Animales de casa:el burru

admin (29 de septiembre, 2009)

Estherina y Tin col buelu Ricardo y el burru Cuco. La Degol.lada.1982

Estherina y Tin col buelu Ricardo y el burru Cuco. La Degol.lada.1982

Imáxenes de la infancia de una cabalgaúra en víes de desapaecer

N’Asturies, nomamos burros a tou tipu de caballeríes. El caballu, y el burricu o pollín formaron parte, hasta hai bien pocu tiempu, del paisax asturianu; pero agora, pola mor de la motorización y de la entrada de la maquinaria n’aldea, yá se pue prescindir del burru como animal de carga y de llabor, y los pocos que queden son un caprichu de los sos dueños. Práuticamente perdió tola utilidá llaboral.

Pa los que, como yo, de pequeños conocimos esti animal que tanto nos prestaba, y que formaba parte de la nuesa diversión ya ilusión, güei, cuando vemos un burru paciendo nun prau, ye pa nós una estampa que nos trai a la memoria guapes imáxenes de la infancia.

Alcuérdome bien de los mios tiempos d’escolina. Ente les llectures que nos ponía la maestra, la de «Platero y yo», de Juan Ramón Jiménez, gustábame especialmente, porque a «Platero» rellacionábalu guapamente col burru, que pa nós yera tán familiar n’aldea. Esta descripción tan tienra de «Platero» que nos dexó’l nuestru premiu Nobel intensificaba inda más el sentimientu afeutivu que yo tenía polos burros.

D’otra miente la palabra burru tien otres aceiciones más desafortunaes, porque naide quier «ser un burru», nin quier que lu llamen «burru», nin «pollín», nin que lu pongan «a caer d’un burru»? Sicasí, el burru, el caballu, el machu, la mula, son équidos toos ellos que tienen pa los aldeanos un aquel especial.

Na mio casa nun tuviemos nunca un pollín. Anque a mi bien que me gustaría. Mio pá dicía que nun podía tener dos burros, nun-y cabíen na corte y había que mantenelos. Entós nosotros, de neños, enfotábemonos nos del vecín. Había un burricu en Ca’l Xastre (vecinos casi de puerta), y yo montábalu cásique como si fuera de casa. Yera un burricu de color gris, non mui grande, pero que magar el cariñu que yo-y tenía y lo que me prestaba montalu, yera mui falsu y tiróme unes cuantes veces. Nada grave y entós repetía y dába-y un paséu cada vez que me dexaben.

Un día, a la escurecida, cuando nos disponíemos a llevalos al agua, a la Fonte’l Regueiru, como yera davezu, yo diba a caballu del burricu, que taba abondo viciosu, porque taba bien manteníu y poco trabayáu y Adelu, el vecín, a caballu del so machu, que tamién-y gustaba galopiar. Asina, con esti cuadru tan prestosu, empobinábamonos engayolaos camín de la fonte. Aquella fonte onde mora una encanta que guarda un tesoru escondíu nel prau del Furacón. Siempre que díbemos a aquel llugar d’agua y tesoros, díbemos cola cuenta de ver la encanta. Pero aquel día tampoco la vimos. Aquel día, el burricu taba alteriáu y salió al trote. Garró gran velocidá per aquel camín enllenu de piedres y de furacos. Yo tambaliábame enriba l’animal, que como yera dalgo atravesáu, en vez de dir pel camín drechu, foise per un carreiru peligrosu que pasaba a cierta altura del pozu onde taba’l bebederu. Enfotáu n’apagar la sede darréu, el pollín dio un saltu y yo caí al pozu, ante l’espantu del animal, que pegó la vuelta escopetáu… El mio vecín, que diba detrás, asustáu pol estruendu qu’amañamos el burricu y yo al caer al agua, soltó’l machu y foi nel mio auxiliu. Yo tampoco podía disimular el sustu y suspiraba, cola ropa pingando, sobre too pensando na que m’esperaba en casa.

