Erecciones catalanes

admin (25 de noviembre, 2010)

El sexu, protagonista nes promeses electorales en Cataluña
Cuasique tolos partíos políticos catalanes recurren al sexu pa ver si enganchen a los votantes nes próximes eleiciones. Claro que nesti mundu d’insatisfaiciones de toa mena, dalgo tienen que discurrir pa convencer a la xente y, sobre too, pa dar que falar. Asina convirtieron la campaña electoral en campaña «erectoral». A ver quién cuerre más per esi camín eróticu. Les promeses: orgasmos y placer. Si pa tolo que-yos da la cabeza ye pa eso, podemos echanos a temblar.

¡Un orgasmu si se vota a Montilla! Pero lo más vergoñosu ye qu’utilicen a la muyer, otra vegada más, como muyer-oxetu, esta vez, na propaganda electoral. ¡Un orgasmu por un votu! Nun tien calificativu. Meyor qu’a los creativos de la campaña se-yos ocurriera pensar en Montilla ¡eróticu! Sí, él en vivu y en direutu. Que nos enseñara les miseries, porque vergüenza, poca. Polo menos riríamos a fartar. Visto l’envís que tan tomando les coses, Montilla podía centrar la so campaña, con una colchoneta al llombu, y ofreciendo los sos servicios pela cai. A semeyanza de los antiguos afiladores, que tocaben la xiblata anunciándose como afiladores, esti podía tocar la xiblata anunciándose como «orgasmador». A ver si llograba picar dalguna, que nun creo. Digo pa votalu. Porque pa lo otro, nin de coña.

Nun creo que diera la talla nin pa la foto. Nunca meyor aplicaos los dichos: «Dime de qué presumes y diréte de qué escareces» y «con pan suaña’l probe». Eso sí, a Montilla preséntenlu con una M nel pechu, (al mou de la S de Superman) la chaqueta abierta, a mou d’un exhibicionista, que puestos a sacar conclusiones sexuales, ¿será M de Machote? Lo que tendríen que pone-y nel pechu ye un tatuaxe con una «I» bien grande y lluminosa. La «I» d’impresentable.

Pero d’esta campaña habría pa escribir fueyes y fueyes. Porque nun ye sólo Montilla. Los «pepés» catalanes, van y ocúrrese-yos anunciar como promesa política una escorribanda d’inmigrantes. A quién habría qu’escorrelos ye a ellos. Laporta calienta l’ambiente con una actriz porno. Y lo que faltaba promételo Carmen Mairena: un «follódromu». Valió-y al Papa dar via llibre al condón. Da que pensar que fuera precisamente en Barcelona onde Benedicto XVI da’l VºBº al preservativu. Dalgo sobre’l «calentamientu electoral» observaría’l Papa na ciudá catalana y nes intenciones de la clase dirixente.

Pero esto tamién tien otra llectura. Cuando nun se pue prometer otra cosa, lo más fácil ye prometer un «chingódromu», el placer d’un orgasmu, o distraer al públicu con una muyer espampanante. Mientres se fantasia col sexu, nun se piensa n’otres coses más trescendentes.

Categoría: General Comentarios Comentarios (1)

A la gueta…

admin (11 de noviembre, 2010)

La castaña, estrella de les celebraciones serondiegues
Tiempu de castañes. Asociaciones, colexos y otros grupos, aconcéyense nesti mes de payares alredor de les castañes y la sidra del duernu, recuperando asina esta tradición de celebrar el magüestu, qu’a xunta a neños , mozos y non tan mozos. Son munches les cultures que tienen la castaña como protagonista gastronómica. Asaes, cocíes y mezclaes con lleche, o en deliciosos postres, les castañes son, na seronda, les estrelles de munchos momentos culinarios que se complementen con momentos de folixa.
Ye perguapa la estampa del magüestu alredor del fueu, fecho agora n’artiluxos más sofisticaos, como son los “tambores” que se preparen pa la ocasión. Amás de revivir esta antigua costume del magostu, agora que casi en toles cases los fogones son eléctricos, ye mui prestoso sentir el calor y el color del fueu y del borrayu, y percibir el golor a lleña quemao, que munchos tenemos guardao na nuesa memoria cultural.
Estos días celebróse’l magostu en munchos puntos de la nuesa xeografía. A mi, como nun me gusta perder estas celebraciones, el pasáu sábadu lleguéme a Belén (Valdés), onde se celebró un magostu a lo grande. Castañas y sidra del duernu, pa encomenzar, y chocolate con bizcochu de sobrecena. Too mui rico pa garrar fueces ya baillar la nueche, que por facer los honores a la tradición, llegó col «aire les castañes». Una bona airada sintióse tola tarde y l’agua, pa nun ser menos, tamién vieno al magostu. Menos mal que tábemos atechaos. Por da-y xustificación a estos elementos que nos manda Nuberu, sabemos que l’aire y l’augua formen parte d’estos momentos máxicos onde tamién el fueu ta presente. Y d’esta maxa disfrutamos munches veces en Belén como n’otros puntos d’Asturies.
Amás d’amgostaes, les castañes formen parte d’otros platos , dulces y salaos, toos esquisitos. Cuéntame mio ma que cuando ella yera nena comíen nesti tiempu potaxe de castañes. Y anque nun ye esti un platu tradicional que tea perdío, nes cases, güei, nun me consta que se faiga davezu, magar lo riquísimu que ta. A mi, que me gusta facer dalgún qu’otru esperimentu na cocina, tolos años por estes feches pienso en sorprender a los míos con un pote de castañes. Amás de dedicame a cocinar con pallabres, préstenme tamién los fogones. Y nun sé si dicir qu’esto de los fogones da tantes o más satisfacciones que la cocina de lletres. Sicasí, seique puen combinase entrambes coses. Tan dándome ganes de recoyer nun llibru los esperimentos culinarios que fui faciendo a lo llargo’l tiempu y en vez de titulalu A la gueta l’amor, como’l que güei presento en Piedrasblancas, pueo titulalu A la gueta’l sabor. Dalgo de sabores yá entamé en Menú de versos que-yos gusta muncho a los neños. Pero esti sería d’otru calter.
Estos díes tendremos que disponenos a dir “ a la gueta” pero de castañes. Una tradición que nun se recuperó con tantu puxu como’l magüestu. Munchos, en cuenta de caleyar pela viesca, varexar, y dir coles morgaces quitando los oricios, determinen comprales nel mercáu, y esta xera de dir “a la gueta” (o “al guieldu”) resérvase pa families y grupos más pequeños qu’aprovechen los frutos de les castañales que tienen cerca casa pa facer la xera completa: dir “a la gueta” y llueu celebrar el magüestu.
Volviendo al arte de cocinar, si nun determino facer el pote de castañes (hasta la fecha too quedó en bones intenciones), si meyora esti temporal, llegaréme hasta Bárzana de Quirós, a Casa Jamallo, onde esti platu ta riquísimu, o, un poco más cerca, n’ El Llar de Viri en Candamu, que tamién ta esquisitu.

