»  LNE

Archivo: febrero, 2009

Por admin

Odio febrero

febrero 16, 2009

Febrero es corto y frío, embajada de padecimientos en las personas muy sensibles porque ya barruntan las vísperas de las vísperas de las vísperas de la primavera -sufrimiento reservado a los elegidos, que nadie se equivoque-, un tiempo ventoso y si es del Sur, como suele, dado a incendios. Tal día como hoy del año 1941, Santander quedó arrasada por el fuego que avivó y extendió Eolo soplando desde más allá de la Cordillera.

Una propuesta: suprimir febrero.

No lo digo sólo por el frío, el viento y la disnea, que ya serían razón suficiente. Es que, encima, este mes tan ajustado es propio de la semana blanca -tan indicada para los sufridos enseñantes, vulgo maestros, agobiados por cinco meses de vacaciones al año-, es la cita inevitable de Arco y la consiguiente marea de majaderías -una escoba pintada con el arco iris y un secador de pelo colgando; un sillón con pinchos y un gato ensartado, un muestrario de boñigas y sus perfumes…- para consumo de patanes acomplejados que aún no se han enterado de las carcajadas de Duchamp a cuenta de su urinario; es, además, el febrerillo loco de la Pasarela Cibeles, ahora denominada Fashion Week, y los sesudos debates sobre las tallas de las modelos, como si fuese mejor una foca que un suspiro, y es el mes, en fin, del Carnaval -Les Comadres son inocentes- y de la habitual explosión de mal gusto impertinente.

Por el medio, el jueves 12, festival Darwin a cuenta de los doscientos años de su nacimiento y el torpe despliegue de rencores de los comecuras habituales; el viernes 13, día maldito en recuerdo de Jacques de Molay, último gran maestre de la Orden del Temple, quemado vivo en París, y el sábado 14, San Valentín, sin comentarios.

Ya lo dijo Obama: «Yes, we can».

Y lo tradujo Zapatero: «Yes, weekend». O sea, febrero.

(Para la terapia de esta semana se recomienda vivamente la canción «Febrero», de «Los Vengadores»).