Lliteratura pa les infantes Leonor y Sofía

admin (27 de mayo, 2010)

Lo que güei s’escribe n’Asturies nun tien nada qu’envidiar a lo d’otres comunidaes
La lliteratura que güei s’escribe n’Asturies, tanto en castellán como n’asturianu, nun tien nada qu’envidiar a la d’otres comunidaes nin a la d’otros países, y tien abondo ésitu fuera de les nueses llendes.

Güei, polo que me toca como escritora, voi referime a les llectures infantiles. Ta mui bien que los neños d’Asturies llean testos variaos y de distintos autores, tanto nacionales como d’otres lliteratures. Pero paezme imprescindible que conozan a los escritores asturianos, que conozan a los «de casa». Mal se van apreciar les coses bones de los de fuera si nun tienen una referencia significativa del so entornu más cercanu, una base cultural sólida onde sofitar los sos conocimientos.

Y dígolo porque’l pasáu día 20 de mayu tuvi la gracia d’asistir a la recepción a los Príncipes d’Asturies. Invitada pol Ayuntamientu de Castrillón, al que-y toi mui agradecida por brindame l’honor de poder entrega-yos la mio última obra infantil, «Deva y el pitín», de la editorial Pintar-Pintar, n’ asturianu y en castellán. Dediqué-yosla con cariñu a les Infantes Leonor y Sofía. Los Príncipes interesáronse y miraron con detalle los llibros, y espresáronme’l so contentu de poder lleva-yos esta obra a les sos fíes. Yo toi satisfecha de que los mios llibros lleguen a la Casa Real.

Pero, per otru llau, nel Colexu Infanta Leonor regaláron-yos una coleición d’un escritor norteamericanu, que los neños trabayaron nes clases. Digo yo que será porque nun hai escritores n’Asturies pa que los más pequeños gocien de la llectura. Qué podrá ser que tanto caltria ente nós lo de los americanos. Nun podemos escaecer que la filosofía del deprendimientu significativu, sofitase na base de lo más cercanu al escolín, naquello que pueda rellacionar colos sos conocimientos y vivencies. Paezme importante que l’escritor de testos infantiles, avere al neñu al so mundu, onde podrá sofitar les sos fantasíes. Un mundu bien diferente’l que pue espresar un escritor norteamericanu, del que pue espresar un escritor asturianu, qu’al escribir, inclusive de manera inconsciente, utilizará claves culturales que-yos son muncho más próximes.

Pero n’Asturies, en dellos foros, lo asturiano paez que güel a cuchu. Mientres entontecemos con tolo que llega de fuera, sobre too, de los americanos.

Estes actitúes que refuguen tolo que tien que ver cola nuesa cultura acaben perxudicándonos a toos y alimenten la gran aculturación y mundialización de les costumes que güei nos invade, contribuyendo a que los escolinos pierdan les sos raíces y los valores culturales de la so comunidá.

Los Príncipes, de xuru que tán fartos de recibir regalos de llibros y de too, pero paezme que más-yos tocará nel corazón, que tamién lu tienen, dalgo rellacionáu col llugar onde van de visita. Cuando van a Nueva York, de xuru que nun los obsequian con un llibru o una coleición d’un asturianu.

A nós asina nos lluz el pelo.

Categoría: General Comentarios Comentarios (3)

Viérbenes, rates y otros cocos

admin (19 de mayo, 2010)

Bayura de guxanos viven cerca del nuesu entornu en cualquier requexu.
Ellí onde hai materia podre, de xuru qu’atopamos polo menos un viérbene o, más bien, un montón de viérbenes que se retuercen enmarañaos y s’apuren a alimentase.

Estos animalucos a mí siempre me produxeron noxu. Refiérome a ellos como viérbenes, porque ye la palabra que nós emplegamos coloquialmente pa nomar a dellos tipos de guxanos, anque pa dalgún tengamos nome específicu.

Y falando de viérbenes la memoria llévame a la mio infancia n’aldea, onde yeren munchos y de distintos tipos los qu’atopábemos en dixebraos llugares.

Los neños siempre ayudábemos a los pas nos llabores de la casería, Había muncho que facer y los pas bon día víen tener a daquién en quien sofitase. Diz el refrán que «el trabayu del neñu ye poco, pero’l que lu desprecia ye un llocu». Refrán güei poco prestosu, teniendo en cuenta’l respetu y tratamientu del que goza la infancia. Naquella dómina tolos neños ayudábemos en casa, y dalgún día, si había sementera, había que quedar de la escuela. Esto poques veces, porque los pas yá diben concienciándose de la importancia de que los sos fíos nun se quedaren pa burros, como se suel dicir. Llindar y amenar les vaques, dir al güertu a por berces, dir al agua a la fonte y participar nos esfoyones y folixes al rodiu de les llabores del campu yeren grandes momentos de tresmisión de valores, creencies y formes de vida, en sí, tresmisión de cultura.

Nestos llabores teníemos contautu con tou tipu d’animalucos, ente ellos los viérbenes, qu’a mi nun me prestaben ná. Son tan silenciosos que los topábemos per uquier. Nun se me borra la imaxe del güertu les berces, tou comíu de les rates (o gates). Aquellos guxanos verdes y negros, peludos y con un focicu que daba escalafríos. Mandábame mio ma al güertu y yo les más de les veces desobedecíala, escondíame per ellí y facíame la remolona o sinón volvía pa casa ensin les berces, tratando d’esplica-y a ella y a mio güela que yo nun podía entrar nel güertu onde mandaben les rates, porque me daben munchu mieu.

