Asturina, pequeñina y galana

admin (21 de agosto, 2009)

Tímidu emplegu de la bandera d’Asturies
N’Asturies tenemos una perguapa bandera. La primera noticia concreta sobre l’emplegu d’una bandera que distinga a les fuerces asturianes en representación del so Principáu, ye del añu 1707 (Reglamentu del 28 de febreru). Pero nun ye hasta fai unes décades cuando se regula la bandera del Principáu d’Asturies tal y como güei la conocemos, la bandera histórica cola Cruz de la Victoria en mariellu enriba fondu azul, según s’establez nel nuesu Estatutu d’Autonomía, (1981) artículu 3.1. Too un símbolu mui importante pa los asturianos, amás teniendo en cuenta que la Cruz de la Victoria que lleva inxertada ye escudu qu’identifica a Asturies dende la época de Pelayo.
Los asturianos somos mui echaos p’alantre, sobre too cuando salimos d’Asturies. Cuando nos alcontramos lloñe de la tierrina y oyemos la gaita arízansenos los pelos de tol cuerpu y seique hasta echamos una llárima, y espresamos otres munches muestres de señardá. Tamién la bandera asturiana ondea fuera d’Asturies en toles competiciones deportives, ciclismu, Formula, 1, fútbol y otros grandes concentraciones, nes que glayamos al altu la lleva, ximelgando l’Asturina, esparciendo asturianía per tolos costazos, como debe ser. Pero nós, que, per una llau, somos mui “grandones”, per otru llau tenemos asumíu que somos “pequeñinos y galanos”. Esi diminutivu tan cariñosu que tenemos pa la nuesa Virxe de Cuadonga “ye pequeñina y galana”, como diz el cantar, n’Asturies pue aplicase a munches más coses, pero non col cariñu y amor que-y lu aplicamos a la nuesa Virxe, sinón qu’en delles ocasiones faise con esi sentíu d’inferioridá que siempre nos acompaña.Y dígolo porque-y afeuta hasta a la nuesa bandera, qu’en munchos llugares tamién ye “pequeñina y galana”, pues paez que nun tuviere categoría pa poder llucila nos balcones, ventanes y corredores, cola mesma dignidá que la bandera española. (Nun falo d’actos oficiales. Faltaría más…).
Tolos años cuando llega’l branu y con él les fiestes en tolos pueblos, suelen sacase les banderes p’adornar les cases y como seña d’identidá. Pero en munchos llugares d’Asturies, la bandera asturiana casique ye raro vela llucir en tol so esplendor. Por exemplu, en L.luarca, nes pasaes fiestes de la Virxe del Rosario, patrona de los marineros, la bandera española adornaba los balcones, pero l’asturiana, “pequeñina y galana” ella, ¡nun tuvo l’honor! Namás, en dalguna casa, a mou d’escudu, en mediu de la roxa y gualda, asomaba l’Asturina los sos güeyos, tímidamente. Como si nun tuviere categoría pa colgala nos ventanares.
Si n’Asturies tenemos bandera, nun debiera haber nenguna razón pa facela de menos. Debería ser pa nós un arguyu que lluciera en fiestes polo menos cola mesma dignidá que la española.
Pero somos asina de probetones, mientres unos s’envuelven na bandera asturiana p’amosar la so asturianía, otros enfótense en que seya “pequeñina y galana”, y que tea arrequexada como otres munches coses n’Asturies. Asina nos lluz el pelo.

Categoría: General Comentarios Comentarios (2)

Morenu peligrosu

admin (7 de agosto, 2009)

Tostase la piel ensin tientu, pue tener graves consecuencies pa la salú.
Llucir un cuerpu morenu de pies a cabeza foi una imposición de la moda dende fai unes décades. Eso sí, un morenu distintu del que s’algamaba trabayando al aire llibre; un morenu que siempre estremó a los aldeanos de la xente de la ciudá. Éstos col pelleyu más blanco y más nieto que los llabradores, negros ya escueiraos pola mor de tener que trabayar al escachón del Sol pa realizar los duros llabores del campu. Daquella, n’aldea, sobre too les moces tapábense con pañuelos y sombreros, mangues llargues y manguitos pa que’l Sol nun –yos viere la cara y nun dexare la marca na so piel. La moda yera tener el pelleyu blanco.
Pero’l negociu del turismu, modelos, artistes y la publicidá, que llega hasta los requexos más escondíos, encomenzaron a poner de moda la color prietu. Cuerpu morenu dende la cabeza hasta les uñes de los pies. Al rodiu d’esta moda fueron inventándose tou tipu de potingues pa estimular la melanina y acelerar el procesu del morenu. Les playes enllenáronse de xente estumbarrada al sol. Traxes de bañu cada vez más pequeños, triquinis, biquinis, monoquinis, “fardagüevos” pa los homes y playes nudistes pa los más atrevíos, pa que nun quede nin un puntu blancu nel cuerpu.
Y como siempre queremos más, llegaron darréu les llámpares de rayos UVA, como elementu pa ponese moru nunes cuantes sesiones. Cares, pero ensin nubes, y amás permiten llucir color prietu de branu ya d’iviernu. Dalgunos, tol añu prietos como tizones. La moda esclavízanos. Ensin danos cuenta, esíxenos abondos sacrificios, inclusive xugar peligrosamente cola salú. Tostámonos naquella caxona, como la d’un muertu, pero eso sí, con efeutos muncho más rápidos que los del Sol. Nunos díes, el pelleyu moro, igual que si tuviéremos de vacaciones en cualquier “tostaderu” de los que tanto abunden peles playes d’otres costes onde’l sol ta aseguráu.
Pero como tolos escesos son malos, investigaciones científiques alértennos dende hai tiempu de que’l sol tomáu n’escesu, amás de ponenos morenos, pue producinos graves malures na piel. Y los últimos estudios preséntennos estes llámpares de rayos UVA como peligroses pa la salú y posibles causantes del cáncer de piel. Sicasí esto tien fácil solución: non usales. Anque igual pa dalgunos ye difícil. Tanto como nos falen d’adicciones, seique’l “el morenu” tamién pue crear adicción.
Cuadra bien equí la sabia frase “el que xuega con fueu, quémase”. De xuru, que’l vezu de dir tostase a “la llámpara” va dir desaniciándose. Agora la xente miraráse un poco más y polo menos espaciará’l so usu.
Nada, nun hai corazón que descanse. Lo que ye bono un día, al siguiente ye malo pa nós. Y güei enterémonos de contino de toles gafures que nos amaguen per uquier. Nun nos dexen vivir tranquilos.

Categoría: General Comentarios Comentarios (1)