En Belén armóse’l belén

admin (13 de enero, 2010)

Nacimientu Viviente en Belén

Nacimientu Viviente en Belén

Domingo, Johana  y Nora

Misterio: Domingo, Johana y Nora

Representación del nacimientu viviente nel pueblu valdesanu del mesmu nome que’l llugar onde Xesús vino al mundu.
La parroquia de San Salvador de La Montaña del Ríu Negru (Valdés) tien como cabecera’l pueblu de Belén. Esta parroquia ye la más estensa del conceyu y d’ella formen parte un total de 29 llugares, ente aldees, caseríes y brañes, con una población d’unos 613 habitantes.

Belén ta asitiáu nel km 17 de la carretera qu’une L.luarca y Villayón por La Montaña. Ye la capital d’una estensa parroquia de 53 kilómetros cuadraos que poles sos carauterístiques orográfiques nómase La Montaña. Per Belén pasa una de les rutes del Camín de Santiago. Según la tradición oral, dizse qu’un pelegrín perdió nesti llugar un escapulariu o una medaya de la Virxe de Belén. Los devotos, al encontrala, llevantaron una capiya n’honor de Nuestra Señora de Belén.

La primera ilesia n’honor de San Salvador fízose sobre una abadía o monasteriu nes cercaníes del puente de Busecu, sobre’l Ríu Negru, que dio llugar al nome que tien actualmente la parroquia: San Salvador del Ríu Negru. Los párrocos, dempués de varios incidentes y conflictos, viéronse na necesidá de treslladar la Ilesia y cementeriu, axuntándolos al primitivu santuariu de la Virxe de Belén.

Güei la ilesia permanez nel mesmu llugar. El cementeriu, sin embargu, foi treslladáu, a primeros del sieglu XX, separándolu unos cien metros de la mesma.

La parroquia de La Montaña ye llugar habitáu dende mui antiguo, asina lo demuestren los monumentos megalíticos que s’atopen nesta fastera y una calzada empedrada que cruza pel altu la sierra de La Degol.lada.

Según los datos ufiertaos por Pascual Madoz, el rei Fruela II donó esta parroquia a la Ilesia d’Uviéu. Asina apaez na cédula mandada al so favor, na que-y da’l títulu de San Salvador d’Orbaga, por ser el pueblu más principal y céntricu d’ella, conocíu güei como Ordovaga.».

Nesti llugar de Belén, el pasáu día 27 tuvo llugar la representación d’un nacimientu viviente. Nengún llugar meyor que Belén pa sirvir como escenariu del nacimientu de Xesús. Recuperamos asina la tradición d’esta representación que yá se venía faciendo con ésitu na década de los ochenta, y que foi dexándose por diverses circunstancies. Fueron naquella dómina munchos los mozos y moces los que representaron a José, María y el Neñu, a los Magos y a los pastores. Dalguna pareya dempués de coincidir nesta representación, llegaron como pareya al altar, y son güei felices pas de familia.

La iniciativa de recuperar esta tradición relixosa parte del párrocu D. Emilio Menéndez Menéndez y de l’asociación de vecinos, que la organizaron conxuntamente cola animada collaboración de los vecinos, qu’en pocos díes sacaron de los baúles les ropes d’antaño pa vistise de pastores aldeanos, tal cual seríen si nesti Belén de Valdés ocurriera’l nacimientu del Neñu Xesús.

La representación trescurrió na ilesia parroquial, a la hora la misa. Foi dalgo prestoso y emotivo, y vivío con entusiasmu polos asistentes. Un portal improvisáu con paya, piedres y palos que s’asemeyaba bien lo que pudo ser el portal de Belén fai 2009 años. Ta visto qu’onde intervién la mocedá hai ilusión, y anque seya con pocu tiempu too sal bien.. Por eso permítome nomar dalgunos de los collaboradores, ente los qu’amás de la mocedá hai dalgún yá más entráu n’años qu’entovía nun perdió l’humor. Nel papel de la Virxe, Johana Santiago Álvarez de Siñeiriz; José, representáu por Domingo Rodríguez Santiago de Concernosu, y el neñu, Nora Formariz García, que tuvo sonriente y quietina mientres duró la representación. Nel papel de los Reis Magos, Darío González Menéndez de Menudeiru, Daniel Suárez Álvarez de Los Piñeiros y Jorge Fernández Varela d’ El Teixidal de Baxu. L’ánxel tuvo representáu por Valeria Menéndez García de Los Conqueiros. Y Herodes por Ernesto García de La Degol.lada. Los y les pastores, de toles edaes, dende dos años hasta los ochenta, fueron vecinos de la parroquia vistíos pa la ocasión. Nos cestos llevaron distintos productos de l’aldea y nun faltaron hasta suaves y mansos coneyos. Tampoco faltaron les rosquíes nin el xerez, colo que nos obsequió Isolina del Quinto. De narrar el testu encargóse Maite García Mayo de Los Conqueiros.

