuando diba andando daba un saltu sortiando aquella filera de guxanos que se dirixíen adulces a los pinos. Agora nun se ven tantos. Insecticíes y otres coses debieron mermar la so población. De xuru qu’al aumentar tanto’l númberu de coches, lo mesmo-yos tomaron mieu, pues van tan despacín, un tres d’otru, ensin salise de la filera, que nun puen tar pendientes del tráficu. Siempre nos alvertíen del peligru de sentanos debaxo d’un pinu que tuviera aquellos «paquetes blancos» enllenos de viérbenes peludos y que podíen producir picores y ronches na piel. Amás dicíennos que si nos caíen nos güeyos podíemos quedar ciegos.

Magar tene-yos tantu noxu, n’alcordanza, dediquéis un haiku. Versos que tán incluíos nel mio llibru «Faraguyas».

Vei en filera

p’aniase nos pinos

la filoxera.

En cualesquier requexu alcontraba los prietos ciempiés, inofensivos, como los otros, pero que tampoco me llamaben l’atención, más que nada, porque apaecíen de sópitu nos llugares más imprevisibles.

Los que me daben inda más ascu yeren los verbenones que vivíen (viven) nos bárragos de les vaques. Les probes, dempués de picales les mosques, debaxo’l pelleyu críase’l viérbene del que saldrá llueu la moscona. Elles movíen el rabu y hasta moscaben corriendo pelos praos, porque nun soportaben los picotazos d’aquelles moscones que s’enfotaben en poner los güevos debaxo la so piel.

Pero, magar lo poco que me gustaben estos bichinos, hubo un guxán al que siempre-y tuvi bon aquel. Ye’l viérbene de lluz, sobre too pola maxa que tresmite’l ver na escuridá de la nueche, nun sucu, o nes orielles del camín entre los yerbatos o ente’l felechu, aquella llucecina averdosada, allumando intensamente, como si fuere un llumín. Yera pa mi un momentu de maxa y alimentaba la mio fantasía. Dicíame mio pá que si lu viere de día nun me diba gustar tanto porque yera muncho más feu que les rates de les berces, prietu y con pates llargues y gordes, pero a mi dábame igual, yo nunca lu vi ensin lluz.

Y por eso, porque yera un guxán que me prestaba, agora de mayor, dediqué-y unos versos guapos pa que los depriendan los neños, que tán recoyíos nel mio poemariu infantil «Zamaparrampa»:

Viérbene de l.luz / ente’l fuletu / ximiélgalu l’aire / con muitu xeitu, / busca una moza l.luz / quier cortexala / Van tener fíos l.luz / Qu’al.lumarán la nueite / nesta quintana.

¡Qué viérbene más guapu! / Voi escondelu. / Guárdolu nuna caxa

¡Pol día ya prietu!

Y nun puedo escaecer aquella gafura que me contaba mio güela. Una muyer vieya que se punxo mui malina. Llevaba díes con dolores pela espalda, dicía ella que paecía como si dalgo-y corriera pel renaz p’arriba. Dolía-y muncho la cabeza y tenía nella un bultu que paecía un duviesu. Cuando’l mélicu-y foi mirar y palpar aquel bubu que-y encomenzara a medrar na tiesta y que tanta gafura-y causaba, namás tocalu salió un viérbene retorciéndose y ella, nesi momentu, sintió gran alliviu. Dicíen que yera un bárragu como’l de les vaques.

Lo que nun me prestaba nada de neña yera oyer conversaciones sobre los viérbenes que comíen los cadabres a los pocos díes d’enterralos. Eso yera a mi un tema difícil y fuerte, que nun podía dixerir nos mios años de neña.

Yá d’un poco más granduca, más bien una muyer fecha y drecha, como se suel dicir, socedióme otra anéudota rellacionada colos viérbenes. Foi na primer escuela na qu’exercí de maestra en Barcelona. Teníen el patiu enllenu de moreres y nes aules, cuasique tolos maestros teníen en caxes cría de guxanos de seda. Yo nun pudi dedica-yos tiempu. Amás estos guxanos sí son feos de verdá, prietos y gordos. Yeren, sin embargu, una bona forma pa deprender a los neños la metamorfosis. Yo preferí otres esperiencies, la del guxán de seda yá la observaríen n’otres aules. Unos años más tarde tuvi en casa la caxa colos guxanos de seda que criaben los mios fíos. Yo, dende llueu, nin siquiera los miraba.

L’ello ye que nun m’esplico mui bien el noxu que me producíen y me producen estos animalinos cuasique inofensivos, siendo ellos «collacios» de mio n’aldea y atopándolos per tolos requexos.

Agora otros cocos inda más peligrosos medren nel espaciu virtual y comen los archivos de los nuesos ordenadores. Estos viérbenes virtuales sí son pa tene-yos mieu.

Acabo con esti guapu haiku:

Un viérbene de l.luz

durme ente la yerba

ya al.luma una uz.

LA SEÑAL

admin (4 de mayo, 2010)

Vimos la señal puesta tres de casa, como otres veces, pero güei inda rellumaba más el blancor de la sábana tirada enriba’l bardial. Daben de lleno los rayos del sol ya illuminaben aquella sábana que pa nada yera anuncia de lluz.

-Hai señal en ca La Cubera, dixo la madre, hai que dir allá, lo mesmo pasó daqué.

Garró la la manta negra que siempre echaba penriba’l llombu, a mou de toquilla, y salíu acarricando pa casa la so fía. Un corvachón perseguíala pel camín corviando ensin parar, y a ella poníase-y carne de pita.

La so fía fuera casar p’aquella casa que taba más o menos a un kilómetru de camín. Daquella les comunicaciones ente la xente yeran bien distintes; cuando había una urxencia o había que dar un recáu poníase la señal, una sábana blanca que llamaba l’atención de la familia o vecinos, dalgo que polas duas partes sabíen interpretar.

Llegóu la madre sollando. Ella nun gastaba muncha salú y costaba-y trabayu xubir la cuesta que la llevaba a casa la so fía. Na corrada taba la consuegra, una muyer de mal fuxtax que nun se llevaba nada bien cola nuera y siempre taben engarraes. Ella nun quería de nenguna manera dexar el garfiellu. Tresa, namás fuera p’aquella casa pa tar tirada pelos praos y peles tierres como burra de carga y garrando feixes, trabayando tol día albentestate, fixera fríu o calor.

La consuegra, al vela, echó una cascarada de risa bruxa y xubió pa la panera enseñando dende la escalera tol culu.

-Tabas bien non esfotando a la to fía, alcahueta. ¡O nun sabes que los problemes del matrimoniu arréglense debaxo les mantes!-Díxo-y la bruxona rabiada.

Sí, pero los problemes yeren mui gordos y nun yeran sólo de dos. Aquella muyerona metíase no mediu y enredaba al fíu contra la so muyer, por más qu’a él, que yera un bon sinvergüenza, tampoco-y facía falta muncho.

Tresa yera dende pequeña una moza enxencle, menuda y hasta un poco enfermiza. Dicíen que garrara’l mal del filu de nena y dende aquella nunca más oleciera. Endelgazaba y endelgazaba y nun yeren quien a qu’espoxigara. De mélicu en mélicu y nun-y daben cola malura, hasta que determinaron llevala a una muyer que-y llamaban “la meiga”. Viniera de Galicia a casar pa un pueblu cercanu y dicíen que yera bruxa. Ella cortó-y el filu y dende entós crióse un poco meyor. Pero l’ello ye que nunca curó del todo. Yera de mui poco comer y siempre taba delicada.

En cuanto encomenzó a ser mozuca los sos pas taban mui esmolíos. Yera ruinuca y nun sabían onde diben “colocala”. Había ser enantes de cumplir los venti, sinón el so destín yera quedar pa vistir santos, pensaban ellos. Asina, ofreciéron-yla a aquel mocetón, que-y llevaba lo menos diez años, un animalón altu como un pinu y retrepu y burru como’l qu’apareyaban na corte. Diez años más vieyu qu’ella, los mesmos que llevaba con una moza del pueblu, que la dexara diba pocu tiempu, después d’empreñala. Cansóse’l borricón de la moza de siempre y, nesi mediu tiempu, aprovecharon los d’Arriba pa meté-y la fia polos güeyos. La nena tenía 18 años y dában-y un bon dote y un bon axuar. Ella yera amás carne tienra y nueva, ensin estrenar.

La casa La Cubera tenía bona facienda, había criaos pa las sementeras y collechas, y Tresa, que nun valía pa muncho, nun tendría que salir a fuera a trabayar. Eso yera xusto lo que los sos pas pensaban.

La boda amañóse en cuatro díes, enantes de que parira la otra. Los d’Arriba taben que nun cabían es sí.

A los pocos meses casóse’l so hermanu pa casa. Él yera’l mayorazu y taba esperando a sacar a Tresa pa traer la d’él, una roxona que-y sacaba una cuarta, blanca y nieta como la mantega, quiciabes pa compensar lo que pasaren cola so hermana.

