El colexu «El Vallín» cumple 25 años

admin (29 de octubre, 2009)

Notes pal aniversariu del Centru Educativu de Piedrasblancas
Esti añu celébrase el 25 aniversariu del colexu El Vallín de Piedrasblancas, inauguráu nel cursu 1984-85. Un cuartu de sieglu qu’unes veces paeznos que pasó mui rápido y otres que foi a pasu lentu. Engañifes del tiempu. Según vamos repasando tolos acontecimientos memorables que fueron socediendo a lo llargo d’estos años, hai veces que pararíemos el reló y abellugaríemosnos a disfrutar de los bonos momentos. Quixéremos, per otru llau, escaecer los momentos desagradables, que yá de por sí tienden a escaecese.

Al cumplirse estos 25 años, los que formamos parte de la historia d’esti centru educativu y vemos a aquellos primeros alumnos, ya treintañeros y dalgunos cuasi cuarentones, pas y mas de familia, caemos na cuenta de que realmente’l tiempu pasó. Tengo bien clares les imáxenes del primer día de colexu. Uno de septiembre de 1984, por aquella calle inda ensin asfaltar, diba una riada d’escolinos contentos cola estrena. Ellos yeren l’aniciu d’una escena más que prestosa que se foi sucediendo tolos díes a lo llargo d’estos 25 años.

Por otra parte, les maestres, dalgunes presumiendo con tacones, llegamos con un carráu de barru en cada zapatu. Y darréu apautábemonos yá nes primeres peticiones al Ayuntamientu pa que la calle fuera asfaltada con urxencia. Colos zapatos enllenos de barru pero cola cabeza enllena d’ilusiones y de proyectos, llegamos al centru un grupu de maestros y maestres bastante mozos, mui contentos tamién de estrenar colexu, pero col esmolecimientu que produz entamar de nuevu. Esperábamos la gran tarea que siempre lleva los comienzos. Y aprovechando esti espaciu que me brinda’l periódicu, voi permitime felicitar a Enrique Alonso, el primer director de El Vallín, que tuvo’l méritu de lliderar aquel primer claustru y llevar el pesu de tola organización formando equipu con Pello como secretariu, que tristemente ya nun ta ente nosotros. Eso sí, cola collaboración d’un grupu de profesores que tamién s’implicaron nesta xera organizativa. Un equipu abiertu a toles iniciatives y propuestes d’innovación.

El Vallín algama darréu’l calificativu de colexu innovador. Foi ún de los 10 centros pilotos pa la Enseñanza de la Llingua Asturiana, dalgo que nos permitió llevar el so nome por munchos llugares y tener sonadía en toa Asturies. Fueron munches les xeres entames al rodiu de la clase de Llingua: obres de teatru, periódicu escolar «El Vallín güei», programes en Radio Castrillón, viaxes culturales, participación en concursos lliterarios, festivales en distintos puntos d’Asturies, participación nos llibros d’escolinos editaos pola Academia de la Llingua, onde se recoyía una muestra de los trabayos lliterarios de los alumnos, etc. Daquella, los profesores qu’entamamos a dar clase de Llingua teníemos que fabricar tolos materiales y otres munches estratexes didáutiques. Toes esperiencies inolvidables, tanto pa mi, como maestra, como pa los escolinos, que fueron los protagonistes. Esperiencies novedoses que dieron llugar a la publicación del mio primer llibru de Didáutica.

Pero hubo munches estayes que dieron puxu a esti centru. Viénseme a la memoria la participación del colexu en tantes y tantes xeres deportives, dirixíes pol maestru José Manuel y otros maestros collaboradores, entregaos dafechu a esta actividá extraescolar, de la que salieron dalgunos futbolistas destacaos. Partíos y competiciones que fixeron sonar el nome de El Vallín y que tanto prestaben a los neños.

Viaxes d’estudios, semanes culturales, güertu escolar y tantes otres esperiencies poles que tengo que felicitar los alumnos que las desarrollaron pero sobre too a tolos profesores que las entamaron y que nun puedo nomalos a toos porque en veinticinco años fueron munches les xeres trabayaes.

Tamién foi pioneru El Vallín como colexu d’integración. El maestru Manolo González Orviz, foi’l promotor d’esti esitosu proyeutu y al que llueu se sumaron dellos centros de la comarca y d’Asturies. A Manolo les mios felicitaciones nesti aniversariu. Él tien un llugar especial na historia del colexu.

