El llobu

admin (24 de febrero, 2010)

El llobu regaña los dientes

El llobu regaña los dientes

Histories d’un animal qu’enllena’l nuesu maxín y ye un mitu n’aldea
De xuru qu’hai poques persones que nun sientan un escalafríu ante la mirada intensa del llobu. Nací y pasé la mio infancia n’aldea y tuvi bien de veces cerca de la so presencia. Sicasí namás vi llobos en cautividá. Sin embargu foi pa mi siempre un animal almiráu y familiar. El llobu ye un mitu n’aldea y les sos histories enllenen el nuesu maxín.

La presencia del llobu siempre tuvo emparexada a la llegada del iviernu. Los paisanos teníen que guardar el ganáu enantes de qu’escureciera porque’l llobu esfamiáu baxaba cuasique hasta la puerta casa y facíase l’amu’l pueblu. Los díes de nevada solíen vese les sos pisaes, el resclavu que dexaba mientres diba d’un llau pa otru a la gueta d’alimentu. Éstes yeren les señes bien nidies del pasu d’esta fiera per cerca la casería.

Nun se m’olvida enxamás aquellos díes d’agua, que na escuela nun nos dexaben salir a xugar a fuera, al campu Belén, que yera onde pasábemos el recréu. Entós xugábemos al llobu, el pastor y les oveyes. Personaxes toos ellos familiares pa nós, presentes en lleendes y cuentos populares y tamién cercanos nel nuesu entornu rural.

Cuando peles nueches sentíemos aullar al llobu, entrábanos congoxa y mieu. Si tábemos na cama tapábemonos hasta la cabeza, pa sentilu polo menos más llonxe. Ye un soníu tan agudu y tan quexín qu’espanta al más valiente.

Hasta fai unas décades, cuando la xente de los pueblos diba de filazón (o filandón), poques nueches había que nun sintieren la presencia del llobu. Según creencia popular, manifestábense tirando pedrequines y encomenzabes a ponete repelón y a veces, hasta te dexaben ensin fala. A los homes escapába-yos la boina de la cabeza y nun yeren quien a aguantala. Yera señal de que los llobos taben cerca. Cuntaben los paisanos que los llobos siempre diben ún per cada llau, y yeren quien a llevar a la xente en vilu hasta la puerta casa. Menos mal que nun s’acercaben más pola mor de que se solía llevar un capiellu de paya prendía p’allumar la nueche y de pasu torgar les intenciones del llobu. Nes nueches escures, si s’alvertía la presencia de bultos o solombres siempre se pensaba nel llobu. Los homes solíen faroliar y dicir: «Vi llobos como burros que diben per ellí o per allá?», pero siempre lo dicíen cuando yá taben atechaos en casa, porque’l que más y el que menos tenía-yos abondu respetu. De toles maneres tropezar col llobu tien abondos riesgos. Cuasi siempre ye’l llobu’l que ve primero a la persona. Ésta siente la so presencia a traviés de les yá citaes manifestaciones fisiolóxiques. Toos estos socesos máxicos rellacionaos cola presencia d’esti animal fan que tamién se-y rellacione col mesmu diañu. Ye creencia popular que’l llobu cuando come a daquién dexa’l brazu drechu. Quiciabes esto seya alcordanza de la historia d’Ana María García, «La Lobera», muyer de Posada de Llanes, que foi procesada pola Inquisición, en Toledo, nel añu 1648. Cuéntase d’ella que la vida la castigara abondo na so infancia y mocedá. Como quien se venga de la sociedá que tanto la maltratara, yera quien a convocar a los llobos faciendo un ritual que-y tresmitiera Catalina González, bruxa nacida tamién en Llanes, nel llugar de Bricia. El ritual consistía llamar a los llobos faciendo dos círculos col cuerpu y otru nel suelu, xiplándo-yos y repitiendo unes palabres máxiques que la bruxa-y deprendiera. Los llobos, en total siete, de distintos colores, acudíen a la so llamada pa facer mal. A «La Lobera» apaecióse-y el diañu en cinco ocasiones y ye entós cuando fai un pautu con él dándo-y el brazu drechu a cambiu de los poderes que’l mesmu diañu -y dio. L’espaciu nun me permite reproducir equí tola historia, pero pue lleese nel llibru, de Caro Baroja «Vidas mágicas e Inquisición», tomo II, o consultar l’Archivu Históricu Nacional, onde se conserva’l procesu de «La Lobera» d’Asturies. D’ella, magar ser mui xoven, tenía daquella 25 años, nada más se supo dende aquel procesu. Dizse que se foi a dalgún llugar de vaqueiros d’alzada.

