Animales de casa: la vaca

admin (3 de noviembre, 2009)


Tienen casi el mesmu estatus que na India: son casi “sagraes” y el sustentu la casería.
.La vaca, animal sagráu pa los habitantes de la India ye tamién casi «sagráu» pa los ganaderos asturianos. Ye casique como un miembru más de la familia. Nun la adoramos nel sentíu que tien la palabra adorar, pero sí les queremos y casi las «adoramos», porque fueron y son el principal mediu de sustentu de la casería asturiana.

Hasta bien entráu’l sieglu XX la vaca compartía en munches cases la entrada de la casa colos sos amos, y de la cocina namás la separaba un tabique con un ventana desde’l que se pudiera sentir al ganáu hasta respirar. N’otres cases la corte taba na planta baxa de la vivienda, onde tamién se sentíen tolos sos movimientos. La cercanía d’estos animales, xunío a lo qu’aportaben a la economía familiar, fixo que la rellación ente la xente y les vaques s’estrechara enforma y qu’entrambos s’entendieran. Les vaques, al amu, y los amos, a la vaca, que bien saben cuándo se quexen, cuando tán cansaes, cuando tienen fame o cuando tán fartes.

Ún de los actos que más esmolecíen a los paisanos y paisanes yera’l momentu de parir. Si’l partu se ponía difícil, movilizábase a vecinos y familiares, y asina ayudábase a la vaca a traer al mundu a la cría, que tanta falta-yos facía en casa. Güei sigue prauticándose esta ayuda, anque con más medios; si la cosa se pon mal, llámase al veterinariu p’atender el partu.

Hasta les últimes décades del sieglu XX yera un «entendíu» el que facía les veces de médicu de les vaques. Recuerdo con cariñu a Pacho Bernaldón, que foi l’albeitre de tolos pueblos de La Montaña (Valdés). Él traxo muitos xatos al mundu y fixo otres tantes veces de sanador del ganáu.

Después del partu nun-y faltaben a la vaca los cuidaos d’una «parida», casi como si fuera una muyer: mantega y vinu caliente pa reanimala y pa que s’esgurriara (se salvara) pronto, pan tostao y pulientes pa que se recuperaran del esfuerzu, una bona cama de paya y el cariñu de los amos que l’afalagaben después del esfuerzu. Un bon feixe de yerba seco, que cuidadosamente repartía’l dueñu pa les distintes hores de comer. Farina abondo y a los pocos díes cuando encomenzaba a salir a pacer, bien amantaes con una manta vieya o una chaqueta cubriendo-yos los carriles. Pa ella yera la meyor pación. Al fin y al cabo, taba criando al xatu que mamaba dende’l momentu de nacer y tenía que tar bien alimentada pa que medrara pronto la cría y tuviera «nieta y coleña», como dicíen los paisanos, y pa poder vendela a bon preciu. Yera bien prestosa la escena que siguía al partu. Cuando la vaca llambía al xatín con tantu cariñu y lu dexaba llimpiu y brillante. Un instintu maternal que da gustu contemplar.

Un mal momentu pa la casa yera cuando una vaca albortaba y se perdía la cría, porque llueu yera más difícil qu’agarrara y, a veces, siguía manía por llargu tiempu, colo qu’eso significaba pa la economía familiar, y, sobre too, si teníen que vendela.

Nun me puedo escaecer de los guapos nomes que llevan les vaques nos pueblos: Marquesa, Cierva, Mora, Galana, Gallarda, Pinta, Artillera, Asturiana, Jardinera, Inglesa, Mulata, y otros tantos? Agora, dende que llegó la tele a los pueblos, hasta lleven nomes del mundu de la «farándula».

Antaño les vaques cumplíen na casería tamién la función de vaques de tiru. Xuncíes en pareyes pa tirar del aráu o del carru. Caúna tiraba a la so mano, pero siempre enseñaben a dalguna a tirar de les dos manes por si dalguna enfermaba o taba parida. El xugu, les mullíes, los corniales, etcétera son güei oxetos que descansen nos museos y pasaron a la historia. N’Asturies práuticamente yá nun queden vaques de tiru.

La vaca foi siempre un animal tan apreciáu y tan útil na casería qu’hasta dalgunes novies la llevaben de dote. Había cases mui probes que teníen vaques d’a medies con dalgún ricachón, al que-y llevaben parte del lleche que-y cataben y llueu parte de lo que sacaba’l xatu cuando lu vendíen. Fueron tiempos mui difíciles.

Cuando había que vender una vaca yera motivu de disgustu pa los de casa. Sentíase como si se fuera daquién de la familia. Escena bien recoyida y representada con muncha tenrura nel cuentu «Adiós, Cordera», de Clarín, onde se nos muestra la miseria de l’aldea naquella dómina y rellátanos con detalle la venta de la Cordera y el dolor de Pinín y Rosa al tener que quedase ensin la so vaca. Corderes hubo munches n’aldea asturiana. Por aquel camín de La Estrechina que yá cité n’otros artículos marcharon les dos últimes vaques, la Linda y la Pichona, que cuidaron los mios pas inda después de xubilase, hasta que yá nun podíen atendeles por motivos de salú. El momentu de dexales pa siempre ye bien difícil.

Nun son munchos los que se deciden a siguir col ganáu n’aldea, porque yá nun val aquella economía de subsistencia. Güei pa tener vaques hai que montar una empresa en condiciones y saber llevala con xeitu y con munchu trabayu y esfuerzu, a pesar de la bona maquinaria de la que se dispón.

