El deséu de volar

admin (14 de abril, 2011)

El deséu ancestral de volar llevó a la Humanidá a trespasar les llendes del espaciu inventando sofisticaos artiluxos
El deséu de volar ye tan antiguu como la Humanidá. Toos deseamos «volar» en dalgún momentu y pienso que toos volamos faciendo usu de les nueses fantasíes, a veces pa fuxir de los problemes, a veces porque nos presta dir mui lloñe y trespasar les llendes de la vida cotidiana. Pero más allá d’esti vuelu fantásticu del maxín al que me refiero, volar pel espaciu y volar mui altu nel significáu más ampliu de la frase ye’l deséu de la Humanidá dende cuantayá. Asina, yá n’antigua Grecia el mitu d’ Ícaro y Dédalo alviértenos sobre’l deséu d’esnalar del home pa fuxir de peligros y situaciones y alértanos tamién del peligru de querer volar demasiáu altu, como-y pasó a Ícaro, que dempués de llograr echar a volar gracies a les ales que-y construira’l so pá Dédalo, nun fai casu de les sos alvertencies y esnala tan altu, que’l Sol derrite les sos ales de cera y acaba cayendo al mar. Como diríemos agora, dióse’l bazacazu. Pero la lleenda sigue vixente, porque’l so fondu sigue pudiendo aplicase dempués del pasu de tantos sieglos a determinaes situaciones de la vida.

Esti deséu ancestral d’esnalar fai que l’home vaya dexando distintes manifestaciones creatives y otros tantos artiluxos a lo llargo de la historia, que nos lleven dende los más cenciellos hasta les naves espaciales. Xuguetes y otros artiluxos fannos disfrutar de la guapura del actu d’observar dellos oxetos que vuelen l’espaciu. Pensemos por exemplu nes guapes cometes, que yá inventaron los chinos fai más de 2.500 años, o la prestosidá de ver un globu de colores que se vuela ensin ales y gana altura hasta que cuasique lu perdemos de vista.

Deportes de riesgu como’l parapente ye tamién un niciu del deséu de volar que llevamos dientro. Sicasí hai que dicir qu’una bona parte de la población, a partir de mediaos del sieglu XX, vio satisfecho’l deséu de caleyar l’espaciu n’avión. Güei miles d’aviones traviesen a diario’l cielu del nuestru Planeta.

Sin embargu, quiciabes un de los momentos más importantes de la historia reciente ye’l 12 d’abril de 1961, cuando’l rusu Yuri Gagarin, se convierte nel primer home que vuela l’ espaciu nun cohete. D’aquel importante vuelu espacial, cúmplense güei (cuando escribo esti artículu) 50 años. Munchos esperimentos dende aquel día memorable llevaron al home a la Lluna, nel añu 1969.

N’actualidá pronto podemos satisfacer el deséu de volar y hasta pasar unes minivacaciones nel espaciu, claro que non con ales, como les d’Ícaro, pero sí metíos en sofisticaes naves espaciales. Sicasí, de momentu, el privilexu de volar tan altu, namás lu tienen unos cuantos millonarios que podrán dase unes vacaciones nel cosmos. Los demás tendremos que conformanos con volar en sueños y esperar, con incertitú, esi día que dicen que volaremos mui altu. Esperemos que nun se nos derritan les ales como a Ícaro y caigamos nuna fondonada

Categoría: General Comentarios Comentarios (0)

Pitos de caleya

admin (2 de abril, 2011)

La vida ta enllena de prohibiciones, pa cuatro días que tamos.
Los asturianos somos xeniales a la hora de «bautizar» a la xente, a los grupos, a los oxetos…. Esta temporada, pola mor de la prohibición de fumar nos locales zarraos, encomenzaron a vese grupos de fumadores delantre los bares, aborronando ensin parar. Ye lo qu’hai. Los hosteleros quéxense porque dicen que mermó’l negociu y los vendedores d’estufes esti iviernu fixeron l’Habana a costa de los «pitos de caleya». Asina ye como «bautizaron» a los fumadores que tienen que satisfacer el so viciu albentestate. Un mote mui acertáu, graciosu, que nun ye pa nada ofensivu y que demuestra la sorna innata de los asturianos. Nun debe ofender a naide, porque yá se sabe que los pitos de caleya, nel sentíu lliteral de la frase, son los meyores, los que se paguen el doble na tienda y el triple nos restaurantes, acompañaos con arbeyos, con pimientos del güertu y pataquinos.

