La llarga cuesta de xineru

admin (20 de enero, 2011)

Vamos afogaos per un camín cuestu y nun atopamos siquiera un rellanu.
Hai pallabres que tienen pa nós connotaciones poco prestoses. Hai munches d’estes pallabres nel diccionariu, pero güei, namás voi referime a dalgunes que tienen que ver coles feches nes que tamos y colos acontecimientos que nos van pasando nos últimos meses.
Pallabres como crisis, paru, violencia, desempleáu, probeza, cuestu, pindiu…son pallabres que, nos últimos tiempos sentimos pronunciar en tolos foros. Pallabres que lleemos, que repetimos y qu’hasta suañamos. Pallabres que nos traen al pensamientu non sólo esta cuesta de xineru, que tolos años tenemos qu’andar con cierta dificultá, sinón qu’amás martiéllennos la cabeza porque, esta llarga cuesta qu’entamamos yá l’añu pasáu, nun tien traces de que pueda acabase col mes de xineru. Nun pienso qu’esti añu tengamos un camín chanu, tal y como se presenten les coses.

Cuesta demasiáu pindia pa los paraos. Nun podemos escaecer les penuries de quien nun tien perres pa llegar a fin de mes, y más porque nun ve qu’haya nin siquiera un rellanu nel camín que-yos permita respirar. Families afogaes, que coles últimes midíes de quitar hasta la «llimosna» de subvenciones, queden en situación de probeza.
Cuesta pa los pensionistes que ven como la frialdá del gobiernu escudándose na crisis-yos conxela les pensiones. Eso sí, acaben de llega-yos a los xubilaos 50 euros, digo yo que serán los «reis» del gobiernu. De xuru que tarán pensando en cómo gastar ¡tantes perres..! Como se suel dicir, ¡estiráronse obra!

Cuesta pa toos en xeneral. Vemos cartelos per toles tiendes de grandes rebaxes, pero los precios de los artículos de primera necesidá y otros sectores vitales, como la electricidá y el gas xuben ensin tientu. La inflación aumenta y los ciudadanos de menos poder adquisitivu, cada vez son más probes. La probeza ta convertiéndose nun grave problema social. Más de cuatro millones de paraos y munchos d’ellos ensin sofitos sociales. Y acercándonos más a casa, Asturies ye una de les comunidaes más afeutes, por toes estes calamidaes. Por baxar baxamos hasta la esperanza de vida, menor índiz de natalidá, y mayor índiz de defunciones. Eso ye no que fueron convertiendo’l nuesu «paraísu natural». Per esti camín tan pindiu, bien necesitemos una bona dosis d’optimismu. Ante esta situación duldamos si los espertos van tener razón cuando nos falen de que, pasu ente pasu, vamos dir llibrando la crisis. La única esperanza ye que’l máximu dirixente d’esti país entre en razón y dexe sitiu a quien faiga meyor les coses, porque la so neciura ta llevándonos a la ruina. N’otros países tán saliendo airosos d’esta crisis porque los sos gobiernos supieron tomar les midíes afayadices al so debíu tiempu. Mientres, nós tábemos sintiendo babayaes polos medios. Zapatero siguía negándonos lo que yá yera evidente. Poco pidimos: que nun nos siga vendiendo la moto.

2011, va ser un añu duru, pero ye tamién un añu d’esperanza. Nun hai dulda qu’hai que tomar midíes pero con tientu y con sensibilidá. Cambios de xuru que los va haber, porque tamos toos bien fartos.

Categoría: General Comentarios Comentarios (1)

Dir «pola vil.la» en Vil.layón

admin (7 de enero, 2011)

El sábadu reviviremos la enraigonada costume de dir «pola vil.la»

Cuando l.leí’l cartel qu’anuncia dir «pola vil.la» en Vil.layón, viniéronseme a la memoria aquel.los concurríos filazones a los que muitas veces asistí cuando yera nena. Dir «pola vil.la», dir caleyando de casa en casa, cada nueite onde tocaba. Esto ya lo que vamos a poder vivir el próximu sábadu en Vil.layón, dende las cinco la tarde. L’asociación de mujeres Virgen de los Dolores l.lieva cuatro anos organizando esti eventu pa que los mayores puedan recordar «vieyos tiempos» ya los más mozos conozan cómo s’entretenía la xente hasta nun fai muitos anos, sobre too, nas nueites d’iviernu, nas que s’aprovechaba p’axuntase los vecinos, un día nuna casa ya outro n’outra, pa cuntapiar, contar socesos de tol alredor ou historias inventadas ya vieyas l.liendas. Costume que yá nun volverá, porque’l tiempu ya los avances teunolóxicos, la televisión, internet, ya la motorización de la mocedá, ente outras cousas, fueron la causa de que, pasu ente pasu, fuera desapaeciendo esta guapa tradición tan enraigonada n’Asturias hasta entráu l’ultimu terciu del pasáu sieglu XX.

