»  LNE

Archivo: febrero, 2008

Por admin

Rajoy

febrero 26, 2008

Ganó Rajoy. Estaba cantado porque es muy superior dialécticamente a Zapatero y porque en Yugospaña es muy fácil derrotar con las palabras al presidente del Gobierno. Sin embargo, para el final de la jornada de hoy, tras apenas veinticuatro horas del duelo, seguro que la opinión mayoritaria indica que ZP arrasó.
El agitprop empezó ya ayer, cuando apenas había pasado una milmillonésima de segundo del final del debate, con el mantra de siempre, de manera que incluso si el líder socialista no se hubiese presentado a la pelea por repentina indisposición o por lo que fuere, aún dirían que había ganado porque, oye, compañeru, menudo gesto progresista eso de ni aparecer para no humillar al contrario. El debate tiene dos tipos de comentario posibles:
1) La materia en sí.
2) Los mil recovecos por los que se suelen perder los analistas para disfrazarse de objetivos y después largar bajo cuerda el mensaje sesgado que se quiere colocar al personal. Venga a realizar comentarios sobre las corbatas, los brillos de las frentes de los gladiadores, las muecas, el par de anécdotas insustanciales que siempre saltan, los tics… un mar de camelos psicologistas para salir por la tangente y cuando menos se espera regresar por la secante y clavar el estoque hasta la bola.
A mí no me van los disimulos y encima me interesa la sustancia, así que lo dicho. Ganó Rajoy el debate –la sucesión de monólogos–, pero ganará Zapatero el debate del debate, que es lo que cuenta. A ver el próximo lunes: doy por hecho que, en la segunda cita, ya sin remedio, ZP se va a saltar a la torera lo pactado –ahí está cómo negó veinte veces una vuelta a las negociaciones con los terroristas y…–, así que todo depende de Rajoy: ¿romperá también el pacto o se atendrá a lo acordado como buen chico, ingenuo y educado, de derechas? ¿Y las elecciones? En Andalucía, dicen, baja bastante el PSOE y sube aún más el PP; sobre Cataluña planea una abstención enorme. Ya veremos.

Por admin

Zunesco

febrero 21, 2008

Alberto Mortera lleva muy bien la defensa de Oviedo en el sector del cerco que le ha tocado. No será fácil que avance la ofensiva progre y su plan de convertir a la capital de Asturias en un poblachón magrebí.

Sin embargo, ha pecado de ingenuo a cuenta del «Tridente» de Calatrava. Nunca debió recibir al agente de la Unesco -un genuino agitador profesional- que vino por aquí de conspiración a finales del año pasado. Antes bien, debió limitarse a arrojarle los títulos de patrimonio mundial desde un balcón del Ayuntamiento y, hala, que se los den a la Laboral, que ya iremos todos rápidamente hasta el «cluster»a partirnos de risa.

Ingenuo. Lo que estaba en marcha y ahora es evidente era la participación de la Unesco en la campaña electoral a favor de ZP. Fue un error darles cuartelillo. Ahora los de la Zunesco están crecidos.

Para el caso es imprescindible repasar la figura de Federico Mayor Zaragoza:

1) Fue el rector más joven del franquismo. Como los rectores los ponía a dedo el general, fue el rector más franquista del franquismo.

2) Reapareció en la dirección de la Unesco -menudo cambio de chaqueta- en unos años en que EE UU se había ido de la organización porque era un nido de progres anti-EE UU. Por cierto, Bush, tan ingenuo como Mortera, reingresó en 2003.

3) Y en 2005 fue nombrado presidente del grupo de alto nivel para la Alianza de Civilizaciones tras un evidente dedazo de ZP.
Teniendo en cuenta, además, que Mayor Zaragoza tiene vinculaciones familiares con Oviedo, ¿caben dudas de la naturaleza del juego?
Es evidente que la Unesco ha entrado en campaña electoral a favor del PSOE. Una campaña de injurias, propia de su naturaleza, y antidemocrática, porque aquí no pinta nada y porque los comisariados políticos son inaceptables en un país libre, y qué decir de los político-culturales. Y menos si los ejercen analfabetos.

Lo dicho: hay que renunciar de inmediato a esos títulos ridículos de la Zunesco.

Por admin

Sí o no

febrero 17, 2008

Ayer, en Oviedo, en el mitin que dio Rajoy -en inglés macarrónico, «rayoalegre» o algo parecido- se vio que las elecciones se plantean como un plebiscito sobre Zapatero.

No creo que sea por maniobra del PSOE, ya que no le conviene ni tiene poder para tanto, ni por astucia del PP, ya que, aunque le favorezca, carece de fuerza para meter por esa vía a treinta y tantos millones de ciudadanos.

Rajoy hablaba entre ovaciones encadenadas de forma que las últimas palabras de cada frase apenas se oían y era constantemente interpelado por voces que salían del público, de manera que aquello era una especie de diálogo a pleno pulmón con un discurso oscilante según las iniciativas espontáneas del respetable.

Quiero decir que aunque estaba todo muy pensado, el resultado fue pura improvisación y de ahí salió, libre, el sentir del personal, más allá de estrategias o tácticas de campaña.

