Sangre y muerte nos Sanfermines

admin (28 de julio, 2009)

Cuando les tradiciones reten a la muerte bien tarien desaniciaes.
Cuando les tradiciones reten a la muerte, bien taríen desaniciaes. Dicen los espertos en vampiroloxía que n’España hai más de 500 «vampiros nacíos» (non lliterarios). Dempués de sentir esta tertulia sobre vampiros a les dos de la mañana, casique nun podía dormir. Quiciabes porque tamos, en ciertu mou, sensibilizaos con histories macabres qu’oyemos a diario nos medios de comunicación. Ta visto que too ye posible. Cada vez una entérase de más coses rares, y voi cayendo na cuenta de que lo que yá paez esceicional ye ser «normal» nesti mundu de bichos raros qu’anden sueltos per uquier. Ente nós hai exemplares de tou tipu, vampiros de sangre y d’enerxía, estraterrestres que cualquier día llévennos hasta Marte o hasta la Lluna, bruxes y bruxos, lladrones d’altor, timadores, trafulleros, terroristes, maltratadores, violadores y too tipu de diaños que conviven con nós. Namás fai falta mirar unos minutos dalgunos canales de televisión y darréu nos ponemos al corriente de toles gafeces que nos amaguen.

Volviendo a los vampiros que paez que caleyen ente nós con apariencia de «normales», seique tarán encantaos de ver tantes escenes sangrientes na tele. Estos díes d’atrás los Sanfermines regaron les calles de sangre. Un muertu, venti cornaes, milenta revolcones, cien rotures de miembros… Da lo mesmo les cifres. Los Sanfermines son unes fiestes tan afitaes ente’l públicu, que ye como si yá se considerase normal tolo que pase. Nesti eventu, de riesgu, por mui guapu que nos lo pinten, la sangre tiñe les calles de roxu y fainos escalafrianos. La muerte va de collacia colos participantes y darréu dexa sentir la so presencia. Sangre fresco en direutu. Sangre de los mozos que cuerren allocaos delantre de los toros engafentaos. Accidentes y muertos provocaos, y hasta xustificaos pol placer de disfrutar d’emociones fuertes. Conseyos y midíes de seguridá. Pero’l riesgu en sí ye lo qu’anima y alloquez a tolos que cuerren, al debalu, delantre los toros, inda sabiendo que la carrera pue tener fatales consecuencies. Y asina, ensin reparu, na televisión amuésennos les escenes más dures, recreándose col morbu, nesta fiesta qu’abre la puerta a la muerte. La muerte en primer planu, ente’l recuentu de firíos, corniaos, pisaos y demás. Y ¡que siga la fiesta! Cola mayor naturalidá. El que pagó cola suya, mala suerte. Pal añu que vien más toros a la calle y miles de mozos, y non tan mozos, correrán alloquecíos delantre’l toru. Histeria coleutiva, alimentada con alcohol, sueñu y euforia. Los presentadores de televisión siguirán xustificando la muerte y amosándonos a cámara lenta les imáxenes más tráxiques.

Y dexando aparte la lleenda de los vampiros, cola qu’encomienzo’l testu. Ye preocupante que nos mostremos impasibles ante socesos de tal calter. Cuando les tradiciones reten a la muerte bien taríen desaniciaes.

Aprovecho pa felicitar al Ayuntamientu de Castrillón por declaranos conceyu antitaurinu.

