La Bicicleta

admin (27 de noviembre, 2009)

La bicicleta, mediu de tresporte baratu, saludable y ecolóxicu.
La bicicleta algama protagonismu estos díes al conocese la noticia de que Joaquín Arce, direutor de política Forestal del Principáu, decidiera volver a pedaliar, después de facese con una bicicleta como «vehículu oficial» .Ye esti un tantu más a favor del usu de la bicicleta, mediu de tresporte ecolóxicu, saludable y económicu. Nun dexa de ser una lleición pa toos nós, pero tamién pa la nuestra clase dirixente. Viaxar en bici ye muncho más saludable que dir apoltronaos nos grandes cochazos, munches veces dempués d’una bona fartura. De xuru que pedaliar-yos ayudaría abondo a quemar tantes caloríes inxeríes y, d’otra miente, contribuiría a paliar la crisis que tamos sufriendo.

D’unes décades a esta parte toos nos volvimos dependientes del coche y convertímonos en sufridores d’atascos y lloqueros de tráficu, onde paez que tol mundu se tresforma y quier llegar el primero a tolos llaos.

Yo téngo-y un ciertu aquel a la bicicleta porque foi pa mi, cuando yera nena, un mediu de tresporte, amás d’una diversión. Pero llueu, como la mayoría de la xente, abandoné’l so usu y paséme al coche. Cuando miro p’atrás, dalgo que cuando se llega a cierta edá casique ye inevitable, véome montada naquella bicicleta «de muyer», que mio pá nos compró de segunda mano, pola significativa cantidá de mil pesetes, qu’a principios de la década de los 60, yera un dineral. Dempués de dexar nosotros el llar maternu, la vieya bicicleta siguió utilizándola mio pá. Foi entós bien amortizáu’l so altu preciu. Pero’l tiempu pasa y aquella bicicleta pasó a formar parte de los trastos vieyos que se van amontonando na casería, hasta convertise en chatarra.

Hubo otru momentu pa mi de contactu con esti vehículu de dos ruedes. Foi cuando, repitiéndose la historia, mercámos-yos una bici pa los mios fíos. Un día quixi recordar vieyos tiempos y facer aquel recorríu que con tanta axilidá facía de nena. Pero la cosa nun foi fácil, dime cuenta que nun taba yo en forma como entós y que «cuesta arriba» los pedales daben munchu tiru. Fracasé nel intentu y garré’l coche que yá tenía a la puerta, y que ye una de les tentaciones que nos ufierten los nuevos tiempos.

Nestos últimos años, la contaminación que tamos xenerando col aumentu del parque móvil, fai que nos encomencemos a concienciar sobre los beneficios del usu d’esti vehículu de dos ruedes. Hai que resaltar qu’hai delles villes y ciudaes n’Asturies que yá llevaron a la práutica iniciatives al respeutu. A estes iniciatives sumóse l’Ayuntamientu de Castrillón, que, fai unos meses, cuando se peatonalizó la calle Pablo Iglesias, dexaron un carril pa bicis y, al empar, un aparcamientu con bicis pa usu públicu. Iniciativa qu’aplaudo, pero que yo entovía nun la punxi en práutica.

Nun ye raru ver al conceyal de festeyos de Castrillón dir en bici peles calles de Piedrasblancas, predicando un poco col exemplu, pa ver si nos animamos los vecinos. Too s’andará y a ver si nos vamos mentalizando de que debiéremos «andalo» en bici, en vez de tanto coche.

Categoría: General Comentarios Comentarios (2)

Animales de casa: el gochu

admin (17 de noviembre, 2009)

]El gochu, animal mui apreciáu y base del sustentu na casería asturiana.
La palabra gochu n’Asturies tien connotaciones poco prestoses, tanto en masculín como en femenín. Un «gochu» ye’l qu’anda puercu y nun tien cuidáu de la so hixene personal, pero tamién significa que nun ye noble y refierse, picardiosamente, a aspeutos rellacionaes col sexu. Un «gochón» ye aquel que’anda tol día tres de muyeres pa satisfacer el so instinto sexual, ensin nengún tipu de reparu. Y tocante a les muyeres, ser una «gocha» tamién tien les sos connotaciones poco prestoses. Refierse a la muyer qu’anda puerca o tien la so casa descuidada, y tamién se refier a delles práctiques sexuales, mal vistes pola xente. Hai un dichu bien significativu referíu a esti significáu. «Ye gocha como les de doce tetes». Otru refrán que vien al casu, esti mui machista: «A la muyer búscala llimpia y flaca que gorda ya gocha yá se volverá colos años». Esti nun me presta nada. De xuru que lu inventó un «gochón».