Categoría: General Comentarios Comentarios (5)

Crisis

admin (1 de noviembre, 2010)

Hai quien tien la cintura encoyida de tanto apretase’l cinturón, mientres dalgunos políticos nun-yos llega p’atar el fexe billetes que cobren al cabu l’añu.
La palabra crisis yá se nos fixo familiar. La crisis económica que sufrimos a nivel mundial y que nos afeuta a los asturianos de manera xabaz, conviértese nuna crisis a tolos niveles. Ye como si se retroalimentara en toles estayes: personales, sociales, anímiques, etcétera. Porque, quien de sópitu se ve en situación económica penosa, ye mui difícil que pueda tener un estáu d’ánimu optimista. Más bien tien la moral pelos suelos.

L’individuu, pasa por diferentes momentos de crisis a lo llargo la so vida. Pienso que la primera ye la de l’adolescencia, cuando’l neñu encomienza a dase cuenta de les tristures de la vida. Pero a un estáu de crisis pue llevanos una enfermedá, la muerte d’un ser queríu, fracasos amorosos y, en xeneral, les transiciones y los cambios bruscos sufríos nes dixebraes etapes de la esistencia

L’estáu de crisis anímica, va superándose, cuando la situación que la xenera cambia, o col pasu’l tiempu, que tolo cura. Pero esta maraña de circunstancies que nos llevaron a esta crisis xeneralizada na nuesa sociedá y que nos afeuta a toos, ye difícil de cambiar a curtiu plazu. Sobre too, porque quien tien qu’entamar coles soluciones a los problemes ye, normalmente, a quien menos-y afeuta la crisis. A los que tán nel poder fálta-yos empatía pa ponese nel pelleyu de los más afeutaos.

Hai que ser mui optimista pa llevar bien la crisis cuando te quedes sin trabayu y tienes una familia que mantener y sacar p’alantre. Mocedá n’edá llaboral, encomenzando la vida, ven truncaes les sos ilusiones y enfotos, munchos dempués d’una llarga etapa de formación, pa llegar al mundu del trabayu. Pero tamién xente de mediana edá, que ronden los ciencuenta o más y pa los qu’entovía ye más difícil poder refacer la so vida llaboral.

¿Qué podemos poner de la nuesa parte? Home, apretanos el cinturón. Esta ye la recomendación más bien la imposición dende’l poder. Sicasí estes recomendaciones son pa los que yá tienen la cintura encoyida de tanto apretalu. Sin embargu, a Mª Dolores de Cospedal, por exemplu, nun sé si-y llegará’l cinturón p’atar el fexe d’euros (241.840) que cobra al cabu l’añu por tolos cargos políticos que desempeña. Dalgo mui normal, en política, tener tres o cuatro cargos a la vez y cobrar por toos.Y refiérome a Cospedal porque salió’l so sueldu publicáu, estos díes, nos medios de comunicación. Pero esi ye namás un exemplu de los munchos millones que se nos van en pagar a quien nos mal gobierna, y a quien mal xestiona y espilfarra los recursos económicos del nuesu país.

Y llueu estráñense de qu’en vísperes de promulgar la llei antitabacu, que bienvenida seya, aumente’l tabaquismu, l’alcoholismu y otres adicciones ente la población. La xente cuando ta desesperao, abellúgase nestes y n’otres balseres. Porque una de les ventanes de la crisis ye intentar fuxir del problema que quita’l sueñu a tantos españoles.

Categoría: General Comentarios Comentarios (2)