En Vil.layón p’animar esta xornada «pola vil.la», recrearánse, en distintos requeixos, del.los de los oficios tradicionales: como facer la fornada de pan, clabuñar la gadaña, tronzar l.leña ou l.lavar la roupa. Tamién se podrán degustar pan con manteca ya miel, torrenos, chorizos, frixuelos… Ya pa los que quieran fartucase más, habrá puestos de comida tradicional: rapón, pan de maíz, manteca con miel, chocolate calentín, rosquías ya café de manga. Las muyeres del pueblu, bonas cocineras todas el.las, son el sábadu protagonistas, cocinando estos ya outros sabrosos platos. Pero tamién los homes tienen el sou papel. El.los, en Casa’l Toxo, van asar chorizos ya torrenos que podremos regar con «chirimacu», vinu caliente bien endulzáu que nos prepararán con xeitu.

P’ambientar dafeitu esta representación tradicional, alcontrarémonos con aldeanos que nos pondrán al corriente de tolos bilordios, la manteiguera con bona manteiga, la muyer l.lavando la roupa, a l’antigua usanza, nel barcal de Casa Cibrán. Aquí tamién tará «la filandón», representada por Florinda la Riza, ya Olimpia’l Josepu calcetiando; l’ablanera con ablanas ya cebol.las. Ya podremos mercar embutíu caseiru, feito por Pico Fiel. El cura ya’l sacristán apaecerán de sópitu, por si daquién quier confesase. La Guardia Civil, pa poner orde. Ya nun faltará l’emigrante, que nun sei si esta vez vendrá a buscar moza pa casase, como solía pasar.

Muitas casas de Vil.layón préstanse p’acoyer esta representación: Casa D. Juan, onde s’amasará ya se cocerá la fornada; Casa Miguela, que cedió’l payar pa que s’asitien los distintos artesanos, Casa l’Altu, a onde nos l.levará’l golor a freixuelos ya a chocolate, ente outras.

Ya pa curanos de todas las maluras ou averiguanos el destín, tará «la bruxa», representada por Vita Pericón, que nos atenderá en Casa Tomasa.

La banda de gaitas «Aires de Valdés» recorrerá’l pueblu. Y p’acabar, música d’acordión, de mano de Raquel, hasta las tantas de la nueite. ¡Quién sabe si se formará dalguna parexa, como solía ocurrir antanu!

Nun podemos perder esta velada. De xuru que nos quedará bon sabor ya todos naguaremos por volver a Vil.layón.

Dir pola vil.la tenía amás outras connotaciones. Suponía recorrer un camín, más ou menos l.largo, sentir la frialdá nos güesos, la chuvia ya la xelada na piel ya hasta pisar la nieve nesti míticu recorríu hasta la casa’l vecín. Nada impedía salir de casa nestas nueites, nas que la voz de la oscuridá, a traviés de los seres nocturnos: curuxas, esperteyos, l.lobos ya pantasmas, preparaban l’espíritu p’alimentar el maxín escuitando rellatos insólitos. Pero merecía la pena. Un cafetín caliente ya, sobre todo, el calor humanu esperábannos na cocina del vecín.

Por eso felicito a l’asociación de muyeres Virgen de los Dolores de Vil.layón por esta importante ya prestosa iniciativa. Ánimu pa repetila muitos anos ya que too salga bien.

Anuncios Google

Categoría: General Comentarios Comentarios (0)

Llegan los Reis Magos

admin (6 de enero, 2011)

La ilusión ye dalgo difícil de definir que va y vien como la felicidá
Cuando me dispongo a escribir estes ringleres, tán a puntu de pasar los Reis Magos. Miro pal cielu nun veo nengún lluceru que brille, tal cuál lo fairía la Estrella de Belén. El cielu ta escuru, por más que un montón de xente tea naguando por claridá, porque salga la Lluna, brillen les estrelles y que pol día lluza’l sol.

Cuando yera neña vía dende la mio casa rellumar nidiamente aquella estrella, más grande que los munchos miles que se ven nel cielu de La Degollada (Valdés), sin contaminación lluminosa. Estrella que paecía que rellumaba con movimientu, dalgo pa mi máxico naquellos años de neña, cuando too relluma nel maxín. Sicasí, el brillu intensu de la estrella nun se correspondía colos regalos que traíen los Reis, que nun veníen enxamás tan cargaos como vienen agora pa los neños. Traíenme pan dulce, carambelos d’a perrona, unes zapatielles si me facíen falta, y si acasu un moñeca de cartón, qu’al primer intentu de peinala quedábase calva, o si la bañaba desfacíase como nada y quedábame ensin ella.

Pero la ilusión nun hai quien la mate, y nun va en proporción col volume de regalos de los Magos. La ilusión ye dalgo difícil de definir que va y vien como la felicidá. Son sensaciones que brillen na infancia como la Estrella de Belén, y qu’a lo llargo de la vida, pue dir alimentándose con una bona dosis d’optimismu. Asina, yo, dende hai unos años, viendo que’l tiempu va andando ensin espera, determiné volveme neña y recuperar la ilusión a cada momentu.