Pero yo nun voi falar d’estos «gochos» y «goches», qu’habelos hailos. Yo voi referime al gochu, al animal bien apreciáu na casería pola so carne, porque foi y ye entovía’l sustentu de l’aldea. Escribo esti artículu xustamente’l día de San Martín. Quiciabes pola época na que se celebra esti Santu, llámase samartín a los productos que se saquen del gochu y tamién al actu de matalos y a tol ceremonial que lleva al so alredor.

«Por Samartín gruñe’l gochu nel cubil». Buscábase esta época na qu’empieza’l fríu de la seronda pa que’l tocín y los xamones salaren bien, porque si nun cuerre la salmuera, piérdese la carne, o los xamones queden dulces y pícalos la mosca cuando llega la calor.

Esti llabor de la matada’l gochu yera y ye en dalgunes aldees entovía un acontecimientu que se comparte colos vecinos y colos familiares, y onde la muyer lleva’l pesu de les más de los llabores, magar l’home, sobre too el matachín, algame gran protagonismu. Buscar la fecha nun dexa de ser complicáu, porque hai que ponese dalcuerdo colos vecinos que solíen ayudar y tamién cuntar cola Lluna; la matada ha facese en cuartu menguante, pola mor de que sinón el tocín y el xamón críen saltones. La cena’l día la matada ye toa una fiesta.

Hasta casi mediaos del sieglu XX inda había cases nes que se picaba y s’embutía a mano. Llueu llegaron les máquines d’embutir, de les que nun tengo mui bon recuerdu, pues, siendo yo pequeña, por querer escaciplar y sabelo too y por andar metiendo’l deu onde nun debía, la máquina de picar cortóme’l deu corazón, y quedóme la señal pa tola vida. Mio má foi la sanadora del mio dedín, que casi me quedó colgando.

Llueu llegaron les máquines eléctriques, los conxeladores y demás sofitos qu’ameyoraron enforma esti llabor de preparar el gochu pa comelu tol añu.

Nun puedo escaecer tampoco’l día que se facía’l pan en casa, y nos tocaba saboriar el bollu preñáu con un chorizu dientro, y el rapón tan rico, tamién a base de pan de maíz, tocín y chorizu. Sabores que tovía tengo la suerte de siguir disfrutando de xemes en cuando; bollos y rapones fechos por mio ma que ye una gran cocinera.

De cómo taben los gochos cuidaos dicía muncho a favor o a la escontra del ama la casa. Si son grandes y gordos ye señal de que la muyer los ceba bien. De la bona cebadora dizse que ye «farta» (arrogante), tamién pa la xente. Tiense en gran estima ser bona cebadora de gochos, y cuando daquién visita la casa poder enseñá-ylos con arguyu.

Animales delicaos, qu’había que cuidalos abondo, sobre too cuando se capaben. El capador venía n’iviernu, cuando entovía yeren pequeñinos. Esto facíase pa qu’engordaren más y pa que tuvieren tranquilos nel cubil. Hai tamién la creencia que si los gochos y goches se críen ensin capar, llueu la carne sabe a mexu y nun hai quien lo eche al cuerpu. Los únicos que se llibraben yeren el borrón y la gocha de cría. Yera esti un momentu delicáu pal gochu. El capador tamién tenía que ser artista. Los díes que siguíen a la capadura, yeren de munchos cuidaos. Mullíenlos con paya, en vez de con ganza, como yera davezu, y procurábase que tuvieren llevantaos pa que nun se-yos apegaren les tripes.

Yo recuerdu al capador con un poco de rocea. A los nenos nun nos gustaba esi momentu, porque los gochinos, inda pequeñinos, gruñíen muncho y pasábenlo permal, y los nenos nun lo comprendíemos. Después, na mio época d’estudiante, conocí a Pelayo, un capador que s’agospiaba en L.luarca na mesma casa que yo y otres estudiantes. Asina cambió pa mi’l conceutu que tenía del capador. Pelayo yera una persona agradable y cordial.

