Foto de Alicia &Acute;lvarez

Menú

Últimas noticias

¿Esto no lo he visto yo antes?

Por Alicia Álvarez (8 de mayo, 2015)

Sé que será en domingo y sé que ese domingo volverá a pasarme. Y sé que será en domingo porque es el día en el que los telediarios, escasos de informaciones propias y sin agenda política a la que agarrarse, tiran de agencia y emiten esas noticias entre curiosas, graciosillas, chorras o de supuesto escaso interés general que, además, provocan en el espectador una fuerte sensación de déjà vu. “Mnnnnnnn?. ¿esto no lo he visto yo antes?” Sí, señor. Ya lo ha visto. Fue un domingo cualquiera y fue antes de cualquiera de esas películas de sesión de tarde en la que una familia se muda y su vecina resulta ser una psicópata que sufre un accidente y simula perder la memoria obsesionándose con el doctor- que es el nuevo vecino -y que trata de ayudarla a que recupere los recuerdos y, ya de paso- porque también era cirujano-, el rostro que le había quedado desfigurado?. Y en fin, sí, efectivamente, hablaban de comida. No en la película, digo, sino en la notica que ahora usted ve con esos ojos de yo he estado aquí antes. Y lo estuvo. Claro.

Fue en ese sofá, a esta hora y con un primer plano en su televisor casi idéntico al que se emite ahora: el de una enorme cacerola humeante. Es la imagen del menú que se sirve en los comedores escolares, algo a lo que ningún editor jefe ni telediario había prestado atención hasta este domingo de sequía informativa. Y entonces, mientras la voz de la reportera aporta porcentajes sobre el sobrepeso infantil, los platos que componen el menú, los efectos de la crisis y las recomendaciones de los profesionales, en la tele cambian de plano y enfocan, esta vez, un enorme puchero donde uno podría aprender a nadar si no fuera porque lo que allí flota son lentejas u otras legumbres no identificables que vistas así, en esa cantidad, resultan? en fin, resultan poco estimulantes. Legumbres que una señora con una redecilla en el pelo y unos guantes, reparte con esmero entre los escolares que, como no tienen forma de huir, pues se comen resignados con expresión pesarosa.

Y yo es ver esa imagen, digo, la de las bandejas XXL de macarrones, de paella, frejoles o cualquier otra cosa y pensar automáticamente en que algo así debe parecer la humanidad vista de lejos. Ya saben, sin particularidades. La humanidad viendo un concierto en un estadio de fútbol, la humanidad haciendo cola para un museo, la humanidad manifestándose por las calles, la humanidad tomando las uvas en Nochevieja, la humanidad tomando las acercas de las zonas comerciales, la humanidad llenando el super los lunes por tarde tras dos días de fiesta?

Y ya más cerca, en casina? la humanidad abarrotando el Muro el primer día de sol después de varias semanas lloviendo; la humanidad en el Muelle los domingos por la tarde, la humanidad en Begoña el martes de Antroxu, y en la cuesta el Cholo en primavera, tostando los hombros antes de tiempo. Y también en las terrazas, que ahora hay muchas, de la antigua Ruta o del barrio del Carmen, con los niños jugando a la pelota y el tintineo de las pijas moviendo sus pulseras al viento? Y la humanidad guardando cola para ver, por ejemplo, la nao Victoria la pasada Semana Santa, o en la taquilla del Jovellanos para sacar la entrada del algún evento.

Y sí, también la humanidad sentada con banderines y pancartas y abanicos en un palacio de deportes, plaza o palacio de congresos mientras, una sola persona les promete sobre el escenario todo lo que va hacer por ellos. “Mnnnnnnn?. ¿esto no lo he visto yo antes?” Sí, hace cuatro años, y la mitad de lo que dijeron, no lo cumplieron.

Categoría: ARTÍCULOS EN LNE | Comentarios(0) | mayo 2015 |

Escribir comentario