»  LNE

Archivo: julio, 2008

Por admin

TBO nacional

julio 31, 2008

El ministro Miguel Sebastián, conocido por aquella villanía de mostrar la foto de una bella señora durante el debate televisivo con Alberto Ruiz-Gallardón -así se las gastan los progres que, por cierto, acaban de descubrir que Ortega, el sátrapa sandinista, violó a su hija durante años: cuando en su día algunos lo denunciaron fueron tachados de fachas mentirosos-, pues eso, Sebastián acaba de ingresar por la puerta grande en el mejor TBO de posguerra.

Con la mayor naturalidad del mundo ha inventado la bombilla mágica como Castro la genial olla arrosssera o la nutricia vaca enana en la línea de Pedro Picapiedra y su ágil troncomóvil.

La izquierda es pura nada. Cuando las cosas van bien despliega la consabida panoplia de juegos florales. Y cuela. Pero cuando todo se tuerce tal que ahora sólo tiene como alternativa la bombilla maravillosa, el coche a pedales o las soluciones habitacionales que apuntó aquella ministra Apretrujillo asegurando que habían sido propuestas por Allende en Chile. O sea que el Gobierno no distingue entre la España del siglo XXI y el Chile de finales de los sesenta cuando un político que deliraba decidió profundizar en la democracia. Vamos, liquidarla.

La olla arrosssera, el troncomóvil, el bóvido paticorto, las chabolas de diseño… y aquí, en Oviedo, los cambios de calle: se la quitan a Aranda, se la dan a Miaja y se la mantienen a Prieto, jefe del golpe de Estado de 1934 que dejó la ciudad peor que Sarajevo en 1994. ¡Y todo a iniciativa del PP! Lo dicho, hay derechas peores aún que las izquierdas.

Vacaciones. Como marca el rito en un país que no lee cada cual habla de los libros que se va a llevar a la playa. Apunten, que el que avisa no es traidor: «El fin del mundo está muy cerca», de José Corral Sobrino -ya les contaré a la vuelta si hay ocasión- y «El español y su complejo de inferioridad», de Juan José López Ibor. Ánimo, que en septiembre estaremos aún peor.

Por admin

Liaño

julio 23, 2008

El Tribunal de Estrasburgo ha dictado sentencia: Javier Gómez de Liaño no tuvo en su día un juicio independiente e imparcial.

Por eso la corte europea condena al Estado español, al Reino de España o, más sencillo, a España a indemnizarlo con 5.000 euros en concepto de daños morales. Del resto, de los daños materiales, nada se sabe, pero sin duda fueron también inmensos. Si el daño moral no hay forma de repararlo, el material sí se puede compensar. Ya veremos. Ni qué decir tiene que quienes en su día fueron agentes del juicio que ahora se ha declarado injusto se van de rositas.

Para los que no recuerden bien los hechos, que se remontan a hace diez años, conviene decir que Liaño estaba instruyendo un sumario contra la cabeza de un poder fáctico fácilmente reconocible -así lo denominó públicamente nada menos que el presidente Aznar- por determinadas cuitas económicas en relación a una televisión de pago, y de resultas de sus actuaciones ¡fue expulsado de la carrera!

De manera que si un juez indaga sobre ciertas operaciones de un ciudadano y, lo que son las cosas, ese ciudadano se apellida Kane -o, para el caso, poder fáctico fácilmente reconocible- puede acabar, y de hecho acaba, de patitas en la calle.

Un trance verdaderamente insólito porque ni siquiera se trataba de una sentencia que se pudiera, después, haber considerado irregular. No, ocurrió lo mismo que sucede con los catoblepas: con sólo mirarlos a la cara caes fulminado.

Liaño, tras conocer la sentencia, dijo ayer lo obvio: a España «aún le falta un peldaño para asegurar procesos judiciales justos», porque todavía existen «jueces parciales y violaciones indebidas de la ley».

