Animales de Casa: el gatu

admin (30 de diciembre, 2009)

Romeo

Romeo

gatos de Ramón y Mª Jesús- El Teixidal-Valdés

gatos de Ramón y Mª Jesús- El Teixidal-Valdés

Llimpios, llibres y namoradizos, tan bien integraos en distintos ambientes domésticos
Mientres escribo estes ringleres, el mio gatu, como otres munches veces, mírame y ronronia sentáu enriba l’escritoriu, casique tapándome la pantalla l’ordenador, y de xemes en cuando, xuega cola so patina a cazar les lletres y el cursor que se mueve a bona velocidá. Un gatu xuguetón y cariñosu, pero, eso sí, independiente, como tolos gatos. Xuega y revuélcase pel suelu y tien controlaos tolos nuestros movimientos y tolo que pasa na casa. Paez que ta dormiendo ciegu y apaez de sópitu, miagando insistentemente si na cocina-y güel a carne, o a melón, o a pataca crudo, los manxares que más-y gusten. Xunto a mi, mientres escribo, pásase les hores muertes, a veces faciéndome dalguna travesura, desordenándome los papeles o tirándome les fueyes al suelu. Entós écho-y la bronca y fálta-y tiempu pa salir escopetiáu, col rabu llevantáu, pa dir tumbase n’otru llugar de la casa onde pueda tar tranquilu, como a él -y gusta.

A veces llego de la calle y atópolu sentáu enriba’l taquillón, estiráu ya inmóvil, como si fuera una figura d’adornu, hasta qu’abre los güeyos y me mira fixamente ensin más esmolecimientu. Y sigue dormiendo y dormiendo, buscando los llugares onde hai más calor, y dexando, si pue ser, que lu caleza’l sol, cuando entra pela ventana, o bien espanzurráu nel suelu aprovechando, agora n’iviernu, el calor de los tubos de la calefacción. Pero tamién lu puedo alcontrar enriba’l televisor o en cualquier llugar altu, onde nos mira maxestuosu y desafiante, como quien quier recordanos que ye l’amu, porque los gatos siéntense dueños del llugar onde viven y, si los dexes, quieren demostrátelo.

A veces pienso que ye un «gatu pijo», sobre too si lu comparo colos munchos gatos que tán perhí, al debalu, caleyando y murando per praos y montes a la gueta’l sustentu. Tienen que lluchar contra toles adversidaes del mundu gatunu. Y, más d’una vez, tienen que dase de pates pa defendese de la raposa y d’otros animales que los amaguen. Los gatos son necesarios n’aldea, y si por dalgún motivu la casa se queda ensin gatu siempre hai dalgún vecín que tien camada y pue regalar. Les gates tienen una camada cada pocos meses, asina nun ye fácil que n’aldea merme la población de gatos. La gata pare nun llugar escondíu y cuando los gatinos son yá un poco grandinos treslládalos d’un llau pa otru, xugando al escondite cola niada pa llibralos del peligru. Da gustu vela llevalos na boca, ún per ún, hasta’l llugar escoyíu pa tenelos a salvo y pa que naide los moleste, anque non siempre se-y llogra. Hai veces que les gates, si tienen una camada mui grande, vense aburríes pa crialos (debe ser la depresión pospartu) y una vez que-yos paez que se puen valir por si solos, la gata acaba marchando de casa, como quien-yos dexa sitiu pa qu’ellos moren nel llugar. Esto pasó con una gatina que tuviemos n’aldea, llamada «Rosi». Tuvo una camada de siete gatos y cuando fueron grandinos, dexólos ocupando’l so llugar y ella foise pel mundu. Volvía de xemes en cuando a comer, cada vez más de ralo en ralo y acabó marchando definitivamente. De xuru que n’otra casa atopó acoyida ensin tantu xaréu gatunu, porque los gatos son quien a cambiar de casa ensin pensalo muncho, si alcuentren otra persona-yos dea de comer y los trate bien. Tamién tengo na memoria a «Perico», un gatazu que vivió na mio casa de La Degol.lada abondos años. Un gatu de mui mal xeniu y que yera un gran cazador. Nuna ocasión tuvo ocho meses ensin volver a casa. Nun-y faltaben razones p’aquel abandonu del llar, pues anque de comer nun-y faltaba, la casa quedóse sola y eso de xuru qu’influyó na so decisión.

Ye increíble’l sentíu de la orientación que tienen estos animales. Una gatina con gatinos foi abandonada a munchos kilómetros de la so casa, porque los dueños teníen demasiaos gatos. A los ocho díes taba de vuelta nel so llar con tolos fíos. Eso danos cuenta del so instintu. Güei vemos munchos gatos caleyando pola ciudá a la gueta de sustentu. N’aldea arréglenseles meyor, caleyen y escalistren per uquier, y si nun ye nuna casa ye n’otra atopen alimentu.