En casa La Cubera, pa onde casara Tresa, les coses nun fueron bien dende’l primer momentu. La suegra, una bruxa puercóna que secaba los platos col mandil y nun dexaba a Tresa arrimase pa nada a la cocina. Tresa taba na so casa como una pimpolla, nunca saliera a trabayar fuera, nin sabía dar golpe, más que nada polo ruina que se criara. En Ca La Cubera, dende día postreru a la boda, punxéron-y el maniegu al llombu, la gadaña na mano y echáronla pal prau a segar.

Ella lloraba, lloraba, pero como-y dicía’l so pá “hai qu’aguantar mi nena, qu’en to casa yá hai otra, y esa veyona nun vei durar siempre”.

Dende que llegó Tresa a aquella casa, poques veces llamaben obreros. Únicamente cuando s’ayudaban los vecinos ente ellos, había dalgo más de xente pa trabayar. Y pa eso había que devolver el favor que siempre-y tocaba a la probe Tresa.

L’home, que yera un borricón, cuasique que la enseñó a too a palos, amenábala tol día y nun sabía dir a nengún llau a trabayar sin ella. Mal comida, maltratada y despreciada, llegaba la nueche y a “cumplir” na cama, magar él tamién se desfogara con otres pelos alredores. Delles taben meyor trataes y más descansaes, y el cuerpu pidía-yos “guerra”. Ente elles l’antigua moza, qu’enxamás se resignó a renunciar a él, y teníalu de xemes en cuando, hasta que-y fixo otra barrigada.

Too yeren comentarios. Tol mundu sabía lo que pasaba naquella casa y nun entendíen como los sos pas nun sacaben a Tresa d’aquel infiernu. Pero Tresa, con 25 años, yá tenía cuatro fíos, y nun sabía pa ónde dir con ellos. Partos toos difíciles. Nel últimu tuviera a puntu desangrase. A los pocos días de parir, la suegrona echábala de casa a trabayar. El nenu yá-y lu cuidaba ella. Tresa dába-y la teta y en cuanto acababa arrampuñába-ylu la suegra de les manes pa qu’ella nun perdiera munchu tiempu.

Una casa de bona facienda pero mui trabayosa, y lo peor, que pa Tresa yera un infiernu dafechu. Ella taba escueirada y consumida.

Pola mor de la situación, hubiérales “mui gordes” ente les families. Los pas de Tresa fueran yá unes cuantes veces allí a intentar poner orde, pero nun fueren quién a ser valientes y sacar la so fía d’aquella casa. Cada vez que diben echábenlos d’ellí de mala manera. El más, el palafustrán del home, qu’enxamás s’encaró cola so ma. Ella yera quien enredaba y mandaricaba too y nadie-y tosía. Con too esti panorama, aquella señal, tan ceo, nun la podía poner naide, namás que la so fía pa pidir ausiliu. Sinón pa nada los llamaban.

Tres de la madre, salieron el padre y l’hermanu, camín de ca La Cubera. Ellos dalgo malo sospechaben.

Dende más arriba casa y oyeron les voces na corrada de la engarradiella que s’armara cuando llegó la madre de Tresa, como otres munches veces. Los nenos lloraben a gritos, y’l padre soltó-ys una bona xostrada y zarrólos nel cuartu. Tresa, nun valle de llárimes, con un renegrón na cara, taba zarrada no cuartu cola ropa los nenos metida nuna saca, y la d’ella n’otra. Abrío-y la puerta a so pá, mientres les otres dos muyeres se dicían de too na cocina. Al pá partió-y l’alma’l ver la so fía d’aquella manera.

-Y ónde vas mio nena, ónde vas tu agora con cuatro rapacinos. Val más qu’intentes arreglalo. Una vez más el pá quería arreglar la situación. Ella tuviera tola nueite con muncha fiebre, y pela mañana yá-y diera una bona somanta porque nun podía llevantase a despachar el ganáu.

Foi entós cuando determinó poner la señal. Esta vez pa que los vinieran a buscar a ella y a los nenos.

El pá intentó poner orde.

-Bueno, lo primero, hai que traé-y el médicu.

Tuvo que contenese muncho sintiendo los xuramentos de Falo, l’home de Tresa, que , sin otra esmolición, garró’l burru y foise engafentáu pa la yerba.

L’hermanu arreó a busca-y el médicu y la veyona garró los nenos y marchó con ellos pa la Ribera a cuidar les vaques.

El mélicu cuando vio’l cuadru, encomenzó a mover la cabeza.

-Esto nun se puede consentir, non, non. Nun se puede consentir. La sua fía ta mui alcanzada.Y llamó al padre, a parte, a falar con él.

-Mire, hai que callar polos nenos.-dicía’l pá con tristura. Y además cuanto más faigamos peor.

Fueron a buscar la caballería, abrigaron a Tresa, y lleváronla pa casa. D. Pascual púnxolos no peor, y encamentó-yos face-y los remedios al pie la lletra.

Cada día Tresa diba a menos, yá nun respondía a les melecines. El mal del alma ye mui difícil de curar. El sufrimientu, agraváu porque a los sos fíos nun-yos dexaben dir a vela, empeoraba inda más la so situación. Los palos, la mala vida y la tristura fueron consumiéndola poco a poco. Too encomendó a falla-y. Aquella enfermedá nun tenía cura. Esta vez, nun valieron nin médicos, nin meigas y en poco más d’un mes a Tresa lleváronla pa la furaca. Allí descansa de los malos momentos, desprecios, fame, y malos tratos que sufrió en ca La Cubera.

Na casa La Cubera güei ta la primer novia de Falo, qu’en cuatro días apuróse a ocupar la cama que dexara Tresa, y llevó los dous nenos con ella, que tamién yeren de Falo. Familia numberosa. Los nenos de Tresa tienen agora madrastra.

En casa d’Arriba yá nun verán enxamás la señal de la so fía pidiendo socorru.

M.ª Esther García López

Nace en La Degollada, Valdés. Es Licenciada en Pedagogía, experta en Filología Asturiana por la Universidad de Oviedo y maestra de Primera Enseñanza. Es miembro correspondiente de l’Academia de la Llingua Asturiana.

El llobu

admin (24 de febrero, 2010)

El llobu regaña los dientes

El llobu regaña los dientes

Histories d’un animal qu’enllena’l nuesu maxín y ye un mitu n’aldea
De xuru qu’hai poques persones que nun sientan un escalafríu ante la mirada intensa del llobu. Nací y pasé la mio infancia n’aldea y tuvi bien de veces cerca de la so presencia. Sicasí namás vi llobos en cautividá. Sin embargu foi pa mi siempre un animal almiráu y familiar. El llobu ye un mitu n’aldea y les sos histories enllenen el nuesu maxín.

La presencia del llobu siempre tuvo emparexada a la llegada del iviernu. Los paisanos teníen que guardar el ganáu enantes de qu’escureciera porque’l llobu esfamiáu baxaba cuasique hasta la puerta casa y facíase l’amu’l pueblu. Los díes de nevada solíen vese les sos pisaes, el resclavu que dexaba mientres diba d’un llau pa otru a la gueta d’alimentu. Éstes yeren les señes bien nidies del pasu d’esta fiera per cerca la casería.

Nun se m’olvida enxamás aquellos díes d’agua, que na escuela nun nos dexaben salir a xugar a fuera, al campu Belén, que yera onde pasábemos el recréu. Entós xugábemos al llobu, el pastor y les oveyes. Personaxes toos ellos familiares pa nós, presentes en lleendes y cuentos populares y tamién cercanos nel nuesu entornu rural.

Cuando peles nueches sentíemos aullar al llobu, entrábanos congoxa y mieu. Si tábemos na cama tapábemonos hasta la cabeza, pa sentilu polo menos más llonxe. Ye un soníu tan agudu y tan quexín qu’espanta al más valiente.

Hasta fai unas décades, cuando la xente de los pueblos diba de filazón (o filandón), poques nueches había que nun sintieren la presencia del llobu. Según creencia popular, manifestábense tirando pedrequines y encomenzabes a ponete repelón y a veces, hasta te dexaben ensin fala. A los homes escapába-yos la boina de la cabeza y nun yeren quien a aguantala. Yera señal de que los llobos taben cerca. Cuntaben los paisanos que los llobos siempre diben ún per cada llau, y yeren quien a llevar a la xente en vilu hasta la puerta casa. Menos mal que nun s’acercaben más pola mor de que se solía llevar un capiellu de paya prendía p’allumar la nueche y de pasu torgar les intenciones del llobu. Nes nueches escures, si s’alvertía la presencia de bultos o solombres siempre se pensaba nel llobu. Los homes solíen faroliar y dicir: «Vi llobos como burros que diben per ellí o per allá?», pero siempre lo dicíen cuando yá taben atechaos en casa, porque’l que más y el que menos tenía-yos abondu respetu. De toles maneres tropezar col llobu tien abondos riesgos. Cuasi siempre ye’l llobu’l que ve primero a la persona. Ésta siente la so presencia a traviés de les yá citaes manifestaciones fisiolóxiques. Toos estos socesos máxicos rellacionaos cola presencia d’esti animal fan que tamién se-y rellacione col mesmu diañu. Ye creencia popular que’l llobu cuando come a daquién dexa’l brazu drechu. Quiciabes esto seya alcordanza de la historia d’Ana María García, «La Lobera», muyer de Posada de Llanes, que foi procesada pola Inquisición, en Toledo, nel añu 1648. Cuéntase d’ella que la vida la castigara abondo na so infancia y mocedá. Como quien se venga de la sociedá que tanto la maltratara, yera quien a convocar a los llobos faciendo un ritual que-y tresmitiera Catalina González, bruxa nacida tamién en Llanes, nel llugar de Bricia. El ritual consistía llamar a los llobos faciendo dos círculos col cuerpu y otru nel suelu, xiplándo-yos y repitiendo unes palabres máxiques que la bruxa-y deprendiera. Los llobos, en total siete, de distintos colores, acudíen a la so llamada pa facer mal. A «La Lobera» apaecióse-y el diañu en cinco ocasiones y ye entós cuando fai un pautu con él dándo-y el brazu drechu a cambiu de los poderes que’l mesmu diañu -y dio. L’espaciu nun me permite reproducir equí tola historia, pero pue lleese nel llibru, de Caro Baroja «Vidas mágicas e Inquisición», tomo II, o consultar l’Archivu Históricu Nacional, onde se conserva’l procesu de «La Lobera» d’Asturies. D’ella, magar ser mui xoven, tenía daquella 25 años, nada más se supo dende aquel procesu. Dizse que se foi a dalgún llugar de vaqueiros d’alzada.