En España no están asegurados los juicios justos porque los poderes fácticos fácilmente reconocibles -ojo, hay varios- están por encima de la ley, así que un juez independiente puede ser expulsado de la carrera si fija sus ojos en…

Por admin

Ay, la Universidad

julio 16, 2008

Seis destacados profesores de la Universidad de Oviedo afirmaban ayer en estas páginas que el español no corre peligro. Cuando se dice el español, como cuando se habla del carbón, en realidad uno se refiere a los españoles o a los mineros. Y vaya si corren peligro los españoles en cuanto al idioma, así que también está en la picota el propio castellano. Si en la cuarta parte del territorio nacional no se puede estudiar en español, algo que no ocurre en ningún país del mundo libre; si se multa por rotular sólo en español pero no si es sólo en alguna de las lenguas presentes también en determinadas comunidades autónomas, ¿no cabe hablar de peligro? Quizá, pero sólo porque el término se queda corto, no hay peligro porque en realidad se trata de un riesgo extremo.

Pero ya se sabe que la Universidad siempre está de espaldas a la realidad.

Sospecho que si se encuesta a seis juristas de la Universidad de Oviedo en relación a la puesta en libertad de De Juana Chaos salen por peteneras, como sus colegas filólogos: que si el Estado de derecho, que si la indefensión, que si la ley y la imposibilidad de retroactividades… pero, vamos a ver, ¿no se puede hacer una ley hiperdemocrática que impida que salga a la calle un tipo que asesinó a 25 personas? Si se fuerza la situación no corre riesgo el Estado de derecho, al revés, con un escándalo así es como se arruina el Estado de derecho.

¿Y si se pregunta a seis profesores de Economía de la Universidad de Oviedo por el precio del petróleo? Pues, lo mismo, cual filólogos o juristas, apuesto a que empiezan por no ver un cartel tan obvio como la OPEP -como está formado por islamistas radicales y progres oficiales, mejor ni enterarse- y siguen por la denuncia de la especulación de ciertos agentes financieros en vez de apuntar a lo obvio: el crudo sube porque el mercado es muy poco libre.

¡Ay, la Universidad!

Por admin

Ahora, el AVE

julio 7, 2008

Cada vez peor. Comentaba el otro día que el Ayuntamiento de Oviedo tardó nueve años -¡nueve años!- en darse cuenta de lo evidente, de que el Gobierno social-playu del Principado metía miles de millones en la Laboral mientras congelaba la ampliación del Museo de Bellas Artes de Asturias, con sede en Oviedo, para llevarse los cuadros al vacío macroedificio que construyera Girón.
Después de nueve años al fin se dieron cuenta y el pasado lunes decidieron denunciar la maniobra. Pero una aficionada como la consejera Encarnación Rodríguez Cañas -ERC para los amigos- en un pispás barrió de la cancha al vicealcalde, Agustín Iglesias-Caunedo. Desplegó, claro, una lluvia de mentiras y trucos, pero, aun así, Caunedo fue incapaz de hacerle frente. Cómo sería la cosa que tuvo que salir al paso Valledor para salvar del más espantoso ridículo al PP carbayón.
Lo dicho, cada vez peor. Los antecedentes fueron de pena, aquella salida en falso desde el Ayuntamiento reclamando el cobro por la capitalidad, que nos dejó a todos los ovetenses en el mayor de los ridículos.
Y la que se avecina da miedo. El Gobierno social-playu planea llevar buena parte de los libros del Fontán a la Laboral sin que en el Ayuntamiento -menudas siestas, zzzz, zzzz, zzzz- se enteren. Pero hay algo mucho peor. Vamos a ver:
La variante del Pajares está ya en la recta final y, sin embargo, no se sabe nada del tramo desde Campomanes a la costa. ¿Cómo es posible? Porque, evidentemente, tras los test del Bellas Artes y la Biblioteca del Fontán, están preparando el gran golpe: meter el trazado por Olloniego a Lugo de Llanera -o incluso Mieres, El Berrón, Gijón- y dejar a Oviedo sin AVE. Lo van a lograr porque enfrente sólo hay ronquidos, zzzz, zzzz, zzzz… y ni una dimisión.
(Para la terapia de esta semana se recomienda vivamente «Exequias», de Tu_rina).