Visiones polítiques

admin (24 de junio, 2009)

Na nueche San Xuan, podemos tener visiones innesperaes.
Llegó’l branu, puntual, como tien que ser. Nun quixo robái nengún día a la verde y lluviosa primavera. Esperó sereno p’abrazanos colos rayos de sol, pa calecer l’ambiente anque, per otru llau, l’ambiente yá ta bien “caliente”, lluzca o nun lluzca’l Sol.
Mientres escribo esti artículu, salúdame la nueche de San Xuan, enllena de maxa. Siento muncho xaréu pela calle. La xente va en tropel a la gueta d’una foguera onde poder contemplar el fueu, como si’l resplador de les llames nos illuminara la vida y nos elevara l’espíritu. Xente esperanzao. Dellos, con un macutu de ropa viejo pa quemar la mala suerte. Otros coles zapatielles nuna bolsa, símbolu de la frialdá ivernal, pa quemar el pasáu y entamar una vida nueva. Otros con unos cuantos deseos escritos nun papelín qu’esconderán ente la lleña, darréu, alimentu de les llames. Y toos cola ilusión de quemar la maldá, y enfotanos nun tiempu qu’encomienza purificáu pol fueu que nos alluma. Ilusión ya esperanza, nesta nueche de maxa. Munchos resistirán hasta la madrugada, cuando se pue garrar la flor del agua, o desencantar una xana. Otros caleyarán con un ramu de flores na mano a la gueta l’amor. Toos vivimos esti ritu de pasu, la nueche San Xuan, con gayola. Toos pidiremos deseos, porque en tiempos de crisis, caún agárrase a lo que puede en busca de soluciones.
Esperamos, qu’esti branu qu’encomienza se porte bien y nos regale cielu azul, ensin nubes. Porque yá hai nubarrones abondos al nuesu alredor. Crisis, paru, atentaos terroristes, gripe raru, y sobre too, grandes chapuces polítiques. Too nos afeuta d’una o otra manera. Poro, ye importante que’l fueu d’esta nueche purifique l’ambiente
Tendríemos que tar sollertes a ver si dalgunos de los nuesos cabezaleros políticos tamién van a la foguera a purificar les sos cabeces y los sos corazones que tán podres. Anque más valía que se dexaren de maxa, eso ta bien pal pueblu que somos los sufridores de tantes y tantes engañifes polítiques. Más –yos valdrá contemplar el fueu tres los cristales y emplegar la nueche en pensar cómo van solucionar tolos entuertos nos que nos meten y que nos afeuten gravemente.
Los funcionarios sí diremos a la foguera a ver si la suerte nos ayuda , porque pa nós el branu entama yá con nubarrones: baxada del sueldu, ¿devolver perres?, división ente collacios, confusión y tantes otres coses. Por si acasu nun cayéremos na cuenta de que tamos en crisis. Seique dalgunos nun s’atreverán a salir de casa esta nueche por si topen al Sr. Areces disfrazáu de diañu atizando dalguna foguera o a la
Sra. Migoya volando pelos cielos a caballu d’una escoba, nel puntu final de la so “carrera profesional”. Tengo mieu que con tanta esmolición tengamos visiones polítiques.

Categoría: General Comentarios Comentarios (1)

Intelixencia ecolóxica

admin (15 de junio, 2009)

Día del mediu ambiente: los espertos anuncien una revolución ecolóxica
Dende hai unes décades intentamos conciencianos de la importancia de preservar el mediu ambiente, pero, ¿tamos formando daveres una conciencia ecolóxica? Ye esto dalgo difícil de midir. ¿Reciclamos más? ¿tiramos los papeles nel llugar que-yos correspuende? ¿Miramos les etiquetes de los alimentos? ¿Llevamos l’aceite usáu a los bidones, les piles a los recipientes? Inda suponiendo que toos cumpliéremos estes y otres normes ecolóxiques, paez ser, según los espertos, que nun ye suficiente. El psicólogu Daniel Goleman, bien conocíu dende que revolucionó’l mundu col so llibru Inteligencia emocional, ufiértanos agora otru títulu non menos suxerente, Inteligencia ambiental. Consciente de que tolos nuesos actos tienen un repercusión, un impautu nel mediu que nos rodea, alviértenos de que tenemos que cambiar dafechu’l mou de pensar, «formanos nun pensamientu ecolóxicu».

La revolución industrial y teunolóxica llevónos a distancianos de la naturaleza, y volvímonos muncho más insensibles a les sos manifestaciones. Llevamos les coses hasta talu estremu qu’hasta pretendemos minimizar les manifestaciones de les estaciones y la so influencia en nosotros. Freses dende xineru, nieve artificial, tomates y llechugues tol añu, etcétera.

La memoria xenética tresmitida de xeneración en xeneración, va perdiéndose pola mor de la emigración de la xente a la ciudá y l’abandonu masivu del campu. Los nenos de la ciudá nun tienen contautu cola naturaleza y esa perda de rellación medioambiental fai que nun reparen na necesidá de preservala. Nun viven en comunión coles plantes, nin malpenes conocen los animales si nun ye por foto, nin casique pescancien si fai fríu o calor.

D’otra miente esta dexadez ecolóxica llegó tamién a l’aldea. Ye verdá que la xente del campu, conoz, siente, ama, interpreta la naturaleza y tolos fenómenos que suceden al so alredor, pero nun toi tan segura de que sepan respetala como se merez, quiciabes por falta d’una formación sólida p’asumir la nueva vida de l aldea, ensin dulda, meyor que la d’antaño. Seique se desdexó la faceta afeutiva pa col mediu que nos arrodia, ente otres coses, porque la vida de l’aldea tamién cambió enforma. Sinón, cómo s’espliquen esos montones de basura emporcando los ríos; por qué se corten árboles ensin duelu; por qué se quema’l monte, y un llargu etcétera de coses que degraden el mediu y lo contaminen. Gafures feches poles persones que tán más averaes a esi entornu natural.

Goleman fálanos d’una «revolución ecolóxica» que va llegar a toos y anuncia una revolución verde nes escueles. Esto sí, si nosotros educamos a los neños pa sentir la naturaleza, amar el mediu y deprender a respetalu, quiciabes taríemos formando futuros amantes de la naturaleza. Tenemos qu’enfotanos caún na fastera que nos correspuenda en recuperar esi conocimientu que se foi perdiendo. Hai que tener en cuenta que «p’amar hai que conocer».

¿Será posible, nun futuru, formar o alimentar una intelixencia ecolóxica? Lleeremos detenidamente a Goleman.

Categoría: General Comentarios Comentarios (0)