Armóse un gran xaréu nel pueblu. Les dos caballeríes escaparon al galope camín alantre y fueron dar a un eiru de maíz del pueblu vecín, onde comieron a discreición hasta fartase bien. Mentanto, yo recibía una bona riña na mio casa, pues tenía prohibío acompañar al vecín a llevar los burros al agua. Cola ropa apegada al cuerpu y temblando de fríu, mio ma apurábase a dicime: «Anda, que güei foi bona, garrarías una pulmonía ya pa enriba los burros desapaecieron». Y nun paraba de reñeme por desobediente. L’amu de los burros y otros vecinos, ente ellos mio pá, tuvieron media nueche buscándolos a ver ónde fueran a parar. Dende aquel día tenía que conformame con sentilos rinchar ya velos «ganar la cebada» cuando volvíen d’apagar la sede. Pero eso sólo por un tiempu, porque nun dexé de dir dalguna qu’otra vez a escondíes a «llevar el burricu al agua» con Adelu. N’otres cuantes ocasiones caí d’aquel burricu falsu, pero gayasperu, que tanto me prestaba y del que guardo un recuerdu mui especial.

Na mio casa había naquel entós un machu, tamién enforma bisueñu, pero que como-y sabíen les zunes que tenía, mio pá y mio ma yeren quien a dominalu y podíen utilizalu como animal de carga, y tamién pa dir a la villa a mercar. Yera naquel entós el mediu de tresporte más xeneralizáu. Tengo bien nidio na memoria aquellos viaxes a la villa de L.luarca, a caballu del machu, con mio ma. Ella sentada n’albarda y yo na piquera. Cuando llegábemos a L.luarca, el machu dexábemoslu nel ferrador, o nel ríu, nel llugar nomáu La Feria. Na parede había unes argolles de fierro pa poder atalu. Nun se m’escaez aquel día que cuando mio ma lu foi a buscar, lu atopó sufriendo muncho, porque dalgún sinvergüenza-y cortara’l rabu a rayente hasta facelu sangrar, quiciabes p’aprovechar les sedes. El machu rinchaba y taba mui nerviosu. Mio ma disgustóse muncho.

Después d’esti machu tuviemos una mula, nomada «Fabiola», que tuvo la probe mal final. Un día foise a vueltes hasta’l ríu porque la carga de yerba que llevaba, torcióse-y pa debaxo la barriga y fíxola perder l’equilibriu. N’aldea perder un animal yera una desgracia, non sólo polo que costaba llegar a otru, sinón porque pue dicise que formen parte de la familia y, emocionalmente, suponía un gran disgustu.

Yo tamién conocí a «Cuco», l’últimu burru (caballu) qu’hubo na mio casa. «Cuco» yera mui dócil y ayudó muncho a trabayar. Tamién los mios fíos disfrutaron d’él dándo-y dalguna qu’otra galopiada y llevándolu al agua, de xemes en cuando, nes llargues temporaes que pasaben de nenos en La Degol.lada. Vendiéronlu los mios pas con muncha pena cuando yá nun lu podíen atender. «Cuco» foi l’últimu animal de llabor qu’hubo naquella casa. Güei nun vienen nin tan siquiera les andolines a facer el ñeru a la corte onde había tantu bulliciu n’otros tiempos non mui llonxanos, porque, poco a poco, como otres munches cases d’aldea, acabóse ellí l’actividá rural. «Cuco» marchó per La Estrechina colos güeyos tristes, y na mio casa les llárimes anagaben los güeyos y el corazón de los mios pas. Llárimes que simbolicen la tenrura y el cariñu que se-yos tien a los animales colos que se comparte na casería tantos momentos de la vida.

Agora vuelven los caballos a l’aldea, pa montalos por gustu cuando’l tiempu da pa folgar, pa dir pasiar y facer rutes a caballu. Son más bien animales de compañía. Dalgo bien prestoso. Guapos y elegantes, bien cuidaos y tamién viciosos. Los sos dueños, xeneralmente xente mozo, tiénenlos enseñaos pa que seyan obedientes y sumisos. Estos caballos cariñosos ya intelixentes siempre serán amigos del home.