Nun sé en qué s’asemeyarán esos pitos que nos vienden nos supermercaos, baxo esti nome, amarellaos ellos, estilizaos, de zanca más llarga como quien ta de correr, de facer exerciciu, con aquellos pitones que yeren los «gallos de la quintana». Los pitos de caleya de güei nun pienso que tengan tantu llabor que facer como los pitones d’aldea, que tovía queda dalgún. A estos gallones amontonábase-yos el trabayu. Un pitu tenía qu’atender a venti o treinta pites y tol día corría tres d’elles, d’una y d’otra, y d’un llau pa otru. Yeren pitones «polígamos». Asina taben estilizaos y duros que cuando-yos llegaba la hora de dir pa la pota, había que tenelos dos hores al fueu. Pero agora, qu’hai tantos (bien vemos los espositores llenos nes carniceríes), de xuru que tocarán a menos d’una pita por caún y hasta tendrán qu’ «arreglase» ente ellos. Y por eso, una de les diferencies ya la notamos cuando los cocinamos. El pitu de caleya que nos vienden ablándiase darréu, facilitando’l llabor na cocina. Entós hai que dicir que mui poques veces saboriamos «pitu de caleya» de verdá. Sí, d’aquellos que tán fartos de correr pel prau y trallaos de tanto «traca-traca».

A los otros «pitos de caleya», a los fumadores, de momentu tienen que tener resignación. Somos tán inxeniosos que la vida fuera del «gallineru» de los bares y establecimientos públicos de xuru que meyorará enforma, diseñaráse nuevu mobiliariu ya inventaráse lo que seya pa que disfruten del momentu? Y llueu encomenzarán a salir pa fuera los «pitos de les xaules». Tamién-yos queda otra opción, el «pitu lluminosu», que semeya tar prendíu y enxamás se consume. Quiciabes esti pitu-imitación seya quien a desencadenar una corriente d’endorfines igual qu’un pitu «de verdá», sal muncho más baratu y permítete tar atecháu.

Asina ye too. Esta vida ta enllena prohibiciones. Pa cuatro díes que caleyamos per esti camín cuestu…

Categoría: General Comentarios Comentarios (1)

Dolores Medio. Centenariu del so nacimientu

admin (2 de abril, 2011)

La escritora asturiana, ganadora del premio Nadal en 1952, ta venceyada al conceyu Castrillón.Nesti mes nel que celebramos el día 8, el día de la Muyer, amás d’actos y reivindicaciones que se soceden a lo llargo d’esti tiempu, tamién facemos alcordanza de muyeres que n’époques pasaes inda más difíciles que los que travesamos, supieron facer frente a l’adversidá, fueron precursores na reivindicación de los nuesos drechos y triunfaron en lliteratura y otres artes, dalgo que güei entovía sigue siendo bien difícil.

Préstame dedicá-y unes llinies a Dolores Medio, escritora asturiana, de la qu’esti añu se conmemora’l centenariu del so nacimientu. Foi el 16 d’avientu de 1911, un fríu día d’iviernu, nel que la ciudá d’Uviéu amaneció blanco de nieve, por eso paez ser que’l párrocu que la bautizó, Acacio Pondal, escoyó pa ella como segundu nome Alba. Dolores Alba Medio Estrada. Dolores Medio, morrió n’Uviéu, el 16 d’avientu de 1996.

Amás de la ciudá d’Uviéu que la vio nacer, y a la que dedicó la so obra maestra, «Nosotros los Rivero» cola que ganó’l premiu nadal nel añu 1952, Dolores Medio foi una persona venceyada al conceyu de Castrillón, y especialmente a Santiago del Monte, onde braniaba y venía mui a menudo, pola amistá que tenía en Casa de Caridá nel barriu de Cuenza, asitiada, a la vera de ríu Ferrería. Ellí Dolores (Lolita como la conocen nel pueblu), escribió dalguna de les sos obres, nuna habitación nomada La Salona. Dende la ventana contémplase un entornu incomparable y propiu pa suañar, como suañaba Dolores. El ríu Ferrería, baxa adulces, con sones dulces y de xuru qu’inspiró munchos rellatos de la nuestra escritora. Naquellos años, recorría’l llugar otru pequeñu ríu que diba a los molinos, el «Ríu Pequeñu», que según testimoniu de los vecinos, biforcábase en Carcéu, más p’abaxo del prau nomáu Los Molinos.