Rellacionáu con esti fechu hai un guapu dichu: «Tovía ta’l capador enriba la gocha», que suel dicise cuando daquién nun acabó una faena que puede tener trescendencia.

Alredor de los gochos funciona tamién la maxa popular. A veces, ensin motivu aparente, pónense malos. Una de les enfermedaes que-yos afeuta ye’l «mal roxu». Sálen-yos unes ronches coloraes penriba’l llombu. Antaño curábenlos untando-yos el llombu con aceite y clara de güevu y dándo-y unes friegues con paya, p’activar la circulación.

Pero más peligrosu ye’l «mal del güeyu» que pueden sufrir si dalgún bruxu o bruxa s’acerca pela corte. El «mal del güeyu» manifiéstase de distintes maneres. Según creencia popular, el gochu dexa de comer y hasta puede acabar morriendo. Cuntábame mio güela un socesu a esti respeutu. Tenía ella un gochín bien cuidáu y vieno pela corte un paisanu de lloñe que tenía fama de bruxu. Namás que vio’l gochu, pasó-y la mano penriba’l llombu y dixo-y: «mialma ya muitu bonu». El gochu cayó muertu al instante. Ella encomenzó a dar voces, pero yá nun hubo remediu pa talu embruxamientu.

La xente de bon aquel cuando entra nel cubil ha dicir «Dios los guarde» o «San Antonio los guarde». Les ofrendes a San Antonio yeren y son frecuentes, y en munches ilesies permaez el cepu de San Antonio que sigue teniendo ofrendes por esti y otros animales de la casería.

La muyer tien gran responsabilidá na crianza del gochu a la hora d’arreglalu pa consumilu, pero sobre too na so distribución. Tiempos atrás, la muyer yera la encargada de que los productos del gochu llegaren pa tol añu y sinón darréu la tachaben de desbaldidora. Delles partes más apreciaes reservábense pa les ocasiones. Como exemplu, la caramiel.la pal Antroidu, el llacón pal día la fiesta y pa les mayaes y sementeres. Taba mui mal vistu que s’acabaren les morcielles o los chorizos anantes de que llegar’l samartín siguiente. Esti llabor solía controlalu la muyer más vieya, que yera l’ama. Ella yera la que tenía la llave l’horru pa mirar poles provisiones del gochu, pa dir enseñando a «la nueva» a tener arreglu y a ser bona alministradora de les viandes. N’actualidá la economía de l’aldea cambió. Amás de gochu, cómense otres coses y ye muncho más fácil distribuir la so carne durante l’añu.

Y lo que ye la modernidá. Lleí va unos díes una noticia que me llamó abondo l’atención. L’artista belga Wilm Delvoye amuésanos nuna galería d’arte de París gochos guapamente tauaos. Paez ser que tien en China una granxa de gochos onde éstos se crían en llibertá y na so piel dibuxa l’artista un tautaxe caprichosu. Cuando-yos llega a estos gochos el so samartín (como a toos), l’artista ufiérta-yos la carne de los gochos a los campesinos del llugar y él quédase col pelleyu que llueu lo vende a los escéntricos coleccionistes d’arte modernu. De cinco gochos presentaos en París, dos yá teben vendíos enantes d’exhibise na sala d’esposiciones. Otru aprovechamientu más del gochu, esti de xuru que millonariu.

Per otru llau, el gochu ta poniéndose de moda como mascota y animal de compañía. Eso sí, el gochu vietnamita, que ye más pequeñín y supongo que menos neciu que los gochos nacionales o los celtes (gochos autóctonos). Sinón estráñame abondo que lleven camín d’ellos.

Y l’espaciu nun da pa más, pero permitíime recomendavos la revista «Cultures» n.º 9 qu’edita l’Academia de la llingua. Nella una riestra d’autores cuntamos munches más coses sobre esti animal tan apreciáu na casería y polos bonos comedores.

Gochos na cubil. Casa Lin. La Montaña (Valdés)

Gochos na cubil. Casa Lin. La Montaña (Valdés)

Embutíu curando. Casa Pachín. La Degol.lada (Valdés).