Categoría: General Comentarios Comentarios (0)

Pregón Día de Castrillón 2009.

admin (9 de julio, 2009)

Por Mª Esther García López

Sra. Alcaldesa de Castrillón. Sres. Conceyales, autoridaes equí presentes,
Asociaciones que nos acompañen, músicos, almiradores. Amigos y amigues, folixeros toos. Bonos díes. Encomienzo deseándovos bon día de fiesta.
Cuando la conceyalía de Festeyos me pidió que fuera pregonera nesti día de Castrillón aceuté con munchu gustu. Ye para mi un honor. Ónde meyor qu’en casa pa poder dicivos lo que siente’l mio corazón. Yo nun nací en Castrillón, pero llevo equí viviendo casique la metá de la mio vida polo que yá me considero de casa como se suel dicir.
Y cuádrenme mui bien equí unes pallabres de nuestru ilustre Jovellanos:
“Hay muchas gentes
que son siempre forasteras
en su propio país,
porque nunca se aplicaron
en conocerle”
Yo nun me sentí forastera en Castrillón. Y de xuru que nun lu conozo como daquién que naciera nesti guapu conceyu, pero de lo que sí doi fe, ye del mio interés por conocer esti terrén y caleyar polos sos caminos. Por eso quixera dicivos unes pallabres familiares, porque siéntome parte d’esta familia, unes palabres de bienvenida a esta gran romería na que celebramos el “Día de Castrillón” nestes fiestes que tantu puxu garraron nes últimes décades. Y nun podía ser menos, porque a los castrrilloniegos nun nos falta nada pa poder organizar un eventu festivu d’esti calter. Namás nos falta’l tiempu, que tuvo amagando dende ayeri a echar agua y temíemos que nos aguara la fiesta. N’Asturies hai que cuntar con ello, llueve güei y mañana tamién. . Yo pienso qu’esti añu hai qu’echáis la culpa a los del Alborcer, que precavíos ellos, tuvieron la feliz idea de regalanos un paragües, y mira per ónde, casique vamos estrenalu. Pal añu que vien queremos una sombriya pal Sol. A ver si asina garantizamos la so presencia.
Como vos dicía en Castrillón nun nos falta de nada pa cualquier eventu que queramos organizar. Una plaza grandiosa, pa tou tipu d’actuaciones esti prau tan guapu, perfumáu co arumes de verdor y güei enllenu de sones de música, chenu d’ enerxía y de maxa. Como bien dicía Pepe Galiana, allá pel añu 1972, “Castrillón ye como’l lloréu, siempre en permanente verdor y brillantez”. Calles anches y espacioses, per onde pasianos y divertinos, siendes costeres, playes, y abondos llugares onde disfrutar d’esti maraviosu conceyu, una esplanada viva que nos ufierta esta rasa costera, non sólo nos díes de fiesta sinón a lo llargo de tol añu.
La palabra fiesta tien pa nós un montón de significaos: allegría, diversión, música, baile, reunión familiar…son evocaciones que fan correr les endorfines pol sangre. Cuando una yá vei entrada n’años, llega una fiesta y trainos a la memoria munchos recuerdos. Dalgunes fiestes grábanse, especialmente, na nuestra memoria. Nestos díes de fiesta, tenemos tamién presentes a los ausentes, que por dalguna razón falten a la cita esti añu. Pa toos ellos un recuerdu especial, de corazón. Y como digo, grábanse los recuerdos que dexaron posu nel baúl de la memoria. “Aquella fiesta na que nos conocimos, la romería, onde nos dimos el primer besu. Too un ceremonial, un besu casi robáu. Y agora, sin embargu, los besos son llargos, bésense nel mediu’l prau, na calle y uquiera. ensin tientu y ensin reparu. El besu perdió la intimidá d’aquellos tiempos no que too taba prohibío. ¡Qué guapo agora poder espresar l’amor con tanta llibertá! Y si hai dalgún contestu qu’afala al amor son estes celebraciones festives, que tenemos que cuidar de que nunca esfrezan. Tenemos que deprender a la mocedá’l valir d’estes fiestes del pueblu y d’estes fiestes de prau, viviéndoles con ilusión y procurando conservar lo tradicional amestao coles anovaciones que nos lleguen colos nuevos tiempos. Poner nes sos manes la responsabilidá de siguir puxando pol pueblu, pol conceyu. Tenemos qu’entrega-yos el testigu, pero ellos tienen que recoyelo y conservalo pa que too siga..Va pa vosotros mocedá de Castrillón. Equí nesti prau un culín de sidra sabe a gloria. Nun fai falta botellón.