La tarea de llindar les vaques tocába-yos a los neños y a los güelos. Yera un llabor fácil pero dalgo aburríu, sobre too si había que llindales de la cadena. Tantes hores al pasín qu’elles pacíen, recorriendo les orielles de los praos, los sucos de les tierres y, a veces, les cunetes de la carretera. Entreteníamonos cantando al alto la lleva, asina pasaba primero’l tiempu. Yera un momentu difícil cuando la vaca «moscaba». Siempre había dalguna que tenía’l «sangre más dulce» y cuando llegaba’l branu les mosques acribillábenla. Éstes yeren les que «gradaben» praos y tierres propios y de los vecinos corriendo, col rabu alzáu, ensin haber quien las parare. Podíen hasta despeñase. Yera un peligru. Güei los llendadores fueron sustituíos polos pastores eléctricos, que tantu trabayu aforren a los ganaderos.

Les vaques, como les persones, nun yeren toes de la mesma pasta, dalgunes yeren «amarradices» y había que ponéis una tabla na cabeza pa que nun pudieran dir a buscar guerra coles collacies de pación. Había dalguna que daba pataes cuando se cataba, y había que peala. Tamién les había turriones y corriéronnos más d’una vez. Inda tengo la seña de la Cierva, que yera mui espantona y aplastóme un deu contra’l poste cuando la fui a prender na cuadra dempués de llendala. Mio ma fixo de médica. Entablillóme y encanóme’l deu hasta que curó.

Alredor de la casería siempre rondaben les bruxes y dalgún qu’otru bruxu, non precisamente de los que van enriba la escoba, sinón los que son quien a facer dañu cola mirada, como dicía mio güela. Les vaques podíen llegar a dar sangre en vez de lleche si dalgún-yos echaba’l mal del güeyu, o enllenase de pioyos. O quedase nos güesos, enllenes de llana y tol día col pelo repelón. La cuadra yera un llugar al que nun podíen entrar los sospechosos de causar estes malures. Pero si se colaben o si les embruxaben pel prau, pa ello tamién había rezares y ritos populares. Había qu’espaniales, con un pantalón vieyu que se-yos pasaba penriba’l llombu mientres se recitaba esti rezar: «Si tas embruxáu / desembrúxote you /quiebren los güeyos / de quien t’embruxóu. / Dos güeyos mundanos ya un corazón malu. / Dos güeyos t’agüeyaron / desuéyente tres: / S. Pedro y S. Pablo y el gloriosu San Andrés. / Todo’l mal ayenu. / Todo’l mal pesar / salga d’esta vaca / toda cuanta envidia nella hai». Llueu débanse-y palos al pantalón pa dempués quemalu. Y con él quemábase la bruxería.

Otres lleendes formaron siempre parte de la vida de la vaca. La culiebra acudía al golor de la lleche de vaca parida y mamaba hasta fartase, bien agarrada a los tetos, como si del xatu se tratara. Cuando’l xatín diba a mamar l’ubre yá taba vacíu y en pocos díes el xatu quedábase arruináu y nun olecía. Entós yera’l momentu de vixilar la culiebra pa cuando llegara a la cuadra, matala.

D’otra miente, hai la creencia de que, como otros animales, les vaques sienten la muerte. Cuando pela nueche encomenzaben a bramar, ensin motivu aparente, o se soltaben de la cadena y armaben gran xaréu coles esquiles hasta espertar a los amos, yera seña de que dalgo malo diba pasar ente la familia cercana. Toes estes lleendes van perdiendo puxu nes modernes instalaciones ganaderes. Nelles nun hai llugar pa toes estes falcatrúes.

Categoría: General Comentarios Comentarios (3)

3 Respuestas a “Animales de casa: la vaca”

  1. Selene3000 Escribió:

    Bonito homenaje a la vaca, Esther
    En “Adios Cordera” (precioso cuento) la vaca era algo más que el sustento del viudo, era la madre de los mellizos. Al no tener madre los niños, ella los había criado. Con su forma de ser mansa, se dejaba acariciar y jugar. Clarín supo captar muy bien el valor de ellas.
    Yo tuve suerte de criarme entre vacas y aprender a catar.Con mi padre iba a los partos, las he visto sufrir, he visto sus placentas, lamer a sus crías..

  2. Arturo Escribió:

    Gracias Esther, tus notas de hoy, muy emotivas, para los que nos criamos entre vacas y xatos, me dio gusto leer sobre lo que escribes de Mi tío ” Pachu Bernaldón” creo que la ciencia se perdió un buen veterinario, amén de buen cuenta-cuentos, Q.E.P.D.

    Te reitero felicitaciones por estas notas tan bonitas
    Arturo Gonzalez

    ( Oriundo de Los Piñeros)

  3. pili Escribió:

    ESTHER ,se me ocurre y a la vez gran satisfacion,ver que una universitaria,no dejo en el olvido vivencias tan sanas y con todo lujo de detalles pues quienes lo vivimos,-pues te dire que ami siempre me gustaron los animales ,y aunque tengo ligero recuerdo ,segun mis papas,D.E.P.,ALOS 4 AÑOS YA ME OCUPABA DE ALGUN,ENTRETENIMIENTO .EN EL LUGAR DONDE ACTUALMENTE VIVO,LLINDABA A MIS CUATRO AÑOS,,. ..PILI

Escribir comentario