<img src="https://blogs.lne.es/esthergarcia/files/2009/11/embutiu-curando-casa-pachin-la-degollada-valdes4-300×225.jpg" alt="Embut

Pravia, escenariu de lliteratura

admin (12 de noviembre, 2009)


El pasáu fin de selmana Pravia acoyó un nutríu grupu d’escritores d’Asturies

Pravia foi estos pasaos díes escenariu lliterariu. Allí allugáronse les IX Xornaes de lliteratura que, baxo’l títulu «Interiores. Variaciones pa miranos l’embiligu», organizó con procuru la Asociación de Escritores de Asturias.

En mediu de tanta esmolición social, agravada pola crisis económica y poles otres crisis qu’ello desencadena, nun ta mal evadinos un poco de la realidá, alimentaos pola fantasía que nos ufierta la lliteratura. Como bien defendió Mary Luz Pontón na so brillante ponencia, los escritores navegamos siempre ente la realidá y la ficción y somos quien a movenos nesti mundu ficticiu, que biebe de distintes fontes, ente elles la realidá. Realidá que se tresforma na pluma del escritor en ficción, anque la ficción se dea tamién n’otres estayes del arte. Pero tampoco vamos dicir que los escritores vivimos nuna nube. De xemes en cuando baxamos al mundu real.

La fantasía tamién s’alimentó estos díes nos colexos de Pravia, onde un total de 600 escolinos participaron nel concursu «Las hilanderas». Asistimos a l’actu de la entrega de premios d’estos pequeños escritores que yá prometen garrar el relevu. Norabona a toos.

L’ello ye que nestes xornaes, amás de los momentos lliterarios, vivimos una realidá bien prestosa. Dieciocho escritores fiximos usu de la pallabra con otros tantos temes de lo más variao, a lo qu’hai qu’amestar el broche de los alderiques finales, que siempre son granibles. Y sobre too, foi mui agradable poder convivir y establecer llazos d’amistá nesta villa de Pravia, onde nos afayamos como en casa. D’ello da fe’l bon recibimientu que nos ficieron les instituciones y autoridaes pravianes, encabezaes pol so alcalde, Antonio de Luis; conceyala de Cultura, Valle Iturrete, y Cristina Jerez, bibliotecaria, quien amás de la collaboración na organización de les mesmes, acoyéronnos con mimu y acompañáronnos y tuvieron pendientes en tou momentu pa que nada nos faltara. A toos, gracies.

D’otra miente, como en tou actu que se precie, amás de lliteratura hubo comida. Los bonos sabores de los platos que nos sirvieron nel restaurante Balbona, Patio del Balbona y nel Buen Yantar fixéronnos conxugar perfeutamente la realidá del bon comer cola ficción lliteraria.Volveremos a Pravia, quiciabes a les xornaes de lliteratura, pero de xuru qu’enantes volveremos a saboriar los bonos manxares qu’allí se sirven.

Bien recibíos tamién nos hoteles que nos agospiaron. Quédame dicir que los pravianos son xente amable y servicial. Dau’l despiste que me carauteriza, ayudáronme a buscar el mio coche (nun sabía ónde lu aparcara) poles calles de Pravia. Gracies, amigos.

Ente tanta riqueza cultural, sorprendionos una nota negra. El pasáu vienres dexonos José Antonio Martínez González, pravianu entusiasmáu cola so villa, a quien conocí va unos años cuando m’apurrió abondos documentos de les Escueles de Forcinas pa la mio tesis doctoral. Nel so archivu personal tenía recoyíos documentos y oxetos de munchu valor históricu y cultural. Él conocía perfeutamente los requexos y la historia de la so Pravia natal. A los sos familiares, el mio más sentíu pésame.

Categoría: General Comentarios Comentarios (0)

Animales de casa: la vaca

admin (3 de noviembre, 2009)


Tienen casi el mesmu estatus que na India: son casi “sagraes” y el sustentu la casería.
.La vaca, animal sagráu pa los habitantes de la India ye tamién casi «sagráu» pa los ganaderos asturianos. Ye casique como un miembru más de la familia. Nun la adoramos nel sentíu que tien la palabra adorar, pero sí les queremos y casi las «adoramos», porque fueron y son el principal mediu de sustentu de la casería asturiana.

