Les abeyes, exemplu d´organización y disciplina

admin (27 de enero, 2010)

De los animales de casa, ye de los más apreciaos po los sos productos y tien un simbolismu especial

«¿Habrá un animalín como l’abeya / que busca peles flores y entre fueya / la miel pal so caxellu / y tan cucia la escuende pa que seya / la ceba y el regalu / que no puede buscar en tiempu malu?».

Préstame encomenzar esti artículu con estos versos tan guapos del gran poeta asturianu Pepín de Pría. Otros munchos poetes y escritores dedicaron versos a les abeyes, quiciabes n’agradecimientu al manxar que nos proporcionen, el miel.

El miel, fabríquenlo les abeyes dempués d’un llaboriosu procesu que lleven a cabu gracies a una rigurosa organización, de la que nun puen saltase nenguna norma. El repartu de funciones tiénenlu perfeutamente distribuíu. Les obreres encárguense de chupar el néctar de les flores y llevalu a la colmena pa fabricar el miel. Tamién son les encargaes d’alimentar les llarves con xalea real. D’estes salen obreres o reines, según el tiempu d’alimentación con esti productu al que se-y atribúin tan perbones propiedaes. Xalea real, nomada asina seguramente porque alimenta a la reina, o abeya maestra, a lo llargo de tola so vida. Güei comercialízase en cases de productos naturales y ufiértase como elixir de mocedá.

Tengo na mio memoria aquellos platinos de miel que comía de nena, en La Degol.lada, cuando esmelgaben en Ca Pachín y en Ca’l Xastre, acabante d’estruñar bien les ceres. Seique nun se m’escaeció’l so sabor porque inda sigo saboriándolo de xemes en cuando. Ta perbono con manteca, y na mio casa siempre yera’l platu entrante’l día la fiesta. Tradición festiva que me prestaría recuperar pa invitar a los que vienen «de sopas» el día Belén. El miel tamién ye ingrediente d’otros platos de la nuesa dómina; tán buenísimos los frixuelos con miel, y «las papas» con manteca y miel. Per otru llau, tien propiedaes melecinales, utilízase pa curar les malures de garganta y tamién ye bono pa la tos y otres coses. Nun hai casa que nun tenga miel na so despensa pa poder utilízalo nestos casos.

Na colmena hai amarradielles, matances y hasta robos. La reina, sal a la gueta los zánganos, encargaos de pasái l’espelma. Preñada d’espelma, vuelve al caxellu y el so llabor ye poner güevos, eso sí, bien alimentada y protexida poles obreres. Al pocu tiempu les sos ales pierden la facultá de volar.

De los güevos fecundaos nacen obreres y de los non fecundaos zánganos, que namás tienen la función d’apariase cola reina. Si una reina se queda sin espelma, de los güevos nacen namás zánganos, que son una gran torga pa les obreres. Entós, éstes van y maten a la reina pa que nun siga enllenando de zánganos aquel espaciu.

Inda hai más matances nes colmenes. La primer reina que naz mata a les más débiles pan nun tener competencia. Si por dalguna razón se xunten dos reines nuna colmena, si tienen sitiu nel caxellu fórmense dos grupos, caún controláu por una d’elles. Un de los grupos enxama a la gueta d’una nueva «casa» afayadiza. Si la colmena ye pequeña, son les obreres les qu’obliguen a les reines a engarrase, hasta que la más fuerte mata a les otres. Cuando muerre una colmena, darréu, les abeyes d’otros caxellos tán sollertes y apúrense a robar el miel. Inclusive lleguen abeyes d’otros cortinos.

Ye perguapa la escena de «garrar l’enxame». Suelen salir pel branu, cuando la calor aprieta y los campos tán floríos. Yera entós cuando’l paisanu que quería garralu, encomenzaba col ritual. Un calderu con agua y a chapicar p’arriba y a tira-yos tierra a les abeyes, mientres repetía: «pousa, pousa, pousa? arriba, arriba, abeya maestra» y petaba nel truébanu con un palu. El truébanu untábase per dientro con ceres de miel y rustíase con yerba abeyera, planta de los xéneros Melissa o Mentha, mui arumosa. El so golor atrái a les abeyes. Facíase un poco de fumu con un trapu que nun quemase. Nun yera’l llabor fácil, sobre too si la maestra yá tenía escoyío’l sitiu pa posase. Según los espertos, son les abeyes esploradores les encargaes de buscar un llugar afayadizu onde asitiase. Había, entós que «convencer» a la maestra, y tres d’ella diben toes entrando nel truébanu. A veces pósense nos sitios más inesperaos. Na mio casa, fai años posóse ún ente’l teyáu y el techu. Allí atoparon les abeyes un furacu qu’enllenaron de ceres y llegamos a tener nel techu’l pasiellu una bona mancha de miel. Hubo que xubir al teyáu pa “garrar l’enxame”, y sacales d’ellí. Y va pocos meses posóse un enxame nel campanariu de la ilesia de Belén. Allí les abeyes buscaron abellugu y la so danza competía los díes de fiesta colos danzantes nel campu.