D’otra miente tamién ta bien viva la lleenda del home llobu. Un home pue convertise en llobu pola mor de dalguna maldición. Esti fenómenu de licantropía ye conocíu dende l’antigüedá. Asina nos lo confirmen los distintos rituales célticos y ciertos ceremoniales de les Lupercales romanes, o na mitoloxía griega col Rei Lycaón, el primer rei d’Arcadia. Diz la lleenda que será home llobu’l séptimu fíu d’una familia si son toos neños, o el que ye fíu d’un cura, o los fíos illexítimos por maldición paterna o por bruxería.

Ta visto que’l llobu tien poderes, amás de ser animal que causa pavor nel mundu rural. Si nun tien qué comer, pue atacar al home cuando tien muncha fame. Come los perros y les oveyes, les vaques y tamién los caballos. Pero, amás, al so alredor hai siempre un cercu de misteriu y de maxa que lu envuelve y lu fai un animal singular, al que los humanos temen.

Nos pueblos siempre hai daquién qu’apriende a aullar como’l llobu, y tampoco ye nada agradable oyelu. L’aullador cuando diba al monte poníase a aullar, y darréu contestába-y el llobu, que diba acercándose a él, hasta que l’aullador tenía qu’abellugase en dalguna cabana a la que tamién s’averaben los llobos. Yera’l momentu de face-yos dalguna falcatrúa. Na puerta la cabana facíen un furacu y cuando’l llobu taba dando col rabu na puerta sacaben una mecha prendida y prendíen-y fueu al rabu. Los llobos fuxíen aullando. Hai munches histories y cuentos tradicionales rellacionaos col llobu, un personaxe siempre venceyáu a la vida de l’aldea.

Quiciabes la música tamién los escuerre. Yera costume tocar el turul.lu pa espantar al llobu. En Busecu, braña de Valdés, entovía se conserva nuna de les cases un turul.lu que tien más de cien años, fechu d’una caracola de mar que suena perbién. D’otra miente, paez ser que tampoco-yos presta la música de gaita. Cuéntase qu’a un gaiteru que venía a l’amanecida de la fiesta d’un pueblu y tenía que cruciar la sierra, saliéron-y los llobos, y él encomenzó a tocar la gaita pa escorrelos. Él taba muertu mieu, pero glayába-yos al altu la lleva: ¡baillái, baillái?! Paez ser que’l gaiteru daquella llibró gracies a los sones de la gaita que sonaron na nueche.

El ganáu tamién deprendió maneres de defendese del llobu. Cuando los llobos amaguen a los burros, éstos fan un corru, col culu pa fuera pa poder dar pataes p’atrás y que la fiera nun se pueda acercar. El grañón, caballu que ta «enteru», da vueltes alredor pa proteger la manada. Tamién les vaques cuando’l llobu trata d’acometeles, se formen nun corru bien apretáu colos cuernos pa fuera, y dientro meten los xatinos pa que’l llobu nun pueda matalos. Los toros anden alredor pa reforzar la defensa. Tamién a los perros que tán col ganáu-yos toca engarrase col llobu. La mayor parte les veces salíen d’estes amarradielles sangrando y con bocaos y dentaes per tol cuerpu.

Na mio casa agarraron un corderín mesmamente de la vera del mio hermanu y del perru, que lladraba ensin parar, pero qu’acabó fuxendo apavoriáu pola presencia d’aquellos llobos famientos. Cuando’l llobu mataba un animal yera una traxedia, sobre too si yera una vaca, porque la economía de l’aldea nun taba pa perdes tan grandes.

Los pastores d’oveyes y vaques prendíen fogueres porque’l llobu ante’l resplandor del fueu fuxe y desiste de comer el ganáu polo menos por un tiempu. Inda asina nun se llibraben los aldeanos de que-yos comieren les reses. Dempués de dar una batida pel monte, cuántes veces atoparon la cadarma de la so vaca perdida o los restos de les oveyes o de los burros. Nos pueblos montábense batíes escontra’l llobu. Si mataben dalgún yera un ésitu personal y exhibíen el so pelleyu, mangáu nun palu, pa que la xente’l pueblu viera que yera verdá la fazaña. Y hasta pidíen perres pol troféu.

Güei’l llobu sigue atacando al ganáu qu’hai pel monte. Sicasí los ganaderos puen denunciar el fechu y asina algamen una compensación económica por parte e l’Alministración. Na braña de Busecu, hai una bona manada d’asturcones en llibertá y, cada poco, los llobos danse bones llacuaes d’estos burros, y d’oveyes que pacen per ellí tranquiles. Tamién mermen la cabana d’otros puntos averaos a les sierres. Güei la población de llobos aumentó en forma por ser animal protexíu. Acabóse aquello de ser un trunfu’l matar un llobu y traer el so pelleyu al pueblu.

El llobu ye un de los personaxes de los cuentos a los que los más pequeños tienen mieu, pero al mesmu tiempu ámenlos. El llobu ye ún de los personaxes qu’enllena’l maxín de los neños y alimenta la so fantasía. Cuentos tradicionales como «El l.lobu y la raposa» «El l.lobu Vielchu» «El Xatu ya’l l.lobu», «La uvecha, el curdeiru ya’l l.lobu» ente otros munchos nos que’l l.lobu ye protagonista puen lleese nel llibru Bittsaron d’Eva González y Roberto G. Quevedo. Otros guapos cuentos tradicionales como’l de «Capiellín coloráu» o «Los tres gochinos» tienen al llobu como protagonista.

Y préstame acabar con una anéudota que m’asocedió na mio infancia. Nun se m’escaez la esmolición de mio ma aquel día que dende casa me vía venir per una sienda, y mui cerca de mi, ensin que yo pescanciara la so presencia, cruciaba’l prau una lloba con llobinos. Fueron pa mio ma unos instantes de pavor. Non pa mi, que nun llegué a velos.

Les abeyes, exemplu d´organización y disciplina

admin (27 de enero, 2010)

De los animales de casa, ye de los más apreciaos po los sos productos y tien un simbolismu especial

«¿Habrá un animalín como l’abeya / que busca peles flores y entre fueya / la miel pal so caxellu / y tan cucia la escuende pa que seya / la ceba y el regalu / que no puede buscar en tiempu malu?».

Préstame encomenzar esti artículu con estos versos tan guapos del gran poeta asturianu Pepín de Pría. Otros munchos poetes y escritores dedicaron versos a les abeyes, quiciabes n’agradecimientu al manxar que nos proporcionen, el miel.

El miel, fabríquenlo les abeyes dempués d’un llaboriosu procesu que lleven a cabu gracies a una rigurosa organización, de la que nun puen saltase nenguna norma. El repartu de funciones tiénenlu perfeutamente distribuíu. Les obreres encárguense de chupar el néctar de les flores y llevalu a la colmena pa fabricar el miel. Tamién son les encargaes d’alimentar les llarves con xalea real. D’estes salen obreres o reines, según el tiempu d’alimentación con esti productu al que se-y atribúin tan perbones propiedaes. Xalea real, nomada asina seguramente porque alimenta a la reina, o abeya maestra, a lo llargo de tola so vida. Güei comercialízase en cases de productos naturales y ufiértase como elixir de mocedá.

Tengo na mio memoria aquellos platinos de miel que comía de nena, en La Degol.lada, cuando esmelgaben en Ca Pachín y en Ca’l Xastre, acabante d’estruñar bien les ceres. Seique nun se m’escaeció’l so sabor porque inda sigo saboriándolo de xemes en cuando. Ta perbono con manteca, y na mio casa siempre yera’l platu entrante’l día la fiesta. Tradición festiva que me prestaría recuperar pa invitar a los que vienen «de sopas» el día Belén. El miel tamién ye ingrediente d’otros platos de la nuesa dómina; tán buenísimos los frixuelos con miel, y «las papas» con manteca y miel. Per otru llau, tien propiedaes melecinales, utilízase pa curar les malures de garganta y tamién ye bono pa la tos y otres coses. Nun hai casa que nun tenga miel na so despensa pa poder utilízalo nestos casos.