Y digo esto, porque dalgunes fiestes la mocedá no les disfruta como antaño. Un poco fartos de tanto divertise, de tanta ufierta d’amoríos, de tantes y tantes sensaciones de tou tipu, ensin torgues pa ná, too se trivializa y nada llama l’atención. Actuaciones de grandes orquestes, atraiciones millonaries y un bayurosu programa d’actividaes, intentando con esfuerzu que toos tengan el so requexu pa poder participar. Eventos culturales y festivos, nos qu’una bona parte de la mocedá participa de soslayu.. El noctambulismu afeutó tamién a les fiestes. Siempre tresnochamos nes verbenes, como vamos dicir que non, toos tenemos bon recuerdu de les grandes verbenes festives, onde los pas llevantaben la mano y nos dexaben hasta les cuatro la mañana. Pero ye que güei en munchos llugares la romería de la tarde muerre y vívese namás la nueche daquella manera. Por eso en Piedrasblancas, que vemos cómo cada añu va garrando más puxu esti Día de Castrillón, con esta prestosa romería, onde rueda de too, tenemos qu’alimentar la folixa y facer lo posible p’ atraer a los más mozos al prau pa que la romería siga añu tras añu, cada vez con más ambiente y con más xente.
A esti cuadru que güei podemos contemplar nel Parque de la Llibertá,, nun-y falta nada pa que seya un cuadru bien completu d’una romería asturiana. Esta romería que naz allá na década de los 80, col nome de la “xira al prau de la fiesta” organizada pola Asociación l’Acebo, cuando les meriendes yeren contaes, pero foi un bon comienzu. y dende aquello nun paró d’enanchar horizontes y enllenase d’elementos festivos. Elementos que podemos alcontrar descritos en cualquier llibru de los nuesos escritores, Palacio Valdés, Fernmín Canella, Casona, Yuppo, el Padre Galo, Villalaín, Aurelio del Llano, Constantino Cabal, Bernardino Guardado y tantos otros… Y el mesmu Jovellanos, que na so carta octava a don Antonio Ponce fai referencia a “las romerías” danzas y otras diversiones d’ Asturies, y manifiesta nella’l so xeniu festivu y el so deséu de que “todos los participantes en las romerías se alegren y se diviertan”.y recomiéndales como “necesarias para el consuelo y desahogo de las gentes del campo”. Y yo amiesto, del campu y de la ciudá, que ye onde la xente ta güei más agobiáu.
Diríamos que güei más que nunca necesitamos “fiesta, que la pide’l cuerpu”, porque tamos toos medio alloriaos, de tantes prieses y d’ ‘escuchar tantes calamidaes nos medios de comunicación. Hasta hai unes décades, enterábemonos de les coses más cercanes, güei enterémonos de lo que pasa en tol mundu. Podemos dicir que tenemos en casa un “gran pueblu” del que sabemos toles intimidaes. Por eso necesitamos estos momentos d’espardimientu, de salir de casa y vivir toos xuntos esti gran dïa de fiesta, Día de Castrillón, colofón d’estes animaes fiestes de Piedrasblancas, que pasaron de ser la “fiesta pequeña”, como se llamaba hasta la década de los 60, a ser la “fiesta grande”. Alboraes, charangues, fueos artificiales en El Vallín, en Campiellu. Grandes nueches de verbena, con tantos artistes y famosos que pasaron por Piedrasblancas, Caballitos pa los neños, nueches de rock pa la mocedá, esposiciones, mercaos, actividaes deportives…Y les gaites per uquier. Too alimentando la folixa qu’añu tres añu miedra sin aparar.
Quiero dais la bienvenida de manera especial a les Asociaciones equí presentes que d’una ou otra manera contribuyen a esparder la nuesa cultura, a fomentar distintes actividaes y sobre too a fomentar la unión y la convivencia ente los sos miembros. Asociación de Vecinos de Santa María del Mar, Asociación Grumar, Asociación d’amigos de Piarnu, Asociación Adesca y que nun me quede nenguna, sois toos bienveníos. Y a esta gran banda que ye la Banda de Gaites de Castrillón, alma d’esta romería, enfotu de l’Asociación L’Alborcer que pasu ente pasu foi formando estos músicos de gaita y tambor. Estos díes estrenen gaites nueves, por eso suenen que da gloria oyelos. Asina nos traxeron a toos tres d’ellos hasta’l prau como si fueran el mesmísimu Flautista d’Hamelin.
La comida de prau que nos ta esperando¡qué rico too!, tortíes, carne empanao, frixuelos, emparedaos, tartes, y pasteles, permití-y me que faiga alusión al arroz ,de lo que xintan los del Alborcer y tamién los de Grumar y los allegaos. ¿L’arroz? ¿L’arroz de l’Alborcer? ¿Qué me dicís? Cada añu un sabor. De xuru qu’inda vos acordaréis del “Arroz borrachu, al oruxu”…Ta perbono dicíen toos, queima’l gorgüelu y déxalu anestesiáu. Otros pensaríen que yera cocina rara d’esa de diseñu.
Y mentanto los cocineros amusgando y escoyonándose de risa, sobre too, el que tracamundió l’agua por oruxu.
-A ver cuando vuelve a tocar arroz al oruxu- entrugáronme güei-.
