N’alcordanza d’Aurelio Pérez Martínez

admin (15 de abril, 2010)


El poeta valdesanu fóise a los 96 años cola sabiduría d’home entregáu a los sos llabores

Terminé un monumento más perenne que el bronce /y más alto que las regias Pirámides/ al que ni la voraz lluvia ni el impotente Aquilón/ podrán destruir, ni la innumerable/ sucesión de los años, ni la huida de los tiempos./ No moriré del todo: una gran parte de mí se salvará de Libitina (?)».

Estos versos del poeta romano Horacio préstame dedica-ylos a Aurelio Pérez Martínez, poeta valdesanu, que nos dexó’l pasáu día 3 d’abril. Aurelio diba camín de ser centenariu. Nació en Faedo Brañalonga (Tinéu), el 14 de febreru de 1914. Él yera’l mayor d’una numberosa familia. Fueron doce hermanos. El corazón llevólu a casar pa Muñás d’Arriba, con Lita, l’amor de la so vida, y dende aquello foi vecín de Valdés.

Aurelio fóise a los 96 años cola sabiduría d’home entregáu a los sos llabores y a los sos entretenimientos, a los sos oficios, a los sos seres queríos? ¡Cuántes coses nos tendría entovía por contar Aurelio! Amante de los animales, yera home tiernu y cariñosu.

Conocílu nun recital de poemas en L.luarca, cuando yá los años encomenzaben a dexar nél la señal del tiempu vivíu. Tenía una guapa voz cola qu’entovía’l día 23 d’agostu del pasáu añu nos recitó un poema en Carcéu qu’ emocionó a tolos presentes. Esi día, l’ Asociación de Vecinos de la so parroquia otorgó-y el premiu «Parroquia de Carcedo». Homenaxe bien merecíu a esti artista que foi Aurelio, artista de la madera, artista de la música (el so primer xuguete foi un acordión), y artista de la palabra. Tres estayes que dexen señal nel espaciu y nel tiempu. De xuru que les sos obres de madera perviven en dalgunes cases de Muñás, Carcéu, Brieves y otros pueblos de los alredores. De xuru que los sones por él interpretaos perviven entovía nos corazones de los que, baillando al son de la so música, fueron felices y disfrutaron de los guapos momentos de la mocedá Artista tamién de les palabres, Aurelio tien el méritu de ser un poeta autodidacta. Mientres fixo la mili n’África, lleó a los «grandes» de la lliteratura y foi formándose nel arte d’escribir. Cantor a la Naturaleza, y dotáu d’una gran sensibilidá, cantó a toles coses que tenía al so alredor. Foi corresponsal del «Eco de Luarca» y escribió en varies revistes asturianes. Los sos versos queden semaos per distintos papeles. Dellos impresos en tres llibros. «Las poesías de Aurelio Muñás» y «Mis poesías», y un volume con dos títulos: «Poemas de la lira amarga» y «En el vergel de los recuerdos». Sirvan estes mios palabres d’homenaxe a esti güelín poeta que nos dexó. Termino con un fragmentu d’ún de los sos poemes, impresu n’«Antoloxía de Poetas Valdesanos».

«(?) Tu astro de luz ya se ha eclipsado,/ las sombras de la noche lo han tapado/ triste penumbra sobre ti avanza/ El tedio te cubre con negros crespones/ marchitas las flores de tus ilusiones/ La inmaterial rosa de tu esperanza»

Categoría: General Comentarios Comentarios (0)

La Raposa

admin (15 de abril, 2010)

Ye un animal averáu a la casería, gústen-y abondo les pites y entós tien que tar perellí gusmiando y golifando, a ver lo que pue robar
Pa referinos a esti animal, los asturianos utilizamos, ente otros, los nomes de raposa, raposu, rapiega. A mi préstame más llamala raposa, y asina me voi referir a ella.

Ye curioso que la palabra raposa nun tien les mesmes connotaciones que tien la palabra zorra cuando lu aplicamos a una muyer. Como otros munchos nomes, femenín y masculín tienen significaos bien estremaos. Ser un zorru o ser raposu o «ser como la raposa» ye dalguién que nun diz les coses a la cara y qu’amusga en vez de falar claro, que tien maña pa engañar; pero ser una zorra ye ser una muyer de mala vida, como se solía dicir, la que «ye de tolos homes». Ye esti un exemplu más de les distintes connotaciones que tienen delles palabres, según les apliquemos al masculín o al femenín.