Y asina El Vallín, siguió la so trayectoria, siempre tan granible, un camín que recorrieron tantes xeneraciones d’alumnos, muncho d’ellos güei con carreres universitaries y profesionales bien cualificaos, al amparo siempre d’un claustru de profesores entregaos al so llabor.

Tolo nuevo xenera allegría y optimismu. El Vallín ye un colexu allegre y lluminosu, la lluz entra pola cúpula de cristal que cubre el teyáu ya illumina l’interior, siempre esquisitamente decoráu pola maestra Pili, enllenu de plantes que los maestros mantienen con munchou mimu y que son fiel espeyu del procuru col qu’allí se trabaya. Y tamién illumina y alimenta la fantasía y los suaños de los escolinos que pasen allí bona parte del día. Nesti espaciu de lluz, tuvo munchos años colgáu un móvil xigante, «la paloma de la paz», enllena de palabres de colores. Un caligrama, poema visual, compuesto nel taller de poesía que desarrollábemos na clas de Llingua Asturiana. Un móvil bien significativu.

Nun me queda namás que felicitar al equipu de profesores que componíamos aquel primer claustro y a tolos que llueu fueron pasando pel centru y que siguieron el camín que nós entamamos. Tolos que pasamos pol colexu, profesores, alumnos, padres, conserxes, personal administrativu y personal de mantenimientu y llimpieza, formamos parte de la so historia, amás de tolos collaboradores y persones que pasaron pel centru en distintes ocasiones y dexaron tamién les sos güelgues. Pa toos felicidaes nesti aniverariu.

Y nun quiero que me falte nestes llinies l’alcordanza pa los alumnos fallecíos nestos 25 años. Momentos tristes que tiñen de negru la historia d’El Vallín. Nin tampoco a los profesores que tamién nos dexaron en plena xuventú y que nos entristecieron cola so partida. Toos ellos, anque nun tean ente nós tamién tán na nuesa memoria.

Categoría: General Comentarios Comentarios (1)

Enxame nel campanariu

admin (15 de octubre, 2009)

Torre de la Iglesia de Belén

Torre de la Iglesia de Belén

Enxame nel campanariu de Belén

Enxame nel campanariu de Belén


Cada vegada óyense menos les campanes de les nueses ilesies, si acaso por nun haber quien les toque.
Dizse popularmente que «nun hai campana ensin bruxa», y pue ser que seya verdá. Por eso dacuando falla’l toque de campanes o’l campaneru, ensin esplicación. El campanariu siempre foi y ye un llugar especial nes ilesies, y si se quier un poco priváu. A él xube’l campaneru y dacuando’l cura y’l sacristán y dellos páxaros que faen ellí no altu’l so ñeru. Amás de los grandes y vistosos ñeros de les cigüeñes, que nos sorprienden cuando cruzamos les llanures de Castiella, tamién s’abelluguen nel campanariu les curuxes y los esperteyos y ocasionalmente les abeyes. Nel campanariu de Belén (Valdés) hai un enxame d’abeyes que se ficieron ocupes d’aquel llugar. Mirador dende onde divisen un guapu paisax, dende los montes hasta la mar, ensin que naide les moleste y ellí tarán fabricando ricu miel. Habrá que buscar a dalgún curiosu pa esmelgar les abeyes del campanariu, que de xuru va ser más difícil que tocar les campanes.

Na procesión de la fiesta de Belén esti añu nun sonaron les campanes, nun sabemos si pola mor de les bruxes o pola presencia de les abeyes. Pero’l día Belenín otru campaneru xubió a tocar a gloria mientres salía la procesión. El, amás de conocer bien l’arte de tocar les campanes, ye gran conocedor de les abeyes, porque tien un bon cortín, y taba entós preparáu por si-yos diera a éstes por engafase y tuviera qu’improvisar y ponese a garrar l’enxame.

Tol mundu conoz el llinguax de les campanes, pero non tol mundu sabe tocales, arte que nun ye nada fácil. Nos pueblos siempre hai dalgún campaneru o campanera que les toquen con arte y saben qué toques tienen que facer según la circunstancia. Ye necesario pasar el testigu a dalgún mozu pa que nunca s’escaeza’l llinguax de la campana, tan útil n’otros tiempos pa comunicase ente los vecinos ya inclusive p’alloñar tormentes, dalgo qu’en Belén paez que nun tien efeutu, pues los rayos cayeron na torre en más d’una ocasión y llegaron a causar grandes desperfeutos.

