Tormentes

admin (30 de abril, 2009)

L’ambiente ta cargáu y tormentoso; menos mal que nunca llovió que nun abocanara

Un sabiu dichu, un poco catastrofista, asegura que «nun hai corazón que descanse». Vivimos, estos tiempos, un ambiente tormentosu y sufrimos a diariu tormenta tres tormenta que s’entemecen y s’amiesten y nun nos dexen vivir tranquilos. Tormentes n’educación, tormentes en sanidá, tormenta n’economía, ensin cuntar otres tormentes intermedies como puen ser les meteorolóxiques. Esti añu, la primavera tamién ta enllena de cambios de tiempu, como si quixera ser l’espeyu de lo que ta pasando al nuesu alredor.

El tiempu ta variable y l’ambiente caldiáu. Tamos griposos, nun hai dulda. Ye un gripe malu’l causante de la crisis económica. Pero, estos díes, lo que más da que falar ye’l «gripe los gochos», causáu por un virus mutante qu’amaga con contaxar al mundu. Les últimes noticies tiénennos en vilu y distráennos l’atención d’otres tormentes non menos peligroses. Quién sabe si tantu sensacionalismu nun formará parte d’una mera estratexa pa distraenos. Porque ta visto, que nestos tiempos que cuerren yá nun val el fútbol y otres mandangues pa tener al personal entreteníu, por nun dicir entontecíu. Cuando falta’l pan, ye mui difícil distraer a la xente y tapecéi la realidá. Nun se sabe cómo evolucionará’l gripe, nun sé si llegará a producise una pandemia como nos tán anunciando, pero nun hai qu’escaecer que tamos sufriendo otra «pandemia», la de la crisis económica. Crisis que pue ser tamién el motivu de que baxen les defenses y l’ansiedá y l’esmolecimientu dexen furacos abiertos nel organismu pa que nos entren otros virus peligrosos. Tamos débiles. De xuru. Cuando l’ánimu ta decaíu, too nos ataca con más fuercia. «A perru flacu too son pulgues».

Yo llibréme polos pelos de que me pillara la tormenta gripal en Méxicu. Sicasí, mientres toi escribiendo esti artículu, acabo de sentir la noticia de que n’Asturies hai un posible casu. Yera lo que nos faltaba, paez que tamos gafaos, aféutennos toles gripes y tormentes. De la que nun me llibré foi de la tormenta que se desató na enseñanza. Esa afeutóme direutamente, pues tocóme pasa-yos a los alumnos les pruebes diagnóstiques, siguir el rigurosu protocolu d’aplicación y correición, ellaboráu «con tanto procuru» dende l’Alministración educativa, y tócame tamién ser evaluada. Tiénennos agobiaos con papeles y más papeles, fueyes per uquier, escritos, cursos, instrucciones y demás. El Conseyeru y los asesores que tien alredor, que yá s’escaecieron de la realidá docente, nun son quien a caer na cuenta de que los profesores estudiamos pa exercer la docencia, pa entreganos a los alumnos, pero non pa ser burócrates. Pruebes diagnóstiques, evaluación, carrera docente ya otres imposiciones, too embaruyao y ensin reposar. Asina desatóse la tormenta qu’estos díes enturbió la práctica nos centros educativos y enllenó de malestar al profesoráu. Tormentes y más tormentes. Menos mal que nunca llovió que nun abocanara. Eso esperamos.

Categoría: General Comentarios Comentarios (2)

2 Respuestas a “Tormentes”

  1. xuga Escribió:

    Tormentes
    Llevanta el animu rapaza, tormentes tormentes les antigues, eses si que yeren tormentes, siempre te pillaben de alpargates, nun valia quexate, habia que siguir con lus zancañus espingaratiando. Agora to son agobios, y apretures, anates habia munchu vestiu remendau y recosiu, casí siempre heredaos del hermanu meyor, y sin gurgutir, pues a la minima deciente, “vas que chutes”, entendieslo rapidu, sobre to, si detrás habia otru esperando.
    Agora les güelges, solo son de funcionarios, esto tampoco lo entiendo yo, ya nun hay clas trabayaora, aquella que antañu, cuando facia una güelga, pa avistar si sacaben alguna perruca más, los periodicus siempre dicien lo mesmo, la güelga ta inspira po la internacional comunista, Siempre yeren estos los que empezaben a entamala, nun se sabia muy bien como, pero si el porque, habia muncha necesida. Asina que palante y sin gurgutiar, oye hon, pa combatir el agobiu, ¿non valdria sacar la fesoria del horru?.
    Siento muncho cambiar el mote, dibame perbien con “llobu feroz” peru dixome Josepin que desto sabe muncho, que asina non voy cobrar perron desa xeneral xocida de exprimidores.

  2. Esperanza Escribió:

    «Too embaruyao y ensin reposar», ahí está la clave, creo yo. No hay manera de que maduremos y hagamos las cosas de una vez y con seriedad.
    Un abrazo

Escribir comentario