Lo que vemos na tele

admin (19 de marzo, 2010)

Tenemos una programación de lo más variao nos distintos canales de televisión.
Cada día, na televisión, a traviés de distintos programes, bombárdiennos con socesos tristes. Accidentes, enfermedaes, catástrofes naturales, crisis, paru, y otres desgracies humanes. Seméyase a “El Casu”, aquel periódicu que se lleía fai unes décades. Pero a la “tele” bien pue aplicase-y el dichu “una imaxe val más que mil palabres”. La televisión tien el poder de la imaxe, y tamos viviendo, casi en vivu, les catástrofes, accidentes y muertes qu’asolen al mundu, dende un requexu a otru del Planeta. La sangre cuerre pelos programes de televisión. Talo como si quixeren alimentar el morbu de los espectadores, convirtiendo cuasique nun espectáculu’l dolor ayenu. Nun se sabe si esti bombardéu hasta nos tará volviendo insensibles a situaciones de lo más doloroso. Ye como si’l poder de la empatía fuera mermando y nun pudiéremos ponenos na situación de los que sufren, porque cuando queremos danos cuenta ya llega darréu otru y otru socesu, cada cual más triste. Y lo más triste ye que son reales.
Pa contrarrestar les imáxenes escalafriantes que nos amuesen a diariu, per otru llau, tenemos pa entretenenos el mundu del famoséu. Esto ye pa distraer la mente de la realidá. Xente qu’enxamás na so vida fixo nada, y, sin embargu, metiéronsenos “en casa”, a formar parte de la vecindá. A dalgunos conocémoslos más qu’a los propios vecinos, y hai quien ye capaz de tenelos como si fueren de la familia. Somos quien de convertir n’ídolos a esta xente que nada nos pue aportar y que son los que dicten moda y formes de ser, por cierto nada recomendables.
Otra fastera qu’enllena la programación de la tele son los políticos faciendo esparabanes, insultándose, desprestixándose unos a otros y chufándose de los sos llogros. Esgañotándose por engañanos en distintos alderiques tolos díes. Toos tienen la solución p’arreglar el paru, pero esta situación, que se ta faciendo insostenible, sigue medrando día a día. Mientres, muncha xente n’edá de trabayar ta sufriendo les consecuencies del desempléu na so propia familia. Consecuencies non solo económiques sinón psíquiques. Pa éstos de xuru que nun hai consuelu nin xustificación posible. Yo entrúgome cómo verán a los nuesos líderes, esbarrando un día tres otru delantre les cámares, los que, por muncho qu’estiren les perres, nun pueden llegar al cabu’l mes. Los más de cuatro millones de paraos que tenemos n’España. Pensemos que cuatro veces los habitantes d’Asturies.
Pero pa distraer l’atención d’una bona parte de la población de tolos problemes que nos afeuten, quedábame dalgo mui importante: el fútbol. Tolos díes fútbol pa ver a los xugadores, que nun sufren paru nin calamidaes, correr tres del balón, dar pataes y cobrar millones y millones. Mientres almiren a estos ídolos del deporte, nun piensen n’otra cosa. Asina ta’l mundu.

Categoría: General Comentarios Comentarios (0)

Les andolines

admin (19 de marzo, 2010)

Ñeru d'andolina.

Ñeru d'andolina.

Son paxarinos tienros y mui queríos pola xente de l’aldeaVolverán las oscuras golondrinas

en tu balcón sus nidos a colgar,

y, otra vez, con el ala a sus cristales

jugando llamarán;

pero aquellas que el vuelo refrenaban

tu hermosura y mi dicha al contemplar,

aquéllas que aprendieron nuestros nombres…

ésas… ¡no volverán! (?)

Esti poema, ún de los que teníemos que deprender de memoria na escuela, ye tienru, emotivu y señardosu. Los neños, nun yéremos a pescanciar bien el so sentíu, porque daquella nun sabíemos interpretalu. Esti poema de Bécquer sigue emocionándome cada vez que lu lleo.