Na colmena hai amarradielles, matances y hasta robos. La reina, sal a la gueta los zánganos, encargaos de pasái l’espelma. Preñada d’espelma, vuelve al caxellu y el so llabor ye poner güevos, eso sí, bien alimentada y protexida poles obreres. Al pocu tiempu les sos ales pierden la facultá de volar.

De los güevos fecundaos nacen obreres y de los non fecundaos zánganos, que namás tienen la función d’apariase cola reina. Si una reina se queda sin espelma, de los güevos nacen namás zánganos, que son una gran torga pa les obreres. Entós, éstes van y maten a la reina pa que nun siga enllenando de zánganos aquel espaciu.

Inda hai más matances nes colmenes. La primer reina que naz mata a les más débiles pan nun tener competencia. Si por dalguna razón se xunten dos reines nuna colmena, si tienen sitiu nel caxellu fórmense dos grupos, caún controláu por una d’elles. Un de los grupos enxama a la gueta d’una nueva «casa» afayadiza. Si la colmena ye pequeña, son les obreres les qu’obliguen a les reines a engarrase, hasta que la más fuerte mata a les otres. Cuando muerre una colmena, darréu, les abeyes d’otros caxellos tán sollertes y apúrense a robar el miel. Inclusive lleguen abeyes d’otros cortinos.

Ye perguapa la escena de «garrar l’enxame». Suelen salir pel branu, cuando la calor aprieta y los campos tán floríos. Yera entós cuando’l paisanu que quería garralu, encomenzaba col ritual. Un calderu con agua y a chapicar p’arriba y a tira-yos tierra a les abeyes, mientres repetía: «pousa, pousa, pousa? arriba, arriba, abeya maestra» y petaba nel truébanu con un palu. El truébanu untábase per dientro con ceres de miel y rustíase con yerba abeyera, planta de los xéneros Melissa o Mentha, mui arumosa. El so golor atrái a les abeyes. Facíase un poco de fumu con un trapu que nun quemase. Nun yera’l llabor fácil, sobre too si la maestra yá tenía escoyío’l sitiu pa posase. Según los espertos, son les abeyes esploradores les encargaes de buscar un llugar afayadizu onde asitiase. Había, entós que «convencer» a la maestra, y tres d’ella diben toes entrando nel truébanu. A veces pósense nos sitios más inesperaos. Na mio casa, fai años posóse ún ente’l teyáu y el techu. Allí atoparon les abeyes un furacu qu’enllenaron de ceres y llegamos a tener nel techu’l pasiellu una bona mancha de miel. Hubo que xubir al teyáu pa “garrar l’enxame”, y sacales d’ellí. Y va pocos meses posóse un enxame nel campanariu de la ilesia de Belén. Allí les abeyes buscaron abellugu y la so danza competía los díes de fiesta colos danzantes nel campu.

Cuando l’enxame salía del cortín los amos diben tres d’él a ver onde se posaba, y anque fuera en terrén ayenu teníen drechu a recoyelu. Si se-yos escapaba ensin que lu vieren, podía garralu cualquiera. Esto daba a veces llugar a amarradielles. Discutinios pa saber quién yera realmente’l dueñu l’enxame. Si l’enxame sal sin reina, les abeyes vuelven pa la colmena. Actualmente siguen saliendo los enxames, pero dalgunos apicultores utilicen técniques más modernes pa cuidar les colmenes.

Podía hasta dase’l casu de que daquién robare los truébanos. Tapaben con un sacu la entrada y cargaben col truébanu hasta llevalu al so cortín. Cuéntenme d’un casu nel que’l dueñu tenía un gran disgustu y hasta lloró poles sos abeyes. Él yá sospechaba del lladrón. Entós intervieno’l cura. y dixo en misa:

-»El que roubó’l truébanu del cortín X tien una abea na boina». Hubo ún qu’echó rápido la mano a la cabeza y asina delatóse delantre de toos.

Había que mirar toles colmenes pa ver el miel que teníen y cortalu, siempre dexando un poco de les ceres pa que comieren elles. Si nun se-yos corta’l miel faense folgazanes y nun trabayen namás que pala gastu d’elles. Les ceres, dempués d’apretales pa sacar el miel, vendíense al «cereiru», figura que güei desapaeció del paisax asturianu. Anque si s’espardió enforma l’artesanía de les veles y oxetos fabricaos con cera.

Tanto pa esmelgar como pa garrar l’enxame hai que protexese con ropes afayadices, pa non sufrir picadures, que son mui doloroses. Agora yá hai traxes especiales pa trabayar nes colmenes. Les abeyes claven el guión, anque-yos cueste la vida. La picadura d’abeya, pue resultar peligrosa. D’otra miente, al velenu d’abeya atoparon-y güei aplicaciones terapéutiques.

En munches caseríes d’Asturies hai cortín, agora con colmenes preparaes pa sacar más rindimientu, compartiendo espaciu colos truébanos tradicionales.Éstos tán fechos de tueros güecos, casi siempre de castañu vieyu, qu’a veces yá taba tubáu. Dempués de recoyer l’enxame, tápase’l truébanu cola calduya, que ye una corteya d’abedul o de corchu de forma circular, bien sellada al truébanu con bul.la de vaca, pa que nun tengan claridá dientro, pues sinón les abeyes nun trabayen. Enriba lleva una llábana pesada p’asegurar el zarramientu. El truébanu tien un furaquín pa que les abeyes puedan entrar y salir. Güei n’Asturies hai apicultores mui preparaos, pa sacar bon rindimientu de les abeyes y van perdiéndose estes formes tradicionales.

Amás de fabricar miel, les abeyes esparden el polen de les flores, tan importante pa la pervivencia de les plantes. Sin el so llabor munches especies vexetales tenderíen a desapaecer.

Dende hai unos años hai una gran esmolición a nivel mundial pola misteriosa desapaición de les abeyes. Esti fenómenu encomenzó n’ EEUUy yá s’estendió per tol mundu. Fenómenu que preocupa a los investigadores que nun se ponen d’alcuerdu sobre les causes que lu provoquen.

Son perinteresantes les creencies populares alredor d’estos animalucos Dizse que si una abeya entra en casa ye señal de que va haber visita, pero si la mates, la visita nun va ser mui agradable. Estes creencies nun son esclusives d’Asturies. Hai munchos llugares del mundu, yá dende l’antigüedá, qu’alimenten supersticiones sobre estos inseutos.

Según nos diz l’investigador Xuacu López Álvarez, la creencia más estendida ye la que rellaciona a les abeyes con «la idea d’ una supervivencia del alma dempués de la muerte». N’Asturies lo «sagrao» de l’abeya espeyábase nel comportamientu que teníen los paisanos con elles. Enxamas discutíen nin blasfemaben delantre de les abeyes y cuando falaben d’elles llamábenles «abeyines de Dios, pitines de Dios y bendites», pues creíen que yeren llevadores d’almes o representaciones de les mesmes. Cuando morría l’amu d’una casa, la familia tenía que comunica-ylo a les abeyes, porque sinón taben na creencia de que morría l’enxame o que fuxía en busca de la so alma.

Asina, l’abeya, amás de ser un animal mui apreciáu polos sos productos y funciones nel campu asturianu, merez un respetu especial por tol simbolismu que tienen afitáu.

En Belén armóse’l belén

admin (13 de enero, 2010)

Nacimientu Viviente en Belén

Nacimientu Viviente en Belén

Domingo, Johana  y Nora

Misterio: Domingo, Johana y Nora

Representación del nacimientu viviente nel pueblu valdesanu del mesmu nome que’l llugar onde Xesús vino al mundu.
La parroquia de San Salvador de La Montaña del Ríu Negru (Valdés) tien como cabecera’l pueblu de Belén. Esta parroquia ye la más estensa del conceyu y d’ella formen parte un total de 29 llugares, ente aldees, caseríes y brañes, con una población d’unos 613 habitantes.

Belén ta asitiáu nel km 17 de la carretera qu’une L.luarca y Villayón por La Montaña. Ye la capital d’una estensa parroquia de 53 kilómetros cuadraos que poles sos carauterístiques orográfiques nómase La Montaña. Per Belén pasa una de les rutes del Camín de Santiago. Según la tradición oral, dizse qu’un pelegrín perdió nesti llugar un escapulariu o una medaya de la Virxe de Belén. Los devotos, al encontrala, llevantaron una capiya n’honor de Nuestra Señora de Belén.

La primera ilesia n’honor de San Salvador fízose sobre una abadía o monasteriu nes cercaníes del puente de Busecu, sobre’l Ríu Negru, que dio llugar al nome que tien actualmente la parroquia: San Salvador del Ríu Negru. Los párrocos, dempués de varios incidentes y conflictos, viéronse na necesidá de treslladar la Ilesia y cementeriu, axuntándolos al primitivu santuariu de la Virxe de Belén.