Cuando l’enxame salía del cortín los amos diben tres d’él a ver onde se posaba, y anque fuera en terrén ayenu teníen drechu a recoyelu. Si se-yos escapaba ensin que lu vieren, podía garralu cualquiera. Esto daba a veces llugar a amarradielles. Discutinios pa saber quién yera realmente’l dueñu l’enxame. Si l’enxame sal sin reina, les abeyes vuelven pa la colmena. Actualmente siguen saliendo los enxames, pero dalgunos apicultores utilicen técniques más modernes pa cuidar les colmenes.

Podía hasta dase’l casu de que daquién robare los truébanos. Tapaben con un sacu la entrada y cargaben col truébanu hasta llevalu al so cortín. Cuéntenme d’un casu nel que’l dueñu tenía un gran disgustu y hasta lloró poles sos abeyes. Él yá sospechaba del lladrón. Entós intervieno’l cura. y dixo en misa:

-»El que roubó’l truébanu del cortín X tien una abea na boina». Hubo ún qu’echó rápido la mano a la cabeza y asina delatóse delantre de toos.

Había que mirar toles colmenes pa ver el miel que teníen y cortalu, siempre dexando un poco de les ceres pa que comieren elles. Si nun se-yos corta’l miel faense folgazanes y nun trabayen namás que pala gastu d’elles. Les ceres, dempués d’apretales pa sacar el miel, vendíense al «cereiru», figura que güei desapaeció del paisax asturianu. Anque si s’espardió enforma l’artesanía de les veles y oxetos fabricaos con cera.

Tanto pa esmelgar como pa garrar l’enxame hai que protexese con ropes afayadices, pa non sufrir picadures, que son mui doloroses. Agora yá hai traxes especiales pa trabayar nes colmenes. Les abeyes claven el guión, anque-yos cueste la vida. La picadura d’abeya, pue resultar peligrosa. D’otra miente, al velenu d’abeya atoparon-y güei aplicaciones terapéutiques.

En munches caseríes d’Asturies hai cortín, agora con colmenes preparaes pa sacar más rindimientu, compartiendo espaciu colos truébanos tradicionales.Éstos tán fechos de tueros güecos, casi siempre de castañu vieyu, qu’a veces yá taba tubáu. Dempués de recoyer l’enxame, tápase’l truébanu cola calduya, que ye una corteya d’abedul o de corchu de forma circular, bien sellada al truébanu con bul.la de vaca, pa que nun tengan claridá dientro, pues sinón les abeyes nun trabayen. Enriba lleva una llábana pesada p’asegurar el zarramientu. El truébanu tien un furaquín pa que les abeyes puedan entrar y salir. Güei n’Asturies hai apicultores mui preparaos, pa sacar bon rindimientu de les abeyes y van perdiéndose estes formes tradicionales.

Amás de fabricar miel, les abeyes esparden el polen de les flores, tan importante pa la pervivencia de les plantes. Sin el so llabor munches especies vexetales tenderíen a desapaecer.

Dende hai unos años hai una gran esmolición a nivel mundial pola misteriosa desapaición de les abeyes. Esti fenómenu encomenzó n’ EEUUy yá s’estendió per tol mundu. Fenómenu que preocupa a los investigadores que nun se ponen d’alcuerdu sobre les causes que lu provoquen.

Son perinteresantes les creencies populares alredor d’estos animalucos Dizse que si una abeya entra en casa ye señal de que va haber visita, pero si la mates, la visita nun va ser mui agradable. Estes creencies nun son esclusives d’Asturies. Hai munchos llugares del mundu, yá dende l’antigüedá, qu’alimenten supersticiones sobre estos inseutos.