Ye importante que les campanes nun dexen de repicar. Bien ye verdá qu’agora cuando hai fueu llamamos al 112, y yá nos solucionen el problema, y pa llamar a conceyu utilizamos el teléfonu. Tamos perbién comunicaos.

Sin embargu, magar la decadencia d’usu pola mor de la revolución teunolóxica, la campana ye inseparable del pueblu, forma parte entovía de dellos ritos relixosos, llora polos muertos y allégranos el corazón cuando toca a fiesta. La campana sigue teniendo un aquel especial ente los vecinos.

La historia y delles curiosidaes sobre les campanes podríen enllenar munches llinies, pero como l’espaciu nun me lo permite, les campanes volverán a ser tema d’otru próximu artículu.

Categoría: General Comentarios Comentarios (1)

Animales de casa: El perru

admin (15 de octubre, 2009)

N’aldea casique nun hai nenguna casa que nun tenga perru y a veces dos o tres.

El perru ye un de los animales «de casa». Dizse que’l perru ye’l meyor amigu del home y pienso qu’esta afirmación ye cierta. N’aldea,casique nun hai nenguna casa que nun tenga perru y a veces dos o tres. Agora tamién hai munchos nes ciudaes y comparten pisu colos sos dueños. Na mio casa siempre hubo perru y, de xuru que por eso, yo tengo por esti animal un aquel especial.

Casique nun m’alcuerdo de les coses desagradables que me pasaron cuando yera nena, porque les persones tendemos a escaecer los malos momentos y amás bien ye verdá que recuerdo la infancia como una época feliz, quiciabes, pol aquello de que «cualquier tiempu pasáu foi meyor». Pero sí m’alcuerdo nidiamente d’un socesu triste, que me marcó y nun se m’escaeció enxamás.

Aquel día mio pá erguióse bien ceo, como facía davezo cuando diba a L.luarca, pa poder dexar too despacháu, apareyar el burru, y llegar ceo abondo pa facer tolos enredos que llevaba entremanos. A la villa nun se diba tolos díes y había qu’aprovechar el viaxe. Aquel día cuando yá amanecía y diba marchar, dio nel mio cuartu, con cara triste y díxome con reparu.

-Nena, «Kilo» morrió.

Yo lloré y lloré pol mio perrín, pero yá nun había remediu. Nun supiemos nunca la causa, porque «Kilo» gozaba de bona salú. Mio pá dicía que como andaba a perres fuera del pueblu y hasta bien lloñe, que dalgún desalmáu y diera dalgo que lu mató.

Creo que foi la mio primer esperiencia cola realidá de la muerte. Por eso, y polo que quería al perru, quedóme aquello grabáu na memoria. Aquí taría bien xustificada la frase «¡esti perru mundu!» o «morrer como un perru!»… El probe «Kilo», de xuru qu’aquella nueche, pasó una «nueche de perros»…

Pero nun acabó equí la cosa. Yo yera una neña bien pequeña, y con aquel socesu dolorosu tamién deprendí lo que significaba una esquela. Mio pá enterró a «Kilo» na finca nomada «La Bouza» y al día siguiente apaeció allí una esquela con un epitafiu que nun nos prestó nada. Esto inda nos fixo apenanos más. Dende llueu naquel momentu de duelu por «Kilo», les bromes de mal gustu sobraben. Pero los humanos somos asina de morbosos y nun somos quien a ponenos nel llugar de los demás.

Tamién ye verdá que la perda d’un perru n’aldea nun yera tán sentida como la d’otru animal de la casa, pues a otru perru llegábase fácil, pero eso nun quitaba’l dolor que, de xuru, lu amenorgaría la casi inmediata llegada del siguiente guardián.

Dende aquel socesu, munches veces sentí que-ys pasara lo mesmo a otra xente, aquello de «envenenaron-ys el perru», «mataron-ys el perru», «diéron-y una paliza al perru…». Porque yera con frecuencia’l probe perru motivu de vengances d’otru tipu o por otros motivos, por exemplu como-y pasó a «Kilo», por andar escalustrando onde nun debía, por andar a perres molestando polos corrales. «Kilo» rcorría kilómetros, hasta onde’l golor de les ferormones perrunes lu llevaben pa satisfacer el deséu sexual. Nun tardamos en tener otru perru. Varios perros pasaron pola mio casa dende la mio neñez.

D’otra miente, l’amigu del home nun ye siempre correspondío nel amor y fidelidá que-y profesa al so amu. Munches veces son los propios dueños, los que son quien a desfacese del perru cuando se cansan de tener que cuidalu.

