La culiebra, animal del mieu y alimentu de mitos

admin (1 de junio, 2010)

N’Asturies la culiebra ye un animal al que la xente- y tien mieu y noxu, sobre too nes aldees, onde s’alimenten dellos mitos al so alredor. Sin embargu, de les variaes especies que s’atopen na rexón, la única culiebra venenosa ye la víbora. La so mordedura ye mui dolorosa y pue llegar a ser mortal, sobre too, en xente que yá ta delicao. Non asina nuna persona sana, si s’acude pronto al mélicu, anque tamién puen dexenerar en malformaciones na zona mordida.

Pero pa la picadura de culiebra, hai munchos remedios caseros. El más popular ye la piedra la culiebra, qu’inda güei se conserva en dalgunes cases. Una piedra con una guapa lleenda que se repite nos distintos pueblos:

«Pa formar la piedra xúntense siete culiebres enriba una llábana, entrellacen los sos cuerpos hasta facer una maraña, ondulándose pa un llau y pa otru, la lluz brilla sobre los sos cuerpos fermosos y seis d’elles suelten la baba sobre la cabeza de la más grande, a veces, ante la presencia d’un llargatu. Esta baba solidifica y fórmase una piedra que tien propiedaes curatives escontra la mordedura d’esti reptil». Quien tenga’l privilexu de facese con «la piedra», guárdala na so casa como oru en pañu y bien protexida. La casa na que guarden «la piedra», yera, munches veces, visitada pola xente que sufría una mordedura, inclusive dende pueblos bien alloñaos. Acevedo Huelves, nel so llibru «Los vaqueiros de alzada en Asturias, refierse a esta piedra y diz que sabe d’un Ayuntamientu que mercó un par d’estes piedres, una d’elles pol preciu de cien ducados de vellón, y diz tamién que ye fácil atopala nos ñeros d’aigles, porque éstes búsquenles pa dar más calor a los güevos cuando los tán gorando. Tamién cita esta piedra l’escritor Aurelio del Llano na so obra Del folclore Asturiano. Esti escritor descríbela como «una piedra porosa y de color azulao», y diz que los vecinos de Vidiago, aseguráron-y qu’una vecina d’esta localidá tenía na so casa la piedra. La muyer tuvo l’amabilidá de mostra-yla y «él vio que yera un cachu pizarra».

A mi, en La Ramera (Castrillón), un paisanu contóme qu’hai unos años, a la so güela picóla una culiebra, enroscóse-y na pierna y quedó-y marcada na piel la forma del reptil. Ensin perder tiempu, fueron a caballu hasta una casa nun pueblu cercanu, que sabíen que teníen la piedra, pa pasa-yla pola mordedura, pa que desapaeciera la marca y saca-y el venenu. Una vez aplicada a la mordedura, la piedra poníase nun xarru cubierta de lleche pa que soltare’l venenu y pa poder utilizala n’otres ocasiones.

Llueu hai otres piedres de distintes procedencies a les que tamién se-yos atribuyen poderes, ente elles, la quiastolita, que ye mui abundante nos montes de la fastera occidental. Tamién hai otros amuletos a los que se-y atribuyen poderes como un cachu de cuernu de venáu. El que tien nel so poder «la piedra», ye como si tuviera un tesoru.

La culiebra ye na cultura popular un animal malditu. Tolos que nos criamos n’aldea tenemos vivos los recuerdos del mieu y perceguera que nos daben les culiebres, los llargatos, sapagueres y demás reptiles.Un dichu popular danos cuenta del mal aquel que se-yos tien a estos animales: «Si ves una sacavera garra la pala ya veite a la ilesia». Cuando yera nena y víamos una culiebra, cola cabeza llevantada, con aquellos güeyos saltones y llanzando bufíes, yera motivu abondo pa fuxir escopetaos; yera como si viéremos al mesmu diañu, personax col que tamién les asociamos, quiciabes pola mor de qu’el diañu en forma de culiebra tentó a Eva y el probe Adán picó, como piquen tolos homes, que nun se resisten a les «armes» de les muyeres, magar ellos crean lo contrario.

Alredor de les culiebres alliméntense n’Asturies abondes lleendes y creencies que se van repitiendo por tola nuesa xeografía.

Dicen les voces populares qu’a les culiebres gústa-yos el lleche. A les muyeres que paríen, facíase necesario alvertiles del cuidáu que debíen tener de qu’una culiebra nun se metiera no bierzu col neñu, onde la llamaba’l golor a lleche. Podíen afogar al rapacín. Atrevíes elles y guiaes pol golor, diben metiéndose-yos pela boca en busca del lleche que’l neñu mamara con prestancia.Tamién yera fácil que se-yos metieren na cama; ye muncha l’astucia d’estos reptiles pa quitar el neñu de la teta y ponese elles a mamar, faciéndolo a xeitín y con tal delicadeza, que les muyeres dormecíen de gustu y nun s’enteraben que tuvieren alimentando a la culubrona. Anque, per otru llau, sepamos que la boca les culiebres nun ta preparada pa chupar el lleche.

