Tormentes

admin (30 de abril, 2009)

L’ambiente ta cargáu y tormentoso; menos mal que nunca llovió que nun abocanara

Un sabiu dichu, un poco catastrofista, asegura que «nun hai corazón que descanse». Vivimos, estos tiempos, un ambiente tormentosu y sufrimos a diariu tormenta tres tormenta que s’entemecen y s’amiesten y nun nos dexen vivir tranquilos. Tormentes n’educación, tormentes en sanidá, tormenta n’economía, ensin cuntar otres tormentes intermedies como puen ser les meteorolóxiques. Esti añu, la primavera tamién ta enllena de cambios de tiempu, como si quixera ser l’espeyu de lo que ta pasando al nuesu alredor.

El tiempu ta variable y l’ambiente caldiáu. Tamos griposos, nun hai dulda. Ye un gripe malu’l causante de la crisis económica. Pero, estos díes, lo que más da que falar ye’l «gripe los gochos», causáu por un virus mutante qu’amaga con contaxar al mundu. Les últimes noticies tiénennos en vilu y distráennos l’atención d’otres tormentes non menos peligroses. Quién sabe si tantu sensacionalismu nun formará parte d’una mera estratexa pa distraenos. Porque ta visto, que nestos tiempos que cuerren yá nun val el fútbol y otres mandangues pa tener al personal entreteníu, por nun dicir entontecíu. Cuando falta’l pan, ye mui difícil distraer a la xente y tapecéi la realidá. Nun se sabe cómo evolucionará’l gripe, nun sé si llegará a producise una pandemia como nos tán anunciando, pero nun hai qu’escaecer que tamos sufriendo otra «pandemia», la de la crisis económica. Crisis que pue ser tamién el motivu de que baxen les defenses y l’ansiedá y l’esmolecimientu dexen furacos abiertos nel organismu pa que nos entren otros virus peligrosos. Tamos débiles. De xuru. Cuando l’ánimu ta decaíu, too nos ataca con más fuercia. «A perru flacu too son pulgues».

Yo llibréme polos pelos de que me pillara la tormenta gripal en Méxicu. Sicasí, mientres toi escribiendo esti artículu, acabo de sentir la noticia de que n’Asturies hai un posible casu. Yera lo que nos faltaba, paez que tamos gafaos, aféutennos toles gripes y tormentes. De la que nun me llibré foi de la tormenta que se desató na enseñanza. Esa afeutóme direutamente, pues tocóme pasa-yos a los alumnos les pruebes diagnóstiques, siguir el rigurosu protocolu d’aplicación y correición, ellaboráu «con tanto procuru» dende l’Alministración educativa, y tócame tamién ser evaluada. Tiénennos agobiaos con papeles y más papeles, fueyes per uquier, escritos, cursos, instrucciones y demás. El Conseyeru y los asesores que tien alredor, que yá s’escaecieron de la realidá docente, nun son quien a caer na cuenta de que los profesores estudiamos pa exercer la docencia, pa entreganos a los alumnos, pero non pa ser burócrates. Pruebes diagnóstiques, evaluación, carrera docente ya otres imposiciones, too embaruyao y ensin reposar. Asina desatóse la tormenta qu’estos díes enturbió la práctica nos centros educativos y enllenó de malestar al profesoráu. Tormentes y más tormentes. Menos mal que nunca llovió que nun abocanara. Eso esperamos.

Categoría: General Comentarios Comentarios (2)

A Nené Losada, dende México

admin (15 de abril, 2009)

Adiós a Nené Losada, gran poeta y muyer entrañable.
Alcuéntrome en México, a miles de kilómetros de distancia d’Asturies, onde recibo la noticia del fallecimientu de la poeta valdesana Nené Losada Rico, amiga entrañable y cariñosa. Paecíame que nun podía ser. La muerte siempre nos dexa descolocaos. Nunca tamos preparaos.
Una mala noticia a miles de kilómetros de distancia, vívese de forma diferente. Nesa urbe tan grande, como ye México, onde lo desconocío, lo distinto, la belleza, la riqueza, la probeza, la dulzura, la fala, les pirámides, les ilesies, les piedres, los mariachi, los mercaos inmensos, el golor y el sabor a picante, como quien quier narcotizar col picor la frialdá de la gran ciudá; l’allegría y el dolor y otres realidaes poco prestoses, allóñente per unos díes del contestu onde tienes les tos vivencies cotidianes. Nel cuartu del hotel, espaciu fríu, ya impersonal, lloñe de la mía tierra, faise difícil sobrellevar el dolor pola muerte d’una amiga, ensin poder tar cerca pa da-y l’ultimu adiós nesi viaxe qu’empriende al país de la lluz. De xuru un llugar muncho menos bulliciosu que México.
Déxanos Nené una bona herencia: les sos palabres en forma de versos que seguirán xorreciendo en tolos requexos lliterarios. Déxanos n’alcordanza la duluzura y la sonrisa cola que siempre nos recibía a toos. Nestos momentos necesítase tar cerca de les persones coles que compartir el dolor, l’ abrazu, l’apretón y les llárimes. El dolor compartíu alivia l’alma, nun cabe dulda, y fainos resignanos ante una realidá tán real (valga la redundancia) como ye la muerte.
Por eso, pa ti Nene, dende México, a onde estos díes me llevó l’amor de madre, p’abrazar al mio fiu qu’hasta tan lloñe lo traxo’l destín, esi amor que tu nos manifestasti con tanta tenrura nos tos versos, escríbote estes llinies que yá nun lleerás nel sofá de la to casa, y yá nun podré escuchar toles chufes que con cariñu me facíes cuando lleíes los mios artículos. Pero sé que lo lleerás dende’l cielu. De xuru que nun ye’l meyor escritu que te quixera dedicar. Fáltenme palabres. Cuando’l dolor ye intensu ye difícil espresar nun papel tolo que se siente. Pero, estes palabres, sorrayaes con llárimes, tán feches con tol cariñu y almiración que por ti sentí siempre, como poeta, como muyer ya como amiga cercana ya cariñosa.
Amás de dexar constancia nel papel y nel espaciu virtual qu m’ufierta esti periódicu, espero qu’estes míes palabres, que te dedico de corazón, te lleguen al espaciu maraviosu onde tu t’alcuentres. Esti ye’l mio humilde homenax a ti, mio querida Nene.

