Foto de Alicia &Acute;lvarez

Menú

Últimas noticias

HABLAR POR HABLAR

Por Alicia Álvarez (18 de febrero, 2011)

Una nunca sabe cuándo le atraparán las tripas las palabras, pero creo que de todo el texto de «Romeo y Julieta», ese pasaje, ese en el que Romeo le dice a su mejor amigo Mercucio «hablas de nada», es uno de los versos de Shakespeare que más vivo guardo en mi memoria. Hay otros, pero ese es el único que aún a día de hoy me asalta de vez en cuando en mi vida cotidiana; siempre que asiento aburrida a alguna perorata, a algún circunloquio o, a veces, a simples declaraciones de ciertos políticos o gobernantes que tras varios minutos se descubren totalmente vacuas. Y es ahí cuando pienso por dentro, «Basta, Mercucio, basta. Hablas de nada».
Sin embargo, hasta la nada más absoluta llega a tener rentabilidad en algunos medios de comunicación, porque hay veces que la noticia es precisamente la ausencia de ésta. Que se rompa la regla, que no pase nada, que impere el silencio es tan excepcional en un mundo dominado por los acontecimientos que, con un poco de maestría, ese vacío puede convertirse en la verdadera noticia.
Sirvan de ejemplo tres informaciones que aparecían estos días atrás en la prensa. La primera de ellas nos llevaba hasta Ciudad Juárez, una de las ciudades más violentas del mundo y ahora mismo, la más sangrienta de Méjico. Allí, el pasado 6 de febrero no se registró ninguna muerte y eso fue suficiente como para que un diario de tirada nacional, en su versión digital de América, titulara este hecho como «El día que no murió nadie en Juárez».
Pero vengámonos un poco más cerca. Porque el miércoles pasado, Zapatero y Bono se reunieron durante dos horas en el Congreso de los Diputados y hablaron «de todo un poco», según dijeron, y en definitiva, no soltaron prenda. Un silencio, lo suficientemente molesto como para que los que, probablemente, ya habían reservado página y número de columnas para la crónica del encuentro se vieran obligados a titular: «Bono: Hemos hablado de lo que ustedes se imaginan», y el resto de la noticia, pues se la pueden imaginar. Nada que comentar, nada entonces que trasladar a la audiencia.
Parecido sucedió ese mismo miércoles, aun más cerca de aquí, con la Laboral. Al parecer, José Luis Moreno no volverá a concurrir con su productora al concurso para programar espectáculos en la Ciudad de la Cultura. No hubo declaraciones de Moreno al respecto, como tampoco las hubo por parte de la Consejería de Cultura ni de Recrea, pero el ventrílocuo no repetirá en Asturias y eso, el hecho de que no lo haga (no el hecho de por qué no lo hace) parece ser lo suficientemente importante como para ocupar espacio en la prensa regional.
Y es que nuestra misión, la de los periodistas, las de los medios, es trasladar los hechos a la audiencia. Pero ¿qué sucede cuando los hechos no son hechos? ¿Qué pasa cuando no hay nada que contar? Pues supongo que ahí es donde entra nuestra responsabilidad, nuestra humildad. La de saber callar, la de contenerse. La de no decir nada si nada es lo que hay que contar a los televidentes, a los oyentes, a los lectores? Porque antes que empresa informativa, somos, sencillamente, un servicio social. Lo demás, es hablar por hablar.

Categoría: ARTÍCULOS EN LNE | Comentarios(2) | febrero 2011 |

2 Respuestas a “HABLAR POR HABLAR”

  1. 10j Escribió:

    Probablemente no sea el lugar más indicado para hacerlo, pero aún asi, como es el único… fantásticos vuestros coros en el disco de Nacho, muy bonitos!!

    ¿Estaréis el dia 16 de abril en su concierto?

  2. aliciaalvarez Escribió:

    Tan bueno como cualquier otro! Muchas gracias. Sí, estaremos!

Escribir comentario