D’otra miente tamién ta bien viva la lleenda del home llobu. Un home pue convertise en llobu pola mor de dalguna maldición. Esti fenómenu de licantropía ye conocíu dende l’antigüedá. Asina nos lo confirmen los distintos rituales célticos y ciertos ceremoniales de les Lupercales romanes, o na mitoloxía griega col Rei Lycaón, el primer rei d’Arcadia. Diz la lleenda que será home llobu’l séptimu fíu d’una familia si son toos neños, o el que ye fíu d’un cura, o los fíos illexítimos por maldición paterna o por bruxería.

Ta visto que’l llobu tien poderes, amás de ser animal que causa pavor nel mundu rural. Si nun tien qué comer, pue atacar al home cuando tien muncha fame. Come los perros y les oveyes, les vaques y tamién los caballos. Pero, amás, al so alredor hai siempre un cercu de misteriu y de maxa que lu envuelve y lu fai un animal singular, al que los humanos temen.

Nos pueblos siempre hai daquién qu’apriende a aullar como’l llobu, y tampoco ye nada agradable oyelu. L’aullador cuando diba al monte poníase a aullar, y darréu contestába-y el llobu, que diba acercándose a él, hasta que l’aullador tenía qu’abellugase en dalguna cabana a la que tamién s’averaben los llobos. Yera’l momentu de face-yos dalguna falcatrúa. Na puerta la cabana facíen un furacu y cuando’l llobu taba dando col rabu na puerta sacaben una mecha prendida y prendíen-y fueu al rabu. Los llobos fuxíen aullando. Hai munches histories y cuentos tradicionales rellacionaos col llobu, un personaxe siempre venceyáu a la vida de l’aldea.

Quiciabes la música tamién los escuerre. Yera costume tocar el turul.lu pa espantar al llobu. En Busecu, braña de Valdés, entovía se conserva nuna de les cases un turul.lu que tien más de cien años, fechu d’una caracola de mar que suena perbién. D’otra miente, paez ser que tampoco-yos presta la música de gaita. Cuéntase qu’a un gaiteru que venía a l’amanecida de la fiesta d’un pueblu y tenía que cruciar la sierra, saliéron-y los llobos, y él encomenzó a tocar la gaita pa escorrelos. Él taba muertu mieu, pero glayába-yos al altu la lleva: ¡baillái, baillái?! Paez ser que’l gaiteru daquella llibró gracies a los sones de la gaita que sonaron na nueche.

El ganáu tamién deprendió maneres de defendese del llobu. Cuando los llobos amaguen a los burros, éstos fan un corru, col culu pa fuera pa poder dar pataes p’atrás y que la fiera nun se pueda acercar. El grañón, caballu que ta «enteru», da vueltes alredor pa proteger la manada. Tamién les vaques cuando’l llobu trata d’acometeles, se formen nun corru bien apretáu colos cuernos pa fuera, y dientro meten los xatinos pa que’l llobu nun pueda matalos. Los toros anden alredor pa reforzar la defensa. Tamién a los perros que tán col ganáu-yos toca engarrase col llobu. La mayor parte les veces salíen d’estes amarradielles sangrando y con bocaos y dentaes per tol cuerpu.

Na mio casa agarraron un corderín mesmamente de la vera del mio hermanu y del perru, que lladraba ensin parar, pero qu’acabó fuxendo apavoriáu pola presencia d’aquellos llobos famientos. Cuando’l llobu mataba un animal yera una traxedia, sobre too si yera una vaca, porque la economía de l’aldea nun taba pa perdes tan grandes.

Los pastores d’oveyes y vaques prendíen fogueres porque’l llobu ante’l resplandor del fueu fuxe y desiste de comer el ganáu polo menos por un tiempu. Inda asina nun se llibraben los aldeanos de que-yos comieren les reses. Dempués de dar una batida pel monte, cuántes veces atoparon la cadarma de la so vaca perdida o los restos de les oveyes o de los burros. Nos pueblos montábense batíes escontra’l llobu. Si mataben dalgún yera un ésitu personal y exhibíen el so pelleyu, mangáu nun palu, pa que la xente’l pueblu viera que yera verdá la fazaña. Y hasta pidíen perres pol troféu.