El gatu llibre ye mui desconfiáu, dase mui mal a la mano y siempre ta sollerte. Anque-y ofrezas comida, bufa y saca les uñes si trates de garralu, y pue hasta rabuñate. Los rabuñones del gatu tarden muncho en curar y queda la señal pa munchu tiempu.

Tolos gatos, inclusive los que tienen techu, conserven el so instintu cazador. «Romeo», el mio gatu, hubo algún día que nel viaxe domingueru al pueblu de La Degol.lada, cazó un ratu, inda nun sabemos bien cómo y nun yéremos quien a saca-ylu d’entre los dientes. Otru día cazó un paxarín, satisfaciendo asina esi instintu que lleven dientro, qu’él pue prauticar bien poques veces.

Los gatos son animales mui llimpios, nun consienten emporcase siquiera cuando tán comiendo, poco que se manchen, hasta que nun se llimpien bien nun siguen comiendo. Ellos pasen munches hores al día de llimpieza. Nun me paez acertáu’l dichu de «llavase como los gatos», pues ellos llávense a conciencia, inclusive dempués de prauticar la monta cola gata.

Y los gatos namórense perdidamente. Namás fai falta oyelos pel Antroxu, época del cortexu, cuando salen «a moces» como se suel dicir n’aldea. Ruempen el silenciu de la nueche con fuertes miaguíes, engárrense por consiguir la gata más guapa y nesti viaxe amorosu cuerren peligros abondos. Sobre too, porque ante l’escándalu nocherniegu ta sollerte la raposa y otros animales pa poder sorprendelos cuando ellos, ciegos d’amor, son presa fácil pa estos depredadores. Tamién puen ser víctimes de la xente que soporta mal los sos glayíos que nun los dexen dormir. Al mío gatu una temporadina d’amor, salió-y al probe un poco cara. La so «moza», una gatina blanca que vive en La Venta (Valdés), vieno a pasar un mes con él, ¡como agora se lleva eso de vivir xuntos los novios?! Namoráronse muncho y cuando la gatina tuvo que regresar, a la so casa, «Romeo» nun podía soportar la so ausencia. Nun comía nin bebía, namás miagaba y el so comportamientu cambiaba por momentos. El veterinariu aconseyónos capalu, pa que nun sufriera esti desamor..

N’aldea siempre hubo gatos casique en toles cases. Búscase que seyan bonos muradores, pa que nun haya ratos pol alredor de la quintana. Estos gatos nun son tan afortunaos como los que tenemos nos pisos. El gatu na casa d’aldea nun-y dexen tar muncho en casa, a veces nun pue pasar de la puerta que ye hasta onde s’acerca a buscar comida. N’aldea más bien se tienen como dalgo útil.

A los que nos gusten los animales, namorámonos d’ellos, y formen parte de la nuesa vida. Son agradecíos y amorosos, y nesti mundu de güei onde hai tanta soledá y tanta falta de comprensión y cariñu, un animal contribuye a llenar la casa. Nesti espaciu de convivencia tampoco se cumple’el dichu «llévense como’l perru y el gatu» porque si perros y gatos tienen que compartir casa, lleguen a facese amigos, duermen xuntos y ye mui prestoso ver lo que se pueden llegar a querer.

Según nos dicen los historiadores, yá nel antiguu Egipto, teníen gatos pa protexer los graneros, pues alredor del granu había gran población de royedores que comíen bona parte de la collecha d’aquellos agricultores. Poco a poco fueron compartiendo espaciu colos humanos, como gran cazador de ratos, hasta llegar a convertise n’animal de compañía, de los más apreciaos, tanto que güei en munchos países d’Europa y USA la población de gatos que comparten el llar coles persones ye mayor que la de los perros. Paez ser que fueron los romanos los que llevaron esti felín polos llugares onde ellos s’asentaron. Pero ye a finales sieglu XIX, cuando s’anicia la cría d’esti animal ya intensifícase la rellación coles persones hasta llegar a ser güei ún de los animales de compañía más apreciáu.

D’otra miente, los cambios que se fueron asocediendo na nuestra sociedá influyeron tamién na rellación del home col gatu. Pasóse de les cases abiertes a los pisos. «Xaules» a les que’l gatu se foi adaptando perfeutamente y favorecióse asina una estrecha rellación del gatu colos humanos. Estos cambios favorecieron la so calidá de vida, duren más años y tienen menos peligru de padecer enfermedaes. Al empar, medró una gran industria d’alimentos y melecines pa mantener en forma a esti y otros animales de compañía. De toles maneres, el gatu ye un animal mui duru, dizse d’ellos que «tienen siete vides».

