»  LNE

Archivo: julio, 2009

Por admin

Lo de siempre

julio 30, 2009

Estamos en lo de siempre: la ETA ha hecho estallar una furgoneta con 300 kilos de explosivos delante de una casa cuartel de la Guardia Civil, causando 65 heridos y aterrorizando a millones de personas.

Como siempre, aunque con suerte, si bien no se debería emplear esa palabra de tenerse en cuenta lo ocurrido, que ha sido mucho y muy grave. Podría haber sido peor, pero ése apenas es el consuelo de los partidarios de la derrota preventiva.

Llevamos así cuarenta años y aún hay docenas de ayuntamientos vascos en donde los terroristas ocupan asientos, acceden a dineros públicos y obtienen información.

Las decisiones judiciales son lentas, imprecisas, blandas o desnortadas, porque, a fin de cuentas, detrás está siempre la ambigua mano de la política, así que los bandidos acaban sorteando la ley.

Y qué decir de algunos jueces, que siguen haciendo la vista gorda ante el apoyo callejero al crimen. Consideran que las libertades de los pistoleros prevalecen sobre los derechos de las víctimas o de las presumibles víctimas, concepto que a todos nos abarca.

Hace unos días se supo que había tres furgonetas preparadas quizás en Francia, quizás en España, para un atentado de proporciones industriales. Lo acabamos de ver. Conviene recordar aquel invierno de 2004 cuando fue interceptada en Cuenca, camino de Madrid, una furgoneta de los etarras con origen en Francia y cargada de explosivos. A los pocos días, estallaron las bombas en los trenes de Madrid, en aquella trágica jornada del 11-M. Es casi imposible no relacionar la furgoneta interceptada con las bombas que efectivamente estallaron. Y con la que ayer arrasó la casa cuartel de Burgos y con otras de similar y terrible factura.

Pero ya se sabe que incurre en anatema quien se atreva a relacionar el mayor atentado de la historia de Europa Occidental con la ETA. No tenemos ni idea de quién lo hizo, pero, ojo, ni se le ocurra insinuar que fue la ETA.

Por admin

Afrancesado

julio 3, 2009

Zapatero, con los juegos de manos acostumbrados, cierra Garoña. Una clausura sobreanticipada al plazo de diez años que aconsejaban los técnicos. No es, pues, una decisión justificada desde la ingeniería ni desde la economía ni cabe alegar que se trataba de una promesa electoral porque no hay tal: por cierto, mejor aseguraba el pleno empleo anunciado en los mítines y se dejaba de murgas. Ni siquiera cuenta que la inauguró Franco.

Entonces, ¿por qué ZP cierra Garoña?

Para entenderlo es preciso considerar las cosas desde un punto de vista radical, pero como tal perspectiva da pavor se obvia y entonces, claro, no se comprende nada de nada.

La energía nuclear es más barata y no tiene dependencias foráneas. Por eso es urgente construir al menos una docena de nuevas centrales. Zapatero lo sabe como todo el mundo, ¿entonces? Ahí es donde se impone el punto de vista radical al que me refería: Francia manda y le interesa que España sea un país menor. Llevamos así tres siglos, si alguien no lo ve aún o es un ignorante redomado o un cómplice. Para jibarizarnos, nada mejor que estrangular nuestra energía: el gas, de Argelia, neocolonia francesa; las nucleares, al norte de los Pirineos; nuestra multinacional Endesa, para el Estado italiano, y a ver qué acaba ocurriendo con Repsol.

Zapatero es el último afrancesado -por ahora-, está ahí con las bendiciones de la potencia que nos semicoloniza y tiene que cumplir con sus dictados.

Por eso mismo -hay que seguir pensando radicalmente- ZP impulsó el Estatut con más fuerza aún que los nacionalistas y ahí está, aún caliente, la nueva ley que erradica el castellano de Cataluña como exige Francia porque es un factor definitivo de ruptura de la nación española.

¿Qué se puede esperar de un presidente del Gobierno que celebró los doscientos años del Dos de Mayo regalando un libro-apología de los afrancesados? Lamento decirlo, pero no veo salida, porque Rajoy, desde hace año y pico, tiene similares ataduras.