“Ratón”, toru matón

admin (20 de agosto, 2011)

El xen del vampirismu, el placer de ver sangre pel suelu.Ver sangre corriendo pel suelu y muerte en direutu, alimenta’l morbu de la xente. Nun toi mui segura si esisten o nun esisten los vampiros. Refiérome a los que chupan el sangre, porque los que chupen enerxía, trabayu, y otres coses y s’apoderen del maxín de los demás, hailos, y abondos. A estos yo más bien los nomaría chupócteros, o chupones que viven de «chupar». D’otramiente, igual se podíen nomar vampiros a los que sienten placer con ver sangre pel suelu, como si s’alimentaren cola vista y disfrutaren del so color roxo intenso y del golor a sangre fresco.

Toi convencida de que la mayoría debemos llevar dientro’l xen del vampirismu. Y dígolo porque tolo que seya ver sangre derramáu, tien tantu morbu, que ye capaz de distraenos l’atención d’otres situaciones muncho más importantes poles que nos tendríemos qu’esmolecer. Pero estes noticies que saquen sangre y muerte en direutu, contribuyen a tapecer la realidá social que tamos viviendo, y como si fuera una bola de nieve, van medrando mientres rueden pelos telediarios y periódicos.

Nun dexa de ser tráxicu’l fechu de qu’un toru mate a tres persones, y cornie a más de cuarenta. Pero ye muncho más grave, que, «Ratón», el toru matón, se convierta nun animal estrella, que lleva camín de ser estrella de munches fiestes del nuesu tochu país. Tamos tan llocos que, a esti toru matón, van llevalu per pueblos y ciudaes pa que los más atrevíos disfruten d’emociones fuertes. Llevaránlu de xira per munchos llugares d’España, de xuru con un caché altu, como si fuera un artista de primera. Quiciabes axustáu en función del númberu de muertos y firíos que rueden peles places. Tamos tan llocos, que somos quien a convertir la muerte nun espectáculu. El sensacionalismu col que se presenten estos socesos, amosando escenes fuertes nes que la muerte tien presencia en primer planu, va contaxando a los telespectadores y hasta a los organizadores de festeyos.

A mi nun me gusta l’espectáculu de los toros. Quiciabes me llibré del xen vampiru, porque nun me gusta nada ver sangre pel suelu. Debe ser por eso polo que me llama l’atención el que por muncha tradición taurina que tenga un pueblu, lleven un toru peligrosu, como ye’l yá perfamosu «Ratón», sabiendo que lo más probable ye que caigan unos cuantos participantes machacaos pola so hábil cornamenta.

Cada pueblu será llibre de mantener les sos tradiciones, agora nun voi a entrar nesti tema tan complicáu, pero, en plenu sieglu XXI, polo menos habría qu’esixir seguridá dafechu y non soltar estos animales engafentaos, que se sabe por anticipáu que llevarán la muerte a les places.

Nesti sen, yo toi mui contenta porque’l conceyu Castrillón fuera declaráu, hai unos años, conceyu antitaurín. Abondo se sufre por otres coses ensin traer el sufrimientu a les fiestes.

Categoría: General Comentarios Comentarios (0)

Xube la marea

admin (6 de agosto, 2011)

L’augua pue llegar a inundar los requeixos más llonxanos.
Yo, que soi de tierra adientro, enxamás penséi que la marea podía ser tan grandona, y xubir tanto, que podría llegar a inundar los montes. Pero yá se sabe que’l mar ye abondo caprichosu y cuando embravez de verdá, ye incontrolable. Les foles puen chapicar a muncha distancia, ensin que seya necesario tar a la vera l’augua.

Mio güela siempre nos dicía que la mar yera mui falsa, y que tolos díes del añu tragaba a una persona polo menos, en dalgún llugar del mundu. Siempre nos ponía cuidáu pa que cuando díbemos a la Villa de L.luarca y nos llegábamos a ver el mar, o, yá de mozucos, a disfrutar de la playa, tuviéremos sollertes ante’l mar «traidor» como nos dicía ella.