-Sacude les berces, que les rates cayen darréu al suelu, dicíame mio ma, a veces con paciencia y otres veces engafada conmigo porque nun llevaba camín de que-yos perdiera’l mieu a aquellos seres indefensos, que viven de comer berces y que cuasique se confunden cola so color. Hasta dalguna ñalgaduca me cayó por desobediente. Dalguna vez, dempués de pasalo mal nel güertu, sollerte ante la presencia de les rates que s’afanaben a comer y a afuracar el vexetal, cuando diba de vuelta pel camín, dalgo se rebuía pente les berces que llevaba y faltábame tiempu pa tirales al suelu y escapar corriendo, como si les rates fueren dir tres de mi.

Y nun se me pue escaecer aquel día, cuando yera estudiante n’Uviéu y fui a comer a un comedor onde sirvíen menús baratos pa estudiantes. Nel menú de primer platu había pote. Compangu nun pienso que tuviere muncho, pero mantegábenlo con otra carne. Nel mio platadín de pote una rata grande y bien cocida adornaba les berces. Si fuera güei pensaría que taba puesta adrede pa «decorar». Pensé que morría del ascu que me dio. Nun m’atreví a dicir nada y dixi-yos que m’entrara de sópitu mal de barriga y que nun podía comer. Enxamás volví a esti sitiu a xintar.

Los verbenucos atopábemoslos onde quiera. Nun puedo escaecer “el burru” de les cereces, dulce, pequeñucu y rollizu, porque tamién me daba munchu ascu y cuidaba de mirales bien, cuando taben demasiáu madures, pa nun inxerir «un burru» d’aquellos, que, de xuru engulliría delles veces ensin sabelo. Les cereces negres yeren les primeres que los echaben. Una vez que pasaba San Xuan, yá había que mirales, porque en cuanto se pasaben de maduración, enantes de podrecer, echaben «el burru».

Viérbenes en mazanes y peres, en castañes y pataques. Los viérbenes n’aldea son familiares, pero dalgunos nun somos «a poder» cola so presencia. D’otra miente, nun hai qu’escaecer lo guapa que ye una mazana de xuguete con un guxanín de colores asomando la cabeza.

Otros viérbenes que nun me prestaben nada yeren los que cría’l xamón y el tocín cuando ta dulce. Ye creencia ente la xente qu’había que matar el gochu en menguante pa que’l tocín y el xamón nun criare saltones. Si venía tiempu caliente y el xamón taba dalgo dulce, ellí picábalo la mosca. Y, darréu, en pocos díes yá andaben los viérbenes aquellos, gordos y blancos y a veces rosaos, afuracando’l xamón y saltando d’un llau pa otru como si fueren «saltimbanquis», bien fartos d’aquel manxar. Estos causaben un disgustu en casa, pues echaben a perder el xamón y nun podía comese o había qu’espedazalo pa quita-yos lo qu’ellos amastagañaben y otra parte utilizalo pa tostalo na payella. Tenía asina bien poca prestía, y lo más normal yera que nun quedaren munchos xamones nel horru.

Otru llugar onde yo m’alcontraba con dalgún verbenón yera nos animaos esfoyones, onde davezu, pente les panoyes caleyaben viérbenes grandones y rollizos, alimentaos col sabroso maíz. Alcontrar un viérbene podía estrozame l’animada nueche d’esfoyón. Yo taba tol tiempu sollerte, mirando panoya por panoya y cuidando onde me sentaba pa que nun fuera sentir la presencia d’esti guxán que podía xubir peles piernes p’arriba.

Nos díes de branu, la filoxera, que tampoco yera pa mi nada agradable, cruciaba la carretera invadiendo la calzada. Yo diba, a veces, en bicicleta pa la escuela y frenaba en seco pan nun atropellales, pero cuando diba andando daba un saltu sortiando aquella filera de guxanos que se dirixíen adulces a los pinos. Agora nun se ven tantos. Insecticíes y otres coses debieron mermar la so población. De xuru qu’al aumentar tanto’l númberu de coches, lo mesmo-yos tomaron mieu, pues van tan despacín, un tres d’otru, ensin salise de la filera, que nun puen tar pendientes del tráficu. Siempre nos alvertíen del peligru de sentanos debaxo d’un pinu que tuviera aquellos «paquetes blancos» enllenos de viérbenes peludos y que podíen producir picores y ronches na piel. Amás dicíennos que si nos caíen nos güeyos podíemos quedar ciegos.

Magar tene-yos tantu noxu, n’alcordanza, dediquéis un haiku. Versos que tán incluíos nel mio llibru «Faraguyas».

Vei en filera

p’aniase nos pinos

la filoxera.

En cualesquier requexu alcontraba los prietos ciempiés, inofensivos, como los otros, pero que tampoco me llamaben l’atención, más que nada, porque apaecíen de sópitu nos llugares más imprevisibles.