Son munches les obres nes que Dolores Medio recrea esti llugar de Castrillón. Na so novela «El viejo desván» pue lleese testualmente: «Santiago del Monte, donde pasé días inolvidables, y tanto se me han grabado en mi joven vida que la mayor parte de mis cuentos y de mis novelas, se desarrollan en ese bello rincón».

Tamién la obra «Diario de una maestra», trescurre bona parte en Santiago del Monte, y el so rellatu «Marisol», incluíu nel llibru «La Última xana», dedicáu ésti a la so afiada Marisol, fía de Caridá, quien vivió na casa de Cuenza hasta fai unos pocos d’años.

Pero ye sobre too na so novela «El fabuloso imperio de Juan sin Tierra» onde recrea tolos sos personaxes y llugares nel entornu de Santiago del Monte y alredores.

Amás del premiu Nadal, Dolores Medio, foi ganadora d’otros importantes premios lliterarios. La so brillante carrera como escritora déxanosla en numberoses publicaciones. La novela «Nosotros Los Rivero», algama un gran ésitu. Tres ediciones en tres meses. A los cuatro díes de ponese a la venta la obra agotóse en Barcelona. Vendiéronse 22.000 exemplares. N’Asturies, una sola llibrería despachó 3.000 exemplares na primera selmana. Foi la primer escritora d’aquella dómina de la que se tornó la so obra al rusu y a otres llingües eslaves y otros idiomes. Nueve d’elles fueron llevaes a Televisión.

Dolores Medio estudió maxisteriu y exerció la profesión en munchos pueblos d’Asturies: Intrialgo, Cazanes(Villaviciosa), Pravia, Piloñeta (Nava), Ayones (Valdés) y Piñera (Navia) y n’otros que tamién cita l’ autora: Lluarca, Tinéu, Cangas del Narcea, Navia, Grandas de Salime, Castropol, de los que diz que fueron «escenarios como maestra, como periodista y como visitante». Esta etapa ta sorrayada pol amor, sentimientu que va marcar tola so vida. Dolores Medio conociera al so noviu nos años d’estudiante de maxisteriu. Enfrentóse a la so familia, mui conservadora, y adoptó la forma de pensar y de vivir d’aquel mozu d’idees progresistes.

Na Guerra Civil, a él fanlu prisioneru pola so militancia n’izquierdes y treslládenlu a la cárcel de Castropol. Dolores Medio taba naquel entós de maestra n’Ayones (Valdés) con destín provisional pol trasiegu de maestros que se fixo n’Asturies en tiempos de la Guerra. Al saber del encarcelamientu del so mozu, marcha, pasando mil calamidaes, pa tar cerca del so amor. Asina nos lo cuenta en «Diario de una maestra» y más exautamente en «Atrapados en la ratonera». Dempués d’un tiempu, vuelve a la escuela de Nava que yera’l so destín definitivu y vive pendiente de la so escarcelación. Sicasí l’alcuentru nun foi l’esperáu. Él espéta-y con frialdá que la distancia llegó a separalos pa siempre y que va casase con otra. Aquel plantón marcó pa siempre la vida de Dolores, que vivió marcada pol desamor del home que tanto influyera na so vida.

Dempués de munchos avatares y tresllados sufríos mientres duró la Guerra, vuelve al so destín en Piloñeta (Nava). Equí pide la escedencia nel 1953, pero ya tenía sustituta dende 1945, añu nel que se tresllada a Madrí onde estudia periodismu y dedícase dafechu a la escritura. Cola fama algamada pol merecíu premiu Nadal, la so carrera lliteraria sigue imparable hasta l’añu de la so muerte en 1996.

En Castrillón, foi homenaxada delles veces. En 1992, polos escolinos del C. P. El Vallín de Piedrasblancas, a los que yo mesma, como maestra del colexu citáu-yos dirixí’l trabayu. D’esti homenxe guárdase na Fundación Dolores Medio n’Uviéu un llibru manuscritu, escritu polos neños y entregáu a l’autora na Biblioteca de Piedrasblancas. L’Ayuntamientu de Castrillón dedíca-y dos calles a la escritora: calle Dolores Medio y calle Juan sin Tierra, allugaes entrambes en Piedrasblancas.