Güei la ilesia permanez nel mesmu llugar. El cementeriu, sin embargu, foi treslladáu, a primeros del sieglu XX, separándolu unos cien metros de la mesma.

La parroquia de La Montaña ye llugar habitáu dende mui antiguo, asina lo demuestren los monumentos megalíticos que s’atopen nesta fastera y una calzada empedrada que cruza pel altu la sierra de La Degol.lada.

Según los datos ufiertaos por Pascual Madoz, el rei Fruela II donó esta parroquia a la Ilesia d’Uviéu. Asina apaez na cédula mandada al so favor, na que-y da’l títulu de San Salvador d’Orbaga, por ser el pueblu más principal y céntricu d’ella, conocíu güei como Ordovaga.».

Nesti llugar de Belén, el pasáu día 27 tuvo llugar la representación d’un nacimientu viviente. Nengún llugar meyor que Belén pa sirvir como escenariu del nacimientu de Xesús. Recuperamos asina la tradición d’esta representación que yá se venía faciendo con ésitu na década de los ochenta, y que foi dexándose por diverses circunstancies. Fueron naquella dómina munchos los mozos y moces los que representaron a José, María y el Neñu, a los Magos y a los pastores. Dalguna pareya dempués de coincidir nesta representación, llegaron como pareya al altar, y son güei felices pas de familia.

La iniciativa de recuperar esta tradición relixosa parte del párrocu D. Emilio Menéndez Menéndez y de l’asociación de vecinos, que la organizaron conxuntamente cola animada collaboración de los vecinos, qu’en pocos díes sacaron de los baúles les ropes d’antaño pa vistise de pastores aldeanos, tal cual seríen si nesti Belén de Valdés ocurriera’l nacimientu del Neñu Xesús.

La representación trescurrió na ilesia parroquial, a la hora la misa. Foi dalgo prestoso y emotivo, y vivío con entusiasmu polos asistentes. Un portal improvisáu con paya, piedres y palos que s’asemeyaba bien lo que pudo ser el portal de Belén fai 2009 años. Ta visto qu’onde intervién la mocedá hai ilusión, y anque seya con pocu tiempu too sal bien.. Por eso permítome nomar dalgunos de los collaboradores, ente los qu’amás de la mocedá hai dalgún yá más entráu n’años qu’entovía nun perdió l’humor. Nel papel de la Virxe, Johana Santiago Álvarez de Siñeiriz; José, representáu por Domingo Rodríguez Santiago de Concernosu, y el neñu, Nora Formariz García, que tuvo sonriente y quietina mientres duró la representación. Nel papel de los Reis Magos, Darío González Menéndez de Menudeiru, Daniel Suárez Álvarez de Los Piñeiros y Jorge Fernández Varela d’ El Teixidal de Baxu. L’ánxel tuvo representáu por Valeria Menéndez García de Los Conqueiros. Y Herodes por Ernesto García de La Degol.lada. Los y les pastores, de toles edaes, dende dos años hasta los ochenta, fueron vecinos de la parroquia vistíos pa la ocasión. Nos cestos llevaron distintos productos de l’aldea y nun faltaron hasta suaves y mansos coneyos. Tampoco faltaron les rosquíes nin el xerez, colo que nos obsequió Isolina del Quinto. De narrar el testu encargóse Maite García Mayo de Los Conqueiros.

Foi muncho’l públicu asistente a esta representación. Ello animónos pa entamar pronto a preparar les Navidaes d’esti añu 2010 qu’acaba d’encomenzar. Y aprovecho yá pa invitar a vivir el Nacimientu nesti llugar míticu de Belén a toles persones que quieran acompañanos.

Termina esta celebración cola llectura d’un testu del que ye autor Silverio Cerra Suárez, profesor del Seminariu d’Uviéu. Un testu lliterariu, ¿de ficción?, publicáu en La Hoja del Lunes del 22 d’avientu de 1986, qu’asitia como posible escenariu del Nacimientu de Xesús a Belén de Valdés. Testu que reproduzo a continuación.

«Según los Evangelios, Jesús nació en Belén de Judá, (?) una ciudad de Judea, al sur de Jerusalén. Pero, además de los cuatro Evangelios canónicos reconocidos por la Iglesia, hubo otras biografías de Cristo, apócrifas o legendarias que cambiaban o añadían diversos detalles de la vida del Señor. En la ordenación de la biblioteca del Seminario de Oviedo apareció un papiro, similar a un apócrifo, que traducido sitúa la cuna de Cristo en el pueblecito valdesano de Belén. El papiro dice así:

»En el año 26 de la llegada a Luarca de las invictas legiones, en los grises días del solsticio invernal, por el camino de naciente llegó a nuestro lugar una familia que constaba de dos personas. La mujer venía sobre un asno pequeño y fatigado. Vestían ropas pobres y desconocidas en este país. En su compañía llegó el publicano que cobraba el pontazgo del río Esva. Encontró a su colega en el pórtico de columnas, por donde pasaban los fardos y ánforas camino de las galeras y comentó que aquella era la más extraña pareja que nunca había visto, pues, siendo dos, todos sus gestos y andares los iban haciendo como si entre ellos viniese una tercera persona invisible; él mismo se había sentido tan atraído por ellos que les devolvió, la primera vez en su vida, los cuatro óbolos del peaje.

»Los recién llegados no conocían las hablas astures y apenas el latín. Eran portadores, sin embargo, de una tésera o cédula sellada por los prefectos de Cádiz, Mérida y Astúrica (Astorga), otorgándoles licencia para empadronarse en el censo universal, que entonces se realizaba en una aldea de estas montañas llamada Belén. El centurión que custodiaba el puerto mandó a los duunviros que los albergasen. Al día siguiente los encaminó hacia Belén y para que no extraviasen la ruta que bordea el río Negro ordenó a un legionario nativo los acompañara diez estadios. Cumplidas las calendas, por la zona se propagaron extrañas nuevas. Se dijo que, llegados a Belén, se habían refugiado en un cobertizo a la salida del pueblo y allí, al poco de llegar, la mujer dio a luz un niño en medio de una noche henchida de luces e inquietantes signos. A las pocas horas comenzaron a acudir pastores desde las brañas vaqueiras valdesanas y tinetenses.

»Nadie supo explicar quién había convocado en el mismo punto a gentes de tan remotos lugares. Corrían alegres por los altos vericuetos trayendo sus regalos natalicios: odres de leche, quesos sin fermentar y hasta cabritos. El astrólogo que adivinaba en la villa sufrió un pasmo que le privó del habla hasta los idus de febrero al ver una estrella nueva que entonces comenzó a brillar con más fulgor que ninguna en el ángulo del cielo que recortan las cumbres del Estoupo y de Panondres. Y pasadas las semanas los caminos trajeron al pueblo druidas y magos que desde todos los castros de lugones, pésicos o albiones se acercaban con sus tocados de ceremonia a rendirle pleitesía a aquel niño con la más reverentes prosternación. Los vecinos de Belén no se recobraban de su asombro. Tras el empadronamiento fueron admitidos en el clan de la aldea sin necesidad de iniciación. Les construyeron una palloza redonda y les asignanron un quiñón de los bienes comunales. Y allí felizmente vivieron dos años. Luego marcharon en silencio. Nadie supo hacia dónde. Pero más tarde un buhonero fenicio, que trajinaba con adminículos de marfil y bronce, llegó a este puerto para embarcarse hacia las islas Casitérides. Mientras esperaba que se alzara propicio el viento austral, relataba sus viajes. Así llegó a contar cómo había tropezado en la Ruta de la Plata con una familia que hablaba arameo y que desde las montañas astures bajaba hasta Cádiz para embarcar hacia Oriente.

»Los circunstantes en el foro marítimo de esta villa se miraron unos a otros y comprendieron de qué familia se trataba y por qué se había marchado de esta comarca. Sin embargo no le hicieron preguntas, ni hablaron entre ellos. La verdad es que hablaban poco de aquella familia cuyo recuerdo les creaba una vaga agitación; no sabían si de inquietud o de alegría. Es que en el fondo de sus almas estaban convencidos de que tras el nacimiento de aquel niño todo era diferente».

Animales de Casa: el gatu

admin (30 de diciembre, 2009)

Romeo

Romeo

gatos de Ramón y Mª Jesús- El Teixidal-Valdés

gatos de Ramón y Mª Jesús- El Teixidal-Valdés

Llimpios, llibres y namoradizos, tan bien integraos en distintos ambientes domésticos
Mientres escribo estes ringleres, el mio gatu, como otres munches veces, mírame y ronronia sentáu enriba l’escritoriu, casique tapándome la pantalla l’ordenador, y de xemes en cuando, xuega cola so patina a cazar les lletres y el cursor que se mueve a bona velocidá. Un gatu xuguetón y cariñosu, pero, eso sí, independiente, como tolos gatos. Xuega y revuélcase pel suelu y tien controlaos tolos nuestros movimientos y tolo que pasa na casa. Paez que ta dormiendo ciegu y apaez de sópitu, miagando insistentemente si na cocina-y güel a carne, o a melón, o a pataca crudo, los manxares que más-y gusten. Xunto a mi, mientres escribo, pásase les hores muertes, a veces faciéndome dalguna travesura, desordenándome los papeles o tirándome les fueyes al suelu. Entós écho-y la bronca y fálta-y tiempu pa salir escopetiáu, col rabu llevantáu, pa dir tumbase n’otru llugar de la casa onde pueda tar tranquilu, como a él -y gusta.