El gatu ye un animal mui almiráu y ye una mascota especial y recomendable. N’actualidá hai alredor de 50 races de gatos que fueron llográndose por mutaciones y combinaciones xenétiques de les que podemos escoyer a la carta, más que nada, porque cuestiones de gustu personal, porque, según los espertos, el so comportamientu ye asemeyáu en toles races. A la hora d’escoyer nun podemos dexanos influir por supersticiones, porque sinón, naide tendría gatos negros en casa, pol aquello de que «ver un gatu negru, trai mala suerte».

Y pa finar, agora que lleguen los Reis Magos y munches veces tienen la ocurrencia de poner una mascota, hai que tener en cuenta qu’un animal nun ye un xuguete. Requier munchos cuidaos y una vez que determinamos traelu a casa, forma parte de les nueses obligaciones. Amás de ser un delitu, l’abandonu ye mui triste.

Les campanes

admin (29 de diciembre, 2009)

Les campanes son dalgo inseparable del pueblu y tienen un ciertu poder de misteriu. Nunca meyor época pa escribir sobre les campanes que la Navidá. Casique nun habrá naide que nun conoza o tararie nestes feches el popular y allegre villancicu «Campanes de Belén», que deprendimos de pequeños.

La campana ye ún de los símbolos de la Navidá. El toque de les campanes da-y solemnidá a momentos señalaos. Pero la campana ye un de los elementos sonoros que va poco a poco enmudeciendo. Foi perdiendo protagonismu colos cambios que socedieron nos pueblos y ciudaes nes últimes décades, sobre too, cola llegada de les nueves teunoloxíes. Sicasí, les campanes siguen mirándonos dende les altures y conserven el sen máxicu que siempre tuvieron. Anque agora seya más de ralo en ralo, el toque de campanes espierta sensaciones más o menos prestoses, según el momentu pal que se toquen.

La campana yá s’utilizaba en tiempos de los faraones, pero foi munchos sieglos más tarde cuando s’estendió por tol mundu, a lo que contribuyó sobre manera l’espardimientu del cristianismu. Nes ilesies y catedrales ye onde podemos atopar campanes de tolos tipos y tamaños.

N’Asturies tenemos guapos campanarios y campanes mui antigües. Según un estudiu fechu pol valencianu Frances Llop, la campana de la catedral d’Uviéu ye la más antigua de les esistentes n’España. Esta campana nomada Wamba foi construida nel añu 1219. Pero tenemos otres campanes singulares. Pol so tamañu, la principal ye «La Gorda» de Toledo, que pesa «namás» que cuatro tonelaes y tien casi tres metros de diámetru. Viénseme a la meoria el guapu cantar popular que m’enseñó, cuantayá, la mio maestra Gloria Fidalgo y que cantábemos pa xugar al corru: «Para campana grande / la de Toledo / que caben siete sastres / y un zapateru?». La más grande del mundu ye la de Kremlin de Moscú, que pesa 202 tonelaes, anque ta fendida yá dende la so fabricación.

Sicasí la campana da pa muncho. Les campanes son dalgo inseparable del pueblu y tienen un ciertu poder de misteriu. Yá dende l’antigüedá hai la creencia de que’l soníu tien efeutu sobre la materia. El «ruíu» pue influir sobre la Naturaleza y sobre ciertos fenómenos naturales que nella se producen. El toque de campanes, amás de sirvir pa danos información de mises, muertes, fiestes y fueu, ente otres coses, sirve pa facer fuxir la tronada. En munches cultures de dixebraos llugares del mundu, y tamién n’Asturies, recúrrese al toque de campanes pa escorrer los truenos. Y entovía fai pocos díes, cuando se celebró la Conferencia sobre Cambiu Climáticu en Copenhague, (Dinamarca) l’asociación humanitaria católica Caritas Internacional y el Consejo Mundial de Iglesias ficieron un llamáu a tolos los cristianos del mundu, pa que les campanes de los sos templos tañeren, como esixencia de «xusticia climática». Guapa manifestación a favor del nuestru Planeta.

Ante la desesperación de tolos peligros que nos amaguen, entovía somos quien a recurrir nestos tiempos a la sabiduría popular. Y la campana conserva pa nós tol so poder máxicu.

Categoría: General Comentarios Comentarios (0)

Animales de casa: la pita

admin (17 de diciembre, 2009)

"El gallu la quintana"Delles notes sobre les pites y el gallu na casería asturiana.