Los que me daben inda más ascu yeren los verbenones que vivíen (viven) nos bárragos de les vaques. Les probes, dempués de picales les mosques, debaxo’l pelleyu críase’l viérbene del que saldrá llueu la moscona. Elles movíen el rabu y hasta moscaben corriendo pelos praos, porque nun soportaben los picotazos d’aquelles moscones que s’enfotaben en poner los güevos debaxo la so piel.

Pero, magar lo poco que me gustaben estos bichinos, hubo un guxán al que siempre-y tuvi bon aquel. Ye’l viérbene de lluz, sobre too pola maxa que tresmite’l ver na escuridá de la nueche, nun sucu, o nes orielles del camín entre los yerbatos o ente’l felechu, aquella llucecina averdosada, allumando intensamente, como si fuere un llumín. Yera pa mi un momentu de maxa y alimentaba la mio fantasía. Dicíame mio pá que si lu viere de día nun me diba gustar tanto porque yera muncho más feu que les rates de les berces, prietu y con pates llargues y gordes, pero a mi dábame igual, yo nunca lu vi ensin lluz.

Y por eso, porque yera un guxán que me prestaba, agora de mayor, dediqué-y unos versos guapos pa que los depriendan los neños, que tán recoyíos nel mio poemariu infantil «Zamaparrampa»:

Viérbene de l.luz / ente’l fuletu / ximiélgalu l’aire / con muitu xeitu, / busca una moza l.luz / quier cortexala / Van tener fíos l.luz / Qu’al.lumarán la nueite / nesta quintana.

¡Qué viérbene más guapu! / Voi escondelu. / Guárdolu nuna caxa

¡Pol día ya prietu!

Y nun puedo escaecer aquella gafura que me contaba mio güela. Una muyer vieya que se punxo mui malina. Llevaba díes con dolores pela espalda, dicía ella que paecía como si dalgo-y corriera pel renaz p’arriba. Dolía-y muncho la cabeza y tenía nella un bultu que paecía un duviesu. Cuando’l mélicu-y foi mirar y palpar aquel bubu que-y encomenzara a medrar na tiesta y que tanta gafura-y causaba, namás tocalu salió un viérbene retorciéndose y ella, nesi momentu, sintió gran alliviu. Dicíen que yera un bárragu como’l de les vaques.

Lo que nun me prestaba nada de neña yera oyer conversaciones sobre los viérbenes que comíen los cadabres a los pocos díes d’enterralos. Eso yera a mi un tema difícil y fuerte, que nun podía dixerir nos mios años de neña.

Yá d’un poco más granduca, más bien una muyer fecha y drecha, como se suel dicir, socedióme otra anéudota rellacionada colos viérbenes. Foi na primer escuela na qu’exercí de maestra en Barcelona. Teníen el patiu enllenu de moreres y nes aules, cuasique tolos maestros teníen en caxes cría de guxanos de seda. Yo nun pudi dedica-yos tiempu. Amás estos guxanos sí son feos de verdá, prietos y gordos. Yeren, sin embargu, una bona forma pa deprender a los neños la metamorfosis. Yo preferí otres esperiencies, la del guxán de seda yá la observaríen n’otres aules. Unos años más tarde tuvi en casa la caxa colos guxanos de seda que criaben los mios fíos. Yo, dende llueu, nin siquiera los miraba.

L’ello ye que nun m’esplico mui bien el noxu que me producíen y me producen estos animalinos cuasique inofensivos, siendo ellos «collacios» de mio n’aldea y atopándolos per tolos requexos.

Agora otros cocos inda más peligrosos medren nel espaciu virtual y comen los archivos de los nuesos ordenadores. Estos viérbenes virtuales sí son pa tene-yos mieu.

Acabo con esti guapu haiku:

Un viérbene de l.luz

durme ente la yerba

ya al.luma una uz.

Güertu Virtual

admin (14 de mayo, 2010)

