Andariegos

admin (27 de mayo, 2009)

Andar el camín hasta la escuela contribuye a fomentar nos escolinos hábitos saludables.
Lleo nun conocíu periódicu una noticia que me llamó abondo l’atención. Na ciudá italiana de Leco, les autoridaes deciden sustituir l’autobús escolar polo qu’ellos nomen “piedibús”(pie-autobús), una ruta d’autobús, con un “conductor” pero ensin coche. A mi nel nuesu idioma préstaríame poné-y “andariegos”.El piedibús, consiste na recoyida de neños pa llevalos andando a la escuela (ensin bus), col fin de fomentar ente los más pequeños el vezu de caminar y non dir a tolos llaos en coche como solemos facer los mayores.
Los xoferes de los autobuses escolares son, agora, en Leco, los guíes y acompañantes d’aquellos neños camín del colexu. Ye pa toos nós una lleición. Esta noticia tráxome a la memoria recuerdos de la mia infancia. Los ocho kilómetros diarios que yo facía, en dos viaxes d’ida y vuelta, pa dir a la escuela, que s’alcontraba a dos kilómetros de la mio casa. Ocho kilómetros de fríu, o de calor, d’aire, de díes d’agua o de xelada, con aquelles madreñines nos pies. Daquella, cómo diba pensar yo que de grande me diba volver comodona y diba andar a caballu’l coche tol día.
Nos aparcamientos de les escueles ya institutos hai casi tantos coches como mayestros damos clase. Vamos, que predicamos col exemplu. Pel camín que lleva a la escuela vense pocos neños porque son munchos los pas van a llevalos y a buscalos en coche, sobre too si llueve o hai temporal ¡Colo que-yos presta a los neños moyase! Y asina, ente toos, educamos a los neños pal sedentarismu que munchos de nós padecemos. Tamos faciéndolos coche-dependientes, claro, como nosotros.
L’oxetivu d’esta midida que se prautica en Leco, pero tamién en dellos llugares d’otros países como Francia y Gran Bretaña, Estaos Xuníos, etcétera, ye afitar l’hábitu d’andar ente los neños y amenorgar los atascos de circulación peles ciudaes a la hora del cole. Atascos que yá encomenzamos a sufrir inclusive en ciudaes de pocos habitantes.
Amás reduciríase abondo la contaminación ambiental. Pienso que ye’l momentu de reflexonar n’educación, sobre ésti y otros aspeutos. D’una parte porque, güei, la nuesa sociedá tien qu’enfrentase a munchos cambios de tou tipu y d’otra porque educar pa la vida y educar en valores implica enseñar a los neños pa vivir na sociedá de güei ya intentar meyorala.
Nun me paez mala idea dir pensando en formar “andariegos” neños y acompañantes que s’empobinen a los colexos andando, siempre que’l camín a recorrer seya prudencial. Amás de los bonos hábitos, esi tiempu de camín favorez la convivencia, la comunicación, l’amistá, el contautu col mediu que los rodea y coles persones que podríen alcontrar a lo llargo del trayeutu. Claro que pa eso tendríamos que solucionar el problema de les pesaes mochiles, enllenes de llibros, que tresporten a diariu los escolinos. Esti será tema pa otru día.

Categoría: General Comentarios Comentarios (2)

“Amigos de Cudillero”

admin (14 de mayo, 2009)

El pasáu sábadu, la Fiesta Lliteraria de la Mar enllenó de colores

Nun hai dulda que Cuideiru ye llugar d’inspiración, llugar qu’invita a suañar, llugar que desata la pluma de los poetes y el pincel de los pintores. Cuideiru ye pintura. Cuideirye poesía. Asina, ente colores y versos, ente rimes y pinceles, la pluma de María Zamarreño, alumna del IES Isla de la Deva de Piedras Blancas, pintó un caligrama. Un paisaxe de ficción que podemos contemplar lleendo’l guapu cuentu visual onde ella describe d’una manera mui particular la mar y el paisaxe d’esti requexu encantáu que ye Cuideiru.

D’esta manera, de la mano d’esta xoven escritora, llegué’l sábadu al palaciu de La Magdalena, en Soto’l Barcu, pa celebrar la Fiesta Lliteraria de la Mar, qu’organiza con tantu esfuerzu y dedicación l’Asociación Amigos de Cudillero. Nesta fiesta que ya se convertió en fiesta tradicional, pues lleva 38 años celebrándose, la lliteratura tien un llugar importante. D’una parte, pol prestixosu concursu lliterariu que tolos años convoquen y d’otra, pol cuadernu lliterariu que, por encargu, escriben pa la ocasión distintes personalidaes del mundu de la cultura.

Cuando nun actu como ésti la lliteratura ye protagonista, reina, de xuru, el bon gustu y la esquisitez, y nun lo digo polos manxares que nos sirvieron pa cenar, que bien merecen chufase. Dígolo, sobre too, polos manxares lliterarios que pudiemos saboriar. A esti banquete lliterariu fui, como dixi, de la mano de la mio alumna María Zamarreño, ganadora del concursu lliterariu «Cudillero, el pescador y la mar». María tomó la palabra y lleyónos el caligrama, tituláu «Colores», un cuentu visual, nel que l’autora representa la más guapa marina pintada con palabres.

La nueche festiva brilló tamién pal mundu del teatru, representáu ellí por Arturo Castro, quien recibió ente rellumos la insignia d’oru de l’asociación.

Ye mui prestoso vivir por unos momentos ente colores y lluces, música y emoción, y poder escaecese de la negrura que nos pintan a diariu n’otros foros.

Negru nos pintó’l panorama José María García, autor del cuadernu lliterariu qu’escribió pa la ocasión, quien fixo un «repasu», col so particular estilu críticu, pol mundu de la política y de la sociedá asturiana y española. Bien ye verdá que nun nomó a naide en particular, pero nes sos palabres yera fácil identificar a los aludíos. Hubo silenciu y tamién aplausos, ante les sinceras palabres del periodista, que foi presentáu con galanura por Sabino Fernández Campo.

Pa volver a suvizar l’ambiente disfrutamos d’unos entremeses musicales a cargu del «Ochote Asturias», que remataron el cuadru «Colores» con unos guapos sones, xusto enantes d’entamar a cenar.

Y dempués de saboriar los menús lliterarios y gastronómicos, tuviemos qu’ayudar a María a portiar el carráu de llibros colos que foi obsequiada. Menos mal que la bayurosa cena aportónos enerxía pa tresportar toa aquella lliteratura regalada.

Categoría: General Comentarios Comentarios (3)