Dispóngome a escribir esti artículu sobre les pites y lo primero que se me vien a la memoria ye aquel dilema de si foi primero la pita o’l güevu. Pero pensando nes pites viénenseme a la memoria otres munches coses. Como yá s’acerca la hora la cena, toi naguando por un güevu estrelláu con chorizu y pataques, que tanto me gusta. Ye esti ún de los sabores que tengo bien grabaos na memoria del gustu. Pero nun ye sólo esti manxar el que nos proporcionen les pites. Tola variedá de tortielles encomenzando pola tortía de pataca, la francesa, de xamón, d’oricios, de xampiñones, de bonitu y de tolo que se nos ocurra. Platu socorríu y riquísimu. Otru platu que ta perbonu ye l’arroz guisao con pita que se fai n’aldea cuando la pita yá ta vieya y nun pon güevos. Agora, dende hai unos años, ufiertase en dalgunos restaurantes como dalgo especial. Eso sí, estos de xuru que guisen pita nueva, más bien de granxa. Pero nun-yos vamos a quitar el méritu.

Tampoco puedo escaecer, nesti repasu culinariu, el caldu de pita, que ta tan rico y ye hasta melecinal. Enantes cuando paría una muyer, lo primero que se facía yera matar una pita que yá taba destinada pa esi momentu, pa facer un caldín a la parida y pa que fuera garrando fuerces y porque ye bono pa too, pa «salvase», pa dar lleche y, sobre too, pa calentar el cuerpu dempués d’un esfuerzu tan grande. Nos años d’escasez solíen dicir «qu’una pita daba pa munchos caldos», porque la cocíen unes cuantes veces, mientres daba sabor. Cuando yá se-y sacara tola sustancia, entós yera cuando se comía la carne, yá un poco desaboría, pero nun yéremos tan repunantes como agora. Tamién ye verdá qu’en casa la parida solía aumentar el gallineru, porque los familiares y xente allegao, cola «visita», ente otros manxares pa la parida (pan blanco, chocolate, una botella de vinu Sansón, galletes, güevos, etcétera) solíen lleva-y una pita. Polo menos pa que tuvieren pa dir matando una cada pocos díes, hasta que la muyer se recupera de la cuarentena. Esti caldín de pita nun yera esclusivu pa les muyeres paríes. Cuando daquién se ponía malu na casa procurábase da-y caldín de pita, qu’ayudaba a recuperase. Otra parte melecinal son les untaces, utilizaes pa curar malures de garganta, poniéndoles bien calentines a mou de cataplasma.

Nun yera pa los nenos bon momentu’l ver matar una pita. Tamién tengo na memoria’l golor tan fuerte que desprienden les plumes al echá-y a la pita agua ferviendo pa pelala. Pero, sobre too, ye una muerte mui cruel eso de cortá-y el pescuezu, hai que valir pa ello.

Tengo nidio na memoria el tar mirando atentamente cómo abríen la pita pa llimpiala. Siempre mirábemos los güevinos que tenía dientro, toos de distintos tamaños, mui mariellos, porque yeren sólo yema, ensin cascu y recubiertos con una telina mui fina. Yá taba l’agua al fueu pa cocelos y prestábennos un montón.

Los güevos son de gran alimentu y por eso yeren tan apreciaos na casería. L’ama la casa yera la que controlaba’l ñeru. Dende «mirar les pites» a ver si lu teníen (metiéndo-yos el deu en culu) hasta dir tolos díes al ñeru, varies veces, pa recoyelos. Dalgunes pites yeren zuniegues y comíen el so propiu güevu namás ponelu, y había que controlales. Tamién ye frecuente que-y gustaren al perru que taba sollerte pa cuando cantaba la pita. Entós, en cuanto se sentía una pita cantar, allá diba l’ama corriendo pa que’l güevu nun corriera peligru.

Pero inda muncho más prestoso qu’esta escena ye’l ver una pita con pitinos. Cuando toos añeren debaxo les sos ales y ella los cuida con tantu procuru y con tantu mimu, enseñándolos a buscar pa comer y a escarbar na tierra. Sacando’l bocáu de la boca pa los sos fíos como una bona madre. Lo malo ye cuando venía’l taforru y se llevantaba con un pitín y llueu volvía a por otru y a por otru. Inda me paez tar oyendo a mio ma escorrelu a voces, pero pocu casu y facía. Como diera cola niada había que dase por perdíu. Acababa con toos.

