Animales de casa:el burru

admin (29 de septiembre, 2009)

Estherina y Tin col buelu Ricardo y el burru Cuco. La Degol.lada.1982

Estherina y Tin col buelu Ricardo y el burru Cuco. La Degol.lada.1982

Imáxenes de la infancia de una cabalgaúra en víes de desapaecer

N’Asturies, nomamos burros a tou tipu de caballeríes. El caballu, y el burricu o pollín formaron parte, hasta hai bien pocu tiempu, del paisax asturianu; pero agora, pola mor de la motorización y de la entrada de la maquinaria n’aldea, yá se pue prescindir del burru como animal de carga y de llabor, y los pocos que queden son un caprichu de los sos dueños. Práuticamente perdió tola utilidá llaboral.

Pa los que, como yo, de pequeños conocimos esti animal que tanto nos prestaba, y que formaba parte de la nuesa diversión ya ilusión, güei, cuando vemos un burru paciendo nun prau, ye pa nós una estampa que nos trai a la memoria guapes imáxenes de la infancia.

Alcuérdome bien de los mios tiempos d’escolina. Ente les llectures que nos ponía la maestra, la de «Platero y yo», de Juan Ramón Jiménez, gustábame especialmente, porque a «Platero» rellacionábalu guapamente col burru, que pa nós yera tán familiar n’aldea. Esta descripción tan tienra de «Platero» que nos dexó’l nuestru premiu Nobel intensificaba inda más el sentimientu afeutivu que yo tenía polos burros.

D’otra miente la palabra burru tien otres aceiciones más desafortunaes, porque naide quier «ser un burru», nin quier que lu llamen «burru», nin «pollín», nin que lu pongan «a caer d’un burru»? Sicasí, el burru, el caballu, el machu, la mula, son équidos toos ellos que tienen pa los aldeanos un aquel especial.

Na mio casa nun tuviemos nunca un pollín. Anque a mi bien que me gustaría. Mio pá dicía que nun podía tener dos burros, nun-y cabíen na corte y había que mantenelos. Entós nosotros, de neños, enfotábemonos nos del vecín. Había un burricu en Ca’l Xastre (vecinos casi de puerta), y yo montábalu cásique como si fuera de casa. Yera un burricu de color gris, non mui grande, pero que magar el cariñu que yo-y tenía y lo que me prestaba montalu, yera mui falsu y tiróme unes cuantes veces. Nada grave y entós repetía y dába-y un paséu cada vez que me dexaben.

Un día, a la escurecida, cuando nos disponíemos a llevalos al agua, a la Fonte’l Regueiru, como yera davezu, yo diba a caballu del burricu, que taba abondo viciosu, porque taba bien manteníu y poco trabayáu y Adelu, el vecín, a caballu del so machu, que tamién-y gustaba galopiar. Asina, con esti cuadru tan prestosu, empobinábamonos engayolaos camín de la fonte. Aquella fonte onde mora una encanta que guarda un tesoru escondíu nel prau del Furacón. Siempre que díbemos a aquel llugar d’agua y tesoros, díbemos cola cuenta de ver la encanta. Pero aquel día tampoco la vimos. Aquel día, el burricu taba alteriáu y salió al trote. Garró gran velocidá per aquel camín enllenu de piedres y de furacos. Yo tambaliábame enriba l’animal, que como yera dalgo atravesáu, en vez de dir pel camín drechu, foise per un carreiru peligrosu que pasaba a cierta altura del pozu onde taba’l bebederu. Enfotáu n’apagar la sede darréu, el pollín dio un saltu y yo caí al pozu, ante l’espantu del animal, que pegó la vuelta escopetáu… El mio vecín, que diba detrás, asustáu pol estruendu qu’amañamos el burricu y yo al caer al agua, soltó’l machu y foi nel mio auxiliu. Yo tampoco podía disimular el sustu y suspiraba, cola ropa pingando, sobre too pensando na que m’esperaba en casa.

Armóse un gran xaréu nel pueblu. Les dos caballeríes escaparon al galope camín alantre y fueron dar a un eiru de maíz del pueblu vecín, onde comieron a discreición hasta fartase bien. Mentanto, yo recibía una bona riña na mio casa, pues tenía prohibío acompañar al vecín a llevar los burros al agua. Cola ropa apegada al cuerpu y temblando de fríu, mio ma apurábase a dicime: «Anda, que güei foi bona, garrarías una pulmonía ya pa enriba los burros desapaecieron». Y nun paraba de reñeme por desobediente. L’amu de los burros y otros vecinos, ente ellos mio pá, tuvieron media nueche buscándolos a ver ónde fueran a parar. Dende aquel día tenía que conformame con sentilos rinchar ya velos «ganar la cebada» cuando volvíen d’apagar la sede. Pero eso sólo por un tiempu, porque nun dexé de dir dalguna qu’otra vez a escondíes a «llevar el burricu al agua» con Adelu. N’otres cuantes ocasiones caí d’aquel burricu falsu, pero gayasperu, que tanto me prestaba y del que guardo un recuerdu mui especial.

Na mio casa había naquel entós un machu, tamién enforma bisueñu, pero que como-y sabíen les zunes que tenía, mio pá y mio ma yeren quien a dominalu y podíen utilizalu como animal de carga, y tamién pa dir a la villa a mercar. Yera naquel entós el mediu de tresporte más xeneralizáu. Tengo bien nidio na memoria aquellos viaxes a la villa de L.luarca, a caballu del machu, con mio ma. Ella sentada n’albarda y yo na piquera. Cuando llegábemos a L.luarca, el machu dexábemoslu nel ferrador, o nel ríu, nel llugar nomáu La Feria. Na parede había unes argolles de fierro pa poder atalu. Nun se m’escaez aquel día que cuando mio ma lu foi a buscar, lu atopó sufriendo muncho, porque dalgún sinvergüenza-y cortara’l rabu a rayente hasta facelu sangrar, quiciabes p’aprovechar les sedes. El machu rinchaba y taba mui nerviosu. Mio ma disgustóse muncho.