A veces llego de la calle y atópolu sentáu enriba’l taquillón, estiráu ya inmóvil, como si fuera una figura d’adornu, hasta qu’abre los güeyos y me mira fixamente ensin más esmolecimientu. Y sigue dormiendo y dormiendo, buscando los llugares onde hai más calor, y dexando, si pue ser, que lu caleza’l sol, cuando entra pela ventana, o bien espanzurráu nel suelu aprovechando, agora n’iviernu, el calor de los tubos de la calefacción. Pero tamién lu puedo alcontrar enriba’l televisor o en cualquier llugar altu, onde nos mira maxestuosu y desafiante, como quien quier recordanos que ye l’amu, porque los gatos siéntense dueños del llugar onde viven y, si los dexes, quieren demostrátelo.

A veces pienso que ye un «gatu pijo», sobre too si lu comparo colos munchos gatos que tán perhí, al debalu, caleyando y murando per praos y montes a la gueta’l sustentu. Tienen que lluchar contra toles adversidaes del mundu gatunu. Y, más d’una vez, tienen que dase de pates pa defendese de la raposa y d’otros animales que los amaguen. Los gatos son necesarios n’aldea, y si por dalgún motivu la casa se queda ensin gatu siempre hai dalgún vecín que tien camada y pue regalar. Les gates tienen una camada cada pocos meses, asina nun ye fácil que n’aldea merme la población de gatos. La gata pare nun llugar escondíu y cuando los gatinos son yá un poco grandinos treslládalos d’un llau pa otru, xugando al escondite cola niada pa llibralos del peligru. Da gustu vela llevalos na boca, ún per ún, hasta’l llugar escoyíu pa tenelos a salvo y pa que naide los moleste, anque non siempre se-y llogra. Hai veces que les gates, si tienen una camada mui grande, vense aburríes pa crialos (debe ser la depresión pospartu) y una vez que-yos paez que se puen valir por si solos, la gata acaba marchando de casa, como quien-yos dexa sitiu pa qu’ellos moren nel llugar. Esto pasó con una gatina que tuviemos n’aldea, llamada «Rosi». Tuvo una camada de siete gatos y cuando fueron grandinos, dexólos ocupando’l so llugar y ella foise pel mundu. Volvía de xemes en cuando a comer, cada vez más de ralo en ralo y acabó marchando definitivamente. De xuru que n’otra casa atopó acoyida ensin tantu xaréu gatunu, porque los gatos son quien a cambiar de casa ensin pensalo muncho, si alcuentren otra persona-yos dea de comer y los trate bien. Tamién tengo na memoria a «Perico», un gatazu que vivió na mio casa de La Degol.lada abondos años. Un gatu de mui mal xeniu y que yera un gran cazador. Nuna ocasión tuvo ocho meses ensin volver a casa. Nun-y faltaben razones p’aquel abandonu del llar, pues anque de comer nun-y faltaba, la casa quedóse sola y eso de xuru qu’influyó na so decisión.

Ye increíble’l sentíu de la orientación que tienen estos animales. Una gatina con gatinos foi abandonada a munchos kilómetros de la so casa, porque los dueños teníen demasiaos gatos. A los ocho díes taba de vuelta nel so llar con tolos fíos. Eso danos cuenta del so instintu. Güei vemos munchos gatos caleyando pola ciudá a la gueta de sustentu. N’aldea arréglenseles meyor, caleyen y escalistren per uquier, y si nun ye nuna casa ye n’otra atopen alimentu.

El gatu llibre ye mui desconfiáu, dase mui mal a la mano y siempre ta sollerte. Anque-y ofrezas comida, bufa y saca les uñes si trates de garralu, y pue hasta rabuñate. Los rabuñones del gatu tarden muncho en curar y queda la señal pa munchu tiempu.

Tolos gatos, inclusive los que tienen techu, conserven el so instintu cazador. «Romeo», el mio gatu, hubo algún día que nel viaxe domingueru al pueblu de La Degol.lada, cazó un ratu, inda nun sabemos bien cómo y nun yéremos quien a saca-ylu d’entre los dientes. Otru día cazó un paxarín, satisfaciendo asina esi instintu que lleven dientro, qu’él pue prauticar bien poques veces.

Los gatos son animales mui llimpios, nun consienten emporcase siquiera cuando tán comiendo, poco que se manchen, hasta que nun se llimpien bien nun siguen comiendo. Ellos pasen munches hores al día de llimpieza. Nun me paez acertáu’l dichu de «llavase como los gatos», pues ellos llávense a conciencia, inclusive dempués de prauticar la monta cola gata.

Y los gatos namórense perdidamente. Namás fai falta oyelos pel Antroxu, época del cortexu, cuando salen «a moces» como se suel dicir n’aldea. Ruempen el silenciu de la nueche con fuertes miaguíes, engárrense por consiguir la gata más guapa y nesti viaxe amorosu cuerren peligros abondos. Sobre too, porque ante l’escándalu nocherniegu ta sollerte la raposa y otros animales pa poder sorprendelos cuando ellos, ciegos d’amor, son presa fácil pa estos depredadores. Tamién puen ser víctimes de la xente que soporta mal los sos glayíos que nun los dexen dormir. Al mío gatu una temporadina d’amor, salió-y al probe un poco cara. La so «moza», una gatina blanca que vive en La Venta (Valdés), vieno a pasar un mes con él, ¡como agora se lleva eso de vivir xuntos los novios?! Namoráronse muncho y cuando la gatina tuvo que regresar, a la so casa, «Romeo» nun podía soportar la so ausencia. Nun comía nin bebía, namás miagaba y el so comportamientu cambiaba por momentos. El veterinariu aconseyónos capalu, pa que nun sufriera esti desamor..

N’aldea siempre hubo gatos casique en toles cases. Búscase que seyan bonos muradores, pa que nun haya ratos pol alredor de la quintana. Estos gatos nun son tan afortunaos como los que tenemos nos pisos. El gatu na casa d’aldea nun-y dexen tar muncho en casa, a veces nun pue pasar de la puerta que ye hasta onde s’acerca a buscar comida. N’aldea más bien se tienen como dalgo útil.

A los que nos gusten los animales, namorámonos d’ellos, y formen parte de la nuesa vida. Son agradecíos y amorosos, y nesti mundu de güei onde hai tanta soledá y tanta falta de comprensión y cariñu, un animal contribuye a llenar la casa. Nesti espaciu de convivencia tampoco se cumple’el dichu «llévense como’l perru y el gatu» porque si perros y gatos tienen que compartir casa, lleguen a facese amigos, duermen xuntos y ye mui prestoso ver lo que se pueden llegar a querer.

Según nos dicen los historiadores, yá nel antiguu Egipto, teníen gatos pa protexer los graneros, pues alredor del granu había gran población de royedores que comíen bona parte de la collecha d’aquellos agricultores. Poco a poco fueron compartiendo espaciu colos humanos, como gran cazador de ratos, hasta llegar a convertise n’animal de compañía, de los más apreciaos, tanto que güei en munchos países d’Europa y USA la población de gatos que comparten el llar coles persones ye mayor que la de los perros. Paez ser que fueron los romanos los que llevaron esti felín polos llugares onde ellos s’asentaron. Pero ye a finales sieglu XIX, cuando s’anicia la cría d’esti animal ya intensifícase la rellación coles persones hasta llegar a ser güei ún de los animales de compañía más apreciáu.

D’otra miente, los cambios que se fueron asocediendo na nuestra sociedá influyeron tamién na rellación del home col gatu. Pasóse de les cases abiertes a los pisos. «Xaules» a les que’l gatu se foi adaptando perfeutamente y favorecióse asina una estrecha rellación del gatu colos humanos. Estos cambios favorecieron la so calidá de vida, duren más años y tienen menos peligru de padecer enfermedaes. Al empar, medró una gran industria d’alimentos y melecines pa mantener en forma a esti y otros animales de compañía. De toles maneres, el gatu ye un animal mui duru, dizse d’ellos que «tienen siete vides».

El gatu ye un animal mui almiráu y ye una mascota especial y recomendable. N’actualidá hai alredor de 50 races de gatos que fueron llográndose por mutaciones y combinaciones xenétiques de les que podemos escoyer a la carta, más que nada, porque cuestiones de gustu personal, porque, según los espertos, el so comportamientu ye asemeyáu en toles races. A la hora d’escoyer nun podemos dexanos influir por supersticiones, porque sinón, naide tendría gatos negros en casa, pol aquello de que «ver un gatu negru, trai mala suerte».

Y pa finar, agora que lleguen los Reis Magos y munches veces tienen la ocurrencia de poner una mascota, hai que tener en cuenta qu’un animal nun ye un xuguete. Requier munchos cuidaos y una vez que determinamos traelu a casa, forma parte de les nueses obligaciones. Amás de ser un delitu, l’abandonu ye mui triste.