Agora en poques cases echen les pites a pitos. Ye difícil contemplar esta tierna escena. Otra de les coses que cuasimente desapaeció del paisaxe de l’aldea. Cuando tienen que reponer el piteru, porque son vieyes, van mercales a les granxes, que ya-yos les dan medio criaes y preparaes pa poner güevos. Pites ponedores, pitos d’engorde y too a la carta. Roxes, blanques, negres, y pa tolos gustos. Pienso que si les encargamos podemos tener hasta una pita verde. Pitinos verdes y roxos yá los vi nel mercáu.

L’echar la pita a pitos yera too un ritual y había que saber cómo llevalu hasta’l final. Lo primero había qu’esperar a que se punxeren chueces pa echales a pitos. Xuntar una docena polo menos de güevos bien frescos y gallaos pues sinón nun valíen. Nun díbamos a dexar el gallu ensin función nel gallineru, ¡el gallu la quintana! Había que buscá-y a la pita un llugar afayadizu pa pone-y el ñeru, normalmente, nuna cesta con yerba seca y en llugar escuru. Mio güela materna, Amadora, que tenía les pites en muncha estima, echaba la pita a pitos nel desván de la casa. Dependiendo onde tuviera gorando, había que sacar la pita a comer y a beber y vixilar que naide tocara los güevos, porque sinón anóxalos y nun los gora. Ella ye la que los revuelve y los coloca pa que’l calor-yos llegue a toos y salgan a los 21 díes los pitinos. Momentu espectacular que tuvi la suerte de contemplar munches veces. Nun se sabe por qué dalgunos güevos llegaben a pudrise. Echáben-y la culpa a la pita. «Pudriólos», solía dicise. Si na casa nun chociaba nenguna, pidíase prestada a un familiar o a un vecín y volvíase cuando acababa de criar los pitos, cuando los dexaba «volar solos pol mundu». Tamién yera corriente pidir los güevos si nun los había en casa.

Amás del taforru, otru enemigu de les pites ye la raposa, que nun tien nin un plizcu vergüenza y anda tol día caleyando de casa en casa a ver cuándo pue entrar nel gallineru. A veces tien matao toles pites nuna nueche. Esta matanza coleutiva tamién podía ser cosa de la denunciel.la que les mata pa chúpa-yos el sangre. Asina, hai que tar al tanto de que se recueyan toes pa la caseta a dormir y si pue ser ceo meyor. Les pites enxamás esperen a qu’escureza. Por eso se solía dicir a les moces, si se descuidaben na hora de volver pa casa del baille o de les fiestes, «hai que recoyese con día, como les pites». Güei nun tien efeutu esta comparanza. Les moces recuéyense cola lluz del día pero la lluz del amanecer. ¡Cómo cambien los tiempos!

Otros dichos abondo machistes avérennos al comportamientu d’estos animales: «Ye más puta que les pites», sin embargu, l’home «ye un gallu», ya inclusive pa nomar a daquién con cariñu, llámase-y «gallu». Sí, el gallu ye ún gran machista, nun hai dulda. Namás fai falta velu andar enchipáu pel gallineru tres de les pites, qu’acaben «agachándose» ensin poner demasiaos reparos. Sinón, el gallu, magar tener pa él tou un gallineru, acaba esplumándoles a picotazos. A dalguna nun-y dexa olecer. Son toes d’él y trailes al retorteru y satisfái a gustu les sos necesidaes sexuales.

Los gallos saben de la so superioridá y nun se sabe si por celos, si por mieu a que-y quiten les pites, dalguno ye bravu y tírase a la xente, amás con abonda mala idea. Si t’engancha ye difícil llibrase de los picotazos.

Pero hai que dicir que’l gallu tamién tienen la so parte cariñosa. Tien un aquel especial sentir cantar el gallu peles mañanes. Nun tien nada que ver col espertador de siempre, nin col dixital, nin col más sofisticáu de tolos espertadores. Espertar col cantu’l gallu nel silenciu del campu ye otra cosa. Na casa onde nací, magar agora nun hai ganadería fueron quedando ellí unes cuántes pites, bien atendíes por un amigu de la casa, Pepe Lin. Yo pienso que más que nada ye por llegar allí y poder saboriar los güevos de casa con chorizu, a los que yá fixi antes alusión. Les pites de mio casa son más bien un caprichu. Entre estes poques pites tuviemos un gallu que namás qu’oyía’l coche llegar, encomenzaba a cantar al altu la lleva. Cantaba’l gallu d’allegría como si tuviéremos una estrecha rellación afeutiva y notábase-y el so contentu cuando llegábemos a ocupar aquel espaciu solitariu. Una emotiva escena, como quien reclama compañía humana. La soledá nun-y gusta a naide. Asina, el gallu aquel fíxose vieyu nel gallineru, porque naide quería matalu pa echalu na pota. Teníamos-y un cariñu especial.

