La Güela del Tiempu

admin (22 de enero, 2009)

Mª Esther García López
En Xapón, vieyes centenaries anuncien el tiempu na tele.

Les nevaes y xelaes coles que nos recibe esti añu l’iviernu fannos a toos tar sollertes ante les predicciones del tiempu. Nesi afán por saber si la nieve se dilíe, o si nos amaga otra borrasca, sorpréndenos la tele con una noticia onde pudimos ver, nuna cadena xaponesa, la nomada “güela del tiempu”. Una güelina de 105 años que, xunto con otres güeles casi centenaries, son reporteres na cadena Amasuka TV de Xapón, nomada “la cadena de las abuelas”. Chocóme lo de la güela del tiempu, porque esi nomatu tráxome a la memoria a mio güela, cuando nos anunciaba con mui poco marxe d’error el tiempu que diba facer. Pero non sólo foi mio güela la que gozó d’esa sabiduría natural. Agora, mio ma tamién entiende a la perfeición les anuncies de la Naturaleza y prediz, casi con exactitú, los distintos fenómenos atmosféricos. Ello ye que na mio casa pue dicise que siempre hubo “la muyer del tiempu”. Yo yá nun voi poder dicir lo mesmo, (anque me diga mio ma que soi un poco llunática y que “siento l’aire” como naide…) ente otres coses, porque, amás de la información que nos ufierten tolos canales de la tele, “gugleando” equí pol ordenador, tenemos les anuncies meteorolóxiques detallaes, con varios díes d’antelación y nun nos esforciamos un res en mirar pal cielu a ver si ta negru o ta coloráu, o empedráu. O si los páxaros vienen glayando anunciando nieve. En mediu de tanta bulla ciudadana y enxaulaos nos pisos, nun somos tan sensibles al llinguax de la Naturaleza.
Ver los rostros avieyaos d’estes güelines xaponeses paecióme dalgo raro nes imáxenes televisives, avezaos como tamos a nun ver na tele namás que guapura y mocedá. Y mira tu estos xaponeses, qu’escoyeron estes vieyes hasta pa protagonizar un anunciu publicitariu, amás d’otres apaiciones na pantalla apurríndonos secretos culinarios o prauticando dalgún xuegu popular. Vemos a Shino Mori, “la güela del tiempu”, qu’utiliza les piernes como termómetros, barómetros, pluviómetros, etc, porque magar de disfrutar de bona salú, la edá nun perdona y dalgún achaque déxase sentir, sobre too, nos güesos que-y duelen cuando amaga la frialdá o el temporal. Paez ser que l’audiencia respuende en Xapón, que tien unes 36.700 persones centenaries, 30.000 d’elles muyeres. Ta visto que les muyeres somos les más vieyes en cualquier parte del mundu. Pues nun taría mal que se diera dalgo más de protagonismu social a la “tercera edá”, que ye un porcentax considerable de población. Asina sentiríense un poco más realizaos. Hai muncha sabiduría, valir y esperiencia que duerme abrazada a la soledá de los nuesos güelos y güeles. Güei toos queremos ser eternamente xóvenes, precisamente porque dende los medios de comunicación venérase namás que la guapura y la xuventú. ¡Qué pena que pasen tan rápido!

Categoría: General Comentarios Comentarios (5)

Camín de La Foz de Morcín

admin (17 de enero, 2009)