Hasta bien entráu’l sieglu XX la vaca compartía en munches cases la entrada de la casa colos sos amos, y de la cocina namás la separaba un tabique con un ventana desde’l que se pudiera sentir al ganáu hasta respirar. N’otres cases la corte taba na planta baxa de la vivienda, onde tamién se sentíen tolos sos movimientos. La cercanía d’estos animales, xunío a lo qu’aportaben a la economía familiar, fixo que la rellación ente la xente y les vaques s’estrechara enforma y qu’entrambos s’entendieran. Les vaques, al amu, y los amos, a la vaca, que bien saben cuándo se quexen, cuando tán cansaes, cuando tienen fame o cuando tán fartes.

Ún de los actos que más esmolecíen a los paisanos y paisanes yera’l momentu de parir. Si’l partu se ponía difícil, movilizábase a vecinos y familiares, y asina ayudábase a la vaca a traer al mundu a la cría, que tanta falta-yos facía en casa. Güei sigue prauticándose esta ayuda, anque con más medios; si la cosa se pon mal, llámase al veterinariu p’atender el partu.

Hasta les últimes décades del sieglu XX yera un «entendíu» el que facía les veces de médicu de les vaques. Recuerdo con cariñu a Pacho Bernaldón, que foi l’albeitre de tolos pueblos de La Montaña (Valdés). Él traxo muitos xatos al mundu y fixo otres tantes veces de sanador del ganáu.

Después del partu nun-y faltaben a la vaca los cuidaos d’una «parida», casi como si fuera una muyer: mantega y vinu caliente pa reanimala y pa que s’esgurriara (se salvara) pronto, pan tostao y pulientes pa que se recuperaran del esfuerzu, una bona cama de paya y el cariñu de los amos que l’afalagaben después del esfuerzu. Un bon feixe de yerba seco, que cuidadosamente repartía’l dueñu pa les distintes hores de comer. Farina abondo y a los pocos díes cuando encomenzaba a salir a pacer, bien amantaes con una manta vieya o una chaqueta cubriendo-yos los carriles. Pa ella yera la meyor pación. Al fin y al cabo, taba criando al xatu que mamaba dende’l momentu de nacer y tenía que tar bien alimentada pa que medrara pronto la cría y tuviera «nieta y coleña», como dicíen los paisanos, y pa poder vendela a bon preciu. Yera bien prestosa la escena que siguía al partu. Cuando la vaca llambía al xatín con tantu cariñu y lu dexaba llimpiu y brillante. Un instintu maternal que da gustu contemplar.

Un mal momentu pa la casa yera cuando una vaca albortaba y se perdía la cría, porque llueu yera más difícil qu’agarrara y, a veces, siguía manía por llargu tiempu, colo qu’eso significaba pa la economía familiar, y, sobre too, si teníen que vendela.

Nun me puedo escaecer de los guapos nomes que llevan les vaques nos pueblos: Marquesa, Cierva, Mora, Galana, Gallarda, Pinta, Artillera, Asturiana, Jardinera, Inglesa, Mulata, y otros tantos? Agora, dende que llegó la tele a los pueblos, hasta lleven nomes del mundu de la «farándula».

Antaño les vaques cumplíen na casería tamién la función de vaques de tiru. Xuncíes en pareyes pa tirar del aráu o del carru. Caúna tiraba a la so mano, pero siempre enseñaben a dalguna a tirar de les dos manes por si dalguna enfermaba o taba parida. El xugu, les mullíes, los corniales, etcétera son güei oxetos que descansen nos museos y pasaron a la historia. N’Asturies práuticamente yá nun queden vaques de tiru.

La vaca foi siempre un animal tan apreciáu y tan útil na casería qu’hasta dalgunes novies la llevaben de dote. Había cases mui probes que teníen vaques d’a medies con dalgún ricachón, al que-y llevaben parte del lleche que-y cataben y llueu parte de lo que sacaba’l xatu cuando lu vendíen. Fueron tiempos mui difíciles.

Cuando había que vender una vaca yera motivu de disgustu pa los de casa. Sentíase como si se fuera daquién de la familia. Escena bien recoyida y representada con muncha tenrura nel cuentu «Adiós, Cordera», de Clarín, onde se nos muestra la miseria de l’aldea naquella dómina y rellátanos con detalle la venta de la Cordera y el dolor de Pinín y Rosa al tener que quedase ensin la so vaca. Corderes hubo munches n’aldea asturiana. Por aquel camín de La Estrechina que yá cité n’otros artículos marcharon les dos últimes vaques, la Linda y la Pichona, que cuidaron los mios pas inda después de xubilase, hasta que yá nun podíen atendeles por motivos de salú. El momentu de dexales pa siempre ye bien difícil.