Animales de casa: el gochu

admin (17 de noviembre, 2009)

]El gochu, animal mui apreciáu y base del sustentu na casería asturiana.
La palabra gochu n’Asturies tien connotaciones poco prestoses, tanto en masculín como en femenín. Un «gochu» ye’l qu’anda puercu y nun tien cuidáu de la so hixene personal, pero tamién significa que nun ye noble y refierse, picardiosamente, a aspeutos rellacionaes col sexu. Un «gochón» ye aquel que’anda tol día tres de muyeres pa satisfacer el so instinto sexual, ensin nengún tipu de reparu. Y tocante a les muyeres, ser una «gocha» tamién tien les sos connotaciones poco prestoses. Refierse a la muyer qu’anda puerca o tien la so casa descuidada, y tamién se refier a delles práctiques sexuales, mal vistes pola xente. Hai un dichu bien significativu referíu a esti significáu. «Ye gocha como les de doce tetes». Otru refrán que vien al casu, esti mui machista: «A la muyer búscala llimpia y flaca que gorda ya gocha yá se volverá colos años». Esti nun me presta nada. De xuru que lu inventó un «gochón».

Pero yo nun voi falar d’estos «gochos» y «goches», qu’habelos hailos. Yo voi referime al gochu, al animal bien apreciáu na casería pola so carne, porque foi y ye entovía’l sustentu de l’aldea. Escribo esti artículu xustamente’l día de San Martín. Quiciabes pola época na que se celebra esti Santu, llámase samartín a los productos que se saquen del gochu y tamién al actu de matalos y a tol ceremonial que lleva al so alredor.

«Por Samartín gruñe’l gochu nel cubil». Buscábase esta época na qu’empieza’l fríu de la seronda pa que’l tocín y los xamones salaren bien, porque si nun cuerre la salmuera, piérdese la carne, o los xamones queden dulces y pícalos la mosca cuando llega la calor.

Esti llabor de la matada’l gochu yera y ye en dalgunes aldees entovía un acontecimientu que se comparte colos vecinos y colos familiares, y onde la muyer lleva’l pesu de les más de los llabores, magar l’home, sobre too el matachín, algame gran protagonismu. Buscar la fecha nun dexa de ser complicáu, porque hai que ponese dalcuerdo colos vecinos que solíen ayudar y tamién cuntar cola Lluna; la matada ha facese en cuartu menguante, pola mor de que sinón el tocín y el xamón críen saltones. La cena’l día la matada ye toa una fiesta.

Hasta casi mediaos del sieglu XX inda había cases nes que se picaba y s’embutía a mano. Llueu llegaron les máquines d’embutir, de les que nun tengo mui bon recuerdu, pues, siendo yo pequeña, por querer escaciplar y sabelo too y por andar metiendo’l deu onde nun debía, la máquina de picar cortóme’l deu corazón, y quedóme la señal pa tola vida. Mio má foi la sanadora del mio dedín, que casi me quedó colgando.

Llueu llegaron les máquines eléctriques, los conxeladores y demás sofitos qu’ameyoraron enforma esti llabor de preparar el gochu pa comelu tol añu.

Nun puedo escaecer tampoco’l día que se facía’l pan en casa, y nos tocaba saboriar el bollu preñáu con un chorizu dientro, y el rapón tan rico, tamién a base de pan de maíz, tocín y chorizu. Sabores que tovía tengo la suerte de siguir disfrutando de xemes en cuando; bollos y rapones fechos por mio ma que ye una gran cocinera.

De cómo taben los gochos cuidaos dicía muncho a favor o a la escontra del ama la casa. Si son grandes y gordos ye señal de que la muyer los ceba bien. De la bona cebadora dizse que ye «farta» (arrogante), tamién pa la xente. Tiense en gran estima ser bona cebadora de gochos, y cuando daquién visita la casa poder enseñá-ylos con arguyu.

Animales delicaos, qu’había que cuidalos abondo, sobre too cuando se capaben. El capador venía n’iviernu, cuando entovía yeren pequeñinos. Esto facíase pa qu’engordaren más y pa que tuvieren tranquilos nel cubil. Hai tamién la creencia que si los gochos y goches se críen ensin capar, llueu la carne sabe a mexu y nun hai quien lo eche al cuerpu. Los únicos que se llibraben yeren el borrón y la gocha de cría. Yera esti un momentu delicáu pal gochu. El capador tamién tenía que ser artista. Los díes que siguíen a la capadura, yeren de munchos cuidaos. Mullíenlos con paya, en vez de con ganza, como yera davezu, y procurábase que tuvieren llevantaos pa que nun se-yos apegaren les tripes.

Yo recuerdu al capador con un poco de rocea. A los nenos nun nos gustaba esi momentu, porque los gochinos, inda pequeñinos, gruñíen muncho y pasábenlo permal, y los nenos nun lo comprendíemos. Después, na mio época d’estudiante, conocí a Pelayo, un capador que s’agospiaba en L.luarca na mesma casa que yo y otres estudiantes. Asina cambió pa mi’l conceutu que tenía del capador. Pelayo yera una persona agradable y cordial.

Rellacionáu con esti fechu hai un guapu dichu: «Tovía ta’l capador enriba la gocha», que suel dicise cuando daquién nun acabó una faena que puede tener trescendencia.

Alredor de los gochos funciona tamién la maxa popular. A veces, ensin motivu aparente, pónense malos. Una de les enfermedaes que-yos afeuta ye’l «mal roxu». Sálen-yos unes ronches coloraes penriba’l llombu. Antaño curábenlos untando-yos el llombu con aceite y clara de güevu y dándo-y unes friegues con paya, p’activar la circulación.

Pero más peligrosu ye’l «mal del güeyu» que pueden sufrir si dalgún bruxu o bruxa s’acerca pela corte. El «mal del güeyu» manifiéstase de distintes maneres. Según creencia popular, el gochu dexa de comer y hasta puede acabar morriendo. Cuntábame mio güela un socesu a esti respeutu. Tenía ella un gochín bien cuidáu y vieno pela corte un paisanu de lloñe que tenía fama de bruxu. Namás que vio’l gochu, pasó-y la mano penriba’l llombu y dixo-y: «mialma ya muitu bonu». El gochu cayó muertu al instante. Ella encomenzó a dar voces, pero yá nun hubo remediu pa talu embruxamientu.

La xente de bon aquel cuando entra nel cubil ha dicir «Dios los guarde» o «San Antonio los guarde». Les ofrendes a San Antonio yeren y son frecuentes, y en munches ilesies permaez el cepu de San Antonio que sigue teniendo ofrendes por esti y otros animales de la casería.

La muyer tien gran responsabilidá na crianza del gochu a la hora d’arreglalu pa consumilu, pero sobre too na so distribución. Tiempos atrás, la muyer yera la encargada de que los productos del gochu llegaren pa tol añu y sinón darréu la tachaben de desbaldidora. Delles partes más apreciaes reservábense pa les ocasiones. Como exemplu, la caramiel.la pal Antroidu, el llacón pal día la fiesta y pa les mayaes y sementeres. Taba mui mal vistu que s’acabaren les morcielles o los chorizos anantes de que llegar’l samartín siguiente. Esti llabor solía controlalu la muyer más vieya, que yera l’ama. Ella yera la que tenía la llave l’horru pa mirar poles provisiones del gochu, pa dir enseñando a «la nueva» a tener arreglu y a ser bona alministradora de les viandes. N’actualidá la economía de l’aldea cambió. Amás de gochu, cómense otres coses y ye muncho más fácil distribuir la so carne durante l’añu.

Y lo que ye la modernidá. Lleí va unos díes una noticia que me llamó abondo l’atención. L’artista belga Wilm Delvoye amuésanos nuna galería d’arte de París gochos guapamente tauaos. Paez ser que tien en China una granxa de gochos onde éstos se crían en llibertá y na so piel dibuxa l’artista un tautaxe caprichosu. Cuando-yos llega a estos gochos el so samartín (como a toos), l’artista ufiérta-yos la carne de los gochos a los campesinos del llugar y él quédase col pelleyu que llueu lo vende a los escéntricos coleccionistes d’arte modernu. De cinco gochos presentaos en París, dos yá teben vendíos enantes d’exhibise na sala d’esposiciones. Otru aprovechamientu más del gochu, esti de xuru que millonariu.

Per otru llau, el gochu ta poniéndose de moda como mascota y animal de compañía. Eso sí, el gochu vietnamita, que ye más pequeñín y supongo que menos neciu que los gochos nacionales o los celtes (gochos autóctonos). Sinón estráñame abondo que lleven camín d’ellos.

Y l’espaciu nun da pa más, pero permitíime recomendavos la revista «Cultures» n.º 9 qu’edita l’Academia de la llingua. Nella una riestra d’autores cuntamos munches más coses sobre esti animal tan apreciáu na casería y polos bonos comedores.

Gochos na cubil. Casa Lin. La Montaña (Valdés)

Gochos na cubil. Casa Lin. La Montaña (Valdés)

Embutíu curando. Casa Pachín. La Degol.lada (Valdés).