Estos díes vuelvo a creer nos Reis Magos, y miro pal cielu dende la mio ventana y busco la estrella p’asegurame de que tán en camín. Y ye que faciendo balance fui bona tol añu y polo menos vendrán a visitame. Pidir nun pidí regalos al usu. Nesta “nueva infancia”, en vez de xuguetes pido amor, cariñu, paz, comprensión y toes eses coses de les que ta tan faltu’l mundu. Cargamentu que nun pesa, pero que ye muncho más difícil d’alcontrar.

Asina que los Reis conmigo nun lo tienen nada fácil. Pero con un pocoñín de cada cosa confórmome. Esto y unos dulces pa endulzar los momentos malos que tien la vida. Y nun duldo que me dexarán dalgo de carbón. Porque de xuru que nesti tiempu fui mala dalguna vez. Antiguamente, yera habitual qu’ente los elementos útiles qu’avezaben daquella a dexar los Reis Magos como obsequiu, dexaren tamién carbón. Asina, foi convertiéndose nuna tradición. Güei el carbón ye dulce, pero, por mui dulce que seya a naide-y presta ver un pedruscu ente los regalos. El significáu toos lo sabemos, hasta los más pequeñinos.

A ver si los Reis son xenerosos y encomenzamos l’añu con bona estrella.

Categoría: General Comentarios Comentarios (0)

Otru añu que s’acaba…

admin (2 de enero, 2011)

Fina l’añu 2010, que pasó mui rápido o mui lento, según les circustancies
Ayer se fue; mañana no ha llegado; hoy se está yendo sin parar un punto: soy un fue, y un será y un es cansado» (Francisco de Quevedo).

L’añu ta a puntu d’acabase. ¡Qué rápido pasa un añu! Vivimos a un ritmu «frenéticu» y ello fai que nun podamos saboriar el tiempu. El tiempu ye una velea. Hai veces que queremos que se detenga. Hai veces que nun sabemos por qué pasa tan rápido, sobre too cuando disfrutamos de bonos momentos. Cuando tamos esperando a que dalgo importante soceda, camina espaciu, a pasu lentu, a la par cola incertidume de les coses de la vida. Ye’l futuru que nos espera con paciencia o impaciencia. Otres veces recreamos el pasáu a traviés de los recuerdos. Somos selectivos escaeciendo los malos momentos. Y el presente, que malpenes ye un instante. El tiempu. Ye dalgo que se nos escapa minutu a minutu, que s’esgola pente los didos de los díes.

Sin embargu delles veces paeznos tar convencíos de que’l tiempu ye relativu. Hai llugares nos que tenemos la sensación de que’l tiempu dura más. Son aquellos llugares onde se pue disfrutar de la paz y el silenciu de la Naturaleza, onde los sentíos se vuelven más receutivos y percibimos imáxenes sensoriales que nos entretienen el maxín y nos faen respirar la paz de lo cenciello, de la guapura del paisax con tolos sos elementos. La paz, guapa pallabra. Nesta época del añu vemos, escuchamos, lleemos pronunciamos la palabra paz en munchos llugares y momentos. Postales, escaparates, villancicos, discursos, mensaxes…

El pasáu llunes asistí a la presentación d’un llibru na Casa d’Encuentro de Piedrasblancas. Una obra singular: «Contribuciones regionales para una declaración universal del derecho humano a la paz». Una esposición brillante y didáutica a cargu de Carlos Villán, que nos envolvío nuna riestra de reflexones y presupuestos de paz. Unes palabres pronunciaes col convencimientu del drechu de les persones a vivir en paz. Momentos nutríos pol deséu d’acabar cola violencia que reina en tolos estamentos sociales. Non, nun pueo resumir equí les elocuentes palabres del ponente, pero sí vos voi apurrir la direición: www.aedidh.org, pa que los que quieran puedan visitar esta páxina y reivindicar el drechu humanu a la paz. Sumase a les persones qu’entamaron esti camín de lluz. Toos podemos aportar dalgo de nós p’algamar la paz que tanto necesitamos.

Y nesta reflexón sobre l’añu que s’acaba. Añu de guerres y de crisis, de violencia y de catástrofes, d’inxusticies y zafiedaes. Nesta reflexón sobre’l tiempu que s’escapa. Nesta reflexón sobre la paz, anublada pola violencia en cualquier requexu de la nuesa sociedá. Nesta reflexón d’esti añu que s’acaba, deséovos ánimu pa recorrer el camín del 2011.

Nel camín tan llargu

que recuerre un añu,

siempre queda resclavu

de lluces y sombres.

Y un regueru de barru

que dexa la lluvia de la vida.

¡Que tengáis feliz Navidá!

Categoría: General Comentarios Comentarios (0)