La raposa ye un animal averáu a la casería, gústen-y abondo les pites y entós tien que tar perellí, sollerte, gusmiando y golifando, a ver lo que pue robar. Equí, n’Asturies, ye frecuente veles pel día, pero, sobre too, ye más fácil atopales pela nueche, cruciando caminos y carreteres, y esquerando pelos corrales.Ye fácil atopar la raposa gulismando pelos alredores de casa o debaxo de los árboles frutales, sobre too d’ablanales. Tien bona habilidá pa cascar ablanes y comeles. Dalguna vez pudiemos vela comiendo ablanes d’una ablanal que ta al pie la mio casa, ensin asustase nin amosar nengún reparu en siguir mazcando ante la nuesa presencia. Ye un animal silenciosu y que por veces camina sele como si nun cayera na cuenta de la presencia humana. De la so presencia danos siempre avisu’l perru, que s’ocupa d’ escorrela fuera de les llendes de la quintana. El perru y la raposa nun se lleven nada bien. Magar que la raposa come animales más grandes qu’ella, nunca supiemos qu’atacara a un perru.

Ella tien un cuerpu estilizáu y entra con facilidá per cualquier furacu. Asina, si ye quien a colase nel gallineru, fai una gran matanza de pites anque namás lleve una o dos de cada vez. Más d’una vez, cuando s’espierta l’ama a ver les sos pites y a echa-yos de comer, alcuéntrase colos calabres esparcíos pel gallineru, col consecuente disgustu, porque queden ensin güevos pa una temporada, teniendo que recurrir a familiares o vecinos si quieren comer güevos de casa. Mio güela materna, Amadora, que quería y cuidaba muncho les sos pites, taba tol día sollerte pa que la raposa nun apaeciere pel corral. Enantes les pites taben sueltes pelos praos y yeren presa más fácil; agora yá se procura tener los gallineros bien zarraos, y a veces, cola modernidá, hasta hai cases que les tienen en xaules. Estos zarramientos tórguen-y a la raposa’l poder entrar nel piteru.

Otra presa pa ella son los gatos, que-y presten tamién un montón. Lo que pasa qu’a los gatos tien que garralos mui descuidaos pa poder atrapalos.

La raposa nun tien bona prensa n’aldea. Ella pásiase pelos praos, ensin que paeza que tenga mieu a naide, hasta llegar al pie la casa gusmiando pela quintana. Hai unos meses pudi presenciar cómo ye d’atrevida. Foi un día que taben un grupu de cazadores, de los qu’anden al xabaril, de tertulia na tabierna de Belén. Mientres los perros lladraben al altu la lleva, una raposa andaba sele pela parte d’atrás de la casa. Rondaba’l gallineru, tan tranquila, como si los lladríos nun fueren con ella. Mirando a ver si había dalgún furacu que-y permitiera entrar a poles pites.

La raposa tien fama de ser perllista y d’engañar al más intelixente. Ye mui cuza, perdescarada y atrevida. Asina dio llugar a numberosos cuentos populares xunto con personaxes como’l llobu, el burru, el cuervu, el gatu etcétera, saliendo ella siempre victoriosa coles sos engañifes. Casi siempre pa poder dase bones llacuaes de carne.

Ye un animal d’un porte mui guapu, con un rabu perllargu y mui peludu. En cada llugar tien el pelo adautao a la color y a les esixencies del paisax. Mesmamente n’Asturies, nun tienen el mesmu color de pelo les que viven más averaes a la costa, que tienen el pelo pardo, tirando a roxo, col llombu un poco más escuro y la punta’l rabu blanca, y les que viven nel interior, que tienen el pelo muncho más escuro y el llombu de pelo anegratao. Cámbia-yos la color del pelo inclusive cola estación. Suelen tener el so abellugu nes furaques que tienen escarbaes nel terrén, disimulaes ente peñes y matos, cola entrada escondida pa llibrase de los peligros. Seique nun ye difícil atopar la so cueva, pero siempre tien otros llugares más escondíos onde metese si’l peligru amaga. Cuando tienen raposinos, salen de la cueva a xugar y pueden vese dende lloñe retozando y xugando na puerta la raposera. Como curiosidá, «la cueva la raposa» ye tamién esa especie de pocín que tenemos onde s’axunta l’espinazu cola cabeza de les persones.