Según nos diz l’investigador Xuacu López Álvarez, la creencia más estendida ye la que rellaciona a les abeyes con «la idea d’ una supervivencia del alma dempués de la muerte». N’Asturies lo «sagrao» de l’abeya espeyábase nel comportamientu que teníen los paisanos con elles. Enxamas discutíen nin blasfemaben delantre de les abeyes y cuando falaben d’elles llamábenles «abeyines de Dios, pitines de Dios y bendites», pues creíen que yeren llevadores d’almes o representaciones de les mesmes. Cuando morría l’amu d’una casa, la familia tenía que comunica-ylo a les abeyes, porque sinón taben na creencia de que morría l’enxame o que fuxía en busca de la so alma.

Asina, l’abeya, amás de ser un animal mui apreciáu polos sos productos y funciones nel campu asturianu, merez un respetu especial por tol simbolismu que tienen afitáu.

San Antón los guarde

admin (21 de enero, 2010)

Al santu protector de los animales amontónase-y el trabayu
Escribo estes llinies el día de San Antón, patrón del ganáu, una fiesta especial na que los ganaderos récen-y al Santu polos animales que-yos dan el pan. Anque nun ye l’únicu día que San Antón recibe llimosnes y ufriendes, porque la xente del campu siempre foi devota d’esti santu, y yera a quien-y pidíen favores cuando un res sufría malures o se perdía pel monte. Nestos momentos difíciles, amás de les visites y les llimosnes que se-y ofrecíen, rezábase la oración a San Antonio qu’inda se sigue rezando cuando se pierde dalgo importante. El so usu xeneralizóse y dizse en situaciones nes que paez que’l sumiciu t’escuende les coses. Si se tropieza hai poques posibilidaes d’alcontrar el ganáu o l’oxetu perdíu, pero si se diz too de siguío ensin confundise, ye bona señal. Y paez ser que nun falla. A mi deprendiómela mio güela. L’espaciu nun me permite reproducila equí pero los interesaos en recuperar oxetos perdíos podéis consultar el mio blog: https://blogs.lne.es/esthergarcia/

San Antón, patrón de los animales, ye tamién amigu de les moces. Ye a quién se-y reza (más bien se-y rezaba) pa que dientro l’añu la moza atopare un galán que la llevare a los altares. Nun sé si San Antón tará un poco desencantáu o tará sufriendo una crisis no tocante a los sos poderes, porque güei, pa buscar mozu, pienso que lo que menos fai la mocedá ye rezar. Hai otres armes poderoses pa «lligar» que se dieron les moces n’usar, ensin nengún tipu de prexuicios y nun ven la necesidá de la intervención del dantu. D’otra miente, eso de dir hasta los altares ta en decadencia, y más van a los altares como quien va de romería y nun paez sinón qu’esa bendición nun tien l’efeutu deseáu, pues anque son munches les pareyes que pasen pela ilesia, a dalgunes nun hai San Antón que les salve.

San Antón más bien tendrá que centrase nel cuidáu de los animales. Tal como se tán poniendo les coses, pola mor de la crisis, tendrá qu’atender los problemes del ganáu y los de los ganaderos, que tán esmolíos pola situación qu’atraviesa’l negociu. A ver si cola intervención del santu los escuchen les autoridaes competentes.

D’otra miente tien que protexer a les mascotes poles que-y piden con fervor los sos amos. Les que más abunden son los perros y los gatos, pero les mascotes son de lo más variao. Tiénense en casa animales de lo más exóticu: furones, tortugues, páxaros, culiebres, camaleones, cacatúes, loros etcétera. La cantidá d’animales que conviven colos humanos danos fe de la necesidá de cariñu y compañía que tenemos. Inda sabiendo que tener un animal en casa nos esixe munchos cuidaos y trabayu, ta demostráu que ye dalgo que tien munches compensaciones, y quien tien la suerte de poder disfrutar de la so compañía disfruta de munchos momentos de felicidá.

Asina que San Antón los guarde a toos.

SI BUSCAS MILAGROS MIRA/ MUERTE Y ERROR DESTERRADOS,/ MISERIA Y DEMONIO HUIDOS,/ LEPROSOS Y ENFERMOS SANOS./ EL MAR SOSIEGA SU IRA/ REDIMENSE ENCARCELADOS,/ MIEMBROS Y BIENES PERDIDOS/ RECOBRAN MOZOS Y ANCIANOS/ EL PELIGRO SE RETIRA,/ LOS POBRES VAN REMEDIADOS./ CUENTENLO LOS SOCORRIDOS/ DIGANLO LOS PADUANOS./ GLORIA AL PADRE, GLORIA AL HIJO/ GLORIA AL ESPIRITU SANTO./ GLORIA A CRISTO POR NOSOTROS/ ANTONIO GLORIOSO Y SANTO./ PARA QUE DIGNOS ASI / DE SUS PROMESAS SEAMOS./ AMEN.