Güei, en tolos restaurantes que se precien ufierten na carta «pitu de caleya», nun van poner «pitu de casa» porque sería una engañifa. Pero los que tenemos na memoria’l sabor d’aquellos «pitos de casa», guisadinos con arbeyos, nun somos quien a alcontrá-y el gustu a esos pitones de los supermercaos, anque lleven la denominación «de caleya». Menos mal qu’inda hai dalguna casa pelos pueblos que los alimenten y los críen como antaño, y de xemes en cuando tócanos un pitu d’aquellos que ye un verdaderu manxar. Ye muncho d’agradecer.

Pites y gallos de granxa, pitones, gal.lones, güevos de tolos tamaños, arriquecíos con vitamines y mierdalles, ocupen güei los escaparates de les tiendes. Y al empar vei borrándose la escena de les pites pel prau, del vecín escorriendo les pites del otru que tolo escarben, de la pita colos pitinos debaxo les sos ales. Cada vez más estes estampes fanse borroses n’aldea asturiana. Esi ye’l preciu que pagamos pola modernización.

Categoría: General Comentarios Comentarios (1)

Escesos

admin (13 de diciembre, 2009)


Los escesos na cesta la compra de xuru que nos van traer problemes

Esti mes d’avientu ye’l mes de l’abundancia. Magar la crisis qu’atravesamos, nun se notó pa nada nes montoneres de comida que nos supermercaos nos tenten. Turrones de tolos colores y sabores, mazapanes, polvorones, troncos y palos de Navidá, «panteones», y otros dulces exóticos, invítennos a consumir y a facer escesos. Grandes piles de carne, pitos y pites, patos, oques, gochinos, corderinos y demás familia. Nun sé cómo se llibra’l gatu, y el perru, porque con eso de que cada vez comemos más exótico, too pue tener sitiu nestos escaparates pa fartones. Mariscos, llagostes y bugres, amasueles de variaes clases y precios, centollos mutilaos, vexigones a sacaos, salmones, pixines descabezaos, merluces de países llonxanos, más tola variedá de piscifactoría. Xamones pa tolos gustos, chorizu de toa España, salchichones, fiambres de colorinos, patés de tolos sabores, afumaos, y otros manxares, plantéguennos un dilema: qué vamos comer tou esti mes. Nós, pal «por si acasu s’acaba la ufierta» enllenamos los arcones de pescaos y carnes que lo mesmo lleguen hasta la Navidá del añu que vien, conservaos nel fríu del conxelador. Como si d’una época de fame s’avecinare, enllenamos la nevera, la despensa, el trasteru y demás requexos de la casa de manxares navidiegos. Pero llega la hora de pensar nos kilos que nos vamos echar enriba’l cuerpu. Llega la hora de la reflexón. Agora nun se trata sólo de la estética. Agora tenemos otros problemes que nos pue traer la gordura. ¿Y si al gobiernu-y da por tomar cuenta de nós? Porque del tema gordos yá lleva un tiempu ocupándose, hasta llegar a quitar a dalgunos pas la custodia del so fíu porque taba gordu. Pues echémonos a temblar sobre lo que nos puen preparar estos descabezaos, porque too esto del consumismu esaxeráu dalguna consecuencia política va tener. Dalgo se-y ocurrirá al Gobiernu, pa esviar l’atención de tolos problemes serios qu’en realidá tenemos. Igual agora nos toca a les ames o amos de casa, por llevar la cesta la compra empicada de mierdalles navidiegues. Lo mesmo Zapatero toma cuenta de nós pa qu’apretemos el cinturón. Lo que pasa que nun sé a quién va dar la custodia d’esta población alloriada, dirixida pol consumismu y la publicidá. A quién vei dar ZP la custodia de los que faen escesos en Navidá, pero a quién dará la custodia de tolos que tien alredor, que comen y beben ensin tinu y llexislen ensin xeitu. A quién-y va dar la custodia del xuez gordu, del médicu gordu, del psicólogu gordu, del nutricionista gordu y de los gobernantes gordos y fartones que nun se miren l’embligu ¡porque nun pueden!

Ellos sí que necesiten que los ciudadanos-yos quitemos la custodia, el superpoder que fueron algamando sobre nós.