Después d’esti machu tuviemos una mula, nomada «Fabiola», que tuvo la probe mal final. Un día foise a vueltes hasta’l ríu porque la carga de yerba que llevaba, torcióse-y pa debaxo la barriga y fíxola perder l’equilibriu. N’aldea perder un animal yera una desgracia, non sólo polo que costaba llegar a otru, sinón porque pue dicise que formen parte de la familia y, emocionalmente, suponía un gran disgustu.

Yo tamién conocí a «Cuco», l’últimu burru (caballu) qu’hubo na mio casa. «Cuco» yera mui dócil y ayudó muncho a trabayar. Tamién los mios fíos disfrutaron d’él dándo-y dalguna qu’otra galopiada y llevándolu al agua, de xemes en cuando, nes llargues temporaes que pasaben de nenos en La Degol.lada. Vendiéronlu los mios pas con muncha pena cuando yá nun lu podíen atender. «Cuco» foi l’últimu animal de llabor qu’hubo naquella casa. Güei nun vienen nin tan siquiera les andolines a facer el ñeru a la corte onde había tantu bulliciu n’otros tiempos non mui llonxanos, porque, poco a poco, como otres munches cases d’aldea, acabóse ellí l’actividá rural. «Cuco» marchó per La Estrechina colos güeyos tristes, y na mio casa les llárimes anagaben los güeyos y el corazón de los mios pas. Llárimes que simbolicen la tenrura y el cariñu que se-yos tien a los animales colos que se comparte na casería tantos momentos de la vida.

Agora vuelven los caballos a l’aldea, pa montalos por gustu cuando’l tiempu da pa folgar, pa dir pasiar y facer rutes a caballu. Son más bien animales de compañía. Dalgo bien prestoso. Guapos y elegantes, bien cuidaos y tamién viciosos. Los sos dueños, xeneralmente xente mozo, tiénenlos enseñaos pa que seyan obedientes y sumisos. Estos caballos cariñosos ya intelixentes siempre serán amigos del home.

Naquel entornu de La Degol.lada, onde yo disfrutaba col pollín y les sos galopiaes, hai agora una guapa yegua blanca, la de Fran. Llámase «Bambi», paz tranquila pelos praos y acércase cariñosa si-y ofreces un cachu pan. Y nel pueblu d’enfrente, Busecu, críense en llibertá, allá pelos montes de Capiel.lamartín y alredores, una bona manada d’asturcones roxos. Los asturcones son propiedá d’una parexa bien moza, David y Ana, que determinaron poblar aquella sierra con estos animales autóctonos. Los llobos, qu’abundan na zona, danse de xemes en cuando dalguna llacuada. Pero lo más importante ye que nun merme la ilusión de la mocedá pola querencia d’estos animales que siempre tuvieron averaos a la xente de l’aldea.

Yo dexé l’aldea va tiempu, pero a ella xúneme un filu invisible y tengo ellí parte del mio corazón y munchos de los mios recuerdos. Por eso vuelvo siempre que puedo. Sirvan estes llinies pa facer un homenax al burru, al caballu, a la mula, al machu y en particular a Cuco, l’últimu burru de la mio casa.

3 Respuestas a “Animales de casa:el burru”

  1. maria del pilar alvarez Escribió:

    Esther,en muchos de estas, vivencias me veo reflejada ¡que memoria’,,me sirvio de terapia pues mucho me rei sola y hacia planes para leerlo a un grupo,ya siento,,,grandes añoranzas si me escuchan………….Nuestro burro se llamaba PERICO ,tamaño mediano negro ,muy agil,para llegar de ARNAO aqui en muy poco tiempo ,siempre queria ser el 1 en la carretera ,surtia de carbon,de la real compañia tambien de los viveres necesarios,del economato ¡,tenia aquel mostrador de gruesa madera’,etc————

  2. amalia Escribió:

    y no te acuerdas esther, querida prima, de la mula y la borrica de los tus tios de casa´l rondiecho, ramón y rosario? creo que no se te habrán olvidado los viajes a luarca cuando tu prima e íntima amiga Pilar iba a caballo del burro y tu tia, de la mula. Viajes inolvidables y aquel viaje peregrinacion al SANTUARIO DE villaoril las dos a caballo de la borrica de casa´l rondiecho. A mi, por ser mas joven, ya me pillaron menos, pero en el recuerdo lejano, quedan……..

  3. Esther Escribió:

    Claro que m’alcuerdo de la burrica del Rondiel.lu, ¡cómo nun me voi alcordar! Sobre too, como bien dices, daquel día cuando cruzamos por Panondres hastala Polavieya, pa dir a la casa onde nació la bisabuela Juana.Díbamos «de sopas» a la fiesta de San Bartolo, toos en caballeríes. Un viaxe en burru de lo más accidentáu pues la burrica debió tirar a Pili como tres o cuatro veces. Obra nos rimos. Menos mal qu’en ninguna caída se llegó a mancar. A Pili tamién-y gustaba andar a caballu d’aquella burrica, pero tienla tiráu abondas veces, toes con suerte. Too estos momentos, como ves, nun ye que se m’olvidaran, lo que pasa qu’escribo, escribo y llega un momentu que l’espaciu nun da pa más y dalgo siempre queda pa outra vez. De lo que nun m’alcuerdo si tú dibas naquella «espedición»…

Escribir comentario