Si tien muncha fame, caleya peles ciudaes y pasia tranquilamente a la lluz de les faroles. Eso sí, escueyi la nueche pa dir d’un llau pa otru por si alcuentra dalgún estanque cercanu pa comer los curros. Busca llugares onde pueda consiguir alimentu, revolviendo nos basureros, onde güel comida. Por veces, emite un soníu desagradable, una especie de lladríu que trespasa les fondonaes. Tien mieu a los truenos y lladra cuando hai tronada y tamién cuando ta en celu. El raposu, lladra muncho a la Lluna, algamando asina los sos lladríos un halu de misteriu.

Sicasí, anque tienen fama de dase bones llacuaes colos animales de la casería, pites, gatos y palombos, principalmente aliméntense de ratos, colos que xuega y reburdia enantes de matalos pa comelos, llimpiando asina d’esta comia los campos y montes y contribuyendo al equilibriu ecolóxicu. Si nun fuera la raposa, los ratos seríen una plaga pa los campos. Ye un animal fieru y valiente que tamién ataca a animales más grandes qu’ella, como pue ser el corzu, al que persigue sobre too n’iviernu. Ye gran depredadora de ñeros, causando bona merma nos del faisán, colo qu’ello supón pa la escasa población d’esti gallu montés, que ye, como se sabe, especie protexida. Come los güevos del so ñeru o los pitinos. Pero tamién come páxaros, llebres, ranes y culiebres, y amás de la carne d’estos animales, come raíces, tubérculos y frutes. Y d’ello danos cuenta esta guapa fábula que nos amuesa’l bon conformar de la raposa.

«Taba la raposa debaxo d’una cerezal, mui cargada de cereces. La raposa naguaba por aquelles cereces tan coloradines, pero, por más que s’esforciaba n’inxeniase pa poder garrales, yera mui difícil que pudiera xubir al árbol. Ella, por nun dar el brazu a torcer, dixo resignada:

»-Nun les quiero, que tán verdes?»

Anda muncho camín a la gueta d’alimentu, recuerre grandes distancies y sábese bien per onde pasa, d’un porque dexa resclavu y d’otru porque amás de les pisaes que va dexando nel camín, marcaes nel barru, dexa tamién les cagaes, que son inconfundibles, puestes nuna piedra o inclusive nun matu de les yerbuques que medren a ras del camín. Alredor d’estes señes del so pasu, viénseme a la memoria un cuentín que me contaba mio ma cuando yera pequeña:

«Un paisanu, nomáu Miguel tenía una pita con pitinos nel ñeru. La raposa andaba gusmiando pa poder llevalos. Nun sabía cómo faer pa engañar al paisanu. Él, viendo les intenciones de la raposa, fixo un tratu con ella.

»-Nun t’esmolezas, Marica. Si me dexes el piteru tranquilu, doite yo la pita con pitinos metida nun sacu. Asina en cada posa pues comer ún.

»Ensin que la raposa s’enterare, escondió la pita y los pitinos y metió nel sacu una perra con perrinos, que-y dio de buenes a la raposa.

»La raposa garró’l sacu al llombu y marchó escapada, toa contenta del bocáu que llevaba dientro.

»Cuando diba a mediu camín, paróse a cagar y nestes salió la perra lladrando a tou lladrar.

»La raposa diose de pates, mientres que la perra goliflaba la cagada. Xubióse a una peña mui alta y dende allí enriba, como yá taba a salvu, encomenzó a glayar:

»-Á, tíu Miguel, si nun fuera mio cagada, mio pelleya allí quedaba».

Una vez más la raposa resuelve felizmente la situación.

