Peinar canes

admin (19 de marzo, 2009)

La vieyera nun ta de moda, por más que cada vez téamos más tiempu nesti mundu.

“Peinar canes” Una espresión que nestos tiempos que cuerren, auguro que vei tar pronto en desusu. A la vuelta d’unes décades, seique toos serán xóvenes de por vida, gracies a cures, floritos, operaciones y demás mandangues que nos ta imponiendo esta sociedá na que se rinde cultu a la guapura y a la mocedá. Mocedá, esta estaya dorada que la vivimos naguando porque pasen pronto los díes y los años, porque esperamos con prestancia emociones y esperiencies nueves y tárdanos en pasar el tiempu pa poder viviles.
Pero, cuando nos queremos dar cuenta, encomienza otra etapa na que’l tiempu, talo como si alloriara, encomienza a galopiar y, de sópitu, alcontrámonos con unes cuantes décades enriba’l llombu. Les primeres canes na cabeza son el síntoma claru de que vamos camín de la “madurez”.
Mientres faigo esta reflexón, viénseme a la mente una anéudota de la mio infancia, mui ilustrativa al respeutu. Foi un día que yo xugaba con mio pá a quitá-y la boina y esconde-yla, en mediu de rises y falcatrúes. De repente, fixéme que mio pá tenía unes canes nel pelo. Naquel momentu acabóse tola allegría del xuegu. ¡Qué disgustu! Mio pá yera vieyu (¡35 años!)y podía morise. Él tuvo que dedicase entós a consolame daquella pena sin fundamentu, pero que pa mi sí lo tenía. El mieu apoderóse de mi y nun me separé d’él hasta que dormecí nel so cuellu…
Y por más qu’esta etapa de la vieyera, dende’l puntu de vista del neñu paez llonxana, ente les engañifes del tiempu que xuega con nós a les carreres, xorrecen los primeros pelos blancos. Tamos entós n’antoxana de “peinar canes, espresión qu’ utilizamos pa referinos a la vieyera. Pero, sobre too, ye una espresión qu’utilizamos cuando queremos demostrar el valir de la esperiencia, la sabiduría algamada nel recorríu d’esi camín tan curtiu pel que caleyamos a lo llargo de la vida. Visto asina, casique nos sentímos arguyosos de peinar canes, anque les tengamos tapaes pol tinte milagreru de la peluquería.
Tamién hai que dicir que dalgunos mimen y cuiden el so pelo blanco llevando les canes con dignidá, presumen d’elles y dellos hasta lleven llargues melenes blanques con sofisticaos peinaos, quiciabes como señal de desafíu a esi síntoma inequívocu del tiempu que pasa.
En fin, lo peor d’esta realidá ye qu’enantes quien peinaba canes yera dignu de respetu y almiración. Güei más bien tamos esmolecíos por tapales, pol aquello de la eterna xuventú que ye lo que ta de moda. Güei perdióse’l respetu a les canes, y nun se-y da valor a la experiencia, a la plenitú y a la sabencia de los mayores. Ser vieyu nun ta de moda.

Categoría: General Comentarios Comentarios (4)

Llobos

admin (5 de marzo, 2009)

Homes-llobu: el mitu faise realidá.

Fai tiempu que’l llobu nun baxaba a los pueblos. Quiciabes pola mor de que la población d’estos cánidos mermara abondo. Pero nestos últimos años de proteición criaron a embute y agora vuelven a amedranar a los paisanos. Cada poco lleemos na prensa noticies sobre la esmolición de los ganaderos pola presencia de llobos esfamiaos que –yos comen el ganáu y que baxen hasta los pueblos ensin amosar nengún reparu pola presencia de la xente.
El llobu siempre foi un ser mui peculiar. Los humanos siempre-y tuviemos mal aquel, sobre too n’aldea, porque ye pa ellos un animal peligrosu que-yos diezma la cabaña. Esti mal aquel espéyase tamién na nuesa mitoloxía. Al llobu arródialu una solombra de misteriu cuando apaez nos cuentos y lleendes de mieu que circulen oralmente ente la xente de los pueblos. El llobu amaga peles nueches, y la so posible presencia, sin ser visto, facía-y ponese repelón al más valiente, cuando nos pueblos s’andaba per aquellos caminos ensin lluz, namás allumaos pola Lluna. Sentía la xente la so presencia y el mieu apoderábase d’ellos; los homes notaben que la gorra se-yos escapaba de la cabeza, como si una fuerza máxica-yos la llevara. O tirába-yos piedruques p’anunciar que taba cerca. Yera la presencia del llobu. Ensin dulda.
Asina, al rodiu d’esta medrana, va unes décades, cuando daquién mataba una d’estes fieres, yera consideráu cuasique un héroe y el pelleyu del animal exhibíase en llugar bien visible.
Ta claro que’l llobu ye un animal xabaz, al que los humanos tenemos en poca estima. Nos cuentos infantiles ye’l personax malváu y embusteru, qu’anda siempre con engañifes. Engaña a Capiellín. Engaña a los cabritinos inocentes, o apaez como personaxe forzudu y malváu cuando-yos tira la casa a los gochinos folgazanes, pero tamién intenta engañar al gochín más trabayador, anque pa que la enseñanza del cuentu cuadre bien, acaba’l llobu escamáu na pota d’agua ferviendo. L’ello ye qu’esti llobu malu que nos pinten los cuentos, que d’otra manera s’utilicen p’afitar distintos roles mui enraigonaos na nuesa sociedá, podemos ponelu como representante de los llobos qu’andan sueltos pel mundu, y nun son precisamente les fieres que nestos díes denuncien los ganaderos. Son otres “fieres” muncho más peligroses “Ser un llobu” o “tar allobáu”, aplícase a los homes de mal talante, foscos, violentos.Y ye que nestos tiempos paez que’l mitu del home llobu ta faciéndose realidá. Homes-llobu, con lluna enllena ya ensin ella, ataquen a les sos víctimes hasta llegar a un final tráxicu y macabru como nel casu de la sevillana Marta del Castillo y tantes otres. Nel cuentu de Capiellín colloráu, ye’l llobu’l qu’acaba nel ríu col banduyu enllenu piedres, pero agora esisten homes-llobu que tiren al ríu a les sos víctimes, neñes inxenues, y siguen atacando, día tres día, a muyeres de toles edaes. Yá nun valen aquellos cazadores del cuentu p’acabar con estos ‘llobos”. Les midíes pa que pagaren la so maldá debieren ser muncho más dures.

