Foto de Alicia &Acute;lvarez

Menú

Últimas noticias

VIOLENCIA RELACIONAL

Por Alicia Álvarez (17 de julio, 2009)

Disculpen si en las siguientes líneas me notan un tanto serotoninérgica, terca e inoportuna. Vaya por delante que no es cosa mía. La culpa la tiene la Naturaleza. Bueno, la Naturaleza y el doctor Juan Coullaut-Valera Jáuregui, quien, el pasado 22 de junio, fue convocado en las Cortes a petición del Partido Popular para participar en la comisión mixta Congreso-Senado para el estudio del problema de las drogas. En principio, su misión era pronunciar una ponencia titulada «Tratamiento y atención en drogodependencia». Sin embargo, tras escuchar la intervención del ponente que le precedía y que relacionó la violencia machista con el consumo de drogas y alcohol, Coullaut-Valera decidió salirse del texto y, ya de paso, del tiesto, y entrar en una retorcida argumentación sobre la violencia de género.
Según este psiquiatra, y como consta en los extractos de la transcripción oficial de su comparecencia a puerta cerrada que este fin de semana hizo públicos el diario «El País», la violencia del macho (que no machista) «es terrible porque es violencia de agresividad y es física, pero la violencia de la mujer es relacional, es de relación con el otro». Un trastorno, según el doctor, que se ve agravado con la menstruación, etapa en que las mujeres desarrollan una violencia equiparable a la de género. En palabras de este «profesional» de la psiquiatría: «Cuando la mujer tiene el período, se produce una desregulación anómala [?] la mujer se pone serotoninérgica; en ese momento se producen trastornos gravísimos de la terquedad, de la inoportunidad».
Y, la verdad, me extraña que Coullaut-Valera no incluyera en su argumentación que mientras se tiene el período no es conveniente ir a la piscina porque éste se te quita, ni hacer mayonesa porque ésta se te corta. Me extrañó que no incluyera datos como éstos y que además, dado que parece ser un experto en la materia, no utilizara el lenguaje en clave que las mujeres se ven obligadas a adoptar en público. Así, bien podría haber matizado su discurso diciendo que es «la tía de visita» o «esos días del mes» lo que causa el agravamiento de la «violencia relacional». Y, bueno, ya que estaba, pues podía haber concluido su ponencia con algo de esperanza diciendo que al menos, y como rezan los anuncios publicitarios, gracias al avance de los artículos de higiene femenina las mujeres ya pueden ponerse minúsculos shorts blancos sin que nadie advierta su estado.
Y es que si las falsas creencias populares colaboran en la fijación de estereotipos que fomentan la desigualdad imputando a la mujer una «supuesta» debilidad que hay que ocultar, las afirmaciones de Coullaut-Valera van un paso más allá. Atribuir a la mujer una «violencia relacional» equiparable a la violencia «del macho» es afirmar que no existe desigualdad entre géneros, que esos asesinatos nada tienen que ver con una concepción de la mujer como ser inferior al varón. En otras palabras, que las mujeres asesinadas a manos de su pareja o ex pareja no son víctimas de la violencia machista, sino de una violencia física supuestamente inherente al género masculino. Y eso, a sólo 48 horas de que haya sido asesinada la mujer número 28 en lo que va de año, no es que sea una irresponsabilidad, es que no se puede tolerar; pero, sobre todo, es que no nos lo podemos permitir.

Categoría: ARTÍCULOS EN LNE | Comentarios(4) | julio 2009 |

4 Respuestas a “VIOLENCIA RELACIONAL”

  1. margaritu Escribió:

    Pues yo creo que la violencia es violencia, sin más. ¿Cuántos hombres van muertos en lo que va de año a manos de sus parejas? Probablemente sean 6, si nos atenemos a las estadísticas, pero estos no salen en la tele.

  2. Monsieur Coullaut Escribió:

    BENDITA LLUVIA dijo
    Puede que el gobierno cierre el grifo pero el cielo asturiano cada vez lo abre mas.

    Proyecto de Caleao sigue durmiendo eternamente arrullado por el frescor de la lluvia constante.

    Después de un Invierno riguroso hace presencia el típico verano asturiano donde la BENDITA LLUVIA CONSTANTE elimina la molesta presencia de las moscas, los moscardones de los turistas y el calor sofocante de Al Andalus.

    BENDITA LLUVIA ASTURIANA que impide que nuestros verdes prados se agosten y tengan que venir hileras de camiones de paja de la estepa castellana renqueando peligrosamente Puerto Pajares abajo.

    ¡Que bueno! ¡BENDITA LLUVIA ASTURIANA! que sin necesidad de procesiones aplacas los ardores de nuestras damas drogodependientes de la lámpara y el pastillaje.

    ¡SÍ SEÑORES! que en Gijón hasta los gatos lleven paragues.

    ¿Feria negra, digo semana negra? ¿feria de abril? ¡QUÉ PUÑETAS! aquí lo que hay que poner es el verano del agua, las semanas de los paraguas y las katiuskas; que si algunos tienen la tomatina o los peligrosos sanfermines, nosotros tenemos ¡LA BENDITA LLUVIA ASTURIANA

  3. Raquel Escribió:

    En primer lugar, quisiera felicitarle por eñ artículo.
    Me parece indignante, que este doctor se halla atrevido a hablar de la violencia de géenro de esta forma tan degradante. Parece mentira que en voz de la ciencia y la medicina se puedan decir cosas tan absurdas como las expuestas en el articulo. La violencia de género es un tema sumamnete importante para la sociedad y no me parece para nada acertado la opinión de este médico. Aunque, por desgracia, sea un mal imperante en nuestra sociedad y por todos/as conocido no debemos caer en el error de hablar tan a la ligera y menos fundamentar la propia violencia (como en este caso) en fundamentos tan absurdos como la menstruacción de la mujer.

  4. Julio Obeso Escribió:

    Querida Alicia: Gracias por comentar este hecho. Qué daño hacen este tipo de “personajes” a los que se les supone capacidad y conocimientos para aleccionar desde una tribuna.
    La semana pasada cerré en Avilés el curso de verano de la Cátedra de Extensión Universitaria sobre Violencia de Género, con un montaje sobre la influencia de la publicidad en esta lacra. Hay anuncios que no necesitan explicación otros son casi subliminales: Los que más daño hacen. ¿La razón? Van colocando de forma inapreciable determinados clichés y situaciones que sólo una determinada sensibilidad hacia estos temas, es capaz de detectar. Bien, pues esto ocurre también en el mundo de la cultura, en esas charlas “pedagógicas” como la que hoy comentas tú.No, Alicia, no nos lo podemos permitir. Es irresponsable, anacrónico, tan fuera de lugar como lo están quienes pregonan o disculpan, la bestialidad.
    Con tu permiso subo este artículo, referenciado, al blog “Cien Autores Contra EL Maltrato” (http://hombrescontraelmaltrato.blogspot.com).
    Un beso muy fuerte.
    Julio

Escribir comentario