Foto de Alicia &Acute;lvarez

Menú

Últimas noticias

INTRIGAS

Por Alicia Álvarez (27 de julio, 2013)

Ya no hay intriga. Apenas queda de eso. ¿Dónde está si no la cortina entreabierta, la persiana medio cerrada, el ojo de la cerradura provocador y desafiante, invitándote a mirar por donde ahora reposa la llave puesta? Y todo por culpa del 24h abierto. Todo por culpa del riguroso directo. Es, en definitiva, el aquí y ahora explotado comercialmente. No, ya no hay intriga, no señor. Tampoco sugerencia. No hay ni media a medio subir por la pierna, ni coleta a medio quitar para dejar bailar la melena y caer donde le apetezca- ahora sobre este hombro, ahora sobre esta ceja-. Ni eso, ni tirante despreocupado a punto de deslizarse, ni el «continuará» tras el fin de la segunda parte, ni mucho menos el «eso te lo cuento más tarde».
No señor, ya no hay intriga que nos emplace al siguiente momento. Ni a imaginarlo, ni a recrearlo ni a pensar como podría ser de llegar a serlo. Ya no hay pregunta de ¿Qué es lo que pasará después? Ahora, lo que hay, es la transmisión comentada en directo. Es el aquí y ahora de la era moderna.
Y es que, gracias a las nuevas tecnologías, a las redes sociales, a las aplicaciones móviles y a los medios de comunicación, podemos vivir, casi en primera persona y en tiempo real, grandes y menudos acontecimientos; ya bien sea el desmoronamiento de un país o el desgaste diario de un pequeño gobierno. De ahí que muchos partidos políticos, movidos por la constante actualización de las noticias en los medios digitales y la última hora de las agencias de prensa, hayan acabado por darle la vuelta a la tradicional dependencia que tenían los medios generales de la agenda política para ponerse al servicio del riguroso directo ajustando su trascurrir, su día a día, a la exigencia del «está pasando, está sucediendo». Y es que, con tal de tener algo que contar, cuentan hasta lo que hay detrás, en la trastienda, y lo hacen, claro, en rueda de prensa.
Sirva de ejemplo el espectáculo al que hemos asistido esta última semana en el Ayuntamiento de Gijón donde, primero la petición de un pleno extraordinario para debatir y votar el texto de la ordenanza de fachadas, luego el fin del plazo para convocarlo, más tarde el impedimento de su celebración, posteriormente un nuevo fin de plazo, otra vez, su no celebración y finalmente, las reuniones en torno a una posible moción de censura de los tres grupos de la oposición, han hecho que la información municipal se haya centrado más de siete días en eso y solo eso. Vamos, que durante una semana hemos asistido con todo detalle y de manera pormenorizada al transcurrir de este suceso de la vida del ayuntamiento que podría ser solo uno más de lo que tantas veces acontecen, si los grupos políticos no hubieran enfatizado con ruedas de prensa, comunicados y notas de última hora cada paso que iban a tomar: si les parecía bien o mal, si el plazo estaba a punto de expirar, si se podían tomar acciones legales, si se las estaban pensando, si las había, si no, si puede o si quizás. Una serie de pormenores, una sobreinformación que, desde luego, no ayuda al ciudadano ni a tomar partido en este caso, ni a situarse frente a la realidad, ni a decidir en qué lugar quiere estar. Una trasmisión en directo que solo colabora al hartazgo general, a potenciar esa sensación de «Pedro y el lobo» que trasmite la política y a que no nos creamos ni la mitad. Son, en definitiva, las intrigas palaciegas contadas en tiempo real.

Categoría: ARTÍCULOS EN LNE | Comentarios(0) | julio 2013 |

AUTÉNTICAMENTE FALSO

Por Alicia Álvarez (22 de julio, 2013)

Era una voz engolada. De esas que de melosas pasan directamente a grimosas. De esas que en vez de resonar en la boca se quedan instaladas en la garganta. De esas cuyo dueño afectado parece que se tragó las palabras y las dejó ahí reposando entre la nuez y el cazu. Era una voz, la de este hombre en cuestión, de esas que sólo se oyen en publicidad y nunca en la calle, cuya cadencia zigzagueante te alerta de que te quieren echar el guante y convencerte de no sé qué cosa. Algo que en ese momento ni te interesa ni te importa pero que, Leer el resto de la entrada »

Categoría: ARTÍCULOS EN LNE | Comentarios(0) | julio 2013 |

LA OPERACIÓN PERFECTA

Por Alicia Álvarez (6 de julio, 2013)

Salvando las distancias pero, sí, me sentí un poco como el boticario que le vende el veneno a Romeo, ese hombre al que el joven Montesco le espeta cuando le muestra reparos en darle la droga que acabará con su vida y lo reunirá con Julieta: «No es tu voluntad lo que pago, sino tu pobreza». Pues digamos que eso era más o menos lo que me decía ese pequeño bote color rosa chicle en la tienda. «Yo no apelo a tu voluntad, Alicia, apelo a la operación bikini fuera de fechas». Y ahí me tienen en una tarde gijonesa nublada y sofocante, frente al pequeño envase de tamaño mínimo y precio desorbitado, pensando, «¿pero cómo me las he ingeniado para caer en este engaño? ¡Si es puro placebo! ¿Voy a comprarlo? ¿De verdad que voy a comprarlo?». Leer el resto de la entrada »

Categoría: ARTÍCULOS EN LNE | Comentarios(0) | julio 2013 |

LA FÓRMULA

Por Alicia Álvarez (2 de julio, 2013)

Yo nunca he sido mucho de rockeros. Vamos, que quitando la fase -casi biológica- de gustarme el rebelde de la clase, a mí siempre me han atraído más los atribulados. Chicos sensiblones, cabizbajos, tímidos, apocados, suaves y tranquilos. De más guaja, rarinos, y de más mayor, reservados. El caso es que a mí los rockeros nunca me han tirado demasiado. Menos ahora, más mayorona. A mí es que, no sé, esa pose chulesca, la cabeza alta, el pelo tan bien peinado… no sé, no me llama. A mí los ojos directos, descarados, la cadera estoica, el músculo del brazo tenso y el chaleco con vaqueros es algo que no me gusta en demasía, aunque siempre hay excepciones, claro. Leer el resto de la entrada »

Categoría: ARTÍCULOS EN LNE | Comentarios(0) | julio 2013 |