Güei’l llobu sigue atacando al ganáu qu’hai pel monte. Sicasí los ganaderos puen denunciar el fechu y asina algamen una compensación económica por parte e l’Alministración. Na braña de Busecu, hai una bona manada d’asturcones en llibertá y, cada poco, los llobos danse bones llacuaes d’estos burros, y d’oveyes que pacen per ellí tranquiles. Tamién mermen la cabana d’otros puntos averaos a les sierres. Güei la población de llobos aumentó en forma por ser animal protexíu. Acabóse aquello de ser un trunfu’l matar un llobu y traer el so pelleyu al pueblu.

El llobu ye un de los personaxes de los cuentos a los que los más pequeños tienen mieu, pero al mesmu tiempu ámenlos. El llobu ye ún de los personaxes qu’enllena’l maxín de los neños y alimenta la so fantasía. Cuentos tradicionales como «El l.lobu y la raposa» «El l.lobu Vielchu» «El Xatu ya’l l.lobu», «La uvecha, el curdeiru ya’l l.lobu» ente otros munchos nos que’l l.lobu ye protagonista puen lleese nel llibru Bittsaron d’Eva González y Roberto G. Quevedo. Otros guapos cuentos tradicionales como’l de «Capiellín coloráu» o «Los tres gochinos» tienen al llobu como protagonista.

Y préstame acabar con una anéudota que m’asocedió na mio infancia. Nun se m’escaez la esmolición de mio ma aquel día que dende casa me vía venir per una sienda, y mui cerca de mi, ensin que yo pescanciara la so presencia, cruciaba’l prau una lloba con llobinos. Fueron pa mio ma unos instantes de pavor. Non pa mi, que nun llegué a velos.

Obama vieno al Antroxu

admin (18 de febrero, 2010)


La crisis presidió’l desfile de políticos amazcaraos

¡Cómo qu’Obama nun quier venir a España! Yo vilu estos díes pasiase peles calles d’Avilés, camufláu ente los personaxes del Antroxu, abrazáu a Zapateru. Revoucáronse los dos ente la espluma y rodaron pela calle La Cámara, de xuru que pa enfriar l’acaloramientu de les rellaciones. Seique esti bañu xuntos ye un xestu d’amistá.

Tampoco faltó Rajoy, guardando la compostura, dando un mitín al altu la lleva, zazamellando como ye davezu. Un poco más atrás diben les dames; Leire Pajin, enérxica, mui sexi, col pelo too moyao y el cuerpu enllordiáu d’espluma, distrayendo les miraes de la compaña política. Y De la Vega, toa conxuntada, reñendo y glayando, perdiendo los papeles ente’l tropel de xente, colos pelos de punta. Esperanza Aguirre descalza pa llamar l’atención. Y toos nós escoyonaos de risa. Namás por un día, porque cuando volvemos a la realidá volvemos a engafanos contra toos estos fala-fala. Gaspar Llamazares nun quixo faltar al desfile, pero vieno col pelo tiñío de negro, con otru caretu abondo más mozu, nun fuera ser que lu confundieren con Bin Laden. Feijóo, el gallegu, faciendo patria, queriendo arramplanos un cachu d’Asturies, llantóse na tarima los músicos y púnxose a convencenos de que l’Occidente ye patrimoniu llingüísticu d’ellos. Tuvo que dase de pates porque lu escorrieron los asturianistes. Mientres, Areces taba na calle La Fruta, fartándose de frixuelos y casadielles, tan tranquilu, ensin importá-y un res lo qu’urden los gallegos. Y la crisis presidiendo’l desfile, con fustax de tristura, pensando en voz alta: «onde van toos estos comediantes colo que tenemos enriba».

Obama nun quería oyer falar de venir a España en visita oficial. Y por eso escoyó esti día de broma pa cumplir col so colega. Como Zapatero lleó un pasaxe de la Biblia nel Desayuno Nacional d’Oración en Washington, y como dixo que «España ye una nación sobre too cristiana», Obama correspondió trayendo-y un cardenal al Antroxu. Un cardenal con mano dura, grandón y prietu qu’imponía cuando pasaba, vistíu de roxu y con aquel porte tan elegante. Pero’l cardenal cuando vio’l panorama políticu que tomaben les calles d’Avilés, faltó-y tiempu pa fuxir y foi en visita oficial a Belén de Valdés, onde había un bon baille de mázcares. Ellí bailló y disfrutó con bruxes y monxes, con cures y pantasmes. Ellí nun había peligru pues taba too controlao pola pareya la Guardia Civil qu’enérxicamente punxo orde tola nueche. El cardenal pasólu de viciu en Belén y dexó a Obama y a Zapatero plantaos n’Avilés.