Sí amigos, qué bien lo pasamos de fiesta. Les fiestes son dalgo estraordinariu na vida cotidiana, ye salir de la monotonía, escapar por un tiempu de les preocupaciones. Xeneralmente señalen una transición, un cambiu nel tiempu, del tiempu que pasa, un enantes y un después, un ritu de pasu.
Güei que tamos tan faltos de reuninos, de falar, de comunicanos. Tamos perdiendo‘l norte y perdiendo les formes. Naide tien tiempu pa dedicá-ylu a los demás, casique nin al meyor amigu. Nun nos va bien, porque cuando nun vamos de compres a Parque Astur, o a Parque Pricncipáu, o al Prica, pues tenemos que dir a no sé ónde o facer que se yo cuánto y ¡nun recibimos! Y avecínensenos tiempos perores. Con esto del espaciu virtual, a non muncho tardar, vamos venos les cares namás por Internet. Asina qu’hemos aprovechar l’allegría d’una fiesta, ocasión privilexada que favorez la convivencia y la comunicación. Dir de folixa siempre que se nos presente la ocasión y si ye en Piedrasblancas, meyor.
Y nun quiero que se m’escaeza da-yos la norabona a los galardonaos esti añu pola Asociación Cultural l’Alborcer,. La Flor del Agua a Luis Fernández Prado (Luis Pintao), incansable collaborador d’esta Asociación. Cuidáu Luis, que quien garra la flor del agua siempre atopa una xana y güei de xuru qu’hai dalguna nesti prau y non siempre son bones. La Gaita d’Oru al Conseyu de Comunidaes Asturianes, equí representáu Por Manolo de la Cera, el so presidente. Pol espardimientu per tol mudu de la Cultura asturiana. Manolo con esi rel.lumu na solapa, dígote lo mesmo, agora cuidáu cola gaita porque les nueves encantes con esto de la crisis andan al oru y “al loru”. Pa entrambos la mio norabona.
Too animao con gaita y folixa, porque la gaita ye pa tocala. Lo que nun s’usa enllénase de teles d’araña. ¿Tais conmigo o non? Y si queréis saber más sobre esti l’asuntu, lleéi la revista de L’Asociación L’Alborcer, que ta bien prestosa pa pasar un ratu entreteníu. “La gaita ye pa tocala”.
Y otru guapu cuadru ye’l que nos espera esta nueche de brillu. La quema de los fueos artificiales, en Campiellu que nos preparen pa disfrutar de la última verbena. Con música pa baillar, nun vamos a tar de mirones, hai que baillar Baillar pa baxar banduyu después de tanta fartura festiva.
Despidirémonos con tristura, pues anque Castrillón ye un conceyu folixeru, y cada fin de selmana podemos disfrutar de fiesta en dalgún llugar del conceyu, la fiesta’l pueblu tien el so aquel y a partir d’esta nueche, como dixi, comienza un nuevu ciclu hasta l’añu que vien.
Pero nun voi chufar sólo la fiesta, porque en Castrillón ufiertamos otres munches coses. Asina que los que tais invitaos toos a venir dacuando a visitanos. Monumentos naturales y arquitectónicos y abondes muestres de güelgues del pasáu, amuésennos tola historia d’esti conceyu milenariu nel qu’en cualquier requexu hai dalgo p’almirar. Un riquísimu patrimoniu históricu y cultural, nel que podemos topar bayura d’elementos propios. Too ello como sofitu d’un conceyu en continuu procesu de modernización, abierto al mundu, como siempre lo foi.
Y nun puedo dexar de citar dalgo tan importante como ye’l Castiellu de Gauzón, agora en procesu d’escavación, onde Iván y Alejandro tamién van d’ayalgueros, a la gueta de tesoros. A ver si atopáis el buei d’oru que lleva tantos años ellí enterráu, (según diz una vieya lleenda). Pero, tanto escavar, nun vos escaezáis qu’ al llau ta’l Caleyón del Cuélebre, y sería peligrosu espertalu dempués de tantos años dormecíu. Agora en serio, lo guapo sería qu’alcontraseis el taller onde se recubrió d’oru y piedres precioses la Cruz de la Victoria, emblema d’Asturies. ¡Casi nada, lo importantes que somos! Y nun ye por chufanos pero tenemos de too. Personalidaes, xente que trabaya pol conceyu, servicios modernizaos, calles semipeatonales pa facer carreres d’obstáculos, los cimientos de la Casa la Cultura… Nun nos falta nada Nin siquiera xente rollera como yo que vos acabo de dexar casi durmiendo con esti pregón.
Quédame felicitar a los organizadores d’esta guapa romería, a tolos que fomentaron la celebración d’esti día de prau, “Día de Castrillón” y desear que cada añu tenga más puxu, hasta enllenar de romeros esti gran prau que ye’l “parque de la llibertá”.
Pasáilo mui bien.
Gracies a toos. Y hasta l’añu que vien. Pero enantes verémonos más veces.
Puxa Castrillón. Puxa Asturies.
6 de Xunetu de 2009