Foi muncho’l públicu asistente a esta representación. Ello animónos pa entamar pronto a preparar les Navidaes d’esti añu 2010 qu’acaba d’encomenzar. Y aprovecho yá pa invitar a vivir el Nacimientu nesti llugar míticu de Belén a toles persones que quieran acompañanos.

Termina esta celebración cola llectura d’un testu del que ye autor Silverio Cerra Suárez, profesor del Seminariu d’Uviéu. Un testu lliterariu, ¿de ficción?, publicáu en La Hoja del Lunes del 22 d’avientu de 1986, qu’asitia como posible escenariu del Nacimientu de Xesús a Belén de Valdés. Testu que reproduzo a continuación.

«Según los Evangelios, Jesús nació en Belén de Judá, (?) una ciudad de Judea, al sur de Jerusalén. Pero, además de los cuatro Evangelios canónicos reconocidos por la Iglesia, hubo otras biografías de Cristo, apócrifas o legendarias que cambiaban o añadían diversos detalles de la vida del Señor. En la ordenación de la biblioteca del Seminario de Oviedo apareció un papiro, similar a un apócrifo, que traducido sitúa la cuna de Cristo en el pueblecito valdesano de Belén. El papiro dice así:

»En el año 26 de la llegada a Luarca de las invictas legiones, en los grises días del solsticio invernal, por el camino de naciente llegó a nuestro lugar una familia que constaba de dos personas. La mujer venía sobre un asno pequeño y fatigado. Vestían ropas pobres y desconocidas en este país. En su compañía llegó el publicano que cobraba el pontazgo del río Esva. Encontró a su colega en el pórtico de columnas, por donde pasaban los fardos y ánforas camino de las galeras y comentó que aquella era la más extraña pareja que nunca había visto, pues, siendo dos, todos sus gestos y andares los iban haciendo como si entre ellos viniese una tercera persona invisible; él mismo se había sentido tan atraído por ellos que les devolvió, la primera vez en su vida, los cuatro óbolos del peaje.

»Los recién llegados no conocían las hablas astures y apenas el latín. Eran portadores, sin embargo, de una tésera o cédula sellada por los prefectos de Cádiz, Mérida y Astúrica (Astorga), otorgándoles licencia para empadronarse en el censo universal, que entonces se realizaba en una aldea de estas montañas llamada Belén. El centurión que custodiaba el puerto mandó a los duunviros que los albergasen. Al día siguiente los encaminó hacia Belén y para que no extraviasen la ruta que bordea el río Negro ordenó a un legionario nativo los acompañara diez estadios. Cumplidas las calendas, por la zona se propagaron extrañas nuevas. Se dijo que, llegados a Belén, se habían refugiado en un cobertizo a la salida del pueblo y allí, al poco de llegar, la mujer dio a luz un niño en medio de una noche henchida de luces e inquietantes signos. A las pocas horas comenzaron a acudir pastores desde las brañas vaqueiras valdesanas y tinetenses.

»Nadie supo explicar quién había convocado en el mismo punto a gentes de tan remotos lugares. Corrían alegres por los altos vericuetos trayendo sus regalos natalicios: odres de leche, quesos sin fermentar y hasta cabritos. El astrólogo que adivinaba en la villa sufrió un pasmo que le privó del habla hasta los idus de febrero al ver una estrella nueva que entonces comenzó a brillar con más fulgor que ninguna en el ángulo del cielo que recortan las cumbres del Estoupo y de Panondres. Y pasadas las semanas los caminos trajeron al pueblo druidas y magos que desde todos los castros de lugones, pésicos o albiones se acercaban con sus tocados de ceremonia a rendirle pleitesía a aquel niño con la más reverentes prosternación. Los vecinos de Belén no se recobraban de su asombro. Tras el empadronamiento fueron admitidos en el clan de la aldea sin necesidad de iniciación. Les construyeron una palloza redonda y les asignanron un quiñón de los bienes comunales. Y allí felizmente vivieron dos años. Luego marcharon en silencio. Nadie supo hacia dónde. Pero más tarde un buhonero fenicio, que trajinaba con adminículos de marfil y bronce, llegó a este puerto para embarcarse hacia las islas Casitérides. Mientras esperaba que se alzara propicio el viento austral, relataba sus viajes. Así llegó a contar cómo había tropezado en la Ruta de la Plata con una familia que hablaba arameo y que desde las montañas astures bajaba hasta Cádiz para embarcar hacia Oriente.

»Los circunstantes en el foro marítimo de esta villa se miraron unos a otros y comprendieron de qué familia se trataba y por qué se había marchado de esta comarca. Sin embargo no le hicieron preguntas, ni hablaron entre ellos. La verdad es que hablaban poco de aquella familia cuyo recuerdo les creaba una vaga agitación; no sabían si de inquietud o de alegría. Es que en el fondo de sus almas estaban convencidos de que tras el nacimiento de aquel niño todo era diferente».

Escribir comentario