<img src="https://blogs.lne.es/esthergarcia/files/2009/11/embutiu-curando-casa-pachin-la-degollada-valdes4-300×225.jpg" alt="Embut

Animales de casa:el burru

admin (29 de septiembre, 2009)

Estherina y Tin col buelu Ricardo y el burru Cuco. La Degol.lada.1982

Estherina y Tin col buelu Ricardo y el burru Cuco. La Degol.lada.1982

Imáxenes de la infancia de una cabalgaúra en víes de desapaecer

N’Asturies, nomamos burros a tou tipu de caballeríes. El caballu, y el burricu o pollín formaron parte, hasta hai bien pocu tiempu, del paisax asturianu; pero agora, pola mor de la motorización y de la entrada de la maquinaria n’aldea, yá se pue prescindir del burru como animal de carga y de llabor, y los pocos que queden son un caprichu de los sos dueños. Práuticamente perdió tola utilidá llaboral.

Pa los que, como yo, de pequeños conocimos esti animal que tanto nos prestaba, y que formaba parte de la nuesa diversión ya ilusión, güei, cuando vemos un burru paciendo nun prau, ye pa nós una estampa que nos trai a la memoria guapes imáxenes de la infancia.

Alcuérdome bien de los mios tiempos d’escolina. Ente les llectures que nos ponía la maestra, la de «Platero y yo», de Juan Ramón Jiménez, gustábame especialmente, porque a «Platero» rellacionábalu guapamente col burru, que pa nós yera tán familiar n’aldea. Esta descripción tan tienra de «Platero» que nos dexó’l nuestru premiu Nobel intensificaba inda más el sentimientu afeutivu que yo tenía polos burros.

D’otra miente la palabra burru tien otres aceiciones más desafortunaes, porque naide quier «ser un burru», nin quier que lu llamen «burru», nin «pollín», nin que lu pongan «a caer d’un burru»? Sicasí, el burru, el caballu, el machu, la mula, son équidos toos ellos que tienen pa los aldeanos un aquel especial.

Na mio casa nun tuviemos nunca un pollín. Anque a mi bien que me gustaría. Mio pá dicía que nun podía tener dos burros, nun-y cabíen na corte y había que mantenelos. Entós nosotros, de neños, enfotábemonos nos del vecín. Había un burricu en Ca’l Xastre (vecinos casi de puerta), y yo montábalu cásique como si fuera de casa. Yera un burricu de color gris, non mui grande, pero que magar el cariñu que yo-y tenía y lo que me prestaba montalu, yera mui falsu y tiróme unes cuantes veces. Nada grave y entós repetía y dába-y un paséu cada vez que me dexaben.

Un día, a la escurecida, cuando nos disponíemos a llevalos al agua, a la Fonte’l Regueiru, como yera davezu, yo diba a caballu del burricu, que taba abondo viciosu, porque taba bien manteníu y poco trabayáu y Adelu, el vecín, a caballu del so machu, que tamién-y gustaba galopiar. Asina, con esti cuadru tan prestosu, empobinábamonos engayolaos camín de la fonte. Aquella fonte onde mora una encanta que guarda un tesoru escondíu nel prau del Furacón. Siempre que díbemos a aquel llugar d’agua y tesoros, díbemos cola cuenta de ver la encanta. Pero aquel día tampoco la vimos. Aquel día, el burricu taba alteriáu y salió al trote. Garró gran velocidá per aquel camín enllenu de piedres y de furacos. Yo tambaliábame enriba l’animal, que como yera dalgo atravesáu, en vez de dir pel camín drechu, foise per un carreiru peligrosu que pasaba a cierta altura del pozu onde taba’l bebederu. Enfotáu n’apagar la sede darréu, el pollín dio un saltu y yo caí al pozu, ante l’espantu del animal, que pegó la vuelta escopetáu… El mio vecín, que diba detrás, asustáu pol estruendu qu’amañamos el burricu y yo al caer al agua, soltó’l machu y foi nel mio auxiliu. Yo tampoco podía disimular el sustu y suspiraba, cola ropa pingando, sobre too pensando na que m’esperaba en casa.

Armóse un gran xaréu nel pueblu. Les dos caballeríes escaparon al galope camín alantre y fueron dar a un eiru de maíz del pueblu vecín, onde comieron a discreición hasta fartase bien. Mentanto, yo recibía una bona riña na mio casa, pues tenía prohibío acompañar al vecín a llevar los burros al agua. Cola ropa apegada al cuerpu y temblando de fríu, mio ma apurábase a dicime: «Anda, que güei foi bona, garrarías una pulmonía ya pa enriba los burros desapaecieron». Y nun paraba de reñeme por desobediente. L’amu de los burros y otros vecinos, ente ellos mio pá, tuvieron media nueche buscándolos a ver ónde fueran a parar. Dende aquel día tenía que conformame con sentilos rinchar ya velos «ganar la cebada» cuando volvíen d’apagar la sede. Pero eso sólo por un tiempu, porque nun dexé de dir dalguna qu’otra vez a escondíes a «llevar el burricu al agua» con Adelu. N’otres cuantes ocasiones caí d’aquel burricu falsu, pero gayasperu, que tanto me prestaba y del que guardo un recuerdu mui especial.

Na mio casa había naquel entós un machu, tamién enforma bisueñu, pero que como-y sabíen les zunes que tenía, mio pá y mio ma yeren quien a dominalu y podíen utilizalu como animal de carga, y tamién pa dir a la villa a mercar. Yera naquel entós el mediu de tresporte más xeneralizáu. Tengo bien nidio na memoria aquellos viaxes a la villa de L.luarca, a caballu del machu, con mio ma. Ella sentada n’albarda y yo na piquera. Cuando llegábemos a L.luarca, el machu dexábemoslu nel ferrador, o nel ríu, nel llugar nomáu La Feria. Na parede había unes argolles de fierro pa poder atalu. Nun se m’escaez aquel día que cuando mio ma lu foi a buscar, lu atopó sufriendo muncho, porque dalgún sinvergüenza-y cortara’l rabu a rayente hasta facelu sangrar, quiciabes p’aprovechar les sedes. El machu rinchaba y taba mui nerviosu. Mio ma disgustóse muncho.

Después d’esti machu tuviemos una mula, nomada «Fabiola», que tuvo la probe mal final. Un día foise a vueltes hasta’l ríu porque la carga de yerba que llevaba, torcióse-y pa debaxo la barriga y fíxola perder l’equilibriu. N’aldea perder un animal yera una desgracia, non sólo polo que costaba llegar a otru, sinón porque pue dicise que formen parte de la familia y, emocionalmente, suponía un gran disgustu.

Yo tamién conocí a «Cuco», l’últimu burru (caballu) qu’hubo na mio casa. «Cuco» yera mui dócil y ayudó muncho a trabayar. Tamién los mios fíos disfrutaron d’él dándo-y dalguna qu’otra galopiada y llevándolu al agua, de xemes en cuando, nes llargues temporaes que pasaben de nenos en La Degol.lada. Vendiéronlu los mios pas con muncha pena cuando yá nun lu podíen atender. «Cuco» foi l’últimu animal de llabor qu’hubo naquella casa. Güei nun vienen nin tan siquiera les andolines a facer el ñeru a la corte onde había tantu bulliciu n’otros tiempos non mui llonxanos, porque, poco a poco, como otres munches cases d’aldea, acabóse ellí l’actividá rural. «Cuco» marchó per La Estrechina colos güeyos tristes, y na mio casa les llárimes anagaben los güeyos y el corazón de los mios pas. Llárimes que simbolicen la tenrura y el cariñu que se-yos tien a los animales colos que se comparte na casería tantos momentos de la vida.

Agora vuelven los caballos a l’aldea, pa montalos por gustu cuando’l tiempu da pa folgar, pa dir pasiar y facer rutes a caballu. Son más bien animales de compañía. Dalgo bien prestoso. Guapos y elegantes, bien cuidaos y tamién viciosos. Los sos dueños, xeneralmente xente mozo, tiénenlos enseñaos pa que seyan obedientes y sumisos. Estos caballos cariñosos ya intelixentes siempre serán amigos del home.

Naquel entornu de La Degol.lada, onde yo disfrutaba col pollín y les sos galopiaes, hai agora una guapa yegua blanca, la de Fran. Llámase «Bambi», paz tranquila pelos praos y acércase cariñosa si-y ofreces un cachu pan. Y nel pueblu d’enfrente, Busecu, críense en llibertá, allá pelos montes de Capiel.lamartín y alredores, una bona manada d’asturcones roxos. Los asturcones son propiedá d’una parexa bien moza, David y Ana, que determinaron poblar aquella sierra con estos animales autóctonos. Los llobos, qu’abundan na zona, danse de xemes en cuando dalguna llacuada. Pero lo más importante ye que nun merme la ilusión de la mocedá pola querencia d’estos animales que siempre tuvieron averaos a la xente de l’aldea.

Yo dexé l’aldea va tiempu, pero a ella xúneme un filu invisible y tengo ellí parte del mio corazón y munchos de los mios recuerdos. Por eso vuelvo siempre que puedo. Sirvan estes llinies pa facer un homenax al burru, al caballu, a la mula, al machu y en particular a Cuco, l’últimu burru de la mio casa.

« Entradas Anteriores