Cuando los perros muerren de muerte natural, paez que se recibe con más resignación. Pero hubo más en casa que tuvieron mal final. A «Ney» comiéronlu los llobos una nueche d’iviernu,cuando baxaben del monte esfamiaos a la gueta d’alimentu. Otru disgustu grande pa mi y pal mio hermanu Tino. Los dos llorábemos a llárima viva ante la impotencia de la proximidá de les fieres.

De caún d’ellos guardo dalguna anéudota. A «Tros» regalómelu Celesto, un tíu míu que vivía en Ruturbiu siendo yo estudiante n’Uviéu. Col humor de mocedá, tráxilu nuna caxa, dende Mieres a Uviéu nel tren, con mieu a qu’encomenzara a lladrar. Durmió una nueche na residencia d’estudiantes onde yo paraba, tamién mediu a escondíes, pa que la direutora nun s’enterara del «nuevu residente». Y llueu de viaxe nel Alsa, hasta L.luarca y na camioneta de Lías hasta Belén.

El casu ye que’l probe perru, nun sé si de tanto viaxe, llegó a casa y encomenzó a da-y un mal que nun lu dexó hasta que morrió dempués d’unos cuántos años. Caía redondu y rodaba a vueltes por aquellos praos abaxo, que, por cierto, son abondo cuestos, y cuando volvía en sí subía galdíu hasta la vera casa. Nun fuimos quien a curalu.

A «Tul» recuérdolu porque yera un pillu. Gustáben-y muncho los güevos crudos, y diba a buscalos al nieiru, en cualquier descuidu de los de casa. Víamoslu pasar camín arriba col güevu na boca a escondese pa comelu a gustu. Si percibía que lu tábemos mirando, posaba’l güevu con cuidadín nel camín y siguía como si la cosa nun fuera con él.

De xuru, que pensando en volver a buscalu n’otru momentu, cuando naide lu viera. Nunca se-y quitó a «Tul» la zuna de robar los güevos y eso tráxo-y al animal dalgún qu’otru disgustu, fuera del llar. Yera tan cariñosu que-y perdonábemos davezu toes estes travesures.

Los perros tán siempre sollertes sobre lo que socede al so alredor y hasta munchos kilómetros de distancia. Saben antes que nós cuando hai cambios de tiempu y tienen un olfatu tán finu qu’olfatian el cariñu y l’estáu d’ánimu de los sos amos. Pero la creencia popular diznos que sienten tamién la muerte. Nun escaezo’l mieu y la congoxa que sentíamos cuando un perru aullaba sin parar, con un aullíu doliosu. Siempre nos dicíen que «a daquién sentía blandu». La esmolición que nos causaba’l pensar quién diba morrer, teníanos en vilu por unos díes.

Son munchos los escritores que-y dedicaron escritos y pomes al perru. Y cuéntome ente ellos. Nel mio llibru «Historias de vida ya señes de muerte», incluyo ún de los mios rellatos preferíos , «Triste Navidá», rellatu dedicáu a los perros y a los vieyos. Nesti escritu espéyase la tristura que produz l’ abandono y la soledá. Escaezse la xente que’l perru nun ye un xuguete, sinón un ser vivu, que necesita atención, cuidaos y cariñu. Fáense con un perru ensin pensar la dedicación que requier. Al pocu tiempu, cuando pasa la novedá de los primeros díes, cuando’l «xuguete» yá los cansa, déxanlo abandonáu, la mayor parte les veces en circunstancies penoses.

Espeya mui bien esta situación l’escritor Antonio Gala, nun testu tituláu «Monólogu d’un perro», que ye estremecedor, onde denuncia con muncha sensibilidá esti triste abandonu d’animales.

Y nun pueo falar nesti espaciu de tolos perros que m’acompañaron dende neña. Pero nun quiero escaecer l’alcordanza de los dos últimos. «Luki», que foi l’últimu perru de los mios pas, y qu’acabó pasando los últimos años con nosotros. Adautóse mui bien a la vida de la ciudá y a les prohibiciones, con muncha menos llibertá que tenía nel pueblu. Por él cayéronme munches llárimes el día que nos dexó. Nun sé si inda más que por «Kilo», más consciente agora de la feúra de la muerte.

