»  LNE
21 d+00:00 septiembre, 2007

Oremus

Por admin

Fiesta de San Mateo, oficio mayor en el templo de Alfonso II si se logra vencer la tentación del Maligno -«el demonio al oído / te está diciendo / que no vayas a misa / sigue durmiendo»- y las milagrosas paxarines en el pórtico de la Santa Iglesia Catedral Basílica Metropolitana -en la pedrera- y el hondo canto del miserere y la fideísta agua de la hidria y la piadosa bendición con el Santo Sudario.

Sí, todo sigue igual, feliz y reconfortante tradición: somos porque otros fueron, porque otros quisieron y ganaron el futuro a fuerza de merecimientos. Somos para que otros sean.

Groucho Marx dijo: «La felicidad se sustenta en una serie de pequeñas cosas: un pequeño yate, una pequeña mansión, una pequeña fortuna». Bromas aparte, es obvio que la felicidad como la libertad -¿no son lo mismo?- radica en el cumplimiento del destino que está esbozado en párrafos del pasado de cada cual, en los corazones heridos o henchidos, en valores quizá traicionados y reconstruidos a cada paso, en territorios que de tan íntimos son parte de nuestro cuerpo. Y es que como dijo, creo, Unamuno, somos de donde hicimos el Bachillerato.

La tradición como patria: no hay otra verdad. Por eso es irrenunciable, por eso no cabe cambiar como en un juego de manos, por eso pesa y duele, por eso libera y anima, por eso no sentimos ni un alisio de desesperación ante la muerte.

Hay que ir a la Catedral porque quizás el año que viene no sea posible. El último plan del Gobierno da a Cataluña y Andalucía el 40 por ciento de los dineros de todos; y como al País Vasco ya se le concede mucho más de lo que le corresponde, en unas semanas no tendremos ni para comprar paxarines.

Hay que ir a la Catedral y rezar con mucha fe, beber sedientos el agua de la hidria milenaria, recogerse piadosamente cuando se cante el miserere, implorar esperanzados durante la bendición del Santo Sudario y después hacer algo -a Dios rezando y con el mazo dando- porque sólo será ayudado quien se ayude.

7 comentarios

  1. Voltaire dice:

    meapilas. El periodismo es laico o sea independiente. vete a escrbir a la parroquia

  2. Escudero dice:

    Es la fiesta de Oviedo, seguro que eres de Gijón y porr eso te moleesta

  3. Liberal dice:

    ¿ Qué es eso de que el periodismo es laico? El periodismo se basa en los derechos a la libertad de información y de opinión. Si un periodista es creyente, y lo expresa, está en todo su derecho. Una vez más vemos lo demócrata que es la izquierda: no toleran ni que un periodista expresa ideas cristianas en su columna de opinión.

  4. V.Menéndez dice:

    Hace bien el J.o.N.s (Javier Neira), en ir a la Catedral a rezar, para expiar sus culpas,su mala fe,su mala conciencia,sus manipulaciones periodísticas.El problema es que además vive de ello,de la manipulación de la información,lo que es doble pecado,porque si al menos no cobrase…,pero no, cobra por tener esa tribuna,en el primer periódico de la Comunidad,lo que es doble pecado.Por tanto reza,reza, y arrepiéntete de tus pecados,confiesa tus maldades,confiesa que estás pecando contra los mandamientos de la Ley de Dios,”NO DIRAS FALSO TESTIMONIO NI MENTIRAS”.cumple la PENITENCIA, y promete “TENER ESPIRITU DE ENMIENDA”.Eso es lo que debe hacer un buen cristiano.De paso,llévate contigo a ese “guardaespaldas”,de tus escritos,el firmante LIBERAL, que será familia tuya seguro,para que, al ser culpable de tus pecados tambien,porque tanta culpa tiene “el que mata,como el que tira de la pata”,complice de tus diarreas mentales,escudero de tus infamias,o sea el meapilas de turno… Si al menos,dijeses que Asturias,recibe mejor trato,ni siquiera igual,del que recibe Cataluña o Andalucía,y no insinuaras que estamos discriminados,maltratados,olvidados etc.,es decir,que recibimos infinitamente mas,de lo que damos,estoy seguro de que no tendrías que ir a rezar a esa hermosa Catedral de Oviedo, a la que yo tambien acudo de vez en cuando.

  5. Liberal dice:

    Don V. Menéndez, me encanta su comentario. Es de esas cosas que se califican por sí mismas. No hay una sola línea sin uno o más insultos. Sólo demuestra su rabia e importencia por leer cosas que van sus contra ideas. Pues sosiéguese. Piense que hay mucha gente que no piensa como usted, y tiene derecho a expresarlo. Aquí cabemos todos, ¿ o no?

  6. V. Menéndez dice:

    “Ego cogito cogitata”,decía un filósofo griego.Liberal,lo practica,el “piensa lo que los demás tenemos por pensamiento”,y se equivoca nuevamente.Han sido tantos los que te lo han dicho en sus respuestas,que no merece la pena recordarlo.Me encanta que te encante mi comentario,y así todos “encantados” con tu encanto.¿Cómo voy a sentir rabia e impotencia? En todo caso, siento pena,piedad,y misericordia con las ovejas descarriadas del rebaño;y rezo,rezo todos los dias para que vuelvan al redil,para que no vengan los lobos,disfrazados de piel de cordero.Y menos por decir cosas en contra de mis ideas,criatura de Dios,eso es lo sano,la discrepancia,pero la honesta,eso es la democracia,el respeto a la pluralidad,pero sin insultos,sin manipulaciones,sin buscar elprotagonismo para luego tener compensaciones,ventajas políticas etc.Por eso tambien rezo por ti,querido Liberal,(no entiendo porqué siendo tan valiente en tus escritos,no pones tu nombre,para que los demás lo sepamos,hay que ir a cara descubierta ,hijo),.Ya veo,que algo ya has entrado en razón, ya admites que la gente puede pensar diferente,y sin embargo respetarse,y que aquí cabemos todos.Son las poquitas cosas,que en estos dias,has escrito de forma razonable,y que yo comparto al cien por cien .¡Uy! perdona,por lo de meapilas…,pero yo no fui,fue Voltaire en su escrito anterior,el que te lo llamó,lo juro,perdón,lo prometo-no se debe jurar-,pero en todo caso me impongo una severa penitencia por este pecadillo,(seguir rezando tres padres nuestro,por vosotros,y juro ¡perdón ,prometo!,no contestarte mas a tus escritos),en el resto de mis escritos no hayun solo insulto,no leas en los demás tus propios pensamientos (cogitata)pecaminosos.Ego te absolvo pecatus tuus.Podeis quedar en paz…

  7. Liberal dice:

    Querido V. Menéndez, qué quieres que te diga, haces muy mal el papel de confesor!. En fin, yo voy a seguir en mi línea de no insultar a nadie. Está muy bien que en su último comentario también haya usted optado por no recurrir al fácil pero absurdo camino del insulto. Un saludo.

Escribir comentario