Categoría: General Comentarios Comentarios (3)

Mercar por mercar

admin (9 de julio, 2009)

Dir de rebaxes convirtióse nun entretenimientu más, que nos sabe al bolsu

El mes de xunetu, qu’enantes yera conocíu como «el mes de la yerba», agora ya encomenzamos a conocelu como «el mes de les rebaxes».

Nun hai dulda qu’anque nun haya munches perres, ye más prestoso dir de tiendes, merquemos o non, que dir a facer la yerba seco, un trabayu duru si los hai, que casique podemos dicir que pasó a la historia. Cola llegada de los silos, los ganaderos yá nun tienen que soportar el sol de los llargos díes de xunetu. Ellos tamién puen permitise dir de rebaxes.

Güei nun se concibe’l mes de xunetu ensin los cartelones en tolos comercios: rebaxes, saldos, rebaxes, rebaxes?, pero non solo na ropa, rebaxes na cacharrería, rebaxes en tou tipu d’artículos. Tamos esperando que llegue xunetu pa mercar trapos y otres coses, convencíos de que vamos topar grandes choyos. Sobre too ye la ropa onde más picamos. L’armariu, atacáu de trapos, y nun resistimos la tentación de dir a revolver a les tiendes. De xuru que dalgo atoparemos. Quiciabes non lo que buscamos o lo que necesitamos, pero casi siempre hai dalgo que nos llama l’atención. Dalgo qu’en temporada enxamás compraríemos. Les rebaxes, casi siempre sirven pa mercar dalgo que nun vamos poner. A veces dos o tres talles más grande o más pequeñu, qu’eso tien peor remediu. O mercamos ropa con tares. O mercamos pal iviernu, o pal próximu branu y, llueu, cansaos de ver la ropa tirada pelos armarios, que yá tán atacaos de trapos d’otres temporaes, pasen a formar parte d’esi gran roperu que yá nun sabemos lo que tien almacenáu.