Naquel entornu de La Degol.lada, onde yo disfrutaba col pollín y les sos galopiaes, hai agora una guapa yegua blanca, la de Fran. Llámase «Bambi», paz tranquila pelos praos y acércase cariñosa si-y ofreces un cachu pan. Y nel pueblu d’enfrente, Busecu, críense en llibertá, allá pelos montes de Capiel.lamartín y alredores, una bona manada d’asturcones roxos. Los asturcones son propiedá d’una parexa bien moza, David y Ana, que determinaron poblar aquella sierra con estos animales autóctonos. Los llobos, qu’abundan na zona, danse de xemes en cuando dalguna llacuada. Pero lo más importante ye que nun merme la ilusión de la mocedá pola querencia d’estos animales que siempre tuvieron averaos a la xente de l’aldea.

Yo dexé l’aldea va tiempu, pero a ella xúneme un filu invisible y tengo ellí parte del mio corazón y munchos de los mios recuerdos. Por eso vuelvo siempre que puedo. Sirvan estes llinies pa facer un homenax al burru, al caballu, a la mula, al machu y en particular a Cuco, l’últimu burru de la mio casa.

¿Quién nos educa?

admin (18 de septiembre, 2009)

Telebasura, cine, internet…potentes educadores na nuesa sociedá.

Encomienza un nuevu cursu escolar y con él repítense munchos de los problemes que en vez de solucionase van medrando cada añu. La falta d’esfuerzu de los escolinos, la violencia y otros monstruos tán presentes nos centros educativos. Los que tuviemos la suerte de tratar con escolinos, fuimos viendo con tristeza cómo diban cambiando les xeneraciones. Quiciabes, porque’l pasu y el pesu de los años tamién nos fan ver el mundu de distinta manera. Pero estos problemes nun afeuten solo al nuesu país. El presidente Obama, xoven, col méritu del esfuerzu personal nel so currículum, pide a los estudiantes norteamericanos “esfuerzu personal” ante’l comienzu del cursu escolar. Obama ye claro al respeutu y él púnxose como exemplu d’esfuerzu y superación p’algamar l’ésitu. Pero, dalgo que ye tan evidente mereció-y al presidente abondes crítiques polítiques. Sin embargu, son munches les voces de dixebraos sectores del mundu educativu que dende hai años piden con insistencia l’esfuerzu del alumnáu. El profesoráu sufre, per un llau, los problemes nel aula y per otru, munches veces, la falta de comprensión de los pas, y la presión de l’alministración pa que’l porcentax de suspensos mengüe.
Pas y profesores enfréntense a la difícil tarea d’educar, güei más difícil que nunca, pues tenemos rivales educadores que caltrien con muncha fuerza na población escolar. La tele, con una programación enllena de basura a cualquier hora del día y de la nueche, internet, les películes de videu, agora DVD, van conformando la formación de les persones, non solo de neños y adolescentes, tamién de los adultos. Poco espaciu dexen estos medios a los pas y a los maestros. El cine y la tele preséntennos un mundu irreal que los neños acaben asumiendo como normal. Les películes, vistes de forma indiscriminada, cambien en nós la manera de percibir el mundu. “Nun hai nenguna estaya del arte que pueda competir güei col cine. Arte masivu, potente instrumentu d’ educación, dador d’estereotipos, educador sentimental…” dicía la filósofa Amelia Valcárcel nuna brillante ponencia pronunciada’l pasáu sábadu nos “IV Alcuentros de muyeres n’Allande”. Arte que tol mundu conoz y consume. Y, na mayoría de los casos, ensin tar preparáu pa ello. Naide nos enseña a ver cine, y nes películes danse tolos estereotipos que llueu se reproducen na sociedá. Naide educa a los neños pa “mirar” una película con güeyos críticos y deprendiendo a esmigayar el tresfondu de lo que nelles nos quieren amosar y tresmitir. Ye mui fácil culpar a pas y a maestros, pero ye mui difícil lluchar contra estos potentes “educadores”. Tenemos que cuntar pa ello cola implicación y actuación urxente d’otros sectores sociales y amestar delles materies al currículum escolar que-yos sirvan a los neños pa deprender a vivir nesta sociedá tán “contaminada”.

