Animales de Casa: el gatu

admin (30 de diciembre, 2009)

Romeo

Romeo

gatos de Ramón y Mª Jesús- El Teixidal-Valdés

gatos de Ramón y Mª Jesús- El Teixidal-Valdés

Llimpios, llibres y namoradizos, tan bien integraos en distintos ambientes domésticos
Mientres escribo estes ringleres, el mio gatu, como otres munches veces, mírame y ronronia sentáu enriba l’escritoriu, casique tapándome la pantalla l’ordenador, y de xemes en cuando, xuega cola so patina a cazar les lletres y el cursor que se mueve a bona velocidá. Un gatu xuguetón y cariñosu, pero, eso sí, independiente, como tolos gatos. Xuega y revuélcase pel suelu y tien controlaos tolos nuestros movimientos y tolo que pasa na casa. Paez que ta dormiendo ciegu y apaez de sópitu, miagando insistentemente si na cocina-y güel a carne, o a melón, o a pataca crudo, los manxares que más-y gusten. Xunto a mi, mientres escribo, pásase les hores muertes, a veces faciéndome dalguna travesura, desordenándome los papeles o tirándome les fueyes al suelu. Entós écho-y la bronca y fálta-y tiempu pa salir escopetiáu, col rabu llevantáu, pa dir tumbase n’otru llugar de la casa onde pueda tar tranquilu, como a él -y gusta.

A veces llego de la calle y atópolu sentáu enriba’l taquillón, estiráu ya inmóvil, como si fuera una figura d’adornu, hasta qu’abre los güeyos y me mira fixamente ensin más esmolecimientu. Y sigue dormiendo y dormiendo, buscando los llugares onde hai más calor, y dexando, si pue ser, que lu caleza’l sol, cuando entra pela ventana, o bien espanzurráu nel suelu aprovechando, agora n’iviernu, el calor de los tubos de la calefacción. Pero tamién lu puedo alcontrar enriba’l televisor o en cualquier llugar altu, onde nos mira maxestuosu y desafiante, como quien quier recordanos que ye l’amu, porque los gatos siéntense dueños del llugar onde viven y, si los dexes, quieren demostrátelo.

A veces pienso que ye un «gatu pijo», sobre too si lu comparo colos munchos gatos que tán perhí, al debalu, caleyando y murando per praos y montes a la gueta’l sustentu. Tienen que lluchar contra toles adversidaes del mundu gatunu. Y, más d’una vez, tienen que dase de pates pa defendese de la raposa y d’otros animales que los amaguen. Los gatos son necesarios n’aldea, y si por dalgún motivu la casa se queda ensin gatu siempre hai dalgún vecín que tien camada y pue regalar. Les gates tienen una camada cada pocos meses, asina nun ye fácil que n’aldea merme la población de gatos. La gata pare nun llugar escondíu y cuando los gatinos son yá un poco grandinos treslládalos d’un llau pa otru, xugando al escondite cola niada pa llibralos del peligru. Da gustu vela llevalos na boca, ún per ún, hasta’l llugar escoyíu pa tenelos a salvo y pa que naide los moleste, anque non siempre se-y llogra. Hai veces que les gates, si tienen una camada mui grande, vense aburríes pa crialos (debe ser la depresión pospartu) y una vez que-yos paez que se puen valir por si solos, la gata acaba marchando de casa, como quien-yos dexa sitiu pa qu’ellos moren nel llugar. Esto pasó con una gatina que tuviemos n’aldea, llamada «Rosi». Tuvo una camada de siete gatos y cuando fueron grandinos, dexólos ocupando’l so llugar y ella foise pel mundu. Volvía de xemes en cuando a comer, cada vez más de ralo en ralo y acabó marchando definitivamente. De xuru que n’otra casa atopó acoyida ensin tantu xaréu gatunu, porque los gatos son quien a cambiar de casa ensin pensalo muncho, si alcuentren otra persona-yos dea de comer y los trate bien. Tamién tengo na memoria a «Perico», un gatazu que vivió na mio casa de La Degol.lada abondos años. Un gatu de mui mal xeniu y que yera un gran cazador. Nuna ocasión tuvo ocho meses ensin volver a casa. Nun-y faltaben razones p’aquel abandonu del llar, pues anque de comer nun-y faltaba, la casa quedóse sola y eso de xuru qu’influyó na so decisión.

Ye increíble’l sentíu de la orientación que tienen estos animales. Una gatina con gatinos foi abandonada a munchos kilómetros de la so casa, porque los dueños teníen demasiaos gatos. A los ocho díes taba de vuelta nel so llar con tolos fíos. Eso danos cuenta del so instintu. Güei vemos munchos gatos caleyando pola ciudá a la gueta de sustentu. N’aldea arréglenseles meyor, caleyen y escalistren per uquier, y si nun ye nuna casa ye n’otra atopen alimentu.

El gatu llibre ye mui desconfiáu, dase mui mal a la mano y siempre ta sollerte. Anque-y ofrezas comida, bufa y saca les uñes si trates de garralu, y pue hasta rabuñate. Los rabuñones del gatu tarden muncho en curar y queda la señal pa munchu tiempu.