Les rebaxes convirtiéronse en dalgo oficial. Nun m’estrañaría que munchos fabricantes fabriquen ropa pa esta temporada, onde, de xuru que se viende muncho más, col cuentu de que mercamos más baratu. Ye un fenómenu curiosu, la publicidá y la costume créannos necesidaes que les incorporamos a la vida cotidiana como dalgo habitual.

Esti añu pola mor de la crisis, que sirve de pretestu pa casi too, anúnciense rebaxes históriques. Nun sabemos si s’allargarán les penoses coles, sobre too nes tiendes onde too en temporada ta peles nubes, o si pol contrariu la xente se moderará a la hora de comprar. La publicidá anuncia rebaxes ente’l 50 y el 70%, pero les estadístiques (pa too se fan estadístiques) dícennos que nun gastaremos tanto como otros años. Nun hai perres y esto influye en too. Quiciabes el fenómenu de mercar por mercar se vea minimizáu.

Dir de rebaxes convirtióse pa nós nun sé si nun entretenimientu más, pero que nos sabe al bolsu. Esperemos qu’esti añu seyamos sensatos y, sabiendo’l mal momentu qu’atravesamos, nos miremos a la hora de comprar. Polo menos esperar a les segundes, a les terceres o a les quintes rebaxes, porque xunetu lleva’l nome, pero les rebaxes duren hasta setiembre.

Categoría: General Comentarios Comentarios (0)

Fiesta, que la pide’l cuerpu

admin (5 de julio, 2009)