Son otros munchos los llugares y los personaxes conocíos del conceyu, que Dolores Medio inmortaliza. Quiciabes con motivu d’esti centenariu, dende l’Ayuntamientu podría marcase un itinerariu lliterariu dedicáu a esta autora, venceyada a Castrillón. Itinerariu que que trescurriría per Castrillón y dalgún conceyu vecín. Nél, recordaríemos persones, tradiciones y mitos que fueron recursos pa la so obra y recorreríemos los llugares que Dolores escoyó como escenariu lliterariu, que fueron munchos.

Dolores Medio ye Fía Predilecta de la ciudá d’Uviéu, dende 1987 y nel 1988, el Gobiernu d’Asturies concéde-y la Medaya de Plata del Principáu.

Categoría: General Comentarios Comentarios (0)

Antroxu

admin (2 de abril, 2011)

Lo que ta de moda ye cmer “ligt”, berces esllavazaes.

Antroxar en tiempos de crisis. Llévanos esta afirmación a pensar cuántos van quedar sin «antroxar» esti añu.

Hemos tener en cuenta que l’Antroxu significa fartase bien pa preparase pa una época d’ayunu y abstinencia. Yo nun m’alcuerdo del ayunu, pero sí que m’alcuerdo de l’ «abstinencia» y del potaxe de vixilia que se facía na mio casa. Potaxe blanco, asina lo llamábemos, porque llevaba arroz en vez de berces o rabices. Dicía mio güela que nun se-y podíen echar berces porque les berces son mui llambiones y quieren grasa cuanto más meyor, pa que salga un bon pote bien manteigao. Claro qu’esa creencia foi desaniciándose. Agora lo que ta de moda ye comer «light», berces esllavazaes ensin un plizcu de grasa, y sinón acelgues, espinaques y otres verdures. Dicen los espertos en dietética que comiéndoles cocinaes al vapor, ensin más nada, como les que se cuecen pa los gochos, mantiense la llinia y baxa’l colesterol y la tensión.

Potaxe blanco, con arroz, pataques y un refritu d’aceite, cebolla y pimientu. De xemes en cuando, echábense-y les espines del bacaláu que quedaben d’escoyelo pa facer una tortía que sabía a gloria, o unes croquetes de bacaláu que nada tien que ver con eses que nos vienden precocinaes y que toes saben igual. Tanto si son de bacaláu, como si son de pitu, como si son de xamón.

Agora ta xustificao otra vez antroxar, anque nun facemos ayunu nin «abstinencia», nin vixilia, facemos réxime tol añu, y qué menos que desquitase n’Antroxu y dase una bona llacuada. Dalgunos facemos réxime porque intenten convencenos de qu’hai que conservar el tipu de los 20, y porque sinón nun somos a metenos neses talles, pa escuchimizaos, que nos ponen pelos escaparates. O pa embutinos nesos pantalones apegaos a les pates que van marcando michelines cuasique onde nun los hai. La moda. Somos esclavos de la moda. Y privámonos del placer de comer.

Lo peor ye pa los que tienen que facer réxime a la fuerza porque nun tienen perres pa llegar a fin de mes. Ellos, de xuru que nun van poder antroxar porque nun puen gastar les poques perres de les que disponen. Paezme que la necesidá, y non les creencies relixoses, oblígalos a comer potaxe blanco, que se fai con poca cosa, porque nun tienen compangu pa manteigalo. Asina d’inxusta ye la vida. D’otra miente, hai munchos «antroxos» pel mundu que nun esperen l’Antroxu pa fartase. «Antroxen» tolos díes, mientres «obliguen» a otros a ayunar.

Sicasí, a lo que nun vamos renunciar ye a ponenos el disfraz. ¿Habrá dalgo más guapo qu’escondese polo menos por unes hores tres d’una mázcara y que naide te pueda reconocer? Seique ye una de les fiestes que más me gusten. Esi día amás de caleyar pel mundu físicu, escondida tres del disfraz, voi caleyar pel espaciu virtual, amazcarada, pa que nun me reconozan tolos caleyeros qu’anden per Facebook, Twitter, Youtube etcétera, trayendo y llevando bilordios d’un llau pa otru hasta’l cabu’l mundu. Esti añu voi dir de bruxa, que me permite volar y tar en munchos llugares a la vez faciendo falcatrúes. Como hai tantes bruxes y bruxos pel mundu, nun pienso que naide me reconoza.

Categoría: General Comentarios Comentarios (0)