Categoría: General Comentarios Comentarios (2)

Antroidu.¡Hasta outru añu!

admin (2 de marzo, 2009)

Una fiesta pa cambiar de “traxe”.
Amazcarámonos n’ antroidu ¿quiciabes cola roupa que naguamos por vistir tol añu? Pelucas o calvas, o sofisticaos sombreiros. Antifaces ya caretas, capas ya gabanes cubren, nestos máxicos días antroidaos, el nuesu cuerpu ya la nuesa alma.
Esti ye’el panorama que podemos observar nas cais ya caminos ya en muitos l.lugares de fiesta. “Mázcaritos” que dan risa ya que nos al.legran el corazón. Muita folixa por tolos requeixos. Una fiesta na que baxo la mázcara too val. Camudámonos en personaxes bien distintos de lo que normalmente representamos de “normales” na nuesa sociedá. Quiciabes nos amazcaramos de lo qu’en algún momentu de la vida nos prestaría ser. Amazcarámonos pa poder pasar desapercibíos por unas horas, anque’l traxe l.lame l’ atención. N’antroidu too s’esaxera. L’oxetivu ya que nun nos conozan…

Pero en realidá, lo que más cuenta son esos momentos de folixa ya l.loucura. Son unos días distintos, que yá na antigüedá yeran precursores del recoyimientu que supuón la Cuaresma. Días pa celebrar esti ritu de pasu que-y da entrada a too un año de llucha (con dalgunas qu’ outras fiestas pol mediu). Un añu que paez que pasa nun tris, pero ya l.largu, ya siempre chenu de sorpresas, unas bonas ya outras non tan bonas. Ta muito bien camudase nestos días en gatu, bruxa, princesa, rei o payasu, o simplemente subir al desván ya vistinos con roupa vieya, baxo la que vamos a esconder la nuesa personalidá por unos momentos. N’ Antroidu, too ta permitío.
Voi referime a Belén (La Montaña), l.lugar míticu del conceyu de Valdés onde, el pasáu día 21 de febreiru, encomenzóu l’ Antroidu con un animáu bail.le de mázcaras. Una folixa a lo grande. Dende las diez de la nueite, hasta bien entrada la madrugada, las notas del acordión de Raquel sonaron nel salón de la Cooperativa, qu’ ensiguida se chenóu de “mázcaras” dispuestas a bail.lar ya a divertise. Personaxes de lo más raro paseánose esa nueite pol campu de Belén. Vieyos, bruxas, trogloditas, ciruxanos, curas, monxas, payasos y hasta “altos cargos” del Gobiernu asturianu citáronse en Belén esa nueite antroidada. Muitos vecinos que tamién asistieron a la fiesta, disfrutanon adivinando quién s’ escondía tras las caretas.
Nel descansu del bail.le, la sobrecena. Chocolate con bizcochón, rosquías ya outros dulces esquisitos, el.laboraos polas muyeres de La Montaña, qu’ entienden muito de fogones ya quixenon col.laborar cola Asociación de Vecinos, “endulzándonos la nueite d’ Antroidu”. Reposteras de primera. Too a lo grande. Al.lí nun val la cocina de diseñu. Agradecemos-yslo muito. Quedóunos la boca con bon gustu ya quedóunos el regustu d’ un bon comienzu del Antroidu 2009, en Belén de La Montaña. Ya digo comienzu, porque’l martes d’Antroidu, nas casas antroidase de verdá. Nun falta de nada, lo bono de la matanza, bon “potaxe con caramiel.la” ya de postre, freixuelos ya rabanadas ou arroz con l.leite. Amás, el típicu “nenu”, un dulce riquísimu que namás se cuome nestas fechas.
Ya después de toos estos escesos festivos, como dicimos por al.lí, “de güei nun añu, con salú”.
carnabal-7.jpg
dscn1121.JPG

Categoría: General Comentarios Comentarios (1)