Y «Pepa», la mio perrina querida, que pasó tantes hores xunto a mi, arrullada pol tin-tin de les tecles del ordenador. «Pepa» yera una «border collie», guapísima, obediente, cariñosa, ya intelixente, que nos allegraba la vida cola so vitalidá y allegría, pero, sobre too, col cariñu que nos demostraba en tou momentu. Xuguetona, entendida, futbolista y que taba pendiente de tolos movimientos na casa. Hasta yera quien a compartir l’estáu d’ánimu de caún de nós.

Nun se pue volver p’atrás, pero «Pepa» foi una de les coses que tuvi que mereció la pena y que repetiría poder compartir con ella la mio vida y los mios sentimientos. Pero tamién nos dexó va un añu. Tuvi munches veces pa dedicá-y un escrito y nunca pudi. Les llárimes emborronaben el papel cada vez que me ponía a pensar en «Pepa».

«Kilo», «Ney», «Tros», «Tul», «Prisler», ente otros, «Luki» y «Pepa». Toos ellos tienen un furaquín nel mio corazón.


Categoría: General Comentarios Comentarios (1)

Fiestas en Belén

admin (1 de octubre, 2009)

Cuando falo de Belén estráñase la xente, porque inda hai munchos asturianos que desconocen la esistencia d’esti guapu l.lugar asitiáu nel conceyu de Valdés. El nome de Belén, según el doctor Xósé Lluis García Arias, autor del l.libru Toponimia asturiana, el porqué de los nomes de los nuestros pueblos, “podría tener un supuestu orixe antiguu rellacionable col cultu a Beleno, dios veneráu ente los celtes. O tamién podría xustificase como nome de persona d’un antiguu posesor de la tierra” Atendiendo al so significáu bíblicu, Belén vien de Bet-lehem, que significa “Casa del pan”.

Belén ya la cabecera de la parroquia de La Montaña-San Salvador de Ríu Negru. Asitiáu a 17 Km de L.luarca, pola carretera que l.lieva a Villayón, ye l.lugar que merez la pena conocer pol so encantu natural. El patrón de la parroquia ya San Salvador, y la patrona ye la Virxe de Belén, virxe que tien munchos devotos que la visitan non sólo‘l día la fiesta, sinón outras muitas veces a lo l.largo l’añu. La Fiesta celébrase’l primer domingu d’ochobre (esti añu’l próximu día cuatro). Y a ésta siempre acude muita xente de los conceyos vecinos, pa disfrutar d’una prestosu día festivu con comida nel campu. Eso sí, como nos volvimos un poco comodones, en vez de sentase nel prau, pue reservase mesa. Estas fiestes de Belén ya Belenín, zarran el ciclu festivu del branu nel Conceyu de Valdés. Namás nos fai falta qu’el tiempu se porte bien ya que’l Nuberu dormeza ya nun nos mande agua pa esi día
Esti l.lugar nun ta señaláu como l.lugar de pasu del Camín de Santiago, pero la so historia, la so maxa ya la so situación, dícennos que pudo ser un ramal del Camín. Hasta Belén chegan caminos que parten del Conceyu de Tinéu ya pasan pol picu L’Estoupu ou por Capiel.lamartín. ya dende Belén hai caminos que cruzan las sierras, con tramos onde quedan restos d’una calzada empedrada, ya l.liévannos a distintos puntos del conceyu de Villayón ya de Navia, ente el.los a San Salavador de Piñera ya a San Salvador de Loza. Ya mui probable que podamos documentar una posible ruta del Camín de Santiago que pasaría por Belén de La Montaña. .
Pero güei lo que me presta, sobre too, ya falar d’esta Fiesta que la xente de La Montaña espera con ilusión ya qu’ inda conserva l’aquel d’una fiesta de pueblu. Años atrás, encomenzaban una selmana antes los preparativos pa recibir a los invitaos que venían “de sopas”, tradición que se sigue manteniendo. Güei colas comodidaes qu’hai nas casas, nun fai falta encomenzar con tanta antelación. Eso sí, los organizadores de la fiesta, l.lievan unos cuantos días estresaos, col envís de que too salga bien. Esposiciones de fotos, artesanía, conciertu, misa cantada, sesión vermouth, ente outros actos, preséntannos una xornada festiva que se nos ofrez bien prestosa. Bail.le tarde ya nueite pa favorecer la dixestión. Tampoco faltará la pólvora, nin el repicar de las campanas na procesión. Ya remataremos con una gran verbena’l sábadu, día 10, día de Belenín. Esperámosvos.
www.belendevaldes.es

Categoría: General Comentarios Comentarios (1)