Lo que nun se sabe qué pasará cuando se quiten de verdá’l disfraz. Zapatero, Rajoy, la Leire, De la Vega, Areces y toos ellos. Nun se sabe si’l restu l’añu son los travistíos o los de verdá. Nós lo que pidimos a toos estos que nos gobiernen que’l próximu Antroxu llegue ensin crisis y que de verdá podamos antroxar sin tantu esmolecimientu.

Categoría: General Comentarios Comentarios (1)

Fauna: L’Araña

admin (16 de febrero, 2010)

El mundo ta enllenu d’esti bichu, que na casa escuéndese en tolos requexos y furaquinos y ellí trabaya pa sostenese comiendo mosques y otros inseutos.

«La brisa mueve

el brillo y hace ondear los hilos

que hilaron las arañas (?)»,

Olvido García Valdés

Nun hai nada comparable a la fina tela que texe l’araña. Teles que formen figures artístiques y decoren praos, xardines y bardiales. Cuando la rosada mueya’l filo, esti garra un brillu especial. Brillu del filu de seda col que texen les arañes, anque nun seya esta seda la que s’utiliza na industria testil. Si reparamos un poco na forma d’estes teles veremos que son de diferentes tipos. Teles en forma d’embudu, otres en forma de fueya y otres texen les teles espirales que son tan vistoses. Estes telarañes, dalgunes feches con seda pegañosa y otres con seda «peluda», sirven p’atrapar mosques y otros inseutos, que son platu esquisitu pa les arañes.

Ye chocante que los machos de delles especies lleven mosques envueltes en telaraña pa cortexar les femes, talo como si se tratare d’un paquete regalu. Hasta estos pequeños bichos se sirven d’esti trucu amorosu pa la conquista.

La telaraña, amás d’utilizala como rede pa cazar inseutos, úsenla de puerta o de trampa pa tapar los furacos que faen na tierra, onde s’abelluguen. Manches veces destapamos un furaquín qu’aparentemente nun tien nada y vemos salir una araña fuxendo con arte. Tamién texen una especie de capullu pa poner los güevos. D’otramiente la telaraña sírve-yos dacuando pa facese llevar pol aire. Pero lo más singular ye lo resistente que ye’l filo de seda col que texen, que, según los espertos, ye ún de los materiales más resistentes que se conocen. Ye cinco veces más resistente qu’un filo d’aceru del mesmu grosor. Pue estirase hasta un 30% más del so llargor ensin rompese. Hubo munchos esperimentos pa intentar imitar el filo d’araña pero hasta la fecha nun se consiguió. De xuru que si se llograra, darréu tendría abonda aceptación ente los que quixere llucir un vistíu fechu con «finu filo de telaraña».

Y por siguir coles escelencies d’estes texedores incansables, científicos descubrieron n’África un tipu d’araña xigante, la Nephila komaci, que texe con filo de color doráu y la fema ye, güei por güei, l’araña más grande del mundu. La so tela tien más d’un metru de diámetru.

El mundu ta enllenu d’arañes. Según los espertos, n’actualidá conócense más de 41.000 especies y cada añu amiéstense más de quinientos nomes nuevos. N’Asturies, pa documentase científicamente sobre les arañes pue consultase’l llibru tituláu «Las arañas. Manual de araneología», publicáu en Xixón en 1917 pol profesor Pelegrín Franganillo Balboa, investigador del tema y que publicó amás abondos trabayos científicos sobre les arañes.

Podemos considerar les arañes grandes texedores d’artístiques telarañes de distintos tipos. Na mitoloxía grecorromana, Aracne foi una gran texedora que presumió de ser más artera que Minerva, diosa de l’artesanía. La diosa engafada organizó un concursu ente las dos pero, según Ovidio, Minerva nun pudo superar a Aracne. Como castigu, la diosa Minerva tresformó a Aracne nuna araña.