En Castrillón somos folixeros como naide.
Qu’en Castrillón somos folixeros naide lo pondrá en dulda. Tanto na primavera como nel branu tenémos fiestes per uquier y cuando nun hai santu, visítense “otres capiyes”. Pero esto nun ye d’agora, porque casi toles fiestes que se celebren nesti conceyu fanse dende cuantayá y fueron escenariu de munchos díes bonos de diversión y folixa.
La celebración d’una fiesta en sí ye un fenómenu cultural que lleva consigo determinaes costumes que se van afitando a lo llargo’l tiempu. La fiesta camuda’l tiempu y los ritmos de la comunidá que la celebra. Too cambia por unos díes, ye romper cola vida cotidiana, un tiempu distintu, un tiempu máxicu que nos escaez de los problemes y esmoliciones. Na fiesta los escesos son la carauterística fundamental. Escesos na comida, tresnochar, baillar, cantar, beber…Casi too ta permitío…
Nun hai dulda de que tar de fiesta ye mui sanu. Na mio opinión, si perdemos les ganes de dir de fiesta ye que tamos acabaos. Güei, de toles maneres cambiaron muncho les coses. Nun s’espera la fiesta col mesmu enfotu que n’otres époques, cuando nun teníemos tanto onde divertinos. A los neños quiciabes nun –yos faiga muncha ilusión, porque güei tienen de too y nun naguan por nada. Nes fiestes nun atopen casique nada distinto de toles ufiertes lúdiques de les que disfruten tol añu. La mocedá, tienen fiestes tolos fines de selmana, dos o tres díes como mínimu, asina ye que la fiesta’l pueblu ye una disculpa pa tresnochar, echase pela mañana y dormir tol día. Los mozos de la casa que n’otres ocasiones yeren los que más naguaben porque llegare la Fiesta, güei casique-yos ye un inconveniente, porque nun los van dexar dormir a pata suelta como ellos quixeren.Los mayores, sí. Güei por güei son los que más disfrutamos de les fiestes a lo grande. Porque les llevamos dientro. Al fin y al cabu, hasta hai unes décades les fiestes yeren pa la mocedá un de los díes más importantes pa divertise y pasalo bien, momentu pa namorase p’alcontrar mozu o moza. Güei los tiempos cambiaron y l’amor espera a la mocedá en cualquier parte. Ye más fácil namorase y tamién desnamorase.
Pero ye que la fiesta de Piedrasblancas tien dalgo especial que fai que tolos del llugar y los visitantes les vivamos a tope; el llugar, la fecha na que se celebra, los espacios, la xente de Castrillón, hospitalaria como nadie, que recibimos con entusiasmu a los que nos visiten, y otres guapures, fan que seya una fiesta grande y a lo grande en tolos aspeutos que la conformen. Munchos vecinos s’alcuerden cuando en Piedrasblancas se celebraba la “Fiesta pequeña”, porque la “grande” yera la de Samartín, pero les coses cambiaron. Piedrasblancas tresformóse nuna ciudá d’encantu, con muncha xente. El pueblu medró y con esta espansión demográfica medró tamién la fiesta que güei podemos calificala como la “Fiesta grande”, con cuatro díes de folixa repletos d’actividaes de tou tipu y pa tolos públicos. Nun quiero dicir que-y quiten protagonismu a les de Samartín, pues en Castrillón, cada pueblu tien la la so fiesta y los vecinos vívenla con ilusión
Estes xornaes festives son tamién díes d’alcordanza de tiempos pasaos. Nestos díes prestosos nos que recibimos a familiares y amigos en casa, viénensenos a la memoria los momentos vivíos otros años, los momentos más significativos, que convertimos nuna fabulación; una seleición que foi dexando posu nel colador de la memoria. Tamién dedicamos un recuerdu a los ausentes, a los que por distientes circunstancies nun pueden disfrutar d’estos días festivos que nos fortalecen pa tol añu. Pa ellos siempre tenemos un llugar nel nuesu corazón.
Lo peor de les fiestes ye’l día siguiente. Diz el refrán que “naide vei de romería que nun –y pese al otru día”. Y ye bona verdá. Toos emangayaos, cuéstanos volver al ritmo natural, a la rutina diaria. Amás, dempués de les fartures d’estos díes, tenemos que comer de sobres a lo llargo d’una selmana. Abrimos la nevera y ta atacada d’unu y otru. Pónsenos hasta mal cuerpu. Pensar en tener que comer too aquello, bien porque fallaron los invitaos o bien porque somos tan esaxeraos pa facer platos festivos que llueu nun se come nin la mitá. Siguiendo la tradición, toos queremos impresionar a los que vienen “de fabes”, y en cada casa la comida tien que ser la meyor y la más abundante. Los asturianos somos asina. Somo fartones y fartos. El día la fiesta tiramos la casa pela ventana, convertímonos n’esbaldidores. Los cocineros y cocineres, nun saben con qué platos sorprender a los invitaos. Lo meyor ye lo tradicional qu’a tol mundu gusta, ensin metenos en sofisticaciones.
Pero tolo bono s’acaba, y cuando’l llunes, Día de Castrillón, colofón d’estes prestoses fiestes, los fueos artificiales illuminen Piedrasblancas, será seña de que después de la última verbena con la orquesta Tabú y l’actuación del “Sueño de Morfeo”, nosotros tamién marcharemos pa casa, un poco atristayaos pensando que nos queda un añu por delantre, non sin fiestes nin diversión, pero sí un añu nel que sucederán ¡tantes coses! Tendrá que pasar un añu pa que nos volvamos dar cita nestas lucidas fiestas de Piedrasblancas. Asina que disfrutemos estos díes tolo que podamos, de la folixa, y reguemos con unos culinos de sidra l’ambiente festivu, brindemos polos presentes y polos ausentes y toos a divertise. ¡Fiesta que la pide’l cuerpu!

Categoría: General Comentarios Comentarios (0)