Faciendo reales les palabres del poeta, lo más triste ye cuando les andolines «nun vuelven». Nun puedo evitar emocioname cuando faigo esta afirmación. Na corte de la mio casa hubo ñeros d’andolines munchos años. Los mios pas teníen-yos bon aquel y queríenles muncho, como toos nós.Y deprendiéronnos a querer a aquellos paxarinos tan tienros, mientres nos contaben cuentos ya histories.

Toos esperábemos la llegada de les andolines que mio pá dicía que taben bendites. Abría los ventanos de la corte o quitaba-yos un cristal pa que pudieren entrar. En cuantes llegaba la primavera taba pendiente de la so llegada, y entristecíase cuando en setiembre encomenzaben a marchar. Añu tres añu ocupaben el mesmu ñeru, y alimentábense de mosques, mosquitos y otros inseutos. Dexaben llimpiu aquel espaciu d’estos seres molestos. Pienso qu’hasta les vaques se poníen allegres cuando víen llegar les andolines, que volaben d’un llau pa otru entrando y saliendo pela ventana y les llibraben de los picotazos de les mosques y tabanos. Asina podíen descansar tranquiles arrullaes pol entrar y salir d’aquellos paxarinos, y pol so cantar tan agradable y musical. Tolos de casa siguíemos con procuru la crianza de paxarinos d’andolina. Críen hasta dos veces cada temporada. Primero, los güevos nel ñeru. Suelen poner una media de cinco y tarden 14 díes en guaralos. En casa alvertíennos de que nun se podíen tocar, porque sinón anoxábenlos. Llueu nacen los paxarinos, abriendo’l picu de color mariellu y comiendo lo que los pas andolina-yos traíen. Una escena guapísima, ver cómo saquen el bocáu de la boca p’alimentar a los pequeñinos.

N’época de cría viven, normalmente, en pareyes. Y vien a cuentu equí esta frase del Quixote: «Señor, una golondrina sola no hace verano». La pareya trabaya en comuña pa sacar alantre a les sos críes. Trabayen con tientu ya intelixencia dende qu’aporten al llugar escoyíu p’añerar. Cuando lleguen, la pareya d’andolines preparen el ñeru d’amor.

Contábenos mio pá, mui convencíu, que los páxaros cásense’l 19 de marzu, día San Xosé, cola llegada de la primavera, y nosotros escuchábemos aquellos rellatos fantásticos toos emocionaos, maxinando a los páxaros novios, a toles pareyes de páxaros namoraos volando alredor de la casa, pelos praos y pel monte.

Les andolines son mui organizaes. En cuantes tienen el so nial iguáu, ponen los güevos y ye la fema andolina la encargada de guaralos. Mientres, podemos ver a los machos nos alambres de la lluz, cantando mui contentos. Toos en casa tábemos sollertes pa ver cuándo nacíen los paxarinos, pequeñinos y guapos, paecíanos que namás teníen boca, abríen muncho’l picu pa que’l pá-yos diera la comida. La ma andolina quédase nel ñeru mientres el pá sal a la gueta d’alimentu. Cuando estos paxarinos medren, la ma enséñalos a volar, y depriénde-yos a que se valgan solos pol mundu alantre. El machu tamién collabora cola fema, quedando al cargu del ñeru cuando ésta sal fuera. Si ella muerre por cualquier circunstancia, ello da llugar al abandonu del ñeru. Esto nun pasa si muerre’l machu. La vida sigue. ¡Les femes siempre s’arreglaron meyor!

Cuando añeren nes cortes o cabanones, el so peor enemigu ye’l gatu. Los gatos de mio casa pasábense les hores muertes contemplando los movimientos de les andolines. Nun puedo dar fe si dalguna enllenaría la so barriga. Sobre too cuando les críes son pequeñes y entamen a volar, caen al suelu con muncha facilidá.

Dempués de pasar tola primavera y el branu, allegrando l’entornu de l’aldea, cola llegada del otoñu, prepárense pa marchar, dexando la casería triste, y a nós tamién.