Categoría: General Comentarios Comentarios (1)

En Belén armóse’l belén

admin (13 de enero, 2010)

Nacimientu Viviente en Belén

Nacimientu Viviente en Belén

Domingo, Johana  y Nora

Misterio: Domingo, Johana y Nora

Representación del nacimientu viviente nel pueblu valdesanu del mesmu nome que’l llugar onde Xesús vino al mundu.
La parroquia de San Salvador de La Montaña del Ríu Negru (Valdés) tien como cabecera’l pueblu de Belén. Esta parroquia ye la más estensa del conceyu y d’ella formen parte un total de 29 llugares, ente aldees, caseríes y brañes, con una población d’unos 613 habitantes.

Belén ta asitiáu nel km 17 de la carretera qu’une L.luarca y Villayón por La Montaña. Ye la capital d’una estensa parroquia de 53 kilómetros cuadraos que poles sos carauterístiques orográfiques nómase La Montaña. Per Belén pasa una de les rutes del Camín de Santiago. Según la tradición oral, dizse qu’un pelegrín perdió nesti llugar un escapulariu o una medaya de la Virxe de Belén. Los devotos, al encontrala, llevantaron una capiya n’honor de Nuestra Señora de Belén.

La primera ilesia n’honor de San Salvador fízose sobre una abadía o monasteriu nes cercaníes del puente de Busecu, sobre’l Ríu Negru, que dio llugar al nome que tien actualmente la parroquia: San Salvador del Ríu Negru. Los párrocos, dempués de varios incidentes y conflictos, viéronse na necesidá de treslladar la Ilesia y cementeriu, axuntándolos al primitivu santuariu de la Virxe de Belén.

Güei la ilesia permanez nel mesmu llugar. El cementeriu, sin embargu, foi treslladáu, a primeros del sieglu XX, separándolu unos cien metros de la mesma.

La parroquia de La Montaña ye llugar habitáu dende mui antiguo, asina lo demuestren los monumentos megalíticos que s’atopen nesta fastera y una calzada empedrada que cruza pel altu la sierra de La Degol.lada.

Según los datos ufiertaos por Pascual Madoz, el rei Fruela II donó esta parroquia a la Ilesia d’Uviéu. Asina apaez na cédula mandada al so favor, na que-y da’l títulu de San Salvador d’Orbaga, por ser el pueblu más principal y céntricu d’ella, conocíu güei como Ordovaga.».

Nesti llugar de Belén, el pasáu día 27 tuvo llugar la representación d’un nacimientu viviente. Nengún llugar meyor que Belén pa sirvir como escenariu del nacimientu de Xesús. Recuperamos asina la tradición d’esta representación que yá se venía faciendo con ésitu na década de los ochenta, y que foi dexándose por diverses circunstancies. Fueron naquella dómina munchos los mozos y moces los que representaron a José, María y el Neñu, a los Magos y a los pastores. Dalguna pareya dempués de coincidir nesta representación, llegaron como pareya al altar, y son güei felices pas de familia.

La iniciativa de recuperar esta tradición relixosa parte del párrocu D. Emilio Menéndez Menéndez y de l’asociación de vecinos, que la organizaron conxuntamente cola animada collaboración de los vecinos, qu’en pocos díes sacaron de los baúles les ropes d’antaño pa vistise de pastores aldeanos, tal cual seríen si nesti Belén de Valdés ocurriera’l nacimientu del Neñu Xesús.

La representación trescurrió na ilesia parroquial, a la hora la misa. Foi dalgo prestoso y emotivo, y vivío con entusiasmu polos asistentes. Un portal improvisáu con paya, piedres y palos que s’asemeyaba bien lo que pudo ser el portal de Belén fai 2009 años. Ta visto qu’onde intervién la mocedá hai ilusión, y anque seya con pocu tiempu too sal bien.. Por eso permítome nomar dalgunos de los collaboradores, ente los qu’amás de la mocedá hai dalgún yá más entráu n’años qu’entovía nun perdió l’humor. Nel papel de la Virxe, Johana Santiago Álvarez de Siñeiriz; José, representáu por Domingo Rodríguez Santiago de Concernosu, y el neñu, Nora Formariz García, que tuvo sonriente y quietina mientres duró la representación. Nel papel de los Reis Magos, Darío González Menéndez de Menudeiru, Daniel Suárez Álvarez de Los Piñeiros y Jorge Fernández Varela d’ El Teixidal de Baxu. L’ánxel tuvo representáu por Valeria Menéndez García de Los Conqueiros. Y Herodes por Ernesto García de La Degol.lada. Los y les pastores, de toles edaes, dende dos años hasta los ochenta, fueron vecinos de la parroquia vistíos pa la ocasión. Nos cestos llevaron distintos productos de l’aldea y nun faltaron hasta suaves y mansos coneyos. Tampoco faltaron les rosquíes nin el xerez, colo que nos obsequió Isolina del Quinto. De narrar el testu encargóse Maite García Mayo de Los Conqueiros.