Guapa historia tamién la de la raposa y el gallu: «El gallu, persiguíu por Marica (la raposa), xubióse a un carbayu. La raposa mirábalu y mirábalu con güeyos de fame. Discurrió la raposa una engañifa pa ver si’l gallu se rindía y baxaba del árbol. Encomenzó a facer que serraba’l tueru col rabu, como si fuera una sierra, a ver si-y metía’l mieu nel cuerpu, pensando que l’árbol diba caer. Pero’l gallu, tamién perllistu, díxo-y a Marica:

»-Nunca rabu de rapiega un carbayu tira tierra?»

N’Asturies nun se-y tien bon aquel a la raposa por tolos enriedos qu’urde pa poder alimentase y pola fama de cuza que tien. Pero como cualquier animal, el cariñu y los cuidaos, puen facela amiga del home y pue convertise n’animal «domésticu» o más bien «domesticáu». Yo conocí una casería en Pola Siero que teníen una raposa y talo paecía que l’amansiaren. Lo que nun sé si-y daríen dalguna pita, de xemes en cuando, pa tenela contenta, pues ye pa ella’l meyor manxar.

Y termino con esta guapa frase que nos pue facer pensar:

«La raposa morrió por golosa».

Categoría: General Comentarios Comentarios (0)

El ramu benditu

admin (1 de abril, 2010)

El lloréu bendito fai fuxir la maldá de la casa y tamién espanta la tronada

Cola celebración del día de Ramos encomienza la Selmana Santa. Ensin afondar nel sentíu relixosu, siempre foi un día prestosu pa los neños. Yera de los pocos díes especiales que se vivíen na infancia. Un día de fiesta y d’estrena. Un día nel que cambiaba’l paisax del «campu la ilesia», que s’enllenaba de xente y de ramos, como si de sópitu la primavera lu vistiere de verdor. Cuando yera neña tolos años llevaba un ramu de lloréu enllén de carambelos, d’aquellos de perrona, de tolos colores, enllén de rosquíes y llazos. Mio ma encargábase d’adornalu con mimu, y nós que nun tábemos tan fartos de llambionaes como agora, mirábemoslu con enfotu y naguábemos porque pasare pronto la misa pa poder comer toos aquellos dulces que, dempués de benditos, y de la llarga espera pa poder saborialos, sabíennos a gloria. Esi día un tropel de xente enllenaba la ilesia. Dalgunos mozos llevaben al llombu ramos tan grandes como árboles. Muyeres con brazaos de lloréu pa repartir colos que nun podíen dir a misa por cualesquier circunstancia. Tengo na memoria la imaxe del ruxe-rux d’aquella «arboleda» cuando’l cura llevantaba l’hisopu pa echar la bendición. Naide quería que’l so ramu se quedara ensin unes gotes d’agua bendito. Ramu de lloréu, que yera «sagrao» tenelu en casa tol añu, pa protexer la vivienda de la maldá y pa espantar la tronada. Ye creencia mui afitada n’aldea qu’ unes fueyes de lloréu bendito consumiéndose nel borrayu de la cocina, faen fuxir a los truenos.

Yo nun tuvi la suerte de tener los padrinos cerca, polo que’l mio ramu nun salía de casa, nin tampoco yo recibía l’aguinaldu esi día. Asina que nun me tocó disfrutar de la tradición de recibir el «bollu» o «la bolla» o la «pegarata». Distintos nomes colos que se noma esti bollu, dulce o salao, preñao de güevos o de chorizu. Esti bollu símbolu de l’amistá y del cariñu, que recibíen con allegría los afiaos, casi siempre acompañáu d’otros regalos. Pero sí me tocó vivir esta tradición dende’l papel de madrina. El mio afiáu tolos años me traía’l día Pascua’l ramu benditu. Yo correspondía-y col aguinaldu. Un regalín pa que disfrutara d’esi día y p’alimentar los llazos de cariñu ente los dos.

Nun sé si agora los padrinos reciben per Pascua’l ramu benditu o si reciben un ramu acabante cortar, namás col pretestu de recibir el correspondiente regalu, enriquecíu col aguinaldu. Nun sé si estos ramos que nun pasen pola ilesia fairán fuxir los truenos y nos protexerán de les gafures del tiempu, agora, cuando más lo necesitamos. O quiciabes esta tradición va amostiando cada día, como los ramos, como la mayoría de les persones que los porten, yá na seronda de la vida.

Categoría: General Comentarios Comentarios (0)