Esto son coses de la xente que nun lo conocemos bien, porque los «pesquitos» de L.luarca como los d’otres villes marineeas, nun-y tienen a la mar nin plizca respetu. Ta visto que lo que se-y depriende a una de pequeña, queda grabáu pa siempre na memoria, y ya mui difícil desfacese d’ello, sobre too de los mieos. Deprendí a nadar con un profe lluarqués, que s’enfotó muncho conmigo, pero lo que nun consiguió foi que-y perdiera dafechu’l mieu al mar y a les foles. Sicasí, lo que güei daveras me sorpriende y me fai sentime impotente son otres marees producíes, non precisamente pola atraición de la lluna, sinón pola atraición de les perres. Marees que tán chapicando y llevando per delantre a abonda xente, enllamuergando terrén virxe qu’enxamás se pensuó que podríen intentar inúndalu.

Nesta nuesa sociedá de marees vives qu’en vez de chegar en septiembre lleven meses inundándolo too, ye pa vivir sollerte y tener abondo mieu de tala gafez. Güei, más que nunca hai que cuidar muncho que la marea nun nos bañe coles agües revueltes por estafadores descaraos que chegaron a los requexos más escondíos. Falo del «casu Marea», del que siguen apaeciendo factures y más factures falses, semaes por tola nuesa xeografía. Esta «marea» sí que ye peligrosa. Si mio güela llevantara la cabeza y viera que la marea chega hasta’l monte, quien la vería apartanos d’estes «agües-velenu».

Categoría: General Comentarios Comentarios (0)

Llibru electrónicu

admin (6 de agosto, 2011)

La revolución de los formatos pa lleer, ventayes y torgues

Nun sabemos cuál va ser el formatu que triunfe nel futuru, pero, de xuru, que los llibros en papel seguirán adornando los estantes de les cases.

El llibru electrónicu (e-book) que yá ta nes tiendes dende hai unos años, ye tema de conversación ente escritores, editores, llibreros y llectores. A los más románticos préstanos más el llibru en formatu papel, seique pola satisfaición de manosiar les sos páxines, de pasar les fueyes p’atrás y p’alantre y de conservar físicamente los llibros que más nos gusten nos estantes de casa pa poder disfrutalos una y otra vez. Ver cómo avieyen con nós y cómo les sos páxines van poniéndose marielles col pasar del tiempu.

D’otra miente toos tenemos llibros a los que-yos tenemos un aquel especial y que por nada nos desfairíemos d’ellos. Llibros que son testigos de distintos momentos vivíos y que cada vez que volvemos abrir les sos páxines, revivimos, emocionalmente, distintes situaciones del camín que vamos recorriendo. Pienso qu’esta rellación emocional va a ser difícil, colos títulos guardaos, virtualmente, nun e-book. Pero nun m’atrevo tampoco a afirmalo. Sicasí, nos caberos meses la venta del llibru electrónicu aumentó enforma. Muncho porque s’aforra n’ espaciu y en pesu. Nun podemos escaecer que les pallabres ocupen llugar, tanto nel nuesu maxín como nos estantes. Sabiendo que cada vez tenemos menos espaciu nes cases, los pisos son más pequeños y nun queda sitiu pa nada, nun sería d’estrañar que munchos optaren por tener nel so poder esti artiluxu que nos permite almacenar una riestra d’obres nes sos páxines dixitales.

Inda nun tenemos los títulos que quixéremos pa poder descargalos y guardalos nel e-book, pero nun futuru próximu, de xuru que les editoriales editarán nos dos formatos, y que podremos disfrutar de la llectura en papel o dixital, caún como más-y preste. En dalgunes biblioteques d’Asturies yá podemos llevar prestáu un llibru electrónicu con una pila títulos ellí guardaos. Nada se pue predicir, porque nun pienso que vayan acabase les publicaciones en papel, pero tampoco podemos escaecer que les xeneraciones más moces conocen y usen a la perfeición los formatos dixitales, amás de la comodidá que supón llevar una biblioteca nel bolsu.

Ta perclaro que tamos ante una revolución de formatos, ente los que caún podrá escoyer pa saboriar un llibru. Yo soi de les que yá tengo un e-book. Enxamás dexé entrar en casa a papá Noel y la pasada Navidá dexómelu na puerta. Seique queriendo amigase conmigo. O cola cuenta de nun veme andar cargada de llibros, d’un llau pa otru. Nél e-book lléese perfeutamente y ensin cansar la vista como nel ordenador. Pero nun me presta lo mesmo tener un títulu guardáu nel llibru electrónicu que mercar un llibru y llevalu pa casa. De momentu ye otra cosa. Anque a veces el llibru quede por munchu tiempu dormiendo nos estantes.

Categoría: General Comentarios Comentarios (0)