Na mio casa, esto foi asina munchos años, hasta que los mios pas, cuando yá nun podíen atender el ganáu, tuvieron que desfacese de la cabaña. ¡Qué tristura! Ellos fueron de los que se «xubilaron» con bastante más de 70 años y costó-yos un gran disgustu tener que dexar les vaques. Aquel añu les andolines nun regresaron, nun volvieron a la corte. Nun sabemos bien el porqué. Nun sabemos si llegaron y al nun haber ganáu, como tampoco había mosques, buscaron otru sitiu más afayadizu; nin tampoco sabemos si llegaron a venir. Quiciabes la tristura d’una corte vacía se tresmita a kilómetros de distancia.

Les andolines son páxaros perguapos y qu’espierten bonos sentimientos ente los humanos. Dizse popularmente que lleven dos piedres precioses: una piedra roxa que cura la llocura y otra negra qu’asegura la bona suerte. Por eso cuando faen un ñeru cerca, xeneralmente nes cuadres, como dixi, ye señal de fortuna y bona suerte. Asina, cuando escueyen un requexu de la casería p’aniar, los paisanos tán percontentos y procuren que naide-yos faiga mal.

Tamién se diz d’elles que fueron les que-y alliviaron el sufrimientu a Xesucristo cuando agonizaba na cruz, quitándo-y, poco a poco, les espines de la corona que tanto lu mancaríen. Ye creencia popular que’l color arroxáu que tienen pel buche ye la señal que dexó la sangre que manaba de la frente de Cristo cuando elles-y quitaron les espines.

Les andolines tienen un porte mui estilizáu d’ales y rabu llargu y puntiagudu y llámanos abondo l’atención la combinación del color del so plumax, negru azuláu y blancu. D’otra miente, tamién nos llama l’atención el so esnalar con tanta gracia. Pasen munchu tiempu nel aire d’un llau pa otru, faciendo dibuxos perguapos col so vuelu, subiendo y baxando cuasi a ras de tierra y planiando, como si fueren aviones, dalgo que les fai inconfundibles cuando vemos una bandada volando.

L’andolina aníaba en cueves, cantiles y montes, inclusive nos furacos que tienen a veces los tueros de dalgunos árboles, pero cambió les costumes y yá va munchos años que fai’l so ñeru en llugares onde hai xente, en llugares averaos a la casería. Pue dicise que ye un páxaru de casa. Vive dende la primavera hasta la seronda nes cortes de les cases, que ye onde la mayor parte d’elles faen los ñeros n’Asturies. Tamién dalgunes añeren nes vigues de cabanones, baxo los corredores, portales y aleros de los horros, pontes, y otros llugares qu’escueyen pa construir el ñeru. Tamién en llugares cercanos a onde hai agua estancao onde tienen fácil consiguir alimentu. Nestos llugares d’agua, nos que suel haber nubes de mosquitos y otros inseutos, puen vese les andolines en grupos, volando a ras de la poza. Tienen tanta habilidá pa volar que son quien a coyer los inseutos de la superficie del agua.

El ñeru constrúyenlu de barru y paya o yerba seco, y tamién de bulla de vaca. Ye creencia popular que siempre son les mesmes les que vuelven al mesmu llugar y al mesmu ñeru. Sin embargu, el ñeru pue ocupalu otra pareya distinta. Ye fácil que tea formada polo menos por una de les andolines que lu ocuparon l’añu anterior, o polos descendientes que formen nueves pareyes y yá conocen el sitiu. Son fieles al llugar de nacimientu. Hai que tener en cuenta que la so vida nun ye mui llarga, y que munches muerren nel llargu camín de la emigración, onde tamién son presa d’otros paxarones como’l taforru o’l milán. De les qu’añeren n’Asturies vanse munches bandaes hasta África a pasar l’iviernu. Según los estudios fechos por ornitólogos sobre estos páxaros, l’índiz de mortandá ye altu y poques superen los cinco años de vida. La mayoría de les que lleguen a criar viven tres años de media, y mui poques pasen de los cinco.