Categoría: General Comentarios Comentarios (2)

Animales de Casa: la oveya

admin (3 de diciembre, 2009)

 Oveyes nun prau de La Llaguna (Illas)

Oveyes nun prau de La Llaguna (Illas)

Oveyes y carneros, protagonistes d’abondes histories n’aldea, güei siguen siendo estampa del campu asturianu.
Hasta casi mediaos del sieglu XX nes cortes asturianes, sobre too pal occidente, había delles cases que compartíen un rebañucu d’oveyes con unes poques vaques. Les oveyes llevábenles al monte, llabor duru pa los pastores, munches veces los neños de la casa, que perdían la escuela pa dir cuidales y soportaben pel iviernu el friu y el temporal. Concretamente, na casa onde yo nací, nel llugar onde taba la cocina, fuera antaño la cuadra les oveyes, qu’entraben pel mesmu pasiellu que les persones. Ellí conservábase un furacu na parede que-y llamábemos el furniel.lu, y que según me cuntaba mio güela, yera’l sitiu onde colocaben l’azogue pa que a les oveyes nun –yos diera “el mal del tiru”.
A mio pá toco-y llevar les oveyes a pastiar. Yera un llabor bien sacrificáu, pues diben tol día pal monte con unes poques pulientes pa comer. Asina, el so pá (mio güelu) quixo desfacese pronto del rebañu pa poder mandar los sos fíos a la escuela y que nun quedaren analfabetos por cuidar oveyes. Too un aciertu, nun hai dulda.
D’unos años a esta parte, tamién vuelven a vese rebañucos d’oveyes paciendo los praos de les cases que yá nun tienen vaques. Pa que nun se vayan a monte meten oveyes, que son mui pacedores y comen tol día ensin tientu. Dexen rasos los praos y asina mantiénenlos llimpios. Y los corderinos rebincan y dan “vida” y allegría a una aldea, que muerre, n’Asturies, poco a poco.
Pero ye’l fíu de la oveya, el corderín, el que presta la so figura y el so nome a distintos seres, siendo protagonista de distintos rituales y socesos. Corderu ye nome de Cristo y un corderu foi’l que sacrificó Abraham por mandáu de Dios en pagu del so fíu. Dende l’antigüedá son munches les cultures que sacrifiquen un corderu pa contentar a los dioses o pa rituales d’otru tipu. Pero tamién el corderu, o’l carneru, ye la figura que’ldiañu escueye pa presentase ante la xente y pa tentala. Cuntábame mio güelu, José de Val.laos, una guapa anéudota que-y sucedió una nueche, cuando yera mozu y diba de filandón. Él yera mui corredor y amigu d’andar de nueche ensin mieu a naide nin a nada. Pero aquella vez, una nueche bien escura, apaecióse-y delantre un forníu carneru que nun lu dexaba pasar, y dixo-y con firmeza:
-¡Monta equí! ¡Monta equí!
Ante la insistencia del animal, él, que yera mui atrevíu y nun pensaba nel peligru, montó enriba d’aquel carneru, que corría como l’aire, y llevólu nun tris al Prau’l Negreiru (Graas) onde hai un picachu que da a un precipiciu. Aquel carneru con complexu de burru, llevólu hasta’l mesmu borde del abismu. Él, que yá tuviera más enganchaes col diañu, tuvo una lluz naquel momentu y ocurrióse-y dicir aquella frase tan eficaz:
-“Arreniego’l diañu”
El carneru desapaeció, quedandaVal.laus coles piernes abiertes ensin burru que cabalgar, como si se tratara d’una ilusión. Nesi momentu taba la so ma rezando ‘l rosariu na cocina la casa. Una costume que se mantuvo en munchos llares hasta que nun llegó la tele. Como siempre, ella pidía pa escorrer el diañu qu’andaba sueltu. Los sos rezares fueron, aquella nueche, la salvación del so fíu. Ella nel momentu nel que’lcarneru cesó del so intentu, tamién tuvo una visión. Un corderu salía pela l.lumera riéndose a cascaraes y diciendo tochures. Siguió rezando hasta que llegó’l so fíu José a casa, alvirtiéndolu una vez más de que’l diañu “nunca duerme”.
Fueron tantes les fechoríes que fixo’l diañu per aquellos llares que tomaron el determín de prendelu na ilesia de Parl.leiru (Vil.layón). Sicasí, nun sé si burllaría la prisión y andará de nuevu caleyando pol mundu, faciendo de les suyes.