Esto mesmo facíen coles vaques hasta que llegaben a dar sangre polos tetos y el xatín arruinábase y taba enganíu de nun comer. Dello repítense testimonios nos distintos llugares d’Asturies:

«Socedió nuna casa en Castrillón. Teníen una vaca parida con un gran xatu. De repente encomenzó a arruinase y a ponese repelón, ensin poder facelu medrar, hasta qu’un día llamaron a una muyer que se dedicaba a quita-yos el «mal del güeyu» a los animales. Lo primero que fixo foi mirá-y l’ubre a la vaca y dixo ella:

– «Esta vaca ta bien mamada, si’l xatu nun medra ye porque nun ye él el que come’l lleche, ye una culiebra’. Ellos echaron les manes a la cabeza y vieron cómo la vaca encomenzó a dar sangre polos tetos, porque la culiebra mamábala ensin tientu.

Tamién en Castrillón me cuntaron lo siguiente: «Nació nuna casa un neñu como un sol y víase-y medrar. Taba guapu, gordín ya nietu como una mantega, pero, d’un día pa otru , encomenzó a dir p’atrás, lloraba día y nueche y nun olecía. Hasta qu’un día la güela vio cómo salía de la cama una culubrona blanca, gorda y bien alimentada y metíase per un furacu nel cuartu. Estes culiebres que mamen a les muyeres y a les vaques, dizse que son blanques pola mor del alimentu, lleche blanco bien calentino.

-«A ti mámate la culiebra’, díxo-y la vieya a la ma. Esti neñu lo que tien ye muncha fame. Nesta casa yá nun ye la primera vez que pasen estes coses. Y mandó-y al paisanu que fuera a segar el bardial qu’había xunta la casa. Ellí atopó una bona niada de güevos de culiebra. Dio-yos cola xada y encomenzaron a salir culubrinos.

Tuvieron que llimpiar tol alredor y tuvieron escucando a ver si yeren quien a matar la culiebra, pero enxamás la vieron. Yera cosa del diañu».

Esta lleenda repítese n’otres zones de la Península Ibérica y n’Italia.

Tamién se diz que les culiebres suerben la voluntá de los humanos, ye como si tuvieren imán. Faen dormise a dalgunes persones, hipnotizándoles.Ta visto que n’Asturies les culiebres nun tienen bon aquel ente la xente.

Na fastera occidental, concretamente na braña de Masenga (Villayón) recoyí un rezar que dicíen pa cuando les vaques daben lleche revuelto a causa d’un embruxamientu Facíen un ritual y evocaben a la culiebra, pol aquello de que tien parte col diañu. Garraben un carbón, una paya y un cachín d’estopa y arrimándolu onde la vaca tenía’l mal, repetíen nueve veces estes palabres:

«La serpintina, la serpintona
fuenon a una apuesta
la primera que se calzaba
la primera que se vistía
la primera que naquel picu
el so cornapín tocaba
La serpintina comu era maldita
Pol sou troncu
Pol sou barroncu
Pol sou rabu de ferino feliz
Séqui-l.ly’l corazón
comu se secóu este carbón
Séqui-l.ly la babaya
comu secóu esta paya
Séqui-l.ly la boca
comu secóu esta estopa».

Dende l’antigüedá, el cambiu de camisa de les culiebres yera dalgo maraviosu pa los filósofos y escritores. Considerábenlu como si la culiebra se desprendiera de la vieyera al mudar la pelleya y renaciera como un animal nuevu. Pal cristianismu un símbolu de la resurreición. Pa los antiguos una encarnación. Quiciabes por esto la escoyeron pa representala na iconografía d’abondos llugares. A esta camisa de la que se desprienden les culiebres tamién se-y atribuyen poderes curativos y utilizábase escontra’l dolor de cabeza.

Per otru llau la culiebra ta presente nel arte tradicional asturianu y tamién forma parte de la iconografía relixosa. Por poner dalgún exemplu cercanu, hai culiebres representaes al rodiu del escudu de la ermita La Lluz d’Avilés y nel escudu de la familia Miranda d’Avilés, onde s’atopen cinco «doncelles» desnudes hasta per debaxo los pechos, que garren coles manes una vieira caúna tapando’l restu’l cuerpu. La orla tien el dibuxu de dos culiebres entrellazaes.

Estes y otres coses formen parte del mundu de les culiebres, per un llau, un animal real que forma parte de la rica fauna asturiana y per otru llau, un ser mitolóxicu con munches lleendes ya hestories fantástiques y que forma parte de la nuesa cultura, que tamién hemos preservar.

Termino con esti haiku del mio llibru Faraguyas, que nos evoca’l branu:

Con muita galbana,
pasa una culuobra
Pa la furaca.

Escribir comentario