Les arañes son «animales de casa» porque tán en tolos requexos, escuéndense en cualquier furaquín y ellí trabayen pa sostenese comiendo mosques y otros inseutos pequeños. Nes cases d’aldea, les mosques tán per uquier y ye onde les arañes se puen dar bonos banquetes. Magar-yos preste comer carne, un grupu d’estudiosos descubrieron la primer araña vexetariana que se conoz ente tantes especies, y amás tien «picu finu», porque aliméntase del néctar que s’almacena na punta les fueyes y tamién come la fueya. D’otra miente, hai otra arañuca que s’asitia nes plantes de casa y cóme-yos les fueyes. Ye una araña roxa, pequeñuca (un ácaru), tan pequeñina que malpenes se ve a simple vista. Viven nel envés de les fueyes y darréu nos damos cuenta de la so presencia, porque la planta que tea poblada d’estos bichinos encomienza a amorrinar y acaba morriendo.

Ye fácil atopar arañes nos sitios más raros. Hai quien-yos tien abondu noxu. Ye célebre qu’a estos inseutos, que tamos cansaos de velos n’aldea y que formen parte del hábitat de la casería, la mayor parte de los aldeanos nun-yos tengamos bon aquel. Y esto pasa n’aldea con otros animales como los reptiles o los ratos. Por eso nun comprendemos que dalguna xente tenga una tarántula como animal de compañía. Munchos sufrimos d’aracnofobia y nun soportamos les arañes por casa, y nel campu siempre tamos sollertes, nun vaya ser qu’una araña intente buscar abellugu ente la nuesa ropa o la sintamos andar pel cuerpu o pel pelo. Sin embargu, elles son fieles compañeres y, de xemes en cuando, ye mui difícil non atopales per casa. Magar seya un animal mui común ente nós, hai munches curiosidaes sobre estos inseutos. Quedamos embobaos mirando a qué velocidá texen y l’habilidá tienen pa escondese y fuxir del peligru. Claro que poques veces se-yos llogra, porque les arañes estórbennos en casa y la mayor parte les veces acaben morriendo baxo la escoba y, agora, tragaes pola aspiradora.

Fueron munches les curiosidaes que lleí sobre les arañes. Pero una de les que más me sorprendió fue una noticia sobre una lluvia d’arañes n’Arxentina. Arañes d’unos 10 cm, que ye pa espantase. Sólo de pensar en ver el paragües y el suelu cubierto de talos arañones, entren hasta escalafríos.

Son munchos los tipos d’arañes que viven nel campu y alredor de la casería, en tolos espacios. Como sabemos, son grandes comedores de mosques, pero magar l’habilidá que tienen pa cazales y atrapales na tela, nun son quien a mermar la población d’éstes que pueblen el so mesmu entornu. Enxamás yos va faltar comida.

Cuando vemos una araña mui grande solemos comparala con una tarántula, pero ye una comparación enforma esaxerada. La tarántula xigante pue llegar a midir 28 o 30 cm y pesar más de 100 gramos. A éstes nun-yos tenemos que tener mieu n’Asturies porque viven poles selves ecuatoriales del norte de Sudamérica. A dalgunos pueblos, onde hai munches, sírven-yos d’alimentu ésta y otres especies, y usen los sos caninos d’escarbadientes. Too s’aprovecha. Cada cultura tien la so forma d’alimentación. Nós comemos la ñocla o’l centollu, bien paecíos a una tarántula, pero de xuru que muncho más rico, sobre too pa los qu’enxamás probaríemos carne de tarántula.

Una araña peligrosa ye la viuda negra, pequeñina (pero non galana), de color prietu y con una mancha roxa enriba’l llombu. Afortunadamente nun les hai nel nuestru entornu. Yo tuvi ocasión de veles en México, non sin ciertu reparu, porque esta sí ye peligrosa. La so picadura pue ser mortal. Nestos países onde vive tienen que tar sollertes porque, como toles arañes, métese en casa y como ye de tamañu pequeñu, pues alcontrala en cualquier requexu y mordete ensin duelu.

N’Asturies hai ciertes supersticiones al rodiu de les arañes. Si ves un arañón xubiendo pela parede de cualquier cuartu de la casa ye señal de que vas tener un regalu. Pero, como suelen vese a menudo, nun se cumple siempre esti bon presaxu.

