»  LNE

Archivo: diciembre, 2009

Por admin

Trabajo

diciembre 15, 2009

Está escrito. La serpiente tentó a Eva, que mordió el fruto prohibido, después se lo ofreció a Adán, que también comió de la manzana y entonces Dios lo expulsó del Paraíso «para que labrase la tierra de donde lo había sacado. Echó al hombre, y a oriente del parque del Edén colocó a los querubines y la espada llameante que oscilaba para cerrar el camino del árbol de la vida». Así fue, lo dice bien claro la Biblia. La mujer siguió al varón. Y la serpiente, todoterreno.

Para el caso, la sentencia divina es bien conocida: «Con sudor de tu frente comerás el pan, hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella te sacaron, pues eres polvo y al polvo volverás».

Pues bien, según una leyenda urbana -sin duda cierta y comprobable hasta la saciedad- un día en que los querubines estaban algo despistados se coló una pareja en el Edén. Los muy avispados se reprodujeron -no tenían otra cosa que hacer- y así durante generaciones y generaciones hasta constituir una gens extensísima que ahora es conocida como la de los liberados del trabajo. Operan ocasionalmente en comandita con determinadas submarcas sean sindicalistas, titiriteros, intelectuales conscientes, cejas y vaya usted a saber.

Desde aquella terrible escena del Génesis todo el mundo trabaja porque así es la condena, maldición, orden o bendición, según se quiera ver. Pero como toda regla tiene su excepción ahí está ese colectivo -¡cómo les gusta el término!- que se autodenomina de los liberados del trabajo.

Es evidente que siguen gozando y viviendo en el Paraíso, en su caso es el Paraíso socialista, que trasciende todas las crisis, fracasos, ruinas, hundimientos, naufragios y caídas de muros.

Viven en el cielo, no dan golpe, se autotitulan representantes de los trabajadores y encima apoyan cerradamente a ZP que tiene el récord europeo de enviar obreros al paro que es el infierno.

Tremendo, ¿verdad? Pues son los que mandan.