Animales de casa: el gochu

admin (17 de noviembre, 2009)

]El gochu, animal mui apreciáu y base del sustentu na casería asturiana.
La palabra gochu n’Asturies tien connotaciones poco prestoses, tanto en masculín como en femenín. Un «gochu» ye’l qu’anda puercu y nun tien cuidáu de la so hixene personal, pero tamién significa que nun ye noble y refierse, picardiosamente, a aspeutos rellacionaes col sexu. Un «gochón» ye aquel que’anda tol día tres de muyeres pa satisfacer el so instinto sexual, ensin nengún tipu de reparu. Y tocante a les muyeres, ser una «gocha» tamién tien les sos connotaciones poco prestoses. Refierse a la muyer qu’anda puerca o tien la so casa descuidada, y tamién se refier a delles práctiques sexuales, mal vistes pola xente. Hai un dichu bien significativu referíu a esti significáu. «Ye gocha como les de doce tetes». Otru refrán que vien al casu, esti mui machista: «A la muyer búscala llimpia y flaca que gorda ya gocha yá se volverá colos años». Esti nun me presta nada. De xuru que lu inventó un «gochón».

Pero yo nun voi falar d’estos «gochos» y «goches», qu’habelos hailos. Yo voi referime al gochu, al animal bien apreciáu na casería pola so carne, porque foi y ye entovía’l sustentu de l’aldea. Escribo esti artículu xustamente’l día de San Martín. Quiciabes pola época na que se celebra esti Santu, llámase samartín a los productos que se saquen del gochu y tamién al actu de matalos y a tol ceremonial que lleva al so alredor.

«Por Samartín gruñe’l gochu nel cubil». Buscábase esta época na qu’empieza’l fríu de la seronda pa que’l tocín y los xamones salaren bien, porque si nun cuerre la salmuera, piérdese la carne, o los xamones queden dulces y pícalos la mosca cuando llega la calor.

Esti llabor de la matada’l gochu yera y ye en dalgunes aldees entovía un acontecimientu que se comparte colos vecinos y colos familiares, y onde la muyer lleva’l pesu de les más de los llabores, magar l’home, sobre too el matachín, algame gran protagonismu. Buscar la fecha nun dexa de ser complicáu, porque hai que ponese dalcuerdo colos vecinos que solíen ayudar y tamién cuntar cola Lluna; la matada ha facese en cuartu menguante, pola mor de que sinón el tocín y el xamón críen saltones. La cena’l día la matada ye toa una fiesta.

Hasta casi mediaos del sieglu XX inda había cases nes que se picaba y s’embutía a mano. Llueu llegaron les máquines d’embutir, de les que nun tengo mui bon recuerdu, pues, siendo yo pequeña, por querer escaciplar y sabelo too y por andar metiendo’l deu onde nun debía, la máquina de picar cortóme’l deu corazón, y quedóme la señal pa tola vida. Mio má foi la sanadora del mio dedín, que casi me quedó colgando.

Llueu llegaron les máquines eléctriques, los conxeladores y demás sofitos qu’ameyoraron enforma esti llabor de preparar el gochu pa comelu tol añu.

Nun puedo escaecer tampoco’l día que se facía’l pan en casa, y nos tocaba saboriar el bollu preñáu con un chorizu dientro, y el rapón tan rico, tamién a base de pan de maíz, tocín y chorizu. Sabores que tovía tengo la suerte de siguir disfrutando de xemes en cuando; bollos y rapones fechos por mio ma que ye una gran cocinera.

De cómo taben los gochos cuidaos dicía muncho a favor o a la escontra del ama la casa. Si son grandes y gordos ye señal de que la muyer los ceba bien. De la bona cebadora dizse que ye «farta» (arrogante), tamién pa la xente. Tiense en gran estima ser bona cebadora de gochos, y cuando daquién visita la casa poder enseñá-ylos con arguyu.

Animales delicaos, qu’había que cuidalos abondo, sobre too cuando se capaben. El capador venía n’iviernu, cuando entovía yeren pequeñinos. Esto facíase pa qu’engordaren más y pa que tuvieren tranquilos nel cubil. Hai tamién la creencia que si los gochos y goches se críen ensin capar, llueu la carne sabe a mexu y nun hai quien lo eche al cuerpu. Los únicos que se llibraben yeren el borrón y la gocha de cría. Yera esti un momentu delicáu pal gochu. El capador tamién tenía que ser artista. Los díes que siguíen a la capadura, yeren de munchos cuidaos. Mullíenlos con paya, en vez de con ganza, como yera davezu, y procurábase que tuvieren llevantaos pa que nun se-yos apegaren les tripes.