Pa tener un bon güertu yá nun fai falta esforciase, la sementera virtual da bon frutu ensin tantu trabayu.
Nun sé si sería la “concienciación” de consumu ecolóxicu, qu’afortunadamente ta caltriando ente nós, lo que me llevó nun va muncho a plantar un güertu, pensando en poder comer dalgo d’eso “de casa”, que ye un manxar. Cuando encomencé a cavar la tierra, yá cai na cuenta de que los mios güesos desavezáronse d’aquellos trabayos que yo deprendí de pequeña, ayudando a los mios pas, como tolos neños n’aldea. Pero d’eso pasaron una pila d’años. Yo escoyí otru camín, que nun foi l’agricultura, y anque nun se m’escaeció aquello que bien deprendiera, el cuerpu ye perllistu y afáyase siempre a lo más cómodu. Inda asina, nun abandoné l’intentu, y con abondo esfuerzu, semar, semé’l güertu con zarramientu y too. Cuando volví a los quince díes, la yerba medrara penriba les llechugues y ellí nun se vía nada de lo que yo semara. La collecha foi ruina y el mio intentu de volver a los oríxenes de neña aldeana, nun dio tol frutu que yo esperaba. Sirvió pa que toos se rirán de mi y del mio güertu ensin sallar. Pero les coses avancen muncho nesta dómina que nos tocó vivir. Va un tiempu enteréme que pa tener un güertu yá nun fai falta cavar nin esforciase un res. Agora, quien quiera pue tener un güertu o una granxa d’animales y casa de campu con árboles alredor. Disfrutar del llabor de semar la tierra y facese ganaderu, sobre too, pa matar el tiempu y relaxase. Quien quiera ser agricultor ensin emporcar les manes, ensin goler cuchu, ensin cansanciu, ensin derramar gotes de sudor, agora pue tener facienda de manera virtual. Namás fai falta entrar en Facebook, na comuña de vecinos Farm tawn. Campos, güertos, cortes enllenes d’ animales, mascotes, de too. Ún pue facese un ricachón nesta “gran aldea” de la que yá munchos millones de persones somos vecinos. Namás fai falta constancia y atender bien la facienda y los semaos a traviés del ordenador.
A mi, francamente, de momentu nun me dieron ganes de plantar llechugues en Facebook. Nun compriendo mui bien cómo voi poder saboriales. Seique hasta daremos cola dieta perfeuta, comer alimentos virtuales, lo que ye lo mesmo que “facer que comemos”. Al final perderemos dellos sentíos por nun usalos y atrofiaránsenos l’ olfatu, el tactu y otres coses. Yo de momentu confórmome con sorprendeme y rime, a la mio manera, de toes estes tochures. Quiciabes dalgún “espertu” me pue dicir que me ponga al día en nueves teunoloxíes porque agora yá se pue disfrutar d’otres munches sensaciones a traviés del espaciu virtual. Cuando seya una esperta en nueves teunoloxíes (too s’andará), quién sabe lo que llegaré a esperimentar. De momentu, cuando se m’ocurre “vivir” por unos momentos en Facebook, piérdome caleyando y nunca sé onde m’alcuentro. Claro qu’esto tamién me pasa nel mio caleyar pela vida (digo física). ¡Piérdese una tantes veces!

Categoría: General Comentarios Comentarios (0)

LA SEÑAL

admin (4 de mayo, 2010)

Vimos la señal puesta tres de casa, como otres veces, pero güei inda rellumaba más el blancor de la sábana tirada enriba’l bardial. Daben de lleno los rayos del sol ya illuminaben aquella sábana que pa nada yera anuncia de lluz.

-Hai señal en ca La Cubera, dixo la madre, hai que dir allá, lo mesmo pasó daqué.

Garró la la manta negra que siempre echaba penriba’l llombu, a mou de toquilla, y salíu acarricando pa casa la so fía. Un corvachón perseguíala pel camín corviando ensin parar, y a ella poníase-y carne de pita.

La so fía fuera casar p’aquella casa que taba más o menos a un kilómetru de camín. Daquella les comunicaciones ente la xente yeran bien distintes; cuando había una urxencia o había que dar un recáu poníase la señal, una sábana blanca que llamaba l’atención de la familia o vecinos, dalgo que polas duas partes sabíen interpretar.

Llegóu la madre sollando. Ella nun gastaba muncha salú y costaba-y trabayu xubir la cuesta que la llevaba a casa la so fía. Na corrada taba la consuegra, una muyer de mal fuxtax que nun se llevaba nada bien cola nuera y siempre taben engarraes. Ella nun quería de nenguna manera dexar el garfiellu. Tresa, namás fuera p’aquella casa pa tar tirada pelos praos y peles tierres como burra de carga y garrando feixes, trabayando tol día albentestate, fixera fríu o calor.

La consuegra, al vela, echó una cascarada de risa bruxa y xubió pa la panera enseñando dende la escalera tol culu.

-Tabas bien non esfotando a la to fía, alcahueta. ¡O nun sabes que los problemes del matrimoniu arréglense debaxo les mantes!-Díxo-y la bruxona rabiada.

Sí, pero los problemes yeren mui gordos y nun yeran sólo de dos. Aquella muyerona metíase no mediu y enredaba al fíu contra la so muyer, por más qu’a él, que yera un bon sinvergüenza, tampoco-y facía falta muncho.

Tresa yera dende pequeña una moza enxencle, menuda y hasta un poco enfermiza. Dicíen que garrara’l mal del filu de nena y dende aquella nunca más oleciera. Endelgazaba y endelgazaba y nun yeren quien a qu’espoxigara. De mélicu en mélicu y nun-y daben cola malura, hasta que determinaron llevala a una muyer que-y llamaban “la meiga”. Viniera de Galicia a casar pa un pueblu cercanu y dicíen que yera bruxa. Ella cortó-y el filu y dende entós crióse un poco meyor. Pero l’ello ye que nunca curó del todo. Yera de mui poco comer y siempre taba delicada.

En cuanto encomenzó a ser mozuca los sos pas taban mui esmolíos. Yera ruinuca y nun sabían onde diben “colocala”. Había ser enantes de cumplir los venti, sinón el so destín yera quedar pa vistir santos, pensaban ellos. Asina, ofreciéron-yla a aquel mocetón, que-y llevaba lo menos diez años, un animalón altu como un pinu y retrepu y burru como’l qu’apareyaban na corte. Diez años más vieyu qu’ella, los mesmos que llevaba con una moza del pueblu, que la dexara diba pocu tiempu, después d’empreñala. Cansóse’l borricón de la moza de siempre y, nesi mediu tiempu, aprovecharon los d’Arriba pa meté-y la fia polos güeyos. La nena tenía 18 años y dában-y un bon dote y un bon axuar. Ella yera amás carne tienra y nueva, ensin estrenar.