D’otra miente, la telaraña utilízase con fines melecinales, por exemplu, pa estancar el sangre. Práutica que, por otra parte, paez ser que tien un fundamentu científicu. Ello xustifica que seya bono pa curar distintes malures. N’otros llugares la telaraña tien otres munches aplicaciones melecinales. Usase p’alliviar el dolor de cabeza, d’oyíos, fiebres, verrugues, asma, tos, herpes, reumatismu, cólicos, artritis, etc.

Hai un tipu d’arañes de cuerpu más bien pequeñu y de pates mui llargues que si se ven por casa son anuncia de sorpresa o de carta. Quiciabes güei que s’escriben poques cartes nos anuncien que vamos recibir un e-mail. Ye mui significativu’l refrán que fai referencia a esta creencia sobre la presencia d’arañes. «Si ves una araña pela mañana, mala selmana; si la ves a la xanta, si la ves al mediudía, vas tener una allegría». Tamién se rellacionen colos sueños, y dizse que nun ye nada bono soñar con arañes.

Y acabo con estes palabres que con fina ironía escribió Quevedo: «Y eres araña que andabas / tras la pobre mosca mía».

Categoría: General Comentarios Comentarios (0)

Xubilación

admin (5 de febrero, 2010)

Hai que chegar a un equilibriu de personal nel mundu l.laboral
Güei, el que tien un puestu de trabayu ta ciertamente contentu, porque cuesta muito chegar a facese con un emplegu. El trabayu, según Hoyt, produz satisfaición ya permite a quien lu realiza sentise arguyosu ya realizáu. Sin embargu, n’España, son muitas las personas que nun tán desempeñando’l trabayu que-ys gustaría ou pal que tán meyor preparaos. Esto produz insatisfaición ya pienso que nun se rinde lo mesmo nun puestu pal que tas preparáu ya te sientes a gustu que nun emplegu al que t’agarras porque tienes que sobrevivir. Asina tán las cousas. Ya cada vez tán agravándose más estos desarreglos l.laborales, sobre too, pa los más mozos. Por si esto fuera pouco, vamos camín de perder, en parte, l’Estáu de bienestar que fuimos algamando después de muitos años de lluchar por el.lo.

Son muitos los mensaxes negativos que nos chegan estos días sobre’l futuru de la Seguridá Social ya preocúpanos abondo’l perder aquel.lo que teníemos ganao. Ye sabío que nos últimos tiempos aumentó la esperanza de vida, ya quiciabes aumentará más nas próximas décadas, pero nun debiera esto ser pretestu pa chegar a aumentar la edá de xubilación. Al que trabaya trenta y cinco ou cuarenta años, yá-y tocóu cotizar pa sostener a los pensionistas, a los paraos ya a los coleutivos más desfavorecíos. Bien ta que chegue un momentu, qu’entovía en condiciones de disfrutar dalgo de la vida, tenga la merecida xubilación. Nun se pue mantener el mundu l.laboral namás que con vieyos, magar el sou l.labor ya la sua esperiencia seyan mui valoratibles. Hai que tener un ciertu equilibriu no que cinca al personal.

En vez «enredar» cola Seguridá Social, el Gobiernu debiera preocupase de crear emplegu dignu ya de calidá. El paru espérase que nesti añu supere el 20%, los maratonianos horarios de los trabayadores, que pue dicise que «viven» na empresa, los sueldos polos suelos. Iguar la vida l.laboral cola vida familiar, ya outros muitos problemas qu’afeutan al mundu del trabayu.

D’outra miente, n’España yá tenemos un sistema de xubilación flexible que permite, por un l.lau, en del.las profesiones la posibilidá de permanecer nel mercáu l.laboral dempués de los 65 años, con dalguna bonificación na postrera pensión. Ya, per outru l.lau, permite xubilaciones anticipadas en dalgunos sectores. Midida, ésta, que casi siempre favorez a las empresas. Amortizan el puestu, ou nel meyor de los casos, desfanse asina del personal que nun-ys ya rentable polos drechos algamaos, ya porque asina contratan a mocedá en condiciones muito más favoratibles pa la empresa.

Sóbrannos especuladores ya necesitamos empresarios.

Mientras, la propia alministración ta xubilando de forma obligatoria a profesionales de dixebraos sectores, en profesiones nos que ya mui valoratible la esperiencia profesional. Son too incongruencias de dalgunos políticos que nos tán l.levando al caos.

Categoría: General Comentarios Comentarios (0)