Tolos gatos, inclusive los que tienen techu, conserven el so instintu cazador. «Romeo», el mio gatu, hubo algún día que nel viaxe domingueru al pueblu de La Degol.lada, cazó un ratu, inda nun sabemos bien cómo y nun yéremos quien a saca-ylu d’entre los dientes. Otru día cazó un paxarín, satisfaciendo asina esi instintu que lleven dientro, qu’él pue prauticar bien poques veces.

Los gatos son animales mui llimpios, nun consienten emporcase siquiera cuando tán comiendo, poco que se manchen, hasta que nun se llimpien bien nun siguen comiendo. Ellos pasen munches hores al día de llimpieza. Nun me paez acertáu’l dichu de «llavase como los gatos», pues ellos llávense a conciencia, inclusive dempués de prauticar la monta cola gata.

Y los gatos namórense perdidamente. Namás fai falta oyelos pel Antroxu, época del cortexu, cuando salen «a moces» como se suel dicir n’aldea. Ruempen el silenciu de la nueche con fuertes miaguíes, engárrense por consiguir la gata más guapa y nesti viaxe amorosu cuerren peligros abondos. Sobre too, porque ante l’escándalu nocherniegu ta sollerte la raposa y otros animales pa poder sorprendelos cuando ellos, ciegos d’amor, son presa fácil pa estos depredadores. Tamién puen ser víctimes de la xente que soporta mal los sos glayíos que nun los dexen dormir. Al mío gatu una temporadina d’amor, salió-y al probe un poco cara. La so «moza», una gatina blanca que vive en La Venta (Valdés), vieno a pasar un mes con él, ¡como agora se lleva eso de vivir xuntos los novios?! Namoráronse muncho y cuando la gatina tuvo que regresar, a la so casa, «Romeo» nun podía soportar la so ausencia. Nun comía nin bebía, namás miagaba y el so comportamientu cambiaba por momentos. El veterinariu aconseyónos capalu, pa que nun sufriera esti desamor..

N’aldea siempre hubo gatos casique en toles cases. Búscase que seyan bonos muradores, pa que nun haya ratos pol alredor de la quintana. Estos gatos nun son tan afortunaos como los que tenemos nos pisos. El gatu na casa d’aldea nun-y dexen tar muncho en casa, a veces nun pue pasar de la puerta que ye hasta onde s’acerca a buscar comida. N’aldea más bien se tienen como dalgo útil.

A los que nos gusten los animales, namorámonos d’ellos, y formen parte de la nuesa vida. Son agradecíos y amorosos, y nesti mundu de güei onde hai tanta soledá y tanta falta de comprensión y cariñu, un animal contribuye a llenar la casa. Nesti espaciu de convivencia tampoco se cumple’el dichu «llévense como’l perru y el gatu» porque si perros y gatos tienen que compartir casa, lleguen a facese amigos, duermen xuntos y ye mui prestoso ver lo que se pueden llegar a querer.

Según nos dicen los historiadores, yá nel antiguu Egipto, teníen gatos pa protexer los graneros, pues alredor del granu había gran población de royedores que comíen bona parte de la collecha d’aquellos agricultores. Poco a poco fueron compartiendo espaciu colos humanos, como gran cazador de ratos, hasta llegar a convertise n’animal de compañía, de los más apreciaos, tanto que güei en munchos países d’Europa y USA la población de gatos que comparten el llar coles persones ye mayor que la de los perros. Paez ser que fueron los romanos los que llevaron esti felín polos llugares onde ellos s’asentaron. Pero ye a finales sieglu XIX, cuando s’anicia la cría d’esti animal ya intensifícase la rellación coles persones hasta llegar a ser güei ún de los animales de compañía más apreciáu.

D’otra miente, los cambios que se fueron asocediendo na nuestra sociedá influyeron tamién na rellación del home col gatu. Pasóse de les cases abiertes a los pisos. «Xaules» a les que’l gatu se foi adaptando perfeutamente y favorecióse asina una estrecha rellación del gatu colos humanos. Estos cambios favorecieron la so calidá de vida, duren más años y tienen menos peligru de padecer enfermedaes. Al empar, medró una gran industria d’alimentos y melecines pa mantener en forma a esti y otros animales de compañía. De toles maneres, el gatu ye un animal mui duru, dizse d’ellos que «tienen siete vides».

El gatu ye un animal mui almiráu y ye una mascota especial y recomendable. N’actualidá hai alredor de 50 races de gatos que fueron llográndose por mutaciones y combinaciones xenétiques de les que podemos escoyer a la carta, más que nada, porque cuestiones de gustu personal, porque, según los espertos, el so comportamientu ye asemeyáu en toles races. A la hora d’escoyer nun podemos dexanos influir por supersticiones, porque sinón, naide tendría gatos negros en casa, pol aquello de que «ver un gatu negru, trai mala suerte».

Y pa finar, agora que lleguen los Reis Magos y munches veces tienen la ocurrencia de poner una mascota, hai que tener en cuenta qu’un animal nun ye un xuguete. Requier munchos cuidaos y una vez que determinamos traelu a casa, forma parte de les nueses obligaciones. Amás de ser un delitu, l’abandonu ye mui triste.

1 Respuesta a “Animales de Casa: el gatu”

  1. Mª Carmen ujo Escribió:

    Precioso homenaje a Romeo y a su raza,me gustó mucho….. bueno como todo lo que haces.Aunque muchas veces no te ponga ningun comentario,te lo leo todo.Un abrazo y FELIZ 2010!!!!

Escribir comentario