Foi muncho’l públicu asistente a esta representación. Ello animónos pa entamar pronto a preparar les Navidaes d’esti añu 2010 qu’acaba d’encomenzar. Y aprovecho yá pa invitar a vivir el Nacimientu nesti llugar míticu de Belén a toles persones que quieran acompañanos.

Termina esta celebración cola llectura d’un testu del que ye autor Silverio Cerra Suárez, profesor del Seminariu d’Uviéu. Un testu lliterariu, ¿de ficción?, publicáu en La Hoja del Lunes del 22 d’avientu de 1986, qu’asitia como posible escenariu del Nacimientu de Xesús a Belén de Valdés. Testu que reproduzo a continuación.

«Según los Evangelios, Jesús nació en Belén de Judá, (?) una ciudad de Judea, al sur de Jerusalén. Pero, además de los cuatro Evangelios canónicos reconocidos por la Iglesia, hubo otras biografías de Cristo, apócrifas o legendarias que cambiaban o añadían diversos detalles de la vida del Señor. En la ordenación de la biblioteca del Seminario de Oviedo apareció un papiro, similar a un apócrifo, que traducido sitúa la cuna de Cristo en el pueblecito valdesano de Belén. El papiro dice así:

»En el año 26 de la llegada a Luarca de las invictas legiones, en los grises días del solsticio invernal, por el camino de naciente llegó a nuestro lugar una familia que constaba de dos personas. La mujer venía sobre un asno pequeño y fatigado. Vestían ropas pobres y desconocidas en este país. En su compañía llegó el publicano que cobraba el pontazgo del río Esva. Encontró a su colega en el pórtico de columnas, por donde pasaban los fardos y ánforas camino de las galeras y comentó que aquella era la más extraña pareja que nunca había visto, pues, siendo dos, todos sus gestos y andares los iban haciendo como si entre ellos viniese una tercera persona invisible; él mismo se había sentido tan atraído por ellos que les devolvió, la primera vez en su vida, los cuatro óbolos del peaje.

»Los recién llegados no conocían las hablas astures y apenas el latín. Eran portadores, sin embargo, de una tésera o cédula sellada por los prefectos de Cádiz, Mérida y Astúrica (Astorga), otorgándoles licencia para empadronarse en el censo universal, que entonces se realizaba en una aldea de estas montañas llamada Belén. El centurión que custodiaba el puerto mandó a los duunviros que los albergasen. Al día siguiente los encaminó hacia Belén y para que no extraviasen la ruta que bordea el río Negro ordenó a un legionario nativo los acompañara diez estadios. Cumplidas las calendas, por la zona se propagaron extrañas nuevas. Se dijo que, llegados a Belén, se habían refugiado en un cobertizo a la salida del pueblo y allí, al poco de llegar, la mujer dio a luz un niño en medio de una noche henchida de luces e inquietantes signos. A las pocas horas comenzaron a acudir pastores desde las brañas vaqueiras valdesanas y tinetenses.