La casa La Cubera tenía bona facienda, había criaos pa las sementeras y collechas, y Tresa, que nun valía pa muncho, nun tendría que salir a fuera a trabayar. Eso yera xusto lo que los sos pas pensaban.

La boda amañóse en cuatro díes, enantes de que parira la otra. Los d’Arriba taben que nun cabían es sí.

A los pocos meses casóse’l so hermanu pa casa. Él yera’l mayorazu y taba esperando a sacar a Tresa pa traer la d’él, una roxona que-y sacaba una cuarta, blanca y nieta como la mantega, quiciabes pa compensar lo que pasaren cola so hermana.

En casa La Cubera, pa onde casara Tresa, les coses nun fueron bien dende’l primer momentu. La suegra, una bruxa puercóna que secaba los platos col mandil y nun dexaba a Tresa arrimase pa nada a la cocina. Tresa taba na so casa como una pimpolla, nunca saliera a trabayar fuera, nin sabía dar golpe, más que nada polo ruina que se criara. En Ca La Cubera, dende día postreru a la boda, punxéron-y el maniegu al llombu, la gadaña na mano y echáronla pal prau a segar.

Ella lloraba, lloraba, pero como-y dicía’l so pá “hai qu’aguantar mi nena, qu’en to casa yá hai otra, y esa veyona nun vei durar siempre”.

Dende que llegó Tresa a aquella casa, poques veces llamaben obreros. Únicamente cuando s’ayudaban los vecinos ente ellos, había dalgo más de xente pa trabayar. Y pa eso había que devolver el favor que siempre-y tocaba a la probe Tresa.

L’home, que yera un borricón, cuasique que la enseñó a too a palos, amenábala tol día y nun sabía dir a nengún llau a trabayar sin ella. Mal comida, maltratada y despreciada, llegaba la nueche y a “cumplir” na cama, magar él tamién se desfogara con otres pelos alredores. Delles taben meyor trataes y más descansaes, y el cuerpu pidía-yos “guerra”. Ente elles l’antigua moza, qu’enxamás se resignó a renunciar a él, y teníalu de xemes en cuando, hasta que-y fixo otra barrigada.

Too yeren comentarios. Tol mundu sabía lo que pasaba naquella casa y nun entendíen como los sos pas nun sacaben a Tresa d’aquel infiernu. Pero Tresa, con 25 años, yá tenía cuatro fíos, y nun sabía pa ónde dir con ellos. Partos toos difíciles. Nel últimu tuviera a puntu desangrase. A los pocos días de parir, la suegrona echábala de casa a trabayar. El nenu yá-y lu cuidaba ella. Tresa dába-y la teta y en cuanto acababa arrampuñába-ylu la suegra de les manes pa qu’ella nun perdiera munchu tiempu.

Una casa de bona facienda pero mui trabayosa, y lo peor, que pa Tresa yera un infiernu dafechu. Ella taba escueirada y consumida.

Pola mor de la situación, hubiérales “mui gordes” ente les families. Los pas de Tresa fueran yá unes cuantes veces allí a intentar poner orde, pero nun fueren quién a ser valientes y sacar la so fía d’aquella casa. Cada vez que diben echábenlos d’ellí de mala manera. El más, el palafustrán del home, qu’enxamás s’encaró cola so ma. Ella yera quien enredaba y mandaricaba too y nadie-y tosía. Con too esti panorama, aquella señal, tan ceo, nun la podía poner naide, namás que la so fía pa pidir ausiliu. Sinón pa nada los llamaban.

Tres de la madre, salieron el padre y l’hermanu, camín de ca La Cubera. Ellos dalgo malo sospechaben.

Dende más arriba casa y oyeron les voces na corrada de la engarradiella que s’armara cuando llegó la madre de Tresa, como otres munches veces. Los nenos lloraben a gritos, y’l padre soltó-ys una bona xostrada y zarrólos nel cuartu. Tresa, nun valle de llárimes, con un renegrón na cara, taba zarrada no cuartu cola ropa los nenos metida nuna saca, y la d’ella n’otra. Abrío-y la puerta a so pá, mientres les otres dos muyeres se dicían de too na cocina. Al pá partió-y l’alma’l ver la so fía d’aquella manera.

-Y ónde vas mio nena, ónde vas tu agora con cuatro rapacinos. Val más qu’intentes arreglalo. Una vez más el pá quería arreglar la situación. Ella tuviera tola nueite con muncha fiebre, y pela mañana yá-y diera una bona somanta porque nun podía llevantase a despachar el ganáu.

Foi entós cuando determinó poner la señal. Esta vez pa que los vinieran a buscar a ella y a los nenos.

El pá intentó poner orde.

-Bueno, lo primero, hai que traé-y el médicu.

Tuvo que contenese muncho sintiendo los xuramentos de Falo, l’home de Tresa, que , sin otra esmolición, garró’l burru y foise engafentáu pa la yerba.

L’hermanu arreó a busca-y el médicu y la veyona garró los nenos y marchó con ellos pa la Ribera a cuidar les vaques.

El mélicu cuando vio’l cuadru, encomenzó a mover la cabeza.