Nun son munchos los que se deciden a siguir col ganáu n’aldea, porque yá nun val aquella economía de subsistencia. Güei pa tener vaques hai que montar una empresa en condiciones y saber llevala con xeitu y con munchu trabayu y esfuerzu, a pesar de la bona maquinaria de la que se dispón.

La tarea de llindar les vaques tocába-yos a los neños y a los güelos. Yera un llabor fácil pero dalgo aburríu, sobre too si había que llindales de la cadena. Tantes hores al pasín qu’elles pacíen, recorriendo les orielles de los praos, los sucos de les tierres y, a veces, les cunetes de la carretera. Entreteníamonos cantando al alto la lleva, asina pasaba primero’l tiempu. Yera un momentu difícil cuando la vaca «moscaba». Siempre había dalguna que tenía’l «sangre más dulce» y cuando llegaba’l branu les mosques acribillábenla. Éstes yeren les que «gradaben» praos y tierres propios y de los vecinos corriendo, col rabu alzáu, ensin haber quien las parare. Podíen hasta despeñase. Yera un peligru. Güei los llendadores fueron sustituíos polos pastores eléctricos, que tantu trabayu aforren a los ganaderos.

Les vaques, como les persones, nun yeren toes de la mesma pasta, dalgunes yeren «amarradices» y había que ponéis una tabla na cabeza pa que nun pudieran dir a buscar guerra coles collacies de pación. Había dalguna que daba pataes cuando se cataba, y había que peala. Tamién les había turriones y corriéronnos más d’una vez. Inda tengo la seña de la Cierva, que yera mui espantona y aplastóme un deu contra’l poste cuando la fui a prender na cuadra dempués de llendala. Mio ma fixo de médica. Entablillóme y encanóme’l deu hasta que curó.

Alredor de la casería siempre rondaben les bruxes y dalgún qu’otru bruxu, non precisamente de los que van enriba la escoba, sinón los que son quien a facer dañu cola mirada, como dicía mio güela. Les vaques podíen llegar a dar sangre en vez de lleche si dalgún-yos echaba’l mal del güeyu, o enllenase de pioyos. O quedase nos güesos, enllenes de llana y tol día col pelo repelón. La cuadra yera un llugar al que nun podíen entrar los sospechosos de causar estes malures. Pero si se colaben o si les embruxaben pel prau, pa ello tamién había rezares y ritos populares. Había qu’espaniales, con un pantalón vieyu que se-yos pasaba penriba’l llombu mientres se recitaba esti rezar: «Si tas embruxáu / desembrúxote you /quiebren los güeyos / de quien t’embruxóu. / Dos güeyos mundanos ya un corazón malu. / Dos güeyos t’agüeyaron / desuéyente tres: / S. Pedro y S. Pablo y el gloriosu San Andrés. / Todo’l mal ayenu. / Todo’l mal pesar / salga d’esta vaca / toda cuanta envidia nella hai». Llueu débanse-y palos al pantalón pa dempués quemalu. Y con él quemábase la bruxería.

Otres lleendes formaron siempre parte de la vida de la vaca. La culiebra acudía al golor de la lleche de vaca parida y mamaba hasta fartase, bien agarrada a los tetos, como si del xatu se tratara. Cuando’l xatín diba a mamar l’ubre yá taba vacíu y en pocos díes el xatu quedábase arruináu y nun olecía. Entós yera’l momentu de vixilar la culiebra pa cuando llegara a la cuadra, matala.

D’otra miente, hai la creencia de que, como otros animales, les vaques sienten la muerte. Cuando pela nueche encomenzaben a bramar, ensin motivu aparente, o se soltaben de la cadena y armaben gran xaréu coles esquiles hasta espertar a los amos, yera seña de que dalgo malo diba pasar ente la familia cercana. Toes estes lleendes van perdiendo puxu nes modernes instalaciones ganaderes. Nelles nun hai llugar pa toes estes falcatrúes.