Categoría: General Comentarios Comentarios (2)

Selmana Santa

admin (1 de abril, 2009)

La forma de vivir la Selmana Santa foi cambiando nos caberos años.

Llega la Selmana Santa. Nesta dómina de frivolidaes na que vivimos too va cambiando y, en ciertu mou, la forma de vivir esta celebración relixosa. Procesiones fervoroses en distintos llugares de la nuesa xeografía atraen a los de casa y a turistes. Pero, al empar, cada vez más estes feches santes ocúpense pa facer turismu de playa, con eso de la moda de qu’hai que salir a fuera cuanto más lloñe meyor y dir a llugares exóticos que poco tienen que ver con esta celebración relixosa.
Va unes décades yeren díes de recoyimientu, dedicaos dafechu al cultu relixosu. En Belén de Valdés, onde yo diba a la ilesia cuando yera neña, el día Ramos yera costume, como agora, llevar un ramu de lloréu y ún más pequeñu d’oliva. Los de los neños engalanaos con rosquíes y carambelos. Naquella dómina, dalgunos paisanos llevaben un ramu tan grande como un árbol, y los que se subíen a la tribuna gastáben-yos bromes esmochándo-yoslu y dexándo-yoslu ensin la pica. Xente que nun acudía en tol añu a misa esi día nun podía faltar. Y eso sigue manteniéndose. El ramu benditu en casa ye dalgo imprescindible. Amás d’utilizase n’otros rituales y de protexer la casa escontra les bruxes, unes fueyes d’estos ramos, ente’l borrayu la cocina, espanten la tronada.
Dende’l Xueves al Vienres Santu, facíase “vela al Santísimu”. De día tocába-yos velar a los neños y a la mocedá y pela nueche a los mayores. Les muyeres a facer guardia na ilesia, y los homes pa la taberna, la otra capiella, a esperales. ¡Con que recen les muyeres los homes tán salvaos! Estos tres díes yeren díes de llutu. Tocábense les carraques en vez de la campana. Pa los neños yera un ilusión.
Inda se conserva la costume de prender una vela por familia p’allumar al Santísimu. Vela que se guarda tol añu na casa y que s’utiliza los díes de tronada, pa echar unes gotes de cera na puerta casa pa face-yos fuxir a los truenos.
El sábadu a les doce la nueche yera la Misa de Gloria y la bendición del agua y el fou, ceremonia que n’actualidá se fai’l domingu de Pascua. Les families lleven una botella con agua, qu’intercambien pol agua bendito de lo que’l cura bendiz nun gran balde.Ye mui importante que la casa nun se quede ensin esti agua, que se conserva tol añu ensin podrecer. Enantes utilizábase pa distintos rituales, ente ellos la bendición de les tierres. Una ramina de lloréu o d’oliva de lo que se bendicía’l día Ramos, moyada nel agua bendito, sirvía pa bendicir la tierra semao, pa que diera bon frutu y pa que fuxera tola comia que-nun-y dexaba medrar.
Afuera, sapos ya ratos/ ya tola comisión/, qu’aquí vos traigo l’agua bendita/ y el ramu de la pasión.
Sicasí, yá poca xente se dedica a l’agricultura y en vez d’agua bendito pa espantar la comia, más bien echen productos químicos.
Asina son les coses. Too vei cambiando col tiempu y les tradiciones relixoses nos pueblos tamién. Nos caberos años, pola mor de la motorización, la xente acude a los distintos puntos d’Asturies a les procesiones, con más o menos fervor. Dalgunes con asistencia de miles de persones, como por exemplu les de L.luarca, sobre too la xubida del Nazareno, a la qu’acude xente de tol conceyu y de toa Asturies. Una procesión silenciosa ya entenrecedora, presidida poles autoridaes eclesiástiques y civiles. Los l.luarqueses saben contaxar l’amor pola Vil.la y poles sos tradiciones relixoses y festives. Seya como seya. lo importante ye que se vivan con amor.

Categoría: General Comentarios Comentarios (6)