Categoría: General Comentarios Comentarios (0)

Saludos non recomendaos

admin (3 de septiembre, 2009)

Los espertos en medicina alviértennos del peligru del besu y otres formes de saludu
El saludu ye ún de los rituales más importantes pa entamar la comunicación ente les persones. Anque la forma de saludar nes distintes cultures ye mui variada, na nuesa cultura, na que’l contautu físicu ye mui importante, dar la mano o dar un besu son les formes más habituales pa demostrar afeutu. Pero agora, pola mor del gripe que nos amaga, vamos tener que miranos muncho y saludar simplemente con un «hola», a secas, y «guardar les distancies», según les recomendaciones de los espertos en medicina que nos alvierten de que nin siquiera debiéremos danos la mano. Una forma de saludar que yá yera habitual ente los griegos y los romanos. Tamién l’actu d’estrechar la mano foi y ye xestu pa sellar tratos y alcuerdos. Va ser difícil pa nós cambiar estos vezos ancestrales.

El besu ye una forma de demostrar afeutu dende mui antiguu, y ye güei una forma de saludu mui estendida en distintes cultures del mundu. D’otra miente, tien amás connotaciones sexuales y dende hai unes décades, na nuesa cultura perdiera tolos tabús que lu arrodiaben, pero, agora, vuelve a recuperar el so encantu de «prohibíu».

Fixímonos derrochones de too, hasta de besos, y la crisis tamién llegó al besuquéu. Vamos tener que dosificar, tener cierto reparu a la hora de repartir besos.

De toles maneres, si observamos un poco, entovía güei tenemos bien cercanos grupos culturales nos que los besos escaseaben. N’aldea nun taba bien visto’l besu como saludu, los besos nun se reparten como n’otres cultures más urbanes. Si acasu dábase la mano, pero un besu yera (ye) dalgo reserváu pa momentos «más íntimos». Casique nun se daben nin a los fíos. Quiciabes pola mor de tantes ocupaciones y tantu trabayu o quiciabes por afitar el respetu y la distancia xeneracional.

Nes últimes décades, al quitase la censura nes películes y otros eventos, presenciamos besos nel cine y na tele, besos llargos, babosos, enllordiaos, de torniellu? Besos que puen casi afogar a los protagonistes. Y too se copia y se contaxa, hasta la forma de besar, pero agora el peligru de contaxu ye’l gripe nuevu, gripe gochizu qu’amás de la gafez y el mieu a sufrilu, va privanos del placer del besu. Quiciabes se retraiga la xente a la hora de saludar con un besu, pero nun se sabe qu’inventarán pa qu’estos besazos onde s’intercambia’l cuspe y otros fluxos, nun seyan tresmisores del gripe los gochos, más científicamente nomáu gripe A, o HINI.

Tendremos tamién qu’escaecenos por un tiempu de les canciones nes que’l besu ye’l protagonista. Sería una provocación agora andar cantando «Bésame, bésame muncho», «La española cuando besa?» o tantes otres. Ta visto que tolo bono acaba siendo prohibío.

Categoría: General Comentarios Comentarios (2)

Que nun topemos aguafiestes

admin (1 de septiembre, 2009)