El próximu domingu, 18 de xineru, celébrase en La Foz de Morcín el Certame del Quesu d’Afuega’l Pitu. Tolos años cuadra’l domingu más próximu al día 17 de xineru, fiesta de San Antón, ún de los grandes díes del calendariu festivu asturianu.
Dir a la Feria de Morcín yá ye pa mi una tradición. Llevóme allí, nel añu 1997, la lliteratura. Aquella vez non la mía producción, sinón la de los mios alumnos, que ganaren daquella’l concursu de cuentos sobre “quesos asturianos”, convocáu pola Hermandá de La Probe y el Ayuntamientu de Morcín. Tenemos una llista bien llarga d’ escolinos del IES “Isla de la Deva” de Piedrasblancas ganadores d’esti prestixosu premiu qu’añu tras añu fueron a Morcín pa disfrutar d’una xornada enllena de sabor tradicional. Y nun ye por casualidá. Los escolinos, motivaos polos profesores, trabayen con procuru pa poder participar con bona calidá nesti certame lliterariu.
Esti añu volvemos a la Foz de Morcín. Ello gracies a la mio brillante alumna María Zamarreño Suárez, que ganó’l primer premiu nesti concursu, 2009, con un rellatu guapísimu, escritu en versu, tituláu “Los quesos cantores”. Allí disfrutaremos una vez más de la maxa del Monsacro, que nos mira dende lo alto, pero tamién del cariñu y hospitalidá de la xente d’esti guapu llugar y de tolos que s’alleguen pa pasar un día de gayola al rodiu del quesu d’Afuega’l Pitu, que fai actu de presencia nun montón de puestos instalaos polos propios artesanos. A la escontra de la lleenda que tien de “que pasa mal pel gorgüelu”, tolos asistentes disfrutaremos del so esquisitu sabor.
Pero tampoco va faltar la sopa de tropiezos, el pote de nabos, el pitu de caleya y les dulces casadielles. Una comida d’hermandá, al estilu tradicional, guisada pol gran cocineru Milio del Nido, que tolos años nos sirven prestosamente nel comedor de les Escueles de La Foz. Pienso que dempués de tantos años de que Morcín y Piedrasblancas tán xuníos pola lliteratura, bien podíemos hermanar estos dos pueblos. Nada meyor que la lliteratura y la gastronomía pa xunir a la xente.
Amás de María Zamarreño, ganadora del primer premiu nesti Certame del Quesu d’Afuega’l Pitu, a quien, utilizando‘l privilexu que tengo d’escribir nestes páxines, doi dende equí públicamente la norabona, tamién quiero felicitar a Silvia Alvariño y a Pablo Arjona, toos ellos alumnos del IES “Isla de la Deva” de Piedrasblancas, ganadores éstos del segundu y tercer premiu rspeutivamente y que tamién nos acompañarán colos sos pas y el so profesor Paco, a La Foz. Nun ye fácil presentase a un concursu, hai que trabayar muncho, esforzase, documentase, pero tamién hai que tener suerte y esta vez la suerte tuviémosla de la nuesa parte.
Namás me queda felicitar a la Hermandá de La Probe, por entamar esta Fiesta tan prestosa y pola bona organización.

Categoría: General Comentarios Comentarios (2)

Los Payones

admin (8 de enero, 2009)

La nueche de San Silvestre, antaño, yera una nueche pa sortiar amores.

L’últimu día del añu siempre tuvo dalgo de maxa. Nestes últimes décades, cuérrese “la San Silvestre”, gran acontecimientu deportivu, pero, si facemos memoria, antaño bien podía ser un día pa encomenzar la carrera del amor… Antaño, los mozos y les moces esperábemos con ilusión esta fecha. Yera la nueche na que s’echaben los payones (o sortéu de devotos) col fin d’empareyase con quien te tocara en suerte. La última nueche del añu, la mocedá, aconceyábase na casa que cuadrara. Escribíemos en papelinos los nomes de los solteros y solteres del llugar (tamién los viudos y viudes) pa participar nun sortéu que podíemos calificar de “sortéu de novios”.Si’l númberu de mozos y moces nun coincidía, dalgún d’ellos quedaba ensin pareya. Sicasí, siempre se procuraba poner ún demás pa que quedara de solterón. Anque aquella práutica tenía un carácter puramente lúdicu, pa rise de les pareyes que salíen, dalgunos bien que-yos apetecía salir empareyáu col mozu o moza que-yos gustaba. Dalgún noviazgu entamaba con esti sortéu que sirvía como niciu d’un nuevu amor. Hai coples que son testimoniu d’esta esperanza: Maruxina vei contenta,/rebincando pol camín./Vei a echar los payones/Ya vei encontrar mocín.
Yera un momentu de rises y de pasalo bien, de rise d’aquellos que-yos tocaba en suerte con daquién con muncha diferencia d’edá, o con daquién que nun fuere mui agraciáu.
Esti guapu entretenimientu permanez en munchos pueblos casique hasta la década de los 70. Piérdese, sobre too, cuando a les families s’incorpora un nuevu miembru, el televisor, que distrái l’atención d’estos vezos tradicionales ya impón otres costumes. Y asina van morriendo, poco a poco, tamién los filazones o filandones. Por unos años pervivieron estes xuntes nocherniegues, pero fueron cambiando de xeitu. Estos caleyeros más bien se xuntaben pa ver la tele en casa’l vecín, polo que’l filazón trescurría cuasique ¡ensin palabres! La xente, en vez de saber les noticies del pueblu, conoz dende entós toles noticies y socesos del mundu. Y con esti accesu a les ventanes del mundu tamién van mundializándose les costumes. Agora a naide se-y ocurre echar a suerte pa ver qué pareya-y pue traer l’añu nuevu. Nun hai barreres de nengún tipu. Hai munchos llugares de diversión y d’alcuentru ente la mocedá y nengún tipu de prexuiciu pa tomar la iniciativa del amor. “Preséntense “ (como dicen ellos) y entós ye cuando, si ye necesario, s’insiste y se prueba suerte. Esto pue ser el día San Silvestre, pero tamién pue ser cualquier día del añu, o cualquier nueche de les tantes que los mozos y moces van de marcha y de folixa.

Categoría: General Comentarios Comentarios (9)