Pero inda siendo’l corderu nomatu y figura del diañu, ye animal mui apreciáu en gastronomía y forma parte de les delicies de la bona cocina. Tamién ye pa los llobos la so presa preferida. Cuando yera nena, teníemos una oveya a la que queríemos muncho. Pasó un día un probe pela puerta. Llevaba como mascota una oveyina mui guapa y entendida. El mio hermanu Tino y yo, encaprichémonos d’ella. Mercóla mio pá, cumpliéndonos el gustu y col compromisu de que la cuidaríemos nós. Tuviémosla unos cuantos años como mascota, y nun tardó en danos un corderín guapísimu que medraba como la espuma. Un día que’l mio hermanu los cuidaba nel monte cercanu a la casa, vieno un llobu famientu y arrebató-ylu casique de la so vera. La oveya diose de pates y el mio hermanu tamién, pero quedámonos ensin el corderín. Menos mal que la oveya yera mui rápida, pues teníemosla avezada a echar carreres. Nós, nesi afán d’andar a caballu, y aprovechando lo mansa y resitente que yera, montábemos na probe oveya y echábemos, por rigurosu turnu, una carrera tres d’otra, per aquella carril de la “Güerta L’Aire” que taba un poco alloñada de la nuesa casa. Tan rápido como si fuéremos montaos nun burricu, pero les caíes yeren menos peligroses. Too esto sin que s’enteraren los nuesos pas que víen estrañaos y ensin esplicación, como aquella oveya tenía’l llombu curváu, de tanto soportar pesu. Aquella oveyina dionos unos cuántos corderos.
De la oveyina y los corderos tamién aprovechábemos la llana. Escoyendo un bon día de branu, díbemos con mio güela a bañalos al ríu. Dempués, la oveya secaba al sol y nun tardábemos n’esquilala. D’esti llabor encargábase mio güela. La llana, yera mui apreciada. Daquella, los colchones yeren de llana y había que “facelos” tolos años y añadís un poco d’ello. Apreciaos colchones que pasaron a la historia sustituíos pol de muelles o pol de látex. Too evoluciona. Los de llana hasta mediaos de sieglu yeren un luxu y sustituíen a los de fueya de maíz o a los de borra muncho más incómodos .
El carneru ye otra cosa. En sí ye, como se suel dicir, un “cabrón”. Casi toos son turriones, y si te pillaben yera mui difícil escapar ensin que te mancaren abondo. Yo tampoco me llibré de sufrir les turriaes d’un carneru. Un día, yá hai abondos años, cuando volvía pa la mio casa de la escuela, turrióme un carneru que pacía nun prau a la vera la carretera. En cuanto me vio venir tiróse del talud embaxo y encomenzó a dame turriaes hasta que m’arrequexó na cuneta. Menos mal que lu vieron los dueños y salieron a socorreme. Inda asina tuvi dos díes na cama enllena mancadures.
Anécdotes rellacionaes con estos animales fannos rinos con ganes. Pa otros asuntos fui l’otru día a la Llaguna (Illas), a ver a José María Menéndez y a la vera la casa, zarraes nun prau tenía unes venti oveyes. Encomenzamos a falar de too, allí al solín, sentaos nun bancu y pasé con José María y con Ramón, un ratín de los más prestoso. Cuntáronme delles anéudotes de cuando yeren rapaces. Cuntóme José María con muncha gracia, cómo cuando yera neñu, xuntáronse unos cuantos rapaces de La Llaguna (Corvera) y encomenzaron a azuzar a un carneru que yera d’una cuadra de Castrillón, y que pacía nun prau xunta un horru que pertenez al conceyu d’Illas. Quiciabes el carneru, ante tal llíu de conceyos, taba dalgo allouriáu, ensin saber cuándo pisaba en Illas, o en Castrillón o en Corvera. Dempués de que lu animaron a turriar poniéndo-y una chaqueta per delantre, ellos escaparon y el carneru siguió dando carneiraes contra la puerta de Casa Beno, (esto en Corvera), hasta tirar la puerta. Los neños nun sabíen cómo presentase delantre de Beno, dempués de que’l carneru fixera aquella llacería. Acabaron pagándo-y cinco pesetes caún pa qu’arreglara la puerta casa.
De neciures de carneros podría enllenar munches ringleras. Con razón se suel dicir “ye un carneru” “ye más neciu qu’un carneru”, pa definir a la xente que ye testerona y que nun entra en razón.
Otra anéudota guapa cuéntamela Ramón de La Llaguna (Corvera). A él prestába-y enseñar a los carneros a turriar poniénfdo-yos la mano delantre. Un día xubióse a un mazanal, y dende allí amagába-y a un carneru, L’animal animóse darréu y encomenzó a dar carneiraes al mazanal. Cada vez daba les carneiraes más fuertes y yá taba a puntu de tirar l’arbol, cuando apaeció’l so güelu pa llibralu d’aquel testerón.
En fin, que paez que la oveya ye animal pacíficu y cariñosu, pero’l machu, una vez que miedra hai qu’andase con mil güeyos, tanto si ye un carneru que te pue moler a carneiraes, como si se t’apaez ún de tantos diaños en forma de “carneros”, que son abondo “cabrones”, y puen arruinanos la nuesa vida, y llevándonos al precipiciu.

Categoría: General Comentarios Comentarios (0)