Un sentir clarísimo: el problema es ZP.

¿Y como lo ve el PSOE? Está sobredimensionando el papel del número uno. Aparece como una especie de salvador de… bueno de la patria no, de las clases irredentas frente a una amenazante extrema derecha. Ahí está, a mayor abundamiento, el cerrado culto a la personalidad que lleva a admirar incluso las cejas del líder. Toma fetichismo.

Conclusión: el 9 de marzo se votará sí o no a ZP. Muy mal asunto.

Si gana ZP, unos lo querrán deificar cual Nerón y otros caerán en un trance de peligrosísima desesperación.

Si gana Rajoy, ¿cómo gobernar una nación que apenas existe?, ¿resistirán los derrotados la orfandad sobrevenida?

Si gana ZP, los racistas se independizarán antes de finalizar el año, como hoy lo hará Kosovo sin despeinarse.

Si gana Rajoy, los racistas se echarán al monte cual albanokosovares.

¿Pesimista? Pues sí, bastante.

Por admin

Niñas, mujeres y focas

febrero 9, 2008

Ya no saben qué inventar como contraprogramación, como tinta de calamar, como truco para apantallar las subidas del 25 por ciento en el precio de productos de primerísima necesidad o el desempleo, que, como van las cosas, para Navidades sumará otro millón de parados más.

La última la ha protagonizado el ministro de Sanidad, tan amigo de ese Doctor 007 con licencia para matar -los pacientes iban a urgencias y, efectivamente, de urgencia salían para la morgue-, al sacarse de la manga las tipologías del sexo femenino español.

Tres tipos solamente, que denomina cilindro, diábolo y campana. Sin eufemismos: niñas, mujeres y focas. Qué se puede esperar de un señor al que hicieron ministro y al instante pidió el premio Nobel de la Paz ¡para quien lo acababa de nombrar!

¿Qué pinta Soria midiendo a las mujeres españolas?, ¿y los hombres, compañeru?, ¿tenemos ministro oficialmente discriminador?, ¿es que la mujer catalana se puede comparar con la extremeña?, ¿habráse visto semejante agresión a la realidad nacional de la patria fundada por Guifré el Pilós?

Todo vale con tal de distraer al personal del 25 por ciento de aumento de algunos precios y del millón de parados más que se avecinan a diez meses vista.
El tallaje es un procedimiento abreviado para clasificar y buscar una prenda en una tienda. Nada más. Si tengo la talla 200, me pruebo una prenda de talla 200 y me queda pequeña, buscaré inmediatamente otra de talla 202. No hay más secreto. Suponer que tallajes equivocados -y hasta intencionadamente equivocados- inducen, sobre todo entre los jóvenes, anorexias es como afirmar que el ajedrez, ya que se trata de dar jaque mate al rey, empuja al regicidio.

Además, ¿sabe el Ministro mejor que Zara cómo hacer estas cosas? Otra vez la fatal arrogancia de la izquierda que tanto denunció Hayek. Y Soria, ¿qué es?, ¿cilindro, diábolo o campanu?

Por admin

Bernardo del Carpio

febrero 4, 2008

La entidad Oviedo XII Siglos y la Fundación Gustavo Bueno abren hoy en la capital asturiana -en el auditorio Príncipe Felipe, a partir de las diez y media de la mañana- un congreso internacional sobre Bernardo del Carpio.

Bah, cosa de eruditos y fantasiosos, dirá más de uno.

Pues no porque la verdad sobre el héroe ovetense, las circunstancias del olvido y hasta de la mistificación de su figura ofrecen enseñanzas clave para el presente.

En dos palabras: Bernardo del Carpio era sobrino del rey Alfonso II el Casto, el gran monarca que en 808 establece la corte en Oviedo y descubre el sepulcro del apóstol Santiago. El rey de la Cruz de los Ángeles y del templo de Santullano.

Bernardo encabeza un ejército que ese mismo 808 se enfrenta a las huestes de Carlomagno en Roncesvalles, que pretendía invadir la Península. Allí los derrota y da muerte a Roldán.

Así fueron las cosas y así se reconocieron durante siglos hasta que Francia de nuevo se hizo con la hegemonía europea y desde entonces se ha dedicado a jibarizar y dividir a España. Recuérdese, por ejemplo, que ya en 1640 el cardenal Richelieu logra que se independice Portugal y casi lo consigue con Cataluña.

Francia al alza, España a la baja. Para la historiografía de nuestros vecinos del Norte era insufrible la derrota de Roncesvalles -de la que, sumados otros factores, se siguió la ruina del imperio carolingio-, así que divulgó la especie de que todo era un cuento. Especie que los afrancesados españoles -la intelectualidad orgánico-oficial al pleno- compraron con entusiasmo, sobre todo a partir del masoquista 98.

¡Por Bernardo! ¿Cuándo dejaremos de ser los principales divulgadores de la leyenda negra que tanto daño nos ha hecho y nos hace?

(Para la terapia de esta semana se recomienda vivamente la «Chanson de Roland», pero, ojo, que todo fue al revés de como lo cuentan los gabachos).