Yo recuerdu al capador con un poco de rocea. A los nenos nun nos gustaba esi momentu, porque los gochinos, inda pequeñinos, gruñíen muncho y pasábenlo permal, y los nenos nun lo comprendíemos. Después, na mio época d’estudiante, conocí a Pelayo, un capador que s’agospiaba en L.luarca na mesma casa que yo y otres estudiantes. Asina cambió pa mi’l conceutu que tenía del capador. Pelayo yera una persona agradable y cordial.

Rellacionáu con esti fechu hai un guapu dichu: «Tovía ta’l capador enriba la gocha», que suel dicise cuando daquién nun acabó una faena que puede tener trescendencia.

Alredor de los gochos funciona tamién la maxa popular. A veces, ensin motivu aparente, pónense malos. Una de les enfermedaes que-yos afeuta ye’l «mal roxu». Sálen-yos unes ronches coloraes penriba’l llombu. Antaño curábenlos untando-yos el llombu con aceite y clara de güevu y dándo-y unes friegues con paya, p’activar la circulación.

Pero más peligrosu ye’l «mal del güeyu» que pueden sufrir si dalgún bruxu o bruxa s’acerca pela corte. El «mal del güeyu» manifiéstase de distintes maneres. Según creencia popular, el gochu dexa de comer y hasta puede acabar morriendo. Cuntábame mio güela un socesu a esti respeutu. Tenía ella un gochín bien cuidáu y vieno pela corte un paisanu de lloñe que tenía fama de bruxu. Namás que vio’l gochu, pasó-y la mano penriba’l llombu y dixo-y: «mialma ya muitu bonu». El gochu cayó muertu al instante. Ella encomenzó a dar voces, pero yá nun hubo remediu pa talu embruxamientu.

La xente de bon aquel cuando entra nel cubil ha dicir «Dios los guarde» o «San Antonio los guarde». Les ofrendes a San Antonio yeren y son frecuentes, y en munches ilesies permaez el cepu de San Antonio que sigue teniendo ofrendes por esti y otros animales de la casería.

La muyer tien gran responsabilidá na crianza del gochu a la hora d’arreglalu pa consumilu, pero sobre too na so distribución. Tiempos atrás, la muyer yera la encargada de que los productos del gochu llegaren pa tol añu y sinón darréu la tachaben de desbaldidora. Delles partes más apreciaes reservábense pa les ocasiones. Como exemplu, la caramiel.la pal Antroidu, el llacón pal día la fiesta y pa les mayaes y sementeres. Taba mui mal vistu que s’acabaren les morcielles o los chorizos anantes de que llegar’l samartín siguiente. Esti llabor solía controlalu la muyer más vieya, que yera l’ama. Ella yera la que tenía la llave l’horru pa mirar poles provisiones del gochu, pa dir enseñando a «la nueva» a tener arreglu y a ser bona alministradora de les viandes. N’actualidá la economía de l’aldea cambió. Amás de gochu, cómense otres coses y ye muncho más fácil distribuir la so carne durante l’añu.

Y lo que ye la modernidá. Lleí va unos díes una noticia que me llamó abondo l’atención. L’artista belga Wilm Delvoye amuésanos nuna galería d’arte de París gochos guapamente tauaos. Paez ser que tien en China una granxa de gochos onde éstos se crían en llibertá y na so piel dibuxa l’artista un tautaxe caprichosu. Cuando-yos llega a estos gochos el so samartín (como a toos), l’artista ufiérta-yos la carne de los gochos a los campesinos del llugar y él quédase col pelleyu que llueu lo vende a los escéntricos coleccionistes d’arte modernu. De cinco gochos presentaos en París, dos yá teben vendíos enantes d’exhibise na sala d’esposiciones. Otru aprovechamientu más del gochu, esti de xuru que millonariu.

Per otru llau, el gochu ta poniéndose de moda como mascota y animal de compañía. Eso sí, el gochu vietnamita, que ye más pequeñín y supongo que menos neciu que los gochos nacionales o los celtes (gochos autóctonos). Sinón estráñame abondo que lleven camín d’ellos.

Y l’espaciu nun da pa más, pero permitíime recomendavos la revista «Cultures» n.º 9 qu’edita l’Academia de la llingua. Nella una riestra d’autores cuntamos munches más coses sobre esti animal tan apreciáu na casería y polos bonos comedores.

Gochos na cubil. Casa Lin. La Montaña (Valdés)

Gochos na cubil. Casa Lin. La Montaña (Valdés)

Embutíu curando. Casa Pachín. La Degol.lada (Valdés).

<img src="https://blogs.lne.es/esthergarcia/files/2009/11/embutiu-curando-casa-pachin-la-degollada-valdes4-300×225.jpg" alt="Embut

Escribir comentario