»Nadie supo explicar quién había convocado en el mismo punto a gentes de tan remotos lugares. Corrían alegres por los altos vericuetos trayendo sus regalos natalicios: odres de leche, quesos sin fermentar y hasta cabritos. El astrólogo que adivinaba en la villa sufrió un pasmo que le privó del habla hasta los idus de febrero al ver una estrella nueva que entonces comenzó a brillar con más fulgor que ninguna en el ángulo del cielo que recortan las cumbres del Estoupo y de Panondres. Y pasadas las semanas los caminos trajeron al pueblo druidas y magos que desde todos los castros de lugones, pésicos o albiones se acercaban con sus tocados de ceremonia a rendirle pleitesía a aquel niño con la más reverentes prosternación. Los vecinos de Belén no se recobraban de su asombro. Tras el empadronamiento fueron admitidos en el clan de la aldea sin necesidad de iniciación. Les construyeron una palloza redonda y les asignanron un quiñón de los bienes comunales. Y allí felizmente vivieron dos años. Luego marcharon en silencio. Nadie supo hacia dónde. Pero más tarde un buhonero fenicio, que trajinaba con adminículos de marfil y bronce, llegó a este puerto para embarcarse hacia las islas Casitérides. Mientras esperaba que se alzara propicio el viento austral, relataba sus viajes. Así llegó a contar cómo había tropezado en la Ruta de la Plata con una familia que hablaba arameo y que desde las montañas astures bajaba hasta Cádiz para embarcar hacia Oriente.

»Los circunstantes en el foro marítimo de esta villa se miraron unos a otros y comprendieron de qué familia se trataba y por qué se había marchado de esta comarca. Sin embargo no le hicieron preguntas, ni hablaron entre ellos. La verdad es que hablaban poco de aquella familia cuyo recuerdo les creaba una vaga agitación; no sabían si de inquietud o de alegría. Es que en el fondo de sus almas estaban convencidos de que tras el nacimiento de aquel niño todo era diferente».

Lleguen los Reis Magos

admin (7 de enero, 2010)

Nun sé si los Magos d’Oriente s’aturullarán coles nueves formes de comunicación.
Cuando esti artículu salga a la lluz, toos sabremos si los Magos recibieron la nuesa carta y nos dexaron dalgo na zapatiella. Seique nun serán quien los Reis a lleer tolos tipos de cartes que-yos llegaríen, vía corréu y vía internet. Entovía vi peles xugueteríes cartes en papel y buzones per dalgunos requexos, pero quiciabes munchos escoyeren esti añu’l corréu electrónicu o les redes sociales pa comunicase colos Reis Magos y pa facer públicos los sos pidíos. Maxínome a los Reis, toos azotaos, caleyando per internet, y mirando los encargos nel Facebook, Twitter, Linkedin o n’otros llugares virtuales. Maxínome que, colo vieyos que son, tendrán problemes p’adautase a esta nueva sociedá virtual que naz n’internet y medra a velocidaes inimaxinables.

El momentu d’escribir a los Reis siempre ye dalgo qu’enllena d’ilusión a los neños. Los Reis, magar la crisis que nos afeuta, llegarán cargaos de mandangues. Los neños de la nuesa dómina nun saben qué paquetes abrir de los munchos que-yos dexen, y los pas tendrán abondo con lleer los llibros d’instrucciones de los sofisticaos artiluxos. Namás fai falta ver cómo taben les «tiendones» estos díes. ¡Pa echar a correr! Y foi lo que fixi. Fuxir d’aquel lloqueru, reprochándome’l determín de dir buscar un xuguete que, como Reina Maga, me pidíen nuna cartina enllena garabatos. Les coles pa pagar tomaben tol pasiellu. El calor atontaba al más resistente. Los carros nun podíen con más. Ye verdá que yá voi de mala gana; nun me gusta muncho dir a estes «grandes superficies» de les que tamos mui bien sirvíos n’Asturies. Nun me gusta, como dixi, caleyar por estos llugares nos que, col despiste que me carauteriza, llegué a perdeme, a perder el coche y otres munches anéudotes que me pasaron cuando, mui de ralo en ralo, se m’ocurre dir visitalos.Tolos años faigo’l propósitu de que nun voi volver a pisar nestos lloqueros per estes feches, pero quiciabes envuelta, como otros munchos, nesti montaxe navidiegu que nos empeñamos n’alimentar, vime, de sópitu, metida nuna caravanona de coches guiaos por xoferes histéricos pa llegar rápido al destín. Yo, que tolos años protesto, volví sufrir esti espectáculu alloriante.

Sicasí, dientro unes hores, tamién taré sollerte a ver si hai dalgo na mio zapatiella. Yo, anque me gusten les nueves teunoloxíes, escribí la carta de puñu y lletra. Una carta bien cariñosa pa camelar a los Reis, y como fui bona, de xuru que me dexarán un regalín y nun me dexarán carbón. Pero sobre too pído-yos ilusión.

Pa vosotros, espero que vos dexen dalgún regalu. Y pído-yos que vos traigan salú ya ilusión pa disfrutar de los llargos díes d’esti añu qu’acaba d’encomenzar.

Categoría: General Comentarios Comentarios (1)