-Esto nun se puede consentir, non, non. Nun se puede consentir. La sua fía ta mui alcanzada.Y llamó al padre, a parte, a falar con él.

-Mire, hai que callar polos nenos.-dicía’l pá con tristura. Y además cuanto más faigamos peor.

Fueron a buscar la caballería, abrigaron a Tresa, y lleváronla pa casa. D. Pascual púnxolos no peor, y encamentó-yos face-y los remedios al pie la lletra.

Cada día Tresa diba a menos, yá nun respondía a les melecines. El mal del alma ye mui difícil de curar. El sufrimientu, agraváu porque a los sos fíos nun-yos dexaben dir a vela, empeoraba inda más la so situación. Los palos, la mala vida y la tristura fueron consumiéndola poco a poco. Too encomendó a falla-y. Aquella enfermedá nun tenía cura. Esta vez, nun valieron nin médicos, nin meigas y en poco más d’un mes a Tresa lleváronla pa la furaca. Allí descansa de los malos momentos, desprecios, fame, y malos tratos que sufrió en ca La Cubera.

Na casa La Cubera güei ta la primer novia de Falo, qu’en cuatro días apuróse a ocupar la cama que dexara Tresa, y llevó los dous nenos con ella, que tamién yeren de Falo. Familia numberosa. Los nenos de Tresa tienen agora madrastra.

En casa d’Arriba yá nun verán enxamás la señal de la so fía pidiendo socorru.

M.ª Esther García López

Nace en La Degollada, Valdés. Es Licenciada en Pedagogía, experta en Filología Asturiana por la Universidad de Oviedo y maestra de Primera Enseñanza. Es miembro correspondiente de l’Academia de la Llingua Asturiana.

Les biblioteuqes vistiéronse de gala

admin (4 de mayo, 2010)

Delles biblioteques asturianes salieron a la calle pa celebrar el Día Internacional del Llibru

Cola llegada del llibru dixital tamos, cuando menos, sollertes sobre’l futuru de les nuestres biblioteques, güei, por cierto, mui bien dotaes y atendíes. Tener un llibru nes manes, amás de poder disfrutar de la llectura de los testos nél impresos, ye dalgo que nos produz otres sensaciones. Mientres lleemos les sos histories, el llibru ye pa nós dalgo nuesu, queríu y mimáu. Ye como un amigu que nos entretién, nos informa, nos instruye y nos fai felices, y al que-y tenemos bon aquel.

La biblioteca ye un llugar onde los llibros nos esperen. Nesti espaciu cargáu de maxa, el silenciu y la llectura faennos fuxir de la realidá. Un llugar importante nes nueses vides, onde amás d’alcontranos con amigos, alcontrámonos colos amigos enllenos de palabres: los llibros.

El pasáu día 23 d’abril, les biblioteques asturianes vistiéronse de gala pa celebrar el Día Internacional del Llibru, coincidiendo col cabudañu de la muerte de los ilustres escritores Cervantes, Shakespeare ya l’inca Garcilaso de la Vega. A mí los versos llevánonme hasta L.luarca y allí participéi d’un prestosísimu itinerariu cultural. La Biblioteca municipal, faciéndose ecu de la necesidá d’esparder la cultura, d’afalar a lleer y de querer a los llibros, organizó una tarde cultural, con un recorríu de llectures al aire llibre, aconceyando a escritores, poetes, pintores, historiadores, asociaciones y otres persones rellacionaes col mundu de la cultura. Cayendo la tarde encomenzó’l paséu lliterariu. Partiendo de la Biblioteca onde se realizaron les primeres llectures de testos rellacionaos cola Casa la Cultura, la calle Olavarrieta, l’Arco Bayón y La Moral, recorrimos la calle del Lobo, y llegamos al Puertu n’animada tertulia. Allí los poetes semamos el puertu de versos, al son de les notes de la gaita. Nel Puente’l Besu, unos cuantos besos de colores tiñeron les agües del Ríu Negru y fixeron recordar a los presentes la conocida llienda d’amor del Pirata Cambaral, que tan bien conocen los lluarqueses. Yá na calle Párroco Camino, onde s’asitió munchos años al Biblioteca municipal, Chemi Lombardero lleyónos un testu sobre la Biblioteca de Lluarca y esfaraguyó la so historia pa toos nós. Otra posada delantre’l Centro Social de Mayores. Ellos más que naide merecen que les palabres los acariñen de xemes en cuando. Al son de la gaita, llegamos a la Fonte’l Bruxu. Les palabres posárnse adulces alredor d’esta fonte máxica.

El recorríu poéticu-cultural, acabó nel parque. Música de gaita, versos y outros testos puxeron el broche final. Disfrutamos d’un tiempu lliterariu mui agradable y al empar llamamos l’atención de los lluarqueses, tomando la palabra representantes de distintos coleutivos y asociaciones. Yá entrada la nueite, unos bocadinos lliterarios allegráronnos l’estómagu. Quedónos bon sabor poéticu. Felicito a la conceyalía de Cultura y de manera especial a les bibliotecaries, Carmen, Marta y Cristina, la so direutora, por esta guapa iniciativa.