El que nun sepa diverstise a lo grande, eso que se pierde
Esti añu vamos a tener suerte. Según les predicciones meteorolóxiques, el Día del Santu Patrón d’Avilés vamos tener bon tiempu. Cuando escribo estes llinies paez que nun hai amagu de que se nos “agüe la fiesta”, más bien diríemos, “aguase les fiestes”, pues tuviemos quince díes de nutrida programación festiva. La Villa, bien llamada pol poeta “l’Atenas d’ Asturies”, ufiértanos un nutríu programa d’actos festivos, culturales, deportivos y lúdicos qu’han contentar a tou tipu de públicu. Conciertos, verbenes, teatru, festivales, deportes, faen disfrutar a los de casa, y tamién a los visitantes, que son munchos. Hai pa tolos gustos, pa que tol mundu se pueda divertir. Nunca meyor qu’en tiempos de crisis hemos aprovechar esti tiempu festivu pa evadinos y pasalo bien. La fiesta alimenta l’espíritu y anuévanos la mente.
Muncho cambiaron les coses dende hai unes décades. Por poner dalgunos exemplos, la fiesta siempre yera día d’estrena de vistíu, sobre too pa la mocedá. Anque esta estrena festiva pue entendese en sentíu más ampliu, estrena nel baille, tresnochar un poco más y si cuadraba, estrena “n’otres coses”. Agora, no tocante a la ropa, como tenemos los armarios enllenos de trapos, el vistíu pa estrenar na fiesta perdió tol aquel. Más bien nun sabemos qué poner, y si falamos de la mocedá, pónense cualquier atuendu, cómodu pa la ocasión. Los gustos y los vezos cambiaron, unos pa meyor y otros pa peor. Estrenar ya nun nos fai ilusión. Y la mocedá estrena, y estrénase cuando-ys apetez.
Si nos detenemos nes comíes festives, nun sé si aquello de “dir de fabes”, a comer a casa de la familia, tamién se ta perdiendo. Eso de cocinar dos o tres díes pa la fiesta ta pasando a la historia. Más bien se punxo de moda dir a comer fuera de casa, a restaurantes cuanto más “pijos” meyor, onde nos ponen un cagaratu nel platu y nos cobren un güeyu de la cara. Anque podemos afirmar que n’Avilés entovía hai munchos llugares onde se pue comer bien, comida tradicional y abondante. Claro que tampoco se trata de garrar demasiaes fartures, pola mor de que’l tema de la gordura, el colesterol, la hipertensión y otres gafures impídennos comer como nos prestaría. Pero nun podemos escaecer que la fiesta ye tiempu d’escesos, y diz el refrán que, “una vez al añu nun fai dañu”. Asina. que digo yo, que nun vamos tar de fartura los quince díes de fiestes que n’Avilés nos ufierta’l programa, pero dalgún de los díes podremos fartucanos como manda la tradición.
Otra de les coses que cambió enforma foi’l baille de fiesta. Casique naide bailla. Toos miren. Son fiestes de mirones. En tolos llaos topamos tropeles de xente mirando embabiecaos pa les orquestones, que cuesten millonaes, casi toes con grandes atracciones, nes que nun falten moces que con pocos trapos enriba’l cuerpu ximiélguense y baillen a lo lloco pa los mirones, que les devoren colos güeyos bien regallaos. Nun son bailles participativos, son más bien pasivos. Dannos too fecho, y amás, eso va colos tiempos.
. Enantes tábemos deseando de que llegara una fiesta pa baillar hasta “caer de culu”, pero agora, los que baillábamos fai unes décades, que yá vamos bien entraos n’años, con dos o tres pieces pa nun perder la tradición ya tamos cumplíos y cansaos. Orquesta nel Parche o na Exposición, y pasa la mocedá en filera y en grupos pa llugares escondíos y apartaos de la bulla festiva, cargaos como burros de bolses de plásticu, con llitros y llitros d’alcohol. Van ellí onde tean solos, namás cola compañía de la botella. Botellones per uquier, non sólo en San Agustín sinón en toles fiestes d’Asturies. Beben hasta que s’enmoñen y siguen bebiendo tola nueche. Vuelven pa casa cola gran talanquera, métense na cama y eso ye la fiesta pa ellos. Eso sí, agüen la fiesta de los pas y los güelos que tienen que soportar la escena, amás de andar por casa callandino pa nun espertar a “l’alcohol” que duerme la pabana borracheril. Esta ye la parte negra de les fiestes. Ye una pena qu’una bona parte de la mocedá pase de los actos festivos y aproveche les fiestes como pretestu pa facer un día y otru día botellón. Dalgo mui importante ta fallando nesta sociedá pa que la mocedá s’aparte de tala manera, pa que s’alimente con alcohol aumentando asina esti abismu xeneracional que naide llega a comprender.
Y p’acabar esti artículu, préstame recordavos que la fiesta pue aguase por munchos motivos. Amás del agua caída del cielu y otros motivos yá citaos, los nomaos “aguafiestes” atópense per uquier y hai que fuxir d’ellos pa que nos dexen disfrutar d’estos díes festivos, sin estrena que nun nos fai falta, pero con comida festiva, con bailles, atracciones y demás actividaes prestoses que nos ufierta’l programa. Y el que nun sepa divertise a lo grande, eso que se pierde.

https://blogs.lne.es/esthergarcia/

Categoría: General Comentarios Comentarios (0)