Les abeyes, exemplu d´organización y disciplina

admin (27 de enero, 2010)

De los animales de casa, ye de los más apreciaos po los sos productos y tien un simbolismu especial

«¿Habrá un animalín como l’abeya / que busca peles flores y entre fueya / la miel pal so caxellu / y tan cucia la escuende pa que seya / la ceba y el regalu / que no puede buscar en tiempu malu?».

Préstame encomenzar esti artículu con estos versos tan guapos del gran poeta asturianu Pepín de Pría. Otros munchos poetes y escritores dedicaron versos a les abeyes, quiciabes n’agradecimientu al manxar que nos proporcionen, el miel.

El miel, fabríquenlo les abeyes dempués d’un llaboriosu procesu que lleven a cabu gracies a una rigurosa organización, de la que nun puen saltase nenguna norma. El repartu de funciones tiénenlu perfeutamente distribuíu. Les obreres encárguense de chupar el néctar de les flores y llevalu a la colmena pa fabricar el miel. Tamién son les encargaes d’alimentar les llarves con xalea real. D’estes salen obreres o reines, según el tiempu d’alimentación con esti productu al que se-y atribúin tan perbones propiedaes. Xalea real, nomada asina seguramente porque alimenta a la reina, o abeya maestra, a lo llargo de tola so vida. Güei comercialízase en cases de productos naturales y ufiértase como elixir de mocedá.

Tengo na mio memoria aquellos platinos de miel que comía de nena, en La Degol.lada, cuando esmelgaben en Ca Pachín y en Ca’l Xastre, acabante d’estruñar bien les ceres. Seique nun se m’escaeció’l so sabor porque inda sigo saboriándolo de xemes en cuando. Ta perbono con manteca, y na mio casa siempre yera’l platu entrante’l día la fiesta. Tradición festiva que me prestaría recuperar pa invitar a los que vienen «de sopas» el día Belén. El miel tamién ye ingrediente d’otros platos de la nuesa dómina; tán buenísimos los frixuelos con miel, y «las papas» con manteca y miel. Per otru llau, tien propiedaes melecinales, utilízase pa curar les malures de garganta y tamién ye bono pa la tos y otres coses. Nun hai casa que nun tenga miel na so despensa pa poder utilízalo nestos casos.

Na colmena hai amarradielles, matances y hasta robos. La reina, sal a la gueta los zánganos, encargaos de pasái l’espelma. Preñada d’espelma, vuelve al caxellu y el so llabor ye poner güevos, eso sí, bien alimentada y protexida poles obreres. Al pocu tiempu les sos ales pierden la facultá de volar.

De los güevos fecundaos nacen obreres y de los non fecundaos zánganos, que namás tienen la función d’apariase cola reina. Si una reina se queda sin espelma, de los güevos nacen namás zánganos, que son una gran torga pa les obreres. Entós, éstes van y maten a la reina pa que nun siga enllenando de zánganos aquel espaciu.

Inda hai más matances nes colmenes. La primer reina que naz mata a les más débiles pan nun tener competencia. Si por dalguna razón se xunten dos reines nuna colmena, si tienen sitiu nel caxellu fórmense dos grupos, caún controláu por una d’elles. Un de los grupos enxama a la gueta d’una nueva «casa» afayadiza. Si la colmena ye pequeña, son les obreres les qu’obliguen a les reines a engarrase, hasta que la más fuerte mata a les otres. Cuando muerre una colmena, darréu, les abeyes d’otros caxellos tán sollertes y apúrense a robar el miel. Inclusive lleguen abeyes d’otros cortinos.

Ye perguapa la escena de «garrar l’enxame». Suelen salir pel branu, cuando la calor aprieta y los campos tán floríos. Yera entós cuando’l paisanu que quería garralu, encomenzaba col ritual. Un calderu con agua y a chapicar p’arriba y a tira-yos tierra a les abeyes, mientres repetía: «pousa, pousa, pousa? arriba, arriba, abeya maestra» y petaba nel truébanu con un palu. El truébanu untábase per dientro con ceres de miel y rustíase con yerba abeyera, planta de los xéneros Melissa o Mentha, mui arumosa. El so golor atrái a les abeyes. Facíase un poco de fumu con un trapu que nun quemase. Nun yera’l llabor fácil, sobre too si la maestra yá tenía escoyío’l sitiu pa posase. Según los espertos, son les abeyes esploradores les encargaes de buscar un llugar afayadizu onde asitiase. Había, entós que «convencer» a la maestra, y tres d’ella diben toes entrando nel truébanu. A veces pósense nos sitios más inesperaos. Na mio casa, fai años posóse ún ente’l teyáu y el techu. Allí atoparon les abeyes un furacu qu’enllenaron de ceres y llegamos a tener nel techu’l pasiellu una bona mancha de miel. Hubo que xubir al teyáu pa «garrar l’enxame», y sacales d’ellí. Y va pocos meses posóse un enxame nel campanariu de la ilesia de Belén. Allí les abeyes buscaron abellugu y la so danza competía los díes de fiesta colos danzantes nel campu.