Categoría: General Comentarios Comentarios (3)

Xunta d’escritores na Casa del Padre Galo

admin (3 de noviembre, 2009)

El poeta cadaveanu dignificó la l.lingua colos sus versos, de gran calidad y fonda preparación.
El pasáu 24 d’ochobre celebramos en Cadavéu, na Casa Natal del Padre Galo, la I Xunta d’escritores, entamada pola Casa la Cultura de L.luarca. La xunta yera abierta a músicos ya outros artistas ya xente almiradora de las nuesas l.letras.

La Casa del Padre Galo restauróuse va unos años por iniciativa del Exmu. Ayuntamientu de Valdés.Ya pa nós un privilexu poder ocupar los distintos espacios d’esa casina guapa, acariñada pol nordés ya asitiada nun l.lugar tan bellu como ya Cadavéu. Sentir al.lí la so presencia que nos afala a siguir p’alantre siguiendo’l camín qu’él un día recorréu con firmeza y que lu soyóu de guapos versos.

El Padre Galo foi un escritor eruditu ya que dignificó la l.lingua colos sous versos. Escribió una poesía de gran calidá en l.lingua asturiana, espeyando nos sous poemas la sua fonda preparación l.lingüística, l.literaria ya cultural.

Nació Galo Antonio Fernández y Fernández-Cantera en Cadavéu el 7 d’agostu de 1884. Cuando tovía yera un nenu, nel 1897 ingresóu nel Conventu noviciáu de la Congregación de María Inmaculada asitiáu n’Urrieta (Guipúzcoa). Viaxa por distintos conventos que tien esta Orde, n’España ya n’Europa, dedicáu a la docencia ya ampliando los sous conocimientos. Especialmente los históricos, arqueolóxicos ya l.lingüísticos, pero siempre chenu de señardá por Asturias. La sua preparación académica ya los continuos viaxes por Europa, permitiéron-y a Galo algamar una cultura sólida, ya una formación esceicional p’aquel.la dómina. Foi un home políglota que dominaba francés, italianu, portugués, inglés, alemán, finlandés. Tamién l.latín, griegu ya hebréu, ya por supuestu la so llingua materna: l’asturianu, la faliel.la como él la nomó, ya outras l.linguas como’l gallegu, catalán, occitanu ya posiblemente dalgo d’euskera. Gran aficionáu a la música sacra, tocaba l’arpa, l’órganu ya’l salteriu. Tamién yera pintor. Podría enllenar fueyas ya fueyas cola sua vida ya la sua obra. Esti espaciu nun me lo permite. Pero, préstame llamar l’atención sobre esti escritor valdesanu, escaecíu hasta fai unas décadas, que tenía la sua obra esparcida por desvanes ya outros requeixos. Amás de la sua poesía en castellán, utiliza’l Padre Galo tamién un llinguax lliterariu pa escribir n’asturianu, más averáu, si se quier, a lo que falaba’l pueblu pero tratáu con tal finura l.literaria que dota asina a la nuesa l.lingua d’una poesía d’altor, ya dignifica cola sua obra las nuesas l.letras.

Asina, foi’l sábadu un día de guapura l.literaria, que lo vivimos con prestancia en Cadavéu los escritores ya outros artistas, bibliotecarios, ya demás asistentes, amás del Alcalde y conceyales de Valdés y autoridaes del Principáu. Enllenaron la xornada duas ponencias bien granibles a cargu de Roberto González-Quevedo y de Xosé Nel Riesgo. Mui interesantes tuvienon las distintas mesas, onde se debatíu sobre «Escribir, Lleer y Editar n’asturianu», respeutivamente. Las conclusiones fairánse públicas en breve, a través de la Casa la Cultura. Pechóse la xornada con un homenaxe a Nené Losada, a cargu d’Esther García y al Padre Galo por Mary Rico, quien nos faló ampliamente sobre la Fiesta de la Regalina, instituida pol poeta cadaveanu.

Nun faltóu la música que retumbó na sala de la casina. Música d’arpa por Dani García de la Cuesta, ex componente del grupu «Lliberdón», ya de las gaitas de la Banda Faro de Luarca. Tamién nos acompañaron cantautores como Rafa Lorenzo ya Carlos Rubiera.

Felicitar a la Casa la Cultura por esta iniciativa ya como nos quedóu bon sabor, taría mui bien que se repitiera pal añu próximu. El l.lugar nun puede ser más afayadizu.

Categoría: General Comentarios Comentarios (0)