Ye curiosu qu’ente los páxaros tamién hai «okupes». Los ñeros d’andolina son por veces ocupaos pol raitán o pola zarrica. Cuando elles lleguen al llugar y se dan cuenta de que tienen el ñeru ocupáu cáusa-yos sorpresa y alarma, y pónense nervioses, cuasique como si fueren persones. Elles son mui sensibles ante’l fechu de la degradación de los sos ñeros. Si lleguen a un llugar y el so ñeru ta desfechu, ye raro que lu reconstruyan, prefieren dise a otru sitiu y encomenzar de nuevo. Sin embargu, si determinen metese nun ñeru que tuviera ocupáu por otros páxaros, llímpienlu con procuru y amáñenlu hasta dexalu perfeutu. Los ñeros tienen forma de conca abierta pola parte d’arriba, pero esta abertura namás ye un furaquín. Per dientro tienen una cama de plumes y dalgo de yerba seco menudo, pa tar calentines, sobre too, les críes.

Termino con esti haiku que-yos dediqué a les andolines nel mio llibru «Faraguyas» y que describe la guapura del so vuelu.

La andolinas

son l.lunarinos negros

que bordan l’aire.

Categoría: General Comentarios Comentarios (1)

A mediu camín

admin (7 de marzo, 2010)

Habría que llexislar sobre opciones llaborales que tengan en consideranza la situación familiar de las trabayadoras
El próximu día 8 de marzu celébrase’l Día de la Muyer trabayadora. Un añu más las muyeres seremos protagonistas nos medios de comunicación. Un añu nel que la crisis nos castiga, sobre too, a los coleutivos desfavorecíos, como ya’l casu. Las muyeres lluchamos, dende cuantayá, pola igualdá de drechos, pero ya esti un camín chenu d’espinas ya de torgas. La muyer trabayadora, anque tenga «ayuda» en casa, conviértese nuna pluriempleada, pues cuando chega de trabayar fuera tien que l.levar el pesu de la organización del l.lar, ya ha tener na cabeza tolos l.labores que la tán esperando. Col agravante de qu’ entovía las muyeres, en muitas estayas l.laborales, perciben menos perras que los homes por desarrollar el mesmu trabayu. Esto crea no mundu l.laboral femenín un malestar xustificáu que nos l.lieva, una vez más, a reivindicar a igualdá de l.labor, igualdá de sueldu, igualdá de drechos ya igualdá de tratu. D’outra miente, los puestos de direición ya l’ascensu na carrera profesional son, güei por güei, espaciu acutáu polos homes. El porcentax de muyeres en puestos direutivos ya perbaxu.

La naturaleza quixo que fuéramos nosoutras las que traigamos los fíos al mundu. Esto en vez de ser tenío en cuenta a la hora de l.lexislar ya una torga pa las muyeres, que son mal miradas cuando na empresa dicen que van tener un nenu. La falta de comprensión ante la situación de maternidá ya una l.lastra sicolóxica pa las afeutadas, ya, de dalguna manera, conviértese nun agobiu más nel trabayu. Ya, una vez que la criatura vien al mundu, la madre algama un montón de responsabilidades de las que’l pá se desentiende na mayoría los casos. La muyer vese nel apuru de ser el.la la que tien que pidir o cuasique mendigar permisu p’atender dalgunos momentos críticos na familia, por exemplu, cuando hai que l.levar el neñu al médicu. Poder compaxinar la vida l.laboral cola familiar sería tener en consideranza la situación de los pas que determinan tener un fíu. Pero teniendo en cuenta que somos nosoutras las que l.levamos nueve meses los fíos na barriga, los parimos ya los amamantamos, tendríamos que tener ciertas consideraciones l.laborales, acordias cola situación. Los premios de natalidá nun son la solución. Son un espilfarru de perras que pouco más si tapan un furacu. Tien qu’haber bastantes guarderías con horarios compatibles colos de los pas. Pero, sobre too, las mas que tienen un fíu pequeñu tendrían que disfrutar d’opciones l.laborales qu’ensin perder drechos favorezan la sua crianza. La incorporación al mundu l.laboral de la muyer, retrasóu enforma la edá de ser madre ya’l númberu de fíos. Poro, la población ta avieyando por momentos. Son muitos los asuntos qu’entovía tán por solucionar. El ruxe rux d’estos días nun debiera escaecese en nengún momentu del añu. Sinón, esta celebración nun tien muitu sentíu.

Categoría: General Comentarios Comentarios (0)