Cuando l’enxame salía del cortín los amos diben tres d’él a ver onde se posaba, y anque fuera en terrén ayenu teníen drechu a recoyelu. Si se-yos escapaba ensin que lu vieren, podía garralu cualquiera. Esto daba a veces llugar a amarradielles. Discutinios pa saber quién yera realmente’l dueñu l’enxame. Si l’enxame sal sin reina, les abeyes vuelven pa la colmena. Actualmente siguen saliendo los enxames, pero dalgunos apicultores utilicen técniques más modernes pa cuidar les colmenes.

Podía hasta dase’l casu de que daquién robare los truébanos. Tapaben con un sacu la entrada y cargaben col truébanu hasta llevalu al so cortín. Cuéntenme d’un casu nel que’l dueñu tenía un gran disgustu y hasta lloró poles sos abeyes. Él yá sospechaba del lladrón. Entós intervieno’l cura. y dixo en misa:

-»El que roubó’l truébanu del cortín X tien una abea na boina». Hubo ún qu’echó rápido la mano a la cabeza y asina delatóse delantre de toos.

Había que mirar toles colmenes pa ver el miel que teníen y cortalu, siempre dexando un poco de les ceres pa que comieren elles. Si nun se-yos corta’l miel faense folgazanes y nun trabayen namás que pala gastu d’elles. Les ceres, dempués d’apretales pa sacar el miel, vendíense al «cereiru», figura que güei desapaeció del paisax asturianu. Anque si s’espardió enforma l’artesanía de les veles y oxetos fabricaos con cera.

Tanto pa esmelgar como pa garrar l’enxame hai que protexese con ropes afayadices, pa non sufrir picadures, que son mui doloroses. Agora yá hai traxes especiales pa trabayar nes colmenes. Les abeyes claven el guión, anque-yos cueste la vida. La picadura d’abeya, pue resultar peligrosa. D’otra miente, al velenu d’abeya atoparon-y güei aplicaciones terapéutiques.

En munches caseríes d’Asturies hai cortín, agora con colmenes preparaes pa sacar más rindimientu, compartiendo espaciu colos truébanos tradicionales.Éstos tán fechos de tueros güecos, casi siempre de castañu vieyu, qu’a veces yá taba tubáu. Dempués de recoyer l’enxame, tápase’l truébanu cola calduya, que ye una corteya d’abedul o de corchu de forma circular, bien sellada al truébanu con bul.la de vaca, pa que nun tengan claridá dientro, pues sinón les abeyes nun trabayen. Enriba lleva una llábana pesada p’asegurar el zarramientu. El truébanu tien un furaquín pa que les abeyes puedan entrar y salir. Güei n’Asturies hai apicultores mui preparaos, pa sacar bon rindimientu de les abeyes y van perdiéndose estes formes tradicionales.

Amás de fabricar miel, les abeyes esparden el polen de les flores, tan importante pa la pervivencia de les plantes. Sin el so llabor munches especies vexetales tenderíen a desapaecer.

Dende hai unos años hai una gran esmolición a nivel mundial pola misteriosa desapaición de les abeyes. Esti fenómenu encomenzó n’ EEUUy yá s’estendió per tol mundu. Fenómenu que preocupa a los investigadores que nun se ponen d’alcuerdu sobre les causes que lu provoquen.

Son perinteresantes les creencies populares alredor d’estos animalucos Dizse que si una abeya entra en casa ye señal de que va haber visita, pero si la mates, la visita nun va ser mui agradable. Estes creencies nun son esclusives d’Asturies. Hai munchos llugares del mundu, yá dende l’antigüedá, qu’alimenten supersticiones sobre estos inseutos.

Según nos diz l’investigador Xuacu López Álvarez, la creencia más estendida ye la que rellaciona a les abeyes con «la idea d’ una supervivencia del alma dempués de la muerte». N’Asturies lo «sagrao» de l’abeya espeyábase nel comportamientu que teníen los paisanos con elles. Enxamas discutíen nin blasfemaben delantre de les abeyes y cuando falaben d’elles llamábenles «abeyines de Dios, pitines de Dios y bendites», pues creíen que yeren llevadores d’almes o representaciones de les mesmes. Cuando morría l’amu d’una casa, la familia tenía que comunica-ylo a les abeyes, porque sinón taben na creencia de que morría l’enxame o que fuxía en busca de la so alma.

Asina, l’abeya, amás de ser un animal mui apreciáu polos sos productos y funciones nel campu asturianu, merez un respetu especial por tol simbolismu que tienen afitáu.

1 Respuesta a “Les abeyes, exemplu d´organización y disciplina”

  1. Selene3000 Escribió:

    Curioso e interesante
    Prestome mucho leelu.

Escribir comentario