Categoría: General Comentarios Comentarios (0)

Fauna. Los ratos

admin (4 de mayo, 2010)

Los mures de campu que viven alredor de la casería tamién podemos consideralos animales familiares
Mur o ratu. Con esti términu refiérome a los ratos de campu, a los que viven alredor de la casería y que cuasique podemos consideralos animales de casa. La so presencia en cualesquier requexu del campu y de l’aldea fai que seyan animales familiares, pero non por eso podemos dicir que seyan animales queríos por nós. En xeneral, la mayor parte la xente tien-yos noxu, ascu y hasta mieu a estos animalucos tan pequeños, que s’escuenden en tolos requexos y cualquier furacu sírve-yos d’abellugu.

Los ratos son mamíferos de la familia de los royedores y puen causar estropicios dientro y fuera de la casa. Yá dende tiempos remotos nun tenemos bon conceutu del so comportamientu. Na Biblia o nel Talmud fáense a él alusiones negatives. Na Biblia ye un animal impuru y dañín. Nel Talmud ye repulsivu, dañín, lladrón y avariciosu. Como curiosidá, nun documentu d’orixe griegu, onde se cuenten distintes anéudotes sobre los ratos, afírmase qu’en Chipre esisten ratos que puen comer hasta’l fierro, y hai quien-yos abre’l banduyu en busca d’oru. Aparte de lo qu’esto tenga de lleenda, danos idea de lo avariciosos que son estos royedores a la gueta de comida. Son capaces de comelo too.

Antaño n’aldea yera fácil que se colara un ratu pa dientro casa, cuando se llevaben berces o pataques pa la cocina y ente elles diba «l’inquilín». Lo malo, lo difícil, yera llueu pa sacalu de casa, porque lo lóxicu ye que naide se diera cuenta hasta atopar dalgún estropiciu o ver les cagarates pel armariu la ropa, o inda más fácil nel aparador de la cocina, n’alacena, o na despensa. Nes cases antigües cuando la xente yá dormía a pata suelta sentíense los ratos andar a carrenderes pol desván, llugar mui afayadizu pa vivir ellos, pues hai de too de lo vieyo pa poder royer y más royer.

Nel campu, cuando había menos maquinaria pa trabayar, atopábemos ratos per tolos requexos, sobre too cuando se facía la sementera. Tamién nos sorprendíen los sos ñeros, en cualesquier requexu o nos bardiales. Los pequeñucos paecíennos mui feos, de color rosáu, ensin pelo y toos arrugaos. Son más repulsivos y dan inda más noxu que los adultos. En casa siempre nos alvertíen de que nun tocáremos los sos ñeros.

Na casería hai dellos llugares que se protexen abondo pa que nun entren los ratos, ún ye l’espaciu onde se cura y s’afuma l’embutíu. Si los ratos lleguen a entrar puen facer grandes llaceries. Son quien a amastagañar una bona parte de los chorizos y morcielles que s’echen entós a perder, amás del ascu y la esmolición que se siente al saber qu’un ratu anduviere caleyando peles vares del l’embutíu. A veces hasta zarren nel llugar un gatu, pa que s’encargue de comelos o de facelos fuxir. Otru llugar a protexer ye l’horru. Anque esta edificación ta pensada pa que nun puedan xubir royedores, pero siempre hai que cuidar de nun metelos como «polizones» cola collecha. El xamón o’l tocín afuracáu yera niciu claru de qu’había ratos nel horru. La peor xera yera sacalos, más sabiendo lo rápido que se reproducen.

Güei les coses cambiaron muncho y les cases n’aldea tán bien acondicionaes, hai más llimpieza y lo raro ye ver o sentir qu’un mur anda per casa. Los ratos tiénenlo un poco más difícil pa metese nes neveres o conxeladores. Ellí podría espera-yos la muerte por frialdá o conxelación. Anque yá se dieron casos de que dalgún se coló y royó los cables de los aparatos. Pero non sólo n’aldea hai ratos. Nes ciudaes, en cases vieyes, almacenes, bodegues y biblioteques, y en xeneral onde güelen dalgo pa comer hai población d’estos royedores faciendo de les suyes. Royen papeles, documentos, llibros, ropa y tolo qu’alcuentren per delantre. El so instintu de supervivencia fai qu’anguaño busquen tamién otros escondites. Nun ye difícil que tresportemos un mur nel motor del coche, llugar abondo difícil pa poder sacalos y onde tamién puen causar un problema.

Son mui curioses les anéudotes que s’oyen contar sobre ratos. Un paisanu taba trabajando na tierra con más xente. Sintió que dalgo-y xubía per dientro la pernera’l pantalón, echó-y mano ensin soltar pa nada aquello que se rebuía ensin parar. Encomenzó a da-y voces a la muyer pa que-y baxara los pantalones, pan nun soltar el ratu que tenía bien garrráu y que lu podía morder en ciertes partes. Allí quedó’l paisanu esnudu en mediu’l campu, viendo cómo la muyer y los vecinos se ríen a cascaraes de lo mal que-y fixera pasalo’l ratu, que se-y metió hasta la entrepierna.

Nos trabayos n’andecha que se facíen davezu nel campu ente los vecinos yera normal que se gastaren bromes colos ratos a los qu’amosaben tene-yos cierto repelús. Cuando se revolvía la tierra pa semala o se facía dalgún llabor nel campu yera mui fácil alcontrar estos intrusos. Los más valientes agarrábenlu pel rabu y dedicábense a correr tres les moces, que yeran les que más esparabanes facíen. Pero tamién hai homes que-yos tienen tanto mieu que-yos causa un trauma simplemente’l fechu de qu’un ratu toque nel so pelleyu.

Esti noxu que siempre se sintió por estos royedores ye, sobre too, porque s’asocien con falta de llimpieza y con tresmisión d’enfermedaes. Ente otres, la triquinosis, enfermedá que se pue contaxar a los humanos si se come carne que tea afeutada. Por eso n’aldea, dende cuantayá, analízase la carne de los gochos que se maten pal samartín. Los gochos puen comer los ratos qu’anden gulismando pel cubil o que puen dir nel piensu y na farina que comen a diario.

Pero esti mieu a los ratos nun ye d’agora. Si repasamos della bibliografía sobre los mesmos, podemos lleer que dende’l principiu de los tiempos nun son bien miraos polos humanos. Nos primeros testos escritos que se conserven del Oriente Medio y del Occidente amuésennos el mieu del home a los ratos, de xuru porque son peligrosos pa la collecha, aparte d’otros peligros como la yá citada tresmisión d’enfermedaes.

Los ratos reprodúcense rápidamente y la so población darréu enllena campos y quintanes. Pero, amás del home tienen otros enemigos, como’l gatu, que ye’l gran cazador de ratos. Ye consideráu n’aldea’l remediu más eficaz pa mantener los espacios llibres de mures. Los ratos tamién son alimentu de la raposa, y otros carnívoros, como’l ferre o la culiebra, que los engulle enteros. Toos ellos contribuyen a mantener l’equilibriu ecolóxicu, dalgo de lo que munches veces los humanos nun somos conscientes y nun pescanciamos que tolos animales son necesarios nel mediu, magar seyan pa nós más o menos agradables.

D’otra miente, dexando esta mala querencia de los humanos pa colos ratos, tamién hai mures agradables. Nun podemos escaecer al ratu Mickey, personaxe creáu por Walt Disney, que fai pasar a los nenos momentos tan prestosos enllenando la so fantasía. Y el Ratonín Pérez, el que recueye los dientes de lleche que-y dexen los neños, debaxo l’almuhada, con tanta ilusión. Xenerosu y tienru, déxa-yos un regalín y alimenta’l so maxín. Inda conservo una bolsina con dalgún diente de los mios fíos, cuando yo mesma yera’l Ratonín Pérez. Sin embargu, yo de neña nun viví esta tradición. En La Degol.lada había abondos ratos, pero Pérez nun llegó hasta ellí, quiciabes pola mor de que nun diba tar bien visto ente los otros collacios que se busquen ellí la vida d’otra manera.

Los mures son a menudu protagonistes de narraciones lliteraries. Son perconocíes les fábules: «El gatu y los mures», «El mur y el lleón», «El mur y la rana», «Los ratos y las mustadiellas», ente otres. P’acabar, préstame poner esta fábula qu’inda güei nos da una lleición: «El mur campesín y el mur cortesanu».

Esopo preséntanos dos tipos de mur, el cortesanu, avezáu a comer y vivir bien anque seya sin tranquilidá nin seguridá, y el campesín, que prefier la vida simple pero serena.

Esta fábula, atribuida a Esopo, escrita fai más de dos mil años, pue sirvinos güei de lleición a los humanos que nos creamos demasiaes necesidaes, pola mor del consumismu que nos envuelve y nun somos a pescanciar otra cara de la vida más tranquila, onde se vive’l tiempu d’otra manera.

«Un mur campesín tenía d’amigu a otru de la corte, y convidólu a que fuese a comer con él. Namás podía ufierta-y trigu y yerbatos, que yeran el so alimentu. Entós el mur cortesanu dixo-y:

-¿Sabes, amigu, que lleves una vida de formiga? Sin embargu yo tengo bienes abondos. Ven conmigo y serán toos pa ti tamién.

Marcharon entrambos pa la corte. El mur cortesanu amosó-y al so amigu tolos manxares de los que podría comer a fartar: trigu y llegumes, figos y quesu, frutes y miel. Embabiecó’l mur campesín con too aquello y bendicía al so amigu de too corazón y quexábase de la so mala suerte.

Cuando yá taben dispuestos a dase una bona llacuada, un home abrió de sópitu la puerta. Espantaos pol ruíu, los dos ratos fuxeron apavoriaos pa los furacos. Volvieron darréu a buscar figos secos pero llegó nel intre otra persona al llugar. Al vela, los dos amigos fuxeron escopetiaos a la gueta d’abellugu pa escondese.

Entós, el mur campesín, escaeciéndose de la fame, díxo-y al mur cortesanu:

-Adiós amigu, veo que comes a fartar y que tas mui satisfechu; pero tienes que pagar un preciu mui altu por tanta abundancia: tar tol día sobresaltáu ante tantos peligros que t’amagan. Yo, sin embargu, soi un probetón y vivo royendo la cebada y el trigo, pero vivo tranquilu, ensin rocea nin mieu a naide.

Moralexa: Caún pue determinar escoyer el disponer de ciertos luxos y ventaxes que siempre van xuníos a congoxa, mieos y sobresaltos. O vivir de manera más cenciella y austera